La montaña misteriosa

Yo con el Megatín flipo. Lo último es el culebrón del informe de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. En marzo de 2008 se suspendió el segundo intento de juicio a los once acusados por delitos urbanísticos, entre los que está el alcalde de Torredelcampo, Blas Sabalete. Según se explicó entonces, en poco tiempo estaría hecho el informe sobre la posibilidad de desviar la vía pecuaria que pasa por la zona y legalizar las casas. A día de hoy, justo después de suspender por tercera vez el juicio, la Junta de Andalucía dice que el informe ya está emitido y en manos del Ayuntamiento. El Ayuntamiento, por su parte, dice que no sabe nada de ese informe. Y el juzgado dice que está esperando que acaben de hacer ese informe para señalar de nuevo la fecha de juicio y zanjar un tema que lleva dando coletazos en los juzgados desde 2005, fecha en la que la Junta admitió que estaba buscando una solución al tema.

Por cierto, en un juicio celebrado en el Penal 1 de Jaén, la Junta se ha personado como acusación particular y le pide un año de cárcel a un hombre que se construyó una nave en lo que se supone es vía pecuaria (cañada real) en Andújar. La administración no se ha personado como acusación ni en casos de construcciones en zona BIC en plaza de Armas. Y ahora pide cárcel para un hombre que por lo demás tiene recurrido el trazado de la cañada en el TSJA. Pero lo del Megatín hay que arreglarlo. ¿Alguien se entera de qué está pasando? El Megatín es, de verdad, la montaña misteriosa.

¿Final feliz?

El final del caso de los dos policías de Linares, padre e hijo, condenados por agresión, me deja perplejo. Fue tal que así: hubo conformidad cuando los policías se avinieron a pagar 45.000 euros de indemnización. Uno se tragó año y medio de cárcel que no cumplirá y otro una multa. Todos a casa. Muchos compañeros de los agentes estaban citados para declarar. La prensa esperaba en la puerta. Los policías se pusieron de acuerdo para sacar de allí padre e hijo, autores confesos de una paliza y de amenazas al dueño del bar vecino de la Comisaría, sin que pasaran por la vergüenza pública de ser retratados. Dos funcionarios se echaron un trapo sobre la cabeza y salieron a la carrera por la puerta de los Penales que da a Ejército Español. Los cámaras picaron y se lanzaron tras ellos. Y los dos condenados salieron tan tranquilos por la puerta principal hacia Carmelo Torres, en dirección contraria.

El caso era feo de narices. En Fiscalía no es que aplaudiesen precisamente la digiligencia y la rapidez de la Policía por aclarar este caso. La detención de los dos implicados se produjo seis días después de la denuncia en Comisaría y por iniciativa del juzgado. Tanto acusación particular como Fiscalía insistieron al principio en aclarar por qué no se había grabado la paliza con las cámaras de seguridad de Comisaría, aunque luego se dieron por contentos con las explicaciones recibidas. El durísimo escrito de calificación de Fiscalía reflejó este malestar.

Los mecanismos de la Justicia procuraron un final feliz para todos: nadie va a la cárcel (aunque el padre ya estuvo un tiempo en preventiva), la familia agraviada cobra un buen dinero, el Fiscal se apunta una condena y los dos condenados no salen en los periódicos y las teles gracias a que unos compañeros, policías como ellos, se echaron una manta a la cabeza y les quitaron de encima a los fotógrafos. Lo dicho. Un final cojonudo. ¿O no?

Seamos laicos

Al profesor Llamas Pombo le ha dado por aparecérseme por las noches. No me da respiro. Me enseñó algo de Derecho allá por los noventa en Salamanca. Si no aprendí más de él fue porque en los bares se estaba más agusto que en clase, aunque admito que el Llamas era un espectáculo sobre el estrado, soltando latinajos y eruditas explicaciones con la misma solvencia con la que algunas noches se le veía practicar esgrima de vaso gordo con la pipa perpetua bajo los bigotes en la barra del ‘Camelot’ -mítico bar conocido en toda la mitad norte de España que para más señas le cogía justo enfrente del despacho (o al menos eso se decía)-. ‘Joven, haga usted algo, no permita semejante atropello a la razón’, me instiga ahora Llamas Pombo por las noches. Y me muestra un retrato que me desasosiega, me hace revolverme en la cama, me pone los pelos de punta, me atormenta. Éste retrato, que nos mandó al periódico el compañero (y amigo) José Luis López:

Lo que están celebrando estas personas que aparecen en la imagen (la de la derecha es la concejala socialista Simona Villar, y los dos de la izquierda se llaman José y Lorena, los padres de la preciosa niña del centro, Lorena como su madre) es ni más ni menos que (agárrense) el ‘Acto de Bienvenida a la Comunidad Democrática’ de la pequeña. La concejala y diputada provincial ofició de sacerdotisa y hasta echó un sermón (un sermón civil, por supuesto).

La voz del profesor Llamas Pombo retumba ahora noche tras noche en mi cabeza. “Joven, casualmente usted no se fue de vinos el día que les expliqué la inscripción en el Registro Civil, y qué derechos se generan a partir de éste acto”, me recuerda. Así que nos encontramos que a la pequeña Lorena ha tenido dos bienvenidas a la comunidad democrática:

-Una de verdad, que otorga derechos y carta de ciudadanía, que fue cuando la apuntaron en el Registro. A partir de ese momento tan asépticamente laico, sin que ningún cura malvado contamine a la pequeña, Lorena ya ha sido recibida en la comunidad democrática.

-Y otra de chichinabo, con una concejala diciendo obviedades y posando debajo de una cartel de ‘Vota PSOE’, para que no haya equívocos. Cuando la niña sea adolescente y haga la comunión laica (no se va a quedar sin festival, regalos y banquete, aunque no se celebre el rito tradicional) que regalen estampitas de ZP.

Vamos, que para invitar a la familia no hace falta inventarse chominás. Por muy laicas que sean.

El rapto y el obispo sufridor

Monseñor Ramón del Hoyo esperaba esta tarde la llegada de la Morenita. Pasaban ya las seis de la tarde cuando lo abordé. “Esta mañana me han asegurado que a las cinco estarían aquí”, decía. Se le veía al hombre apesabumbrado porque él había invitado a las autoridades y al pueblo de Jaén a salir a la calle a recibir a la Morenita. Y la Cofradía no la llegaba a Jaén en tiempo y forma, con una ciudad entera volcada en la calle.

Todo eso después del escándalo del viernes, con los anderos sacando a la imagen del itinerario previsto y llevándola a las trinitarias poco menos que porque a ellos le dio la gana (hoy aseguraban que iban a ser buenos). Dicen que fue una venganza por no dejarlos bajar a la Virgen por el Camino Viejo. Hay una denuncia en Comisaría, hecho insólito. El episodio es poco menos que esperpéntico. Me cuentan que los responsables de la cofradía fueron al primer policía que encontraron para denunciar (tal cual) “el rapto” de la imagen. Les dijeron que éso no podía ser, que aquello no encajaba en tipo delictivo alguno. Y, aseguran en la Policía, ellos seguían erre que erre. Pues si no es rapto, apropiación indebida o al menos hurto. Aún así, hoy responsables de la cofradía (de los que están muy cerca de las andas, roncos de tanto gritar vivas) me dicen que aquello “fue un secuestro en toda regla”.

“Ha habido ya mil palabras”, se lamentaba el prelado sobre los esfuerzos baldíos para reconducir la situación. Y se aplicaba a él mismo la medicina de la resignación cristiana: “Yo no soy de estilo de reñir, sino de sufrir”. Por la voz con la que lo decía, monseñor Ramón del Hoyo lleva mucho sufrido con la cofradía de la Virgen de la Cabeza. Más aún cuando se trata de una advocación a la que se ha enganchado desde que llegó a la provincia. Se ve que el nombramiento del Padre Rafael como Hermano Mayor (hoy exultante sobre las andas junto al padre Isidro, que admitía que había perdido la noción del tiempo incluso) no ha surtido aún efecto. Ya dentro de la catedral tuvo un lapsus: había cerca de él un micrófono abierto mientras bajaban a la Virgen de las andas y la colocaban en el altar. “¿Con esto también van a tardar una hora?”, se le pudo escuchar. Ahí, en la foto de arriba, se ve cómo espera el obispo sufridor.

Yo pongo la música. ¿Quién se amina a cantar?

” id=img_0 />

Manos limpias

¿Es cierto que el Ayuntamiento de La Carolina ha cambiado de operador de móviles? ¿De verdad el contrato de telefonía que hizo el anterior gobierno municipal se firmó un domingo? ¿Hay contratos de nuevos empleados municipales firmados por la ex alcaldesa Férriz la misma mañana de la moción de censura? ¿Han demostrado los 33 de la polémica su cualificación superando el periodo de prueba establecido por contrato? ¿Cuál es el papel de Ramón Palacios ahora en La Carolina? ¿Se presentará el alcalde Gallarín en 2011, o será Amelia Palacios? A todo ésto, y a mucho más, responde el nuevo alcalde de La Carolina, Francisco Gallarín, esta tarde a las siete en una entrevista que el nuevo regidor ha concedido a Onda Cero. Será esta tarde, en el programa de Pepe Cortés.

En el mismo programa ya estuvo la alcaldesa Férriz hace unas semanas. Defendió con unas y dientes su gestión, sólo admitió errores de comunicación en el tema de las huertas, y cargó duro contra la moción que la ha desbancado. Tiene Férriz una personalidad arrolladora, y demostró que sabe estar a las duras y a las maduras. Y no admitió (con enorme firmeza) que nadie dudase de que ella y sus compañeros salían del Gobierno local con las manos limpias. Y quien lo dude, reta la Férriz, que se vaya al juzgado.

Ahora, que juzgado donde se preocupa de las manos limpias (y no en el sentido metafórico, sino en el higiénico) es el del del magistrado José María Cañada Clé, titular del Contencioso Administrativo número 3 de Jaén. En la puerta de la sala de vistas y de la oficina del juzgado han puesto un cartel advirtiendo a los señores abogados que el ritual de darle la mano al juez y al secretario queda suspendido de momento sin que se interprete como descortesía al tribunal. Cosas de la gripe A. La nota explica que se siguen las remendaciones que han llegado en materia de prevención. Y es que por muy juez que sea uno no es cuestión de jugarse la vida dándole la mano a todo el mundo que pase por su jurisdicción. De momento, que se sepa, es el único juez que ha tomado esta medida.

El solar y el pisito

Manuel López, concejal de Urbanismo, descolgó el teléfono a primera hora de esta mañana para dar las quejas a la Policía. El arquitecto de la Dirección General de la Policía había visitado el solar del Santa Teresa, donde el Ayuntamiento quiere poner la Comisaría, sin que él hubiera cogido onda. Ya debía tener pensado su brillante discurso: “El PP tiene la culpa, que en doce años no ha hecho nada, que ha dejado la ciudad hecha unos zorros, y nosotros somos unos fenómenos. Bandidos, peperos. Tú más, tú más, tú más”. Debe encantarle oírse decir eso, porque lleva dos años como responsable del urbanismo de la ciudad y raro es el día que no sale en los papeles relatándole al PP el ‘tú más’ apenas le hacen una crítica.
Al Ayuntamiento se le está enquistando el traslado de la Comisaría y de la Comandancia. La Benemérita tampoco parece muy dispuesta. La conjunción de astros que se precisa es tal (una carambola con tres administraciones implicadas, porque la Junta quiere soltar la ruina poligonera del Santa Teresa y coger la perita de Berges, y soltar el vergonzoso hospital de ahora para irse a uno nuevo) que no parece fácil que lo vayamos a ver en los próximos diez años, por lo menos. Pero lo que al Régimen le china de verdad es que le salgan chinches contestonas y moscas cojoneras. Y en el SUP harán unas cosas mejor y otras peor. Pero en tocar los huevos son maestros. Que se lo digan al viejo comisario Aguilera. A mí me parecía un fenómeno, pero los del SUP se emplearon en él y acabaron echándolo (de aquellos polvos vienen estos lodos).
Tampoco es que Manolo López sea manco en esas lides. Ahora van a venir a papa a enseñarle a hacer hijos. Las relaciones de López con la Comisaría son tensas desde hace tiempo. Tuvo un enfrentamiento con el comisario el día de la inauguración del teatro Infanta Leonor (ya está dejando de ser tan nuevo, por cierto). Un malentendido muy tenso. Y los que se miraron a los ojos bajo la lluvia con gesto crispado y el puño apretado no eran precisamente Cicerón y Catón, dispuestos al duelo dialéctico. Saltaron chispas entre el antiguo mando de antidisturbios y el madalenero. Ahí es nada.
Que Interior acepte pulpo como animal de compañía y acceda a mandar a la Policía al Santa Teresa no se ve muy factible por ahora. Que se sepa, el arquitecto de ayer no se fue babeando cuando vio el solar. Y ahí están las opciones del Bulevar o de Obispo Estúñiga. Que el viejo zorro Calahorro se haya mostrado tan cauto cuando se ha pronunciado sobre el traslado debería ser una buena pista de por dónde van las cosas. Sabe mucho Calahorro, el viejo zorro.
Traslado gozoso ha sido el de la Fiscalía y la Sección Tercera de la Audiencia en el Palacio de Justicia. Ayer la delegada María Luisa Gómez (no la pierdan de vista, una de las mejores delegadas del plantel actual de tan bajo perfil) hizo la visita inaugural de unas instalaciones que llevan ya en uso un tiempo a plena satisfacción. Aunque lo que llama la atención a todos no es lo bien que han quedado las obras, sino el pedazo de piso que tenía el presidente de la Audiencia. Más de 300 metros cuadrados de vivienda ahora aprovechados como despachos. La Policía no quiere tantos lujos. Pero sí algo digno. No un pisazo. Pero sí un pisito.

Curro Sabina

La comidilla de hoy es el homenaje de ayer a Curro Martínez Sabina . Hoy el homenajeado se recupera de las emociones en casa. Mañana irá a Comisaría a entregar su placa. Se dice pronto, después de 41 años de servicio. Ayer se vio bien claro quien es Curro Sabina: rodeado de amigos éso que decían que tenía pocos pero muy buenos), con su familia arropándole (su hermano Joaquín en plan estelar, sólo eclipsado por las dos nietas), con sus compañeros de ayer, hoy y siempre…Un gran homenaje a un gran tipo, singularísimo.
Me quedo con un par de momentos: el poético de los sonetos que leyeron su hermano Joaquín (improvisado sobre un papel con membrete del Condestable) y de su yerno (mémorable el Érase un hombre a La Razón pegado…, que podrían haber acompañado con Érase un hombre al Gato al Agua pegado…). Ahí dejo el manuscrito del soneto de Joaquín, para los mitómanos

El otro momento estelar tiene carácter taurino: le faltó a Curro ponerse el castoreño para meter el puyazo en todo lo alto que le arreó al SPP, el que ha sido su sindicato policial durante años. Echó en falta Sabina la presencia de sus compañeros de trabajo y sindicato durante muchos años. Y lo soltó tan fresco. (Lo cierto es que sí había en la comida un representante regional del SPP). Tal y como están las cosas en Comisaría, aquello provocó más de una sonrisa malévola.
Ahora, que para ausencias sonadas en un homenaje la de miembros de la magistratura jienense en el doctorado Honoris Causa a Garzón. Sólo se dejó ver María Esperanza Pérez Espino, amiga personal del magistrado desde hace muchos años. Tampoco hubo una representación al máximo nivel del Colegio de Abogados (así están las cosas en la Justicia).
En el homenaje de Sabina, tuvo mucho protagonismo su hermano Joaquín. Lo de entregar el premio Ondas, después de que se lo hayan dado a Jorge Javier Vázquez, fue la sorpresa. Casi con toda seguridad Curro es el primer policía con un Ondas en casa. Ni a Manolo Jiménez en sus mejores tiempos le dieron uno.

Acertado estuvo también el comisario Salgado al hacer suya una frase con la que Curro nos toreó durante años a los periodistas (parar, templar, mandar, como mandan los cánones) cuando le apretábamos pidiendo datos. “Que yo soy de Puente Genil y vendo carne de membrillo”.

Megatín desenjuiciado

El Megatín está desenjuiciado, quien lo enjuiciará, el buen enjuciador que lo enjuicie buen enjuiciador será. Lo del juicio del caso Megatín huele ya a escándalo. A escandalazo. Han pasado ya tres jueces por el Penal 2 (Cañada, Calderón y la nueva magistrada) y no hay manera. Un caso que se abrió en 2005, y que se intenta juzgar desde 2007, con tres intentos fallidos ya.
El del Megatín no es un juicio cualquiera. Fue de los primeros en finalizar la instrucción con un alcalde implicado. Y no un alcalde implicado. Ni más ni menos que Blas Sabalete, de Torredelcampo. Peso pesado del partido. El PSOE acumula ya al menos cuatro ex alcaldes condenados (en lo que va de año) y una decena de regidores y ex regidores esperando ser juzgados. La mayoría por delitos urbanísticos. Por el único que el partido ha dado públicamente la cara, con Francisco Reyes dando una rueda de prensa en cuando el Fiscal presentó cargos, ha sido por Sabalete. Se comprometió hasta a la Junta, ya que cargos provinciales salieron a la palestra asegurando que el Megatín estaba en trámites de legalización inminente (de hecho fue el argumento para suspender el segundo intento de juicio en marzo de 2008).
El urbanismo, los chalés ilegales, no dan tregua al Régimen, aunque las imputaciones y condenas son apenas picotazos en la piel del elefante. Hoy mismo, el ex alcalde de Torres de Albanchez ha aceptado una nueva condena (lleva ya cuatro por lo menos) por prevaricar con temas urbanísticos. Y ha trascendido la imputación del alcalde de Jamilena, pueblo donde también irá a juicio el teniente de alcalde por hacerse él mismo un chalé ilegal siendo el responble directo de vigilar la legalidad, que tiene cojones. Pero aquí no pasa nada. Esto es jauja. Cachondeo. El Megatín está desenjuiciado. ¿Quién lo enjuiciará? El buen….

Los conspiradores enchufan el ventilador

Tarde de teléfonos, nervios e intrigas ayer en Arquitecto Berges. Los conspiradores policiales ponen sus cartas boca arriba: ronda de llamadas del responsable local del Sindicato Profesional de Policía, convocando a una rueda prensa para hablar “de lo pasado y de lo que haga falta”. Mayormente, para hablar de su jefe, al que van a poner tupido. Será a la una en el Condestable.

El verano pasado, el sindicato intentó una maniobra contra el comisario Daniel Salgado. En plenas vacaciones del jefe, lo pusieron al borde del cese o la dimisión. Lo pusieron a escurrir ante un alto cargo de la Jefatura Superior, donde Salgado rinde cuentas. La cosa se puso parda para Salgado. Muy tensa. La conjura fracasó. La reacción del subdelegado del Gobierno Calahorro a favor del comisario, y el apoyo del sindicato mayoritario en el cuerpo (SUP) jugaron a favor de Salgado.

La posición de los conjurados (varios de ellos con mucho mando en plaza), se hizo complicada. Muy complicada. Más aún cuando en su discurso institucional del Día de la Policía (2 de octubre) Salgado hizo público el conflicto interno y se refirió a “unos pocos” que, insistió, ponían trabas al buen trabajo de todos. Los cinco que participaron en el encuentro (sus nombres circulaban ya de boca en boca ) con el alto mando de la Jefatura Superior fueron avergonzados en público.

Un mes después, ha llegado la hora de cobrarse cuentas pendientes. Mucho ojo a lo que se diga en la rueda de prensa de hoy. Hay una querella preparada para el que se deslice. A la una de la tarde los conspiradores ponen en marcha en ventilador.