Las estafas se denuncian

Brama el presidente del Real Jaén, Carlos Sánchez, porque no le cuadran las cuentas de la taquilla del sábado. Se ha despachado denunciando ante los medios de comunicación “que nos han estafafo” nada menos que “40.000 euros”. La Policía Nacional confirma 24 horas después de la rajada que no se ha presentado denuncia alguna. Las estafas se denuncian. En Comisaría, no en los periódicos. Y si son de 40.000 euros, deberían investigarse. Más que nada porque el dinero es de los accionistas. Que no pierda ni un segundo: que vaya a la Comisaría de Policía y que diga allí lo que tenga que decir. Que se aclare si se han falsificado entradas. Que se esclarezcan quién y cuántas, porque es muy grave que alguien esté timando a la afición honrada que paga por entrar al campo. Me cuenta el compañero Miguel Ángel Contreras, que conoce los entresijos del club, que nunca se le pagó al Ayuntamiento más de un millón de euros en acciones, así que el asunto compete a todos los jienenses. Y si no va Sánchez, que intervenga la Policía de oficio, al conocer por los medios que puede haberse cometido un delito.

Explica Sánchez que se vendieron unas 6.000 entradas. Con los 3.500 abonados pagando 10 euros (la mitad de la entrada más barata), precios reducidos para jubilados y estudiantes y con todas las entradas vendidas al precio de la más barata, a ver cómo cuadran las cuentas para una recaudación de 70.000 euros, que es el dato oficial que ha dado el presidente. No estaría mal que Sánchez aclarase estas cuentas también, y cómo es posible que se le cuelen en el campo 2.000 personas sin entrada, ya que la calle y en la red (véase el debate que hay en ideal.es) la polémica está servida. La imagen que se está ofreciendo es más bien penosa, justo en el momento en el que el club se juega su futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *