Ángel Cristo

Conocí a Ángel Cristo un día de febrero de 2002. Aquello dio lugar a una divertida historia. La conté en IDEAL.

El domador y la trapecista

Ángel Cristo prepara su nuevo enlace matrimonial

La novia tiene vínculos con la ciudad a través de una hermana


EL amor ruge de nuevo en el corazón de Ángel Cristo. El veterano domador está preparando en Linares su próxima boda. La elegida también pertenece al mundo del circo, ‘Circe’ de nombre y al parecer trapecista de profesión. ‘Circe’, de padres portugueses, tiene una hermana establecida desde hace muchos años en Linares, que ha sido la ciudad elegida para el evento. De hecho ya deberían estar casados hace alrededor de tres meses, pero problemas de papeles están retrasando el enlace. Ayer estuvieron en Linares una vez más para intentar que la burocracia no los siga separando.Como la exclusiva ya está vendida y además se pretende aprovechar el tirón del domador para relanzar un negocio hostelero en Linares, los interesados no dan demasiadas facilidades. Por fuentes indirectas se sabe que ella fue uno de sus apoyos en malos momentos, y ahora quieren llevar su relación al altar. O al menos a los juzgados, por donde han pasado varias veces en los últimos meses para los preparativos del enlace. Ángel Cristo anda ya por los cincuenta. De salud, mejor que hace unos meses, «pero despacio». Aún anda algo encorvado y con paso vacilante. Ahora lucha para recuperar a sus famosos leones. Sonríe cuando le preguntan si está para ponerse delante de las fieras. Sus condiciones físicas no son las de antes, pero su gesto parece decir: «¿Qué remedio?». Ha puesto el caso en buenas manos, en las del famoso abogado Rodríguez Menéndez, quien tras pasar por los desagües de la política ha encontrado en el famoseo un nuevo filón.
Al despiste
La voz de alarma la dan un grupo de jubilados que pasa la mañana en el Paseo. Dentro de una cafetería está þngel Cristo. Café, chupito, agua y móvil justo enfrente de él. Espera a su novia. No quieren dejarse ver juntos, hay periodistas merodeando. Así que ella sale y lo espera en otra zona de Linares con el coche. Un taxi recoge al domador poco después por otra puerta para llevarlo al punto convenido.No hay que dejarse hacer fotos. Una vez en el taxi que los aleja del fotógrafo que los esperaba, el domador y su acompañante, familia de la novia, se lamentan: «Debíamos haber tenido más cuidado», dicen, y hablan sobre la boda.
RUMORES
Desde hace varios meses los rumores sobre la presencia de þngel Cristo en Linares han sido constantes. Taxistas, camareros y personas cercanas a los juzgados comentaban que lo habían visto, siempre acompañado de una mujer que hablaba con cierto acento extranjero y otra mujer a la que muchos conocían porque es de la ciudad. Los comentarios sobre la boda también circulaban por los mismos círculos. Con el dinero de una exclusiva de por medio, el sigilo sin embargo no ha sido suficiente.

Enrique, maestro de fotógrafos y decano de los informadores gráficos de la provincia, lo cazó en una foto. Y a su prometida (vestida de rojo) en otra. La señora de negro es su enlace con Linares: vive en una urbanización en las afueras y tenía allí un merendero.

Meses después, el 27 de agosto de 2002, Ángel Cristo reaparecía con cierto interés de medios nacionales con un nuevo circo, y su novia como artista invitada. Recuerdo que me pidió cariño a la hora de escribir la crónica. Salió ésto:

Ángel Cristo sale del Infierto

YA no es el coloso que hace dos décadas daba tres vueltas a la pista con una fiera de 150 kilos sobre los hombros. La vida le ha dado más zarpazos que los leones. Casi hasta llevarlo a la tumba. Pero cuando Ángel Cristo ocupa de nuevo el centro de la carpa junto a un enorme tigre –en un pase especial para la prensa de su nuevo espectáculo– su encorvada figura pareció crecer y el fuego volvió a sus ojos después de tres años de inactividad en el infierno.

Las heridas aún están recientes, pero superadas. Cinco generaciones de gentes del circo en las venas, una mujer –Circe, que juega con dos grandes serpientes en una exhibición– y la ayuda de amigos, entre ellos un cura madrileño, le han ayudado a superar la oscura travesía. «Se hace leña del árbol caído», comenta escueto.

Unos empresarios de Sevilla le han dado el último empujón para salir del infierno poniendo a su disposición el circo con el que, desde el día 28, Ángel Cristo vuelve a su mundo natural. Sesenta artistas que ofrecerán una docena de números, primero en Linares y luego por toda España.Andújar, será su siguiente destino.

Ángel Cristo no duda de la calidad de los artistas que dirige, muchos de ellos jóvenes promesas de gran potencial, aunque lamenta que no haya podido recuperar a sus leones a tiempo de la custodia de la comunidad de Madrid. Con el tigre demuestra sin embargo que sigue teniendo buena mano con las fieras.

Optimista pero escéptico en su actitud vital, añora tiempos mejores. «La gran familia del circo y no existe. Hoy en día es solamente un tópico», comenta. Y cita una retahíla de artistas de circo de toda la vida, con los que compartió caravana y carpa o con los que compitió en riesgo y espectáculo.

Además de las funciones ‘comerciales’ que el circo de Ángel Cristo ofrecerá desde esta tarde al 1 de septiembre, está previsto que el día 31 sean los mayores de Linares los que llenen la carpa en una función benéfica. El domador recuerda que le fueron concedidas en sus buenos tiempos distinciones de Unicef y la Cruz Roja por colaborar en causas solidaria y que el presidente de la república de Francia Giscard d’Estain lecondecoró en persona después de una temporada en París. «Allí la doma era muy suave, casi sintocar a las fieras, y asombraba vercomo yo las dominaba», recuerda.

Trocitos de gloria a los que ahorase aferra para acabar de salir delinfierno en el que ha penadodurante tres años.


De ese día me quedo con la imagen de Ángel Cristo sacando casta para ponerse delante de un enorme tigre. Creo que le gustaría que lo recordasen así: sonriendo y delante de su público. Descanse en paz.

1º de Mayo: la música puede con las consignas

A mediodía echaron andar por la Carrera unas quinientas personas. La manifestación del 1 de Mayo, que desfiló bajo los acordes de la música de la megafonía. Sonaba ‘Moving’, de Macaco, y las banderitas de CC OO y UGT bailaban al compás. Cantaba Serrat ‘Para la libertad’ y alguno se animaba a tararearla. Sólo en el tercio trasero de la marcha, donde bullían un par de inquietas banderas republicanas junto a las rojas del Partido Comunista y sus juventudes, se escuchaba alguna voz recia. Consignas de las del 1 de Mayo de toda la vida. A mucha distancia quedaba la primera fila, donde los máximos responsables de los sindicatos mayoritarios de la provincia sostenían la pancarta tarareando a Serrat o con Macaco marcándoles el paso. Pero desde el fondo se clamó por una huelga general.
El primero en lanzar la consigna fue Mariano Rodríguez, veterano sindicalista de CC OO, santanero y comunista de Linares, que sostenía el pico izquierdo de la pancarta roja del PCA. «Hace falta ya una huelga, una huelga, hace falta ya una huelga general», entonó. Luis Segura, Ana Moreno, Selina Robles, Sebastián Martínez y otros linarenses le hicieron coro. Pero pocos más. Mientras ,en Linares un centenar de personas participaban en una manifestación convocada por CGT, SAT y USTEA informa Celeste Cruz. El lema la manifestación era Ni un paso atrás. Huelga General’.
«El límite para una huelga general está en que haya agresiones a los trabajadores, a sus derechos. Lo que la sociedad nos demanda es pactos para que no haya un retroceso en los derechos sociales», explicaba el secretario general de UGT en la provincia, Manuel Salazar. «No podemos dar ni un paso atrás. No vamos a pasar por la rebaja de las garantías sociales», indicaba el máximo responsable de CC OO en Jaén, José Moral.
Salazar, a preguntas de los periodistas, se refirió a la escasa participación en las movilizaciones en una provincia con más de 40.000 parados: «Nosotros hacemos nuestro trabajo y convocamos a los trabajadores. Nos gustaría una manifestación más numerosa en el 120 aniversario de la conmemoración del 1 de Mayo y en un años de los más difíciles en décadas».
Al llegar a la Plaza de las Batallas para leer los manifiestos, había ya 1.500 personas, según los sindicatos. En toda Andalucía se estima que participaron en las manifestaciones más de 43.000 personas. En el acto central nacional en Madrid, el máximo dirigente nacional de CC OO, Toxo, afirmó que el recorte de 50.000 millones del gasto público español de aquí a 2013 «sólo va a provocar un mayor retraso en la salida de la crisis» y más paro. El discurso de Cándido Méndez (UGT), mucho más crítico y acusó al Gobierno de «carecer de perspectiva y de estar «atenazado por el pánico».
En Jaén la marcha contó con una nutrida presencia de políticos. Carmen Peñalver, Felipe López, Moisés Muñoz, Rafael Valdivielso, los Paco Reyes, Manuel López, José Manuel Colmenero, Fidel Mesa… Algunos hacían hecho doblete, primero en Vilches y luego Jaén. Y otros, como Reyes, triplete, porque luego iban a Torres.
«Callados no se nos oye»
José, de Los Villares, es uno de los que sufre en sus carnes los mordiscos de la crisis y la angustia del paro. Marcha con la banderita de un sindicato junto a Pilar, su mujer y también parada, y su hija, de 8 años. «Es la primera vez que venimos a la manifestación. Antes, casi todos los años estaba trabajando el 1 de Mayo», lamenta. «Se lleva mal. Sin trabajo, sin dinero para nada», afirma Pilar. «La hemos traído para que vea una manifestación obrera», dice José mirando a su hija.
«Hay que salir a la calle para que nos oigan. Callados no se nos escucha», afirma José, el parado, tensando el gesto y elevando un poco la voz, ya que la megafonía amortigua su lamento: «Moving, all the people moving…»
(Foto de Celia Mondéjar. Crónica publicada hoy en IDEAL y www.ideal.es/jaen)

Inauguraciones con retrovisor

El viernes se inauguró la nueva plaza de la Libertad, antes plaza Coca de la Piñera. Fiel al estilo de las inauguraciones de estos tiempos de precampaña encubierta, fue una inauguración con retrovisor: en un lugar preferente, sobre un caballete, se colocó una fotografía de la terrible y pepepera excavadora que echaba abajo la maravillosa fuente de la plaza. No hay lugar para las sutilezas. “¿Qué pasó con la fuente?”, pregunta un rótulo. Como si la gente no supiera bien sabido que se la cargó Peragón. Y que aunque nos dijo que se iba a intentar salvar y llevar a otro lugar, la excavadora la hizo fosfatina.

De aquello hará ya cuatro años mínimo, si no cinco. Y el acto del viernes era un acto institucional, de máximo tronío (con flamante consejera y portavoz Mar Moreno, y flamantísimo director general Julio Ruiz incluidos). Aprovechar los actos institucionales para el navajeo bajuno delante de tan magnas autoridades no es lo correcto, digo yo. Tampoco es que la plaza que hay ahora sea la Plaza Mayor de Salamanca. Una placita coqueta, con su cesped y sus banquitos, escasita de sombra pero agradable pese al azulete del suelo. Muy jaenera, por ser cuesta arriba. Y para de contar.

No es la primera vez que se ponen carteles con memoria histórica en actos institucionales. En la inauguración de la mudanza de la Policía Local a la nave Fiat (tiene narices inaugurar una mudanza) ya había paneles con fotos del ruinón de vaciacostales. De los puntales y las manchas de humedad del tamaño y capacidad del Tranco de Beas. No basta con decir lo buenos que somos. hay que decir lo malos que eran los otros. Parece que es el estilo de la casa. Las inauguraciones con retrovisor.