610 euros por la jeta

María Capilla de la Calle nos dejó otro día una perla periodística en IDEAL que decía tal que así

En UGT de Jaén están que echan las muelas con la que se montó el sábado en Málaga, en la asamblea de Unicaja. Resulta que en representación del sindicato se presentó allí nada menos que Luis García de los Reyes, que compareciendo en semejante evento se embolsó además una generosa cantidad con la que la caja retribuye a sus compromisarios. García de los Reyes es uno de los implicados en el escándalo de las prejubilaciones fraudulentas de la Junta de Andalucía. Ya dimitió de su cargo en el sindicato, así que se esperaban que se abstuviese de participar en la asamblea de la entidad financiera. García de los Reyes era uno de los representantes del sindicato en la Caja de Jaén, y de ahí le viene la vinculación con la entidad malagueña.

Su mujer, por cierto, no ha podido entrar de momento en los libros de historia como la prejubilada que cobra además una indemnización por despido improcedente. Su póliza de prejubilada en una empresa en la que nunca trabajó sigue siendo investigada por la Justicia dentro del escándalo de los ERE. Pero un juzgado de lo Social de Jaén ha desestimado su petición de despido improcedente de UGT, donde trabajaba.

Me cuentan que García de los Reyes se embolsó por asistir a la asamblea 480 euros de dieta mas el kilometraje a 0,31. Desde Jaen 130 euros a la buchaca. Son brutos, sin retenciones. Que le aprovechen. Pero que con la que está cayendo y con la porquería que personas como él están echando sobre el buen nombre de UGT, tiene narices que se presente en algún sitio en representación del sindicato. Y no es sólo que se presente en nombre de UGT. Es que además cobra. Con un par.

Hasta los pelos le estorban

Al mal amante hasta los pelos le estorban, decía el viejo Lucas cuando Lucas se dedicaba a echar fotos para los periódicos. Bueno, en realidad Lucas decía al mal ‘follaor’, pero yo hoy me he puesto finolis. El caso es que o le damos viagra a Fomento o la hacemos a la A-32 una depilación láser, una brasileña que se dice ahora, porque tal y como está tiene muchos pelos molestosos: años de retrasos, que si tiramos por el Condado o por la Loma, que si ahora paramos tres tramos, que si ahora paramos dos, que si mejor no hacemos la autovía, que si sí la hacemos, que si tenemos un saboteador… Vamos, que así no hay quien pueda concentrarse.

¿Quién ha filtrado los papeles de Fomento a la prensa? ¿Quién es el saboteador? Dada la verosimilitud de esta hipótesis, en la lista de sospechosos estaban el hombre del saco, José María Aznar, los monjes del Valle de los Caídos, Bush y el Alibombo de la canción del Enrique y Ana. Ninguno daba el perfil, así que Fomento achacó la culpa al ‘saboteador’. Así. En abstracto. La explicación de Fomento sobre un informe que lleva por título ‘Análisis actuaciones y compromisos’ que pone en duda que se vaya a hacer la autovía es digna de estudio. ¿Por qué hace Fomento informes que ni se contemplan como documentos de trabajo? ¿Se aburren los funcionarios? ¿Por qué no titularon el informe ‘valoración de distintos escenarios a lo que se podrían enfrentar y cómo es el peor de ellos si un saboteador nos quiere joder bien’, que es lo que dice ahora Fomento?

De los papeles de Fomento llaman la atención dos cosas: que digan cosas que los politicos no dicen ni siquiera ahora que les han dejado con los pelos del culo al aire; y que para analizar técnicamente el compromiso de una obra el Ministerio necesite anotar quién gobierna ese territorio, si ha cambiado el gobierno local y si tiene o no mayoría absoluta. Yo estoy convencido de que esas cosas se apuntan porque Fomento trabaja tan bien y tan minuciosamente que no se deja detalle sin apuntar. Pero cualquier malintencionado podría pensar que hay obras ‘de los nuestros’ y obras ‘de los otros’, y que hay un cálculo electoralista a la hora de hacer las obras. Si eso fuera cierto, que no lo creo, ya se da Andalucía por perdida.

¿Será que la A-32, “la carretera de los socialistas” que decía Paco Reyes, es una autovía maldita? ¿Tan difícil es hacerla? ¿O más bien es que, como al mal amante, a este gobierno hasta los pelos le estorban?
PD: aquí os dejo un enlace al blog de Quico Chirino sobre el mismo tema. Lo puedes ver pinchando aquí
Quico ha puesto un enlace para que puedas ver los originales al final de su artículo.

¿De quién es la pantalla?

Andan la Junta y el Ayuntamiento a la gresca por un quítame allá un tranvía. Hemos tardado menos de una semana en volver a los viejos tiempos. De la confluencia astral a la tormenta de asteroides. Guerra, guerra y guerra sin cuartel. El capitán Valdivielso contra el alcalde de F. Moya. El caso es que el domingo circuló un vídeo (el de arriba) en el que piratean la pantalla del tranvía de la Plaza de la Constitución, y Anonymous mete un mensaje animando a tomar la calle. Me surgió la duda: ¿a quién han pirateado? ¿A la Junta? ¿Al Ayuntamiento? Pues resulta que a ninguno de los dos.

En el nuevo gabinete de prensa de alcaldía me dicen que la pantalla de marras no es del Ayuntamiento. Que es de la Junta. Que Jose Enrique hasta preguntó por ella y lo que cuesta en el Parlamento andaluz, y que todavía deben estar echándole las cuentas, porque nadie dice ni mu. Y en la Junta, en el gabinete de prensa de la Plaza de las Batallas, me aseguran que suya no es la pantalla. Así que doy de plazo hasta el domingo. Si no es de nadie, me la llevo a mi casa.

ACTUALIZACIÓN: Me dicen del Ayuntamiento que la pantalla la puso allí una agencia de publicidad, y que están mirando a ver si tiene papeles. Seguiremos informando, pero ya me da a mi que no me la voy a poder llevar.

¿Espías y venganzas o casualidades?

Tiene su aquel que algún ente socialistoide le casque ahora Castillo. Dígase la Junta, por ejemplo. ‘Ahora vas y lo bailas otra vez, como en la noche de marras’, que dirá más de uno. El caso es que ayer había guasa entre los trabajadores que van a Geolit en autobús, y se deshacían en comentarios: que si había coches espía persiguiendo a los autobuses castilleros entre Jaén y el eriazo mengibeño reconvertido a parque tecnológico en ciernes, que si lo pillaron con las manos en la masa en una parada no autorizada, que a ver cómo me vuelvo yo ahora a Jaén, que nos han quitado los autobuses… Por lo pronto, la Junta ha cortado la línea .

El tranviazo puso a Castillo en el punto de mira. Y darse un garbeo por los salones donde el PP celebraba su victoria el 22M enfureció a más de uno. A Rafael Valdivielso, delegado de Obras Públicas de la Junta y fino observador de la realidad capitalina, ya destacó lo contento que estaba Castillo la noche del 22M. Tuvo protagonismo Valdivielso con esas palabras, y más que tendrá habida cuenta de la orfandad en la que se ha encontrado la derrotada tropa socialista, con la Peñalver desaparecida en combate y los últimos días de mandato municipal convertidos en espectáculo lamentable de puro abandono.
Las iras de los derrotados apuntaban a una conspiración autobusera-pepera. Y poco después, ha llegado el asunto de Geolit. Hay que ver. Casuallidades que pasan, que se suele decir. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. Y que siga el baile.

El "enlentecimiento" y el hambre

En Madrid, los jerifaltes del PSOE han comenzado ya a repetir la consigna: que viene el PP con los rebajas, adiós al Estado del Bienestar allá donde ganen los azulillos. Lo dice nada menos que José Antonio Alonso. Si la lectura que hacen del descalabro del 22M es que hay que meterle miedo al votante, van dados: el votante ya está acojonado vivo. Con lo que se ha visto en los últimos años, como para no estarlo. Mientras, en Andalucía la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, ha asegurado que “no ha habido ni va a haber recortes” en las políticas presupuestarias de la Junta, aunque sí ha reconocido que se producirá una “reprogramación y enlentecimiento” de ciertas políticas, de forma que “caminaremos al ritmo que nuestras piernas nos permitan pero no habrá recortes”.

Me pregunto qué pensará del ‘enlentecimiento’ Antonio Gutiérrez, vecino de Villanueva de la Reina, 44 años, casado, con dos hijos de 17 y 18 años, con la mujer en paro y él todavía empleado de EDM, aunque lleva varios meses sin cobrar y se ha puesto en huelga de hambre. El resto de la plantilla lleva 52 días encerrada en la fábrica de Mancha Real. A algunos les deben seis nóminas. A otros diez. Y ayer la Junta les les dijo que no reúnen ya los requisitos para seguir echando dinero público a ese saco. El enlentecimiento y el ritmo de las piernas, nunca los recortes. Antonio lleva ya varios meses viviendo gracias a las ayudas que le dan sus familiares. Y aún así no llega a pagar los recibos. Dejo un vídeo que grabé ayer (la calidad no es muy buena porque parte se grabó con un teléfono, pero ahí queda).

PD: Auguro que además de meter miedo con el argumento de la derechona, otra de las líneas estratégicas del próximo año, hasta las generales y andaluzas, será dar otra vuelta de tuerca al tema de la Guerra Civil. Al tiempo.

27.440 euros desde el infierno

A principios de mes escribí un reportaje sobre jienenses en los campos de concentración nazis con motivo del aniversario de la liberación de Mauthausen, uno de los grandes mataderos de este siglo. No salió en la edición digital, así que me pide el cuerpo compartirlo aquí

27.440 euros desde el infierno nazi

Más de 130 nacidos en la provincia murieron en el campo de Gusen tras pasar por Mauthausen, de cuya liberación se cumplen hoy 76 años


JAÉN. Juana Ruiz Fernández, de Aldeaquemada, tiene de su padre la imagen de un mozo con uniforme de militar, con la gorra calada, la bayoneta colgando del cinturón blanco, pantalones bombachos, botas altas y unos ojos que miran fijos a la cámara. Es la única imagen que tiene de él. Se la debieron tomar allá por 1936. Se separaron cuando ella tenía un año, en plena Guerra Civil. Juana no guarda de su padre ningún recuerdo. Sólo conserva de él esa fotografía, en tonos sepia. Éso y 27.440,82 euros que va a recibir de la República de Francia, en concepto de «ayuda financiera en reconocimiento de los sufrimientos padecidos por los huérfanos cuyos padres han sido víctimas de padres de barbarie durante la Segunda Guerra Mundial». Juan Ruiz Vivar fue una de las miles de víctimas de los campos de concentración nazi de Mauthausen y Gusen, en lo que hoy es Austria. Según cálculos del Gobierno de España más de 130 jienenses murieron allí. Y aunque pocos de sus hijos ya octogenarios lo saben, tienen derecho a cobrar una pensión. 27.440,80 euros que llegan desde el infierno de Mauthausen, de cuya liberación se cumplen hoy 76 años.
La Guerra Civil española llevó a Juan Ruiz Vivar (nacido en Aldeaquemada el 26 de junio de 1910) a Barcelona. A Juana y a su hermano Antonio, fallecido recientemente, siempre les dijeron que el comienzo de la Segunda Guerra Mundial lo cogió en Francia. Desde allí legó la última carta a Aldeaquemada: «Mi madre siempre me ha contado que decía que la cosa estaba muy mal allí, y que estaba deseando volver a su pueblo… Y no pudo ser». Más de setenta años después a Juana aún le tiembla la voz al recordar. Durante años es lo único de lo que han tenido certeza en su familia. Más de dos décadas estuvieron sin tener ninguna noticia de Juan. Sólo la incertidumbre más absoluta: «Mi madre lo buscó por todas partes. Ésta foto, la única que tengo de él, se envió también a unos refugiados españoles que estaban en México. Y a otros de Aldeaquemada que estaban en Francia. Se mandó a todos sitios. Y nada».
El 12 de marzo de 1959 la Cruz Roja Internacional, a donde había llegado la petición de ayuda de la familia a través de Cruz Roja Española, encuentra una pista en los registros de los campos de concentración nazi. El 28 de abril de 1960 la familia recibe la confirmación oficial: Juan Ruiz Vivar había muerto en el campo de Gusen, cuatro kilómetros al oeste de Mauthausen, el 21 de octubre de 1942.
El Ministerio de Cultura ha recopilado datos de los españoles que pasaron por los campos nazis en una página web. En la ficha de Juan Ruiz Vivar se explica que fue deportado a Mauthausen (hoy Austria, país que se anexionó Alemania en la Guerra) el ocho de agosto de 1941. En el antebrazo le tatuaron el número 8.761, que consta como «número de prisionero».
La investigadora Pilar Pardo, que busca hijos de víctimas de los campos para que cobren su pensión, explica que los republicanos españoles comenzaron a llegar a los campos de concentración en agosto de 1940 y durante todo 1941. Allí trabajaron en la ampliación de las instalaciones o en la cantera. De la cantera al campo había una escalera. 186 escalones que tienen su leyenda negra. Muchos reventaron allí cargados de piedras. «Cuando ya no eran útiles allí por enfermedad o debilidad los llevaban a Gusen», dice Pardo. No hay constancia de cuando trasladaron a Ruiz. Sólo que murió allí el 21 de octubre de 1942. Gusen era un campo de no retorno. Durante 1941 se trabajó allí de firme para construir la trituradora de piedra más grande de Europa. También emplearon a los prisioneros para hacer una línea de ferrocarril.
41 días juntos en el infierno
Durante cuarenta y un días, Juan Ruiz coincidió en el campo con Manuel Quesada Olmos, nacido en Porcuna el 2 de enero de 1903. Su hijo, Eduardo Quesada, tiene ahora 82 años y vive en Barcelona. Todos los hermanos se buscaron la vida fuera del pueblo. Él sí tiene vagos recuerdos de su padre, que desapareció cuando él tenía siete años. «Cuando empezó la Guerra Civil vino mi padre a medianoche y nos dijo que nos teníamos que ir. Nos llevó a Torredonjimeno, y allí estuvimos hasta que acabó aquello», explica. No puede precisar cuando dejó de ver a su padre. Guarda una carta una carta enviada desde Francia en la que les pedía fotos. «Yo no puedo ir a veros», les decía a su mujer y a sus hijos. Ya no tuvieron noticias suyas hasta hace unos años.
Manuel Quesada Olmos debió de ser de los primeros españoles en llegar a Mauthausen. Consta, según la ficha del Ministerio de Cultura, que fue deportado el 8 de septiembre de 1940. La esperanza de vida en los campos era baja. Un año y un mes después de la fecha de ingreso, el 18 de septiembre de 1941, murió.
Tanto Manuel Quesada como Juan Ruiz convivieron en el tiempo que estuvieron en el campo con alrededor de 150 presos jienenses. Una veintena salió de Mauthausen con vida. Más de 130 murieron. Hay constancia de víctimas de Alcalá la Real (4), Alcaudete (3) Aldeaquemada (1), Andújar (6), Arjona (2), Baeza (1), Bailén (1), Beas (2), Bélmez (1), Campillo de Arenas (1), Cárchel (1), Castillo de Locubín (3), Cazalla de Martos (1), Cequia (1), Escañuela (1), Fuensanta (1), Guarromán (3), Huelma (1), Huesa (1), Ibros (2), Jabalquinto (4), Jaén (10), Jamilena (1), Jódar (2), La Carolina (6), La Guardia (1), La Iruela (1), Linares (9), Los Villares (2), Mancha Real (2), Martos (5), Mengíbar (9), Mesa de Segura (1), Mures (1), Noalejo (3), Orcera (1), Pegalajar (1), Porcuna (3), Puente de Génave (3), Ribera Alta (2), Sabiote (2) Santa Elena (1), Santiago de Calatrava (2), Segura de la Sierra (1), Torredonjimeno (3), Torres (1), Úbeda (1), Vilches (2), Villacarrillo (4), V. de la Reina (1), V. del Arzobispo (3). La mayoría acabó en Gusen. Muchos tenían hijos. Y según Pilar Pardo pocos saben que aún tienen derecho a cobrar un dinero de Francia por haber crecido sin padre.
«Mire usted, a mí me han concedido. Tengo familiares que están con hipotecas y demás. Y mi pensión para que contar. Es un dinero que nos viene muy bien, tal y como está la cosa», dice Eduardo Quesada. Dinero pagado con sangre sobradamente en el infierno nazi.

(El correo electrónico de Pilar Pardo, donde pueden ponerse en contacto con ella todos los interesados, pilar.pardo.v@hotmail.es)