La España que sonríe #paraNYTIMES

En IDEAL estamos intentando darle la vuelta a las informaciones pesimistas del New York Times sobre España. No es que queramos ocultar una realidad que existe, que está ahí y que nos duele como al que más. Ya le hemos puesto cara y nombre a los pobres del NYT, y henos contados sus historias. Ahora queremos mostrarle al mundo que hay otras realidades en España que también merece la pena contar. Historias de superación, de optimismo, de lucha. Y queremos ponerle caras. Esta semana le dediqué mi comentario en Cope-Jaén a este tema.

Unas fotos del New York Times nos han revelado que en España hay pobres. Peor aún:
en Jaén hay pobres, y esos yankis nos los restriegan por la cara encima. No es toda
la realidad, pero hay que admitir al menos que es parte de la realidad. Cáritas
habla ya de una situación de emergencia social en la provincia. Y nos espera un
invierno sin aceituna. La España de opereta en la que nos querían hacer creer que
vivíamos se cae a pedazos. De pura hambre, nos estamos comiendo a bocados el
escenario del sainete.
La España que pasa hambre es sólo una parte de la realidad. Al lado hay otra España
que mata para sacar adelante sus sueños, que trabaja de sol a sol, y que lo hace con
una sonrisa encima. En IDEAL queremos que en el NYT también tengan noticias de esa
otra España. Así que te invitamos a que nos hagas llegar tus fotos más alegres.
Queremos grandes fotografías con gente emprendedora, solidaria, emocionada y
emocionante. Imágenes poderosas y enfocadas en contar que hay otra verdad más allá
de la que muestra el reportaje del The New York Times. Si nos las mandas a
idealdigital@ideal.es se las haremos llegar a la redacción del periódico americano.
Para que tengan todas las caras de España.

El comentario lo puedes escuchar pinchando aquí

 

 

Yo ya he mandado mi foto a #paraNYTIMES , una imagen de optimismo y alegría. Para mí, la sonrisa más bonita del mundo. La foto se tomó minutos antes de empezar de la final de la pasada Eurocopa, y creo que puede resumir al ilusión de un país por celebrar, por superarse, por vivir una alegría colectiva. El niño se llama Luis, por cierto

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *