La Junta denuncia facturas falsas en las ambulancias de Jaén

DOCU_IDEAL

La consejería de Salud ha denunciado en el juzgado sus “sospechas fundadas” de un fraude cometido por la empresa de ambulancias Pasquau, adjudicataria del servicio de ambulancias del Complejo Hospitalario de Jaén, por el que los andaluces pagan 17 millones al año desde 2007, fecha del actual concierto entre la administración y la empresa. Según Salud, se han detectado facturas con la firma de un responsable del SAS supuestamente falsificada.

Pasquau llegó al hospital de Jaén en febrero de 2003, tras un concurso público que se resolvió con notable revuelo. Compitió con Pasqua la empresa Delgado Díaz, adjudicataria hasta entonces y con una larga trayectoria. Había en juego un contrato de 2,8 millones al año por un máximo de 10 años (ayer Salud explicó que el actual concierto data de 2007 a razón de 17 millones anuales). El entonces presidente de la Mesa de Contratación (el órgano que decidió qué empresa ganaba el concurso) Luis López Osuna, admitió que no se tuvo en cuenta un informe de la directora de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061, Susana de Castro, en el que se advertía sobre «los continuos problemas que este servicio ha tenido y sigue teniendo» con la empresa Pasquau. “No entraba en los criterios que recogía el pliego de condiciones. Todo se ha hecho valorando los parámetros objetivos y en base a la documentación que los licitantes presentaron», dijo López Osuna.

El informe de la responsable del 061 hablaba de «dificultades para encontrar ambulancias disponibles, no sólo durante los fines de semana sino los días laborables, y largas esperas de los pacientes en sus domicilios o de los equipos de emergencias Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061”. Se señalaban que los problemas eran diarios y que la empresa Manuel Pasquau “está dando problemas sistemáticamente a la hora de prestar el mejor servicio al ciudadano». Susana de Castro expresaba al delegado de Salud su «preocupación» por la entonces posible adjudicación del servicio a esta empresa. El entonces delegado de Salud, Juan Francisco Cano, indicó que el órgano competente para resolver el tema era la mesa de contratación de acuerdo con un pliego de condiciones, y que las advertencias de Susana de Castro eran “la opinión de una sola persona”.

 Los problemas se sucedieron en los primeros días de servicio. Hubo incluso una denuncia de una mujer ante un juez: tuvo que llevar a su hijo de siete meses a un hospital de Madrid en un coche particular porque no le pusieron una ambulancia adecuada (según la denuncia).  “La administración tiene una venda en los ojos”, aseguró entonces la gerente de la empresa Delgado Díaz. Aunque luego la situación se normalizó. Dejó de hablarse de las ambulancias, salvo por las adjudicaciones que Pasquau fue ganando en toda la provincia de Jaén, en otras provincias andaluzas luego, en otras regiones y finalmente incluso en el extranjero (Marruecos).

Esporádicamente durante esta década la empresa fue noticia por conflictos laborales. Cuando llegó la crisis, este tipo de problemas arreció. Hubo incluso amagos de huelga y protestas variadas.  El SAS aseguró ayer que está al corriente de todos los pagos con esta empresa, aunque Pasquau “acumula importantes deudas en el abono de las nóminas de sus trabajadores”. Hasta llegar al caso de las facturas falsas que ya está en el juzgado (no es la primera vez que al SAS le cuelan facturas falsas en Jaén, ya que en 1999 hubo un escándalo en una clínica de Linares que facturaba operaciones inexistentes y que acabó con condenas penales y dimisiones políticas).

 (En la foto, de Francis J. Cano, trabajadores de la empresa en una protesta por impagos de nónimas en noviembre pasado)

La fiscal apasionada

ACTUALIZACIÓN: La Junta de Andalucía ha hecho público el 16 de febrero de 2016 la concesión de la Medalla de Andalucía a la Fiscal Gracia Rodríguez.

 

ACTUALIZACIÓN:  La Junta de Andalucía ha hecho público el 14 de febrero de 2014 que el próximo Día de Andalucía distinguirá con la Bandera de Andalucía a la fiscal Gracia Rodríguez Velasco. Galardonada con el Premio Meridiana por su compromiso con las mujeres que sufren esta lacra y con la Cruz Distinguida de Primera Clase de San Raimundo de Peñafort, otorgada por el Ministerio de Justicia, es apreciada por su trabajo, constancia y esfuerzo, siendo “una impecable defensora de la legalidad e igualdad y un referente por la claridad y contundencia de sus mensajes en esta materia”.

 

Pocas veces he visto a alguien trabajar con la pasión que le pone a lo suyo la fiscal Gracia Rodríguez Velasco. Una pasión que apuntala con argumentos jurídicos, pero con un plus personal, un toque especial. La Junta de Andalucía le comunicó ayer que se ha hecho merecedora del Premio Meridiana, con el que los andaluces distinguen a las personas que más hacen para lograr que la igualdad entre hombres y mujeres sea real. Un cuarto de siglo de trabajo apasionado la avala.

DOCU_IDEAL

Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, iniciando sus estudios en el curso académico 1979-1980 y concluyendo los mismos, obtuvo el título de licenciada en Derecho en el curso 1983-1984. Rodríguez, en el curso académico 1986-1987, superó por el turno libre de las oposiciones las pruebas de acceso a la Escuela Judicial para su posterior ingreso en la carrera Fiscal, siendo el número 49 de la XXX Promoción de la Carrera Fiscal.

Gracia Rodríguez fue nombrada abogada fiscal de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Jaén el 17 de diciembre de 1987, tomando posesión de su cargo el 18 de enero de 1988, destino que ocupa desde entonces y hasta la actualidad. Con fecha 5 de octubre de 1990 fue promovido a la categoría segunda de la Carrera Fiscal, siendo nombrada fiscal. Durante los 21 años de ejercicio de la profesión como fiscal en la Audiencia Provincial de Jaén ha despachado asuntos de todas las jurisdicciones: civil, penal y social, habiendo desarrollado en la misma cometidos tales como fiscal encargada de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción números 1 y 2 de La Carolina, fiscal del servicio especial de separaciones y divorcios, fiscal del servicio especial de Incapacitaciones, Tutelas e Internamientos, fiscal del servicio especial de Malos Tratos, teniendo asignados en la actualidad en esta materia diez Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de la provincia de Jaén.

Además, es fiscal delegada de la Jefatura en la Sección contra la Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía de Jaén desde el 8 de enero de 2008 y encargada de la tramitación de la mitad de los procedimientos del Juzgado de Violencia de Genero de Jaén y de toda la Violencia Familiar del Juzgado de Instrucción número 1 de Jaén, ejecutorias del Juzgado de lo Penal número 4 de Jaén, especialista en Violencia de Género y de las ejecutorias de la Audiencia Provincial en materia de Violencia de Género y Violencia Familiar.

28F en la calle

Me parece fantástica la idea de la Junta de Andalucía de celebrar la fiesta del 28 de febrero de forma reivindicativa. Salgamos a la calle a defender nuestros derechos, nos proponen además los sindicatos. Salgamos pues, pero con todas las consecuencias.
Salgamos a preguntar a la Junta qué se ha hecho con los millones destinados a crear empleo, el principal problema de esta tierra. Sabemos, gracias al caso de los ERE, que muchos de esos millones se los repartieron personas vinculadas al PSOE (y a sindicatos, dicho sea de paso). Pero, qué se ha hecho con el resto. Porque Andalucía tiene a más de un tercio de su población activa en paro. El doble que otras regiones. 
Salgamos a la calle a reivindicar que nuestra administración autonómica deje de tener en nómina a 25.000 enchufados, que sin haber pasado por un proceso selectivo público y trasparente disfrutan de unas condiciones salariales y de trabajo que el común de los mortales ni sueña gracias a que son hijos de … o a que tienen carné de….
Salgamos a la calle a protestar por las promesas incumplidas, por las obras a medio hacer, por las miles de familias con el agua al cuello porque la Junta no les debe lo que les paga, porque hay aulas prefabricadas en los colegios, porque hay colegios que no tienen ni para pagar la calefacción, porque no tenemos un hospital como Dios manda. 
Salgamos a la calle también a protestar contra los recortes que impone el Gobierno central. Por supuesto. Pero aquí que cada palo aguante su vela. Y que nadie convierta la fiesta de todos los andaluces en su propia fiesta.

Alcaldes, un puente y los cojones de Juan Fernández

En 2001 fui a hacer un reportaje a Vados de Torrabalba, a un puente que tenía encabronados a los vecinos porque se inundaba cada vez que llovía. Aquel día vi algo mucho más espeluznante que a muchas personas que se jugaban la vida porque nadie les arreglaba el puente. Vi cómo los alcaldes se bajaban los pantalones (las faldas las alcaldesas) apenas se lo requería el partido. Cómo dejaban tirados a sus vecinos, a los que debían el cargo, para ponerse a las órdenes de las siglas.

KN#J10 F2 ENRIQUE

La cosa iba pizca más o menos así: el puente se inundó otra vez más y un par de alcaldes del PSOE (el de Villatorres y la de Torreblascopedro, para más señas) calientan los ánimos en sus pueblos, enrabian a la gente, los llevan en manifestación hasta el vado y rajan contra Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (PP por entonces) para que arregle el paso, ponen al Gobierno de perro judío para arriba y prometen a sus electores que lucharán contra viento y marea para arreglar aquello. Recuerdo bien el discurso de la entonces alcaldesa de Torreblascopedro al respecto. El problema llegó cuando horas después la Confederación hacía pública una comunicación de la Junta de Andalucía en la que se informaba que la carretera en cuestión era competencia de la Diputación Provincial (PSOE forever, Felipe López por entonces) desde 1978. Los alcaldes en cuestión se bajaron los pantalones ‘ipso facto’, se tragaron sus bravatas y nunca jamás volvieron a montar pollos por el vado, que este invierno, doce años después, sigue inundándose y donde un vecino salvó la vida de milagro al arrastrar la corriente su coche. El papelón de la Diputación tampoco fue flojo, pues quiso colgarse una medalla anunciando que haría obras aunque no le correspondían para arreglar el problema. Luego se vio que sí le correspondía, y tantas y tan buenas obras hizo que el puente se sigue inundando cada invierno.

Cuando el verano pasado la Junta recortó los servicios de urgencias en los centros de salud también hubo alcaldes tragando bilis. Todo por el cargo. El primer día que llamé a algún alcalde y alcaldesa socialista y no ocultaban su preocupación por las pérdida de servicios. Al día siguiente, una vez que los llamaron al orden, hablaban de reestructuración, optimización y cualquier atisbo de crítica había desaparecido.

En estas que llegó Juan Fernández. El ‘Capitán Fernández’, le llamé alguna vez cuando yo era joven plumilla en Linares y él alcalde aún sin espolones ni tantas amarguras. “Suavón, que vas a pisar los pimientos”, me decía a media voz cuando tocaba temas que olían a berenjenal. Eso lo decía antes de meterse a pisacharcos. El Fernández será mejor o peor alcalde, eso lo dirá cada linarense, pero cojones sí le ha echado, eso no tiene discusión. La delegada del Gobierno, la siempre correcta Puri Gálvez, advirtió el otro día que era “excesivamente apasionado” para defender las cosas de su pueblo. En la vida se había visto a un alcalde socialista cantarle las cuarenta a la Junta, en su caso por las mentiras de Santana y la Universidad. Sin duda dos de las mayores tomaduras de pelo de la historia de la provincia, dicho sea de paso.

DOCU_IDEAL

El Fernández se las cantaba a la Junta cuando tenía la mayoría absolutísima, y se las sigue cantando cuando es alcalde por 300 votos pelaos. El ‘Capitán Fernández’ no pasó los veranos de su juventud poniendo copas en los hoteles de la costa para andar ahora bajándose los pantalones de buenas a primeras. “Un verso libre”, lo definía un veterano militante socialistas tras el último congreso provincial del PSOE, donde un sector del socialismo linarense se atrincheró en la cafetería de la Universidad mosqueado porque Paco Reyes se había fumigado al Menéndez para poner a Zarrías de presidente. El partido no olvida. Y lo de Santana y el campus de Linares tenía muy mal arreglo desde el principio, aunque podían haberse ahorrado algo de choteo. De lo que sí estoy seguro es que con más alcaldes como el Fernández, el puente de Vados de Torralba estaría ya arreglado. O a más de uno la cabeza le llevaría doliendo doce años, que es lo menos que puede hacer un alcalde que no se baja los pantalones.

Los jueces, la huelga y las matemáticas

Me cuenta María Capilla de la Calle lo que sigue

El TSJA sabrá mucho de sentencias y leyes, pero de matemáticas está listo de papeles. Ni contar, oiga. Resulta que los magistrados de Jaén se pusieron de huelga el pasado miércoles. Día de togas colgadas para la mayoría. El TSJA dio las cifras de la huelga: 19 magistrados de órganos universonales (hay 24 en el partido judicial de Jaén), que pizca más o menos coincidía con los datos facilitados por el decano Cañada Clé. Pero el alto tribunal aseguraba que de la Audiencia Provincial de Jaén había dos huelguistas. Anda ya. No debieron contar bien, o no estuvieron atentos a las fotos que les echó Francis J. Cano. En la protesta de la Biblioteca del Palacio de Justicia, donde se concentraron los huelguistas, había por lo menos cuatro. Ahí están las fotos. Así que ahora no vengan diciendo que eran dos los que ese día ejercieron su derecho a la huelga con todas sus consecuencias.

 huelga jueces_FJC (3) 

huelga jueces_FJC (10)

Turistas, amores y muertes

Más de cuatrocientas personas visitaron el Castillo de Santa Catalina de Jaén el sábado. El domingo hubo más gente aún. Visitaron, claro está, lo que es visitable, porque la mayor parte está cerrado. Un vistazo a la plaza de armas, una foto con la armadura parlante de la entrada y poco más. Si alguno se aventuró a entrar en el Parador, pudo disfrutar de sus salones y pagar 5,30 por dos cañas con patatas fritas.

Al menos este fin de semana estaban abiertos los Baños Árabes, tras más de un año de reformas. El espectáculo que ha venido dando Jaén en términos turísticos no ha sido flojo  precisamente. El castillo destartalado (al menos ahora el monte no está hecho un estercolero), los baños árabes cerrados y la catedral con entrada de 5 euros (la visita merece de sobras el precio). El casco antiguo es como esas partes de la casa que no están para enseñar a las visitas. Del raudal de la Magdalena, la cámara oscura y otros complementos, sin noticias.
 
cruz
 
Uno de los puntos más espectaculares de la ciudad, sin duda, es la cruz del castillo. Este fin de semana decenas de personas se embelesaban con las vistas. Muy comentados los candados que los enamorados dejan en el camino del castillo a la cruz con mensajes melosos de quereres eternos. “Hasta dejan flores”, comentaban algunos al ver ramos entre las peñas a los pies de la cruz. Ilusos. Se piensan lo que hay entre las rocas es arena. Un informe de la Policía Autonómica reveló que son cenizas. La cruz que admira a los turistas es en realidad un mausoleo jaenero. Así somos de puñeteros con los turistas en esta tierra.
 

Un invierno al raso

image

La noche va cayendo y alguien echa más leña a la hoguera que arde a la entrada del túnel del ferial. Veintiocho personas se preparan para dormir allí, todos inmigrantes africanos según el recuento de un voluntario que se ha acercado para llevar comida caliente y algunas mantas. El túnel es al menos un techo. Pero multiplica los efectos del viento, que en Jaén sopla feroz por las noches. Y con el viento muerde el frío. “Entra por  los pies y se te mete por todo el cuerpo”, aseguran quienes han estado con los inmigrantes. En torno a la hoguera varias personas se arremolinan, intentando entrar en calor. Hay que aprovechar todo el calor. Más en un invierno como éste. Y más aún si se pasa al raso. El del túnel del ferial ya no es desde hace semanas un campamento de jornaleros sin esperanza. Es un asentamiento estable, como varios más que se han ido levantando en Jaén en los últimos meses. Más de medio centenar de personas para el invierno a la intemperie, entre chapas y cartones.
A poca distancia de los 28 del túnel, también en el entorno del Ferial, otras 14 ó 15 personas pasan la noche en chabolas de cartón en el muro a la espalda del albergue de transeúntes. Todos africanos también.
Tanto en el túnel como en el muro del albergue hay gente viviendo desde finales de octubre. Desde que acabó la feria. La aceituna apenas si tiene que ver con su presencia allí. Prácticamente ninguno pudo encontrar trabajo, ni echar un jornal. Tampoco tenían casi esperanzas de conseguirlo: no tienen papeles. Están en Jaén porque es donde ahora van varado sus vidas. No se van porque no están peor que en cualquier otro sitio donde hayan estado en los últimos meses.
¿Por qué hay cada noche gente durmiendo entre cartones cuando a pocos metros hay un albergue municipal casi vacío? Una persona puede dormir e el albergue tres noches. Después no puede volver hasta pasados seis meses. Todos los de las chabolas han agotado ya sus tres noches de cama, comida y ducha caliente.
Desde finales de noviembre y hasta enero estuvieron abiertos los albergues de inmigrantes. 24 centros en 23 localidades de la provincia con 600 camas a disposición de jornaleros en busca de trabajo. Otros años los albergues estaban llenos a reventar. En esta campaña de aceituna la ocupación media no alcanzó el 30%. Sin embargo, el túnel del ferial y el muro tenían una ocupación similar a la que tienen ahora. No son siempre las mismas personas. La calle es el último recurso. Pero todas las noches hay en la zona alrededor de cuarenta personas. Los únicos recursos de los que disponen son los comedores de Cáritas (desayuno en San Ildefonso, cena en San Roque) y la ayuda de voluntarios de organizaciones como Cáritas.
Una persona que sale de voluntario en rondas nocturnas explica que hay otras diez personas localizadas en Jaén que duermen en la calle. En cajeros, en chabolos o en obras. No buscan los campamentos. Prefieren la soledad.
En la carretera de Granada, además, hay otro asentamiento chabolista. Son familias de rumanos que llevan más de un año viviendo en Jaén. Antes se instalaron en el solar del antiguo campo de fútbol de La Victoria, de donde fueron desalojados. Se marcharon fuera del casco urbano, donde levantaron chabolas en un campamento. Por el día están por el centro de la ciudad, pidiendo limosna, o en los polígonos, empujando carritos de supermercado buscando chatarra.

Un museo por las caras

http://www.ideal.es/videos/jaen/noticias/2155835295001-belmez-estrena-centro-interpretacion-caras.html
audio_13606697215057863201

Bélmez tiene un museo. Por las caras. La Unión Europea, la Diputación y el Ayuntamiento se han gastado 850.000 euros en un centro de interpretación de las caras de Bélmez. Asistimos a un fabuloso fenómeno paranormal. En plena crisis, en un pueblo con una tasa de paro del 30%, gastamos dinero en fantasmas, y lo hacemos con una obra que se ha ejecutado en tiempo y forma, algo que en Jaén sólo se explica por presencia de fuerzas ocultas muy poderosas.

No sé por qué a los parapsicólogos les ha dado por las caras cuando vienen a Jaén. Hay otros fenómenos aún más misteriosos, más inquietantes y extraños, cuyos secretos paranormales aún deben ser desvelados, como el tranvía, el Activa Jaén, el parque acuático, la variante de Arjonilla o el parking del Hípico, tras los que existen ya no teleplastias o psicofonías, sino enormes fantasmadas que ponen los pelos de punta y causan pavor. Y estamos hablando de millones. Así que por unos cientos de miles en las caras, con lo famosas que son, no nos vamos a poner quisquillosos. El museo de Bélmez ha quedado coqueto, el pueblo aprovecha algo del tirón del fenómeno y tiene además unas magníficas instalaciones para actos culturales. Eso sí. El que quiera ver el centro de interpretación que vaya preparando tres euros. Por las caras.

Aquí os dejo un vídeo de la inaguración

Una beca para un hijo de …

Desde la semana pasada hay un asunto que tiene electrificada a la comunidad universitaria. Una beca de 1.200 euros en juego. Tres candidatos. Sólo puede quedar uno. Y uno quedó. Hasta que hubo una impugnación y un correo electrónico anónimo alertó masivamente de que el adjudicatario de la beca es un hijo de …. (una persona que ostenta un alto cargo en la institución docente). Cuestión de alto voltaje. Los pelos como escarpias. Por una beca así antes nadie movía un músculo, ni se sacaba un carné, ni exhibía el libro de familia ni el pedigrí. Sí había tortas para que Lanzas te prejubilase, o por un buen sobre, o para que te diesen una subvención y te gastases en coca, o para ser uno de los 25.000 ‘enchufados’  (por usar la jerga sindical) como Dios manda en la Junta. Pero para una beca temporal de 1.200 euros … Eso era de pobres. Un hijo de … siempre podía aspirar algo más.

La Universidad de Jaén, ante el escándalo de la beca, anuncia que en realidad nunca se le adjudicó a ningún hijo de … sino que todo lo más hubo una relación provisional de admitido y excluidos. Y  que ahora los servicios jurídicos lo están estudiando. Y a ver que pasa.

Pregunté a la Universidad de Jaén lo siguiente:

Tengo interés por saber quién ha fijado los criterios de selección del
candidato a escoger. En particular, por qué la titulación que se exige
es un grado superior de FP, no un titulado universitario. Y quién 
decide que se busca un perfil de telecomunicaciones cuando el objetivo
de la beca es de gestión de contenidos e información.
>> También me interesa saber cuántas personas concurrieron a la plaza,
quienes fueron los responsables del proceso de selección y a quién se
le adjudicó finalmente la beca. ¿Es familiar de alguien que ocupa
cargo en la UJA?

Me respondió lo que sigue el vicerrector de Planifacación, Calidad,
Responsabilidad Social y Comunicación, Jorge Delgado:
1) La titulación que se exige es un ciclo superior de FP. Al respecto
he de indicarte que en el reglamento de nombramiento de colaboradores
en proyectos y contratos de investigación está recogida la posibilidad
de becas que estén destinadas a personas que hayan cursado este tipo
de estudios. Se trata de personas que trabajan de apoyo en proyectos 
de investigación, como referencia te puedo indicar que el propio 
Ministerio de Educación, Cultura y Deportes tiene convocatorias 
específicas para personas que hayan cursado ciclos  superiores de FP 
con el objeto de incorporarse en universidades y centros de 
investigación como personal de apoyo. En el año 2012, de las 33 becas 
que se convocaron en la Universidad de Jaén para participar en 
proyectos de investigación un total de 5 tenían este perfil de técnico
de apoyo.
>> 2) Al igual que sucede en cualquier otro tipo de beca y/o contrato 
para proyectos o contratos de investigación, la selección se realiza a
través de una subcomisión derivada de la propia Comisión de
Investigación de la Universidad de Jaén. No obstante, debo indicarte
que en el caso de esta beca no se ha adjudicado, por lo que no se ha 
llevado a cabo ningún proceso de selección.
>> 3) Por último, comentarte que en la actualidad esta convocatoria 
está siendo revisada por parte del Servicio Jurídico de la Universidad
de Jaén. Se espera que mañana o pasado se disponga del informe
elaborado por dicho Servicio.

Tampoco es que aclarase todos los interrogantes planteados. 
Pero algo es algo. Gracias, vicerrector. Además, también se comprometió
a hacerme llegar el informe de los servicios jurídicos cuando hubiese 
informe.Me recorre el cuerpo una corriente de excitación mientras 
espero.
ACTUALIZACIÓN: A través de Twitter me hacen llegar una resolución de hoy de la UJA en la que se anula la beca, dando la razón al candidato que recurrió y adviertiendo de un “doble vicio”: “por un lado incurre en contradicción en los requisitos exigidos  y por otro no se ajusta a lo previsto con carácter general  para esta modalidad de becas”. Entiendo yo que, a lo fino, los estilistas universitarios están diciendo que al traje a medida se le han visto las costuras. Además, la Universidad admite que en el proceso se omitió un trámite legal, pues a los candidatos rechazados no se les dio la oportunidad de presentar la documentación que faltaba.

//