De los creadores del pikiki alabardero …. llega el pikiki arponero

El pikikismo no tiene límites. Úbeda está empikikada, quién la desempikikará, el buen desempikikador que la desempikiki buen desempikikador será. Más de 200 policías, guardias civiles y municipales hicieron un intento y asaltaron el jueves pasado las casas de los pikikis en Úbeba. La Subdelegación del Gobierno hizo público en un comunicado qué es lo que encontraron en los registros: “19.880 euros en papel moneda, 108,79 gramos de cocaína, 5,46 gramos de heroína y 12 bellotas de hachís, varios vehículos, joyas, numeroso material electrónico (consolas, terminales de telefonía de alta gama, MODEM, DVDs, TDS, GPS, ordenadores, videojuegos, etc), armas (escopetas, hachas, navajas, mazas, bates); balanzas de precisión, relojes y un detector de metales, entre otros instrumentos y objetos”. En esa partida ‘otros objetos’ figura nada menos que un fusil de pesca submarina. Un fusil arponero.  Al primer vistazo pensé que era una recortada. Un guardia civil me confirmó después que no, que más bien era un lanza arpones. Tiemblo sólo de pensar en un pikiki cabreado con un lanza arpones. Ahí en la foto se puede ver el arma entre billetes (cuatro veces menos que debajo del colchón de Juan Lanzas, que las mataba callando). El botín de los pikikis parecía Casa Viedma, tal era la variedad de géneros y mercancías que tenían los tíos.

pikikis

En 2009 y 2010 la Guardia Civil ya le hizo alguna entrada y registro por todo lo alto a los pikikis de Úbeda, y entonces la sorpresa fue que tenían una alabarda. De aquello ya escribimos el post El pikiki alabardero De los mismos creadores, ahora llega el pikiki arponero.

De las andanzas de los pikikis se podría escribir una enciclopedia: drogas, extorsión, asesinato, armas. La pikikipedia, podría llamarse. Por recomendar algunas lecturas, me atrevo a sugerir

-¿Dónde está Antonio El Tostao?

-El pikiki y el lanzagranadas

 –La mejor coca, la pikiki

Con la operación Tripol (digo yo que de tricornio y policía) la Subdelegación del Gobierno consideró que se daba por desarticulado el clan, al que consideraba una de las mayores amenazas para la seguridad ciudadana en la provincia. Pero tan seguro como que había un pikiki alabardero y otro pikiki arponero es que hoy ya habrán montado su negocio de nuevo y estarán despachando drogas, extorsionando y recaudando. Hasta la próxima. A saber lo que nos queda por ver.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *