La corte de Juan Lanzas: 24 prejubilados

Reproduzco el teletipo de la Agencia EFE sobre el tema de los ERE, con datos del auto de prisión contra Juan Lanzas y que confirma muchas de las informaciones de IDEAL desde 2011 en relación a la trama jienense, basada en el amiguismo y el compadreo con el mediador más que en relaciones políticas, y aprovechando que la Junta es la casa de tócame Roque.

“La juez que investiga los ERE fraudulentos acusa al exsindicalista Juan Lanzas, encarcelado el viernes, de haber incluido como intrusos a 24 personas que nunca trabajaron en las empresas, entre ellas las esposas de cuatro sindicalistas con los que negociaba, su propia mujer y dos cuñados.

En el auto de prisión contra Lanzas, al que ha tenido acceso Efe, la juez Mercedes Alaya le imputa haber incluido en los ERE que negociaba a tres personas por vinculaciones políticas, además de a la suegra del ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, a la madre de su chófer y otras irregularidades como haber pagado 6.000 euros tras pedir a su destinatario que presentara “el paripé de un trabajo”.

Además se incluyó a sí mismo y a su esposa en el ERE de Hitemasa, a dos vecinos suyos en Albánchez de Mágina (Jaén) en otros tantos expedientes y a Antonio Garrido Santoyo, exdirigente del PSOE de Baeza (Jaén), lo incluyó en Mercasevilla “por afinidad política”.

La juez recoge que Lanzas ofrecía el “paquete completo” pues él mismo trabajaba en el Bufete Villasís, que tramitaría el ERE, y tras su “extenso periplo” en la UGT se había hecho amigo del ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero -encarcelado junto a él- y luego había ampliado su influencia a otros cargos como Antonio Rivas, exdelegado de la Consejería de Empleo que debía autorizar los expedientes.

Lanzas pudo obtener casi 600.000 euros al incluirse a sí mismo y a su esposa en el ERE de Hitemasa y a sus cuñados Angeles Sierra y Carmelo Cruz en el de Dhul, afirma el auto.

En total, Alaya le imputa haber conseguido casi 13 millones de euros, que en su mayor parte se quedaba aunque en ocasiones “distribuía entre otros intervinientes en el proceso, cargos públicos incluidos”.

El auto afirma que Lanzas incluyó como “intrusas” en Hitemasa a las esposas de Javier García de los Reyes y Rafael Mesa, ambos de la UGT y con los que el imputado había coincidido en el expediente de Hijos de Andrés Molina, lo que permitió a cada una cobrar 96.000 euros, cantidad “muy superior a la consignada en el certificado”.

En el convenio de Dhul entró como “intrusa” la esposa de Damián Jiménez, de CCOO, con el que Lanzas había coincidido en las negociaciones de Coosur, y en el de Surcolor entraron Manuel López, esposo de una concejal del PSOE en Camas (Sevilla) y José Antonio Márquez, concuñado del exdelegado de Trabajo en Sevilla Antonio Rivas, dice Alaya.

Otros intrusos fueron Juana Pilar Viedma, administradora de la empresa Técnica Agrícola Ecológica, y la compañera de su padre, en este caso “como agradecimiento” por haber hecho “contratos simulados” a una parte de los trabajadores del Matadero de Fuente Obejuna que no podían acceder al Convenio Especial con la Seguridad Social.

Explica el auto que “por decisión de Lanzas, los montaron a todos en un autobús y les hizo en la mencionada empresa los contratos simulados”.

Otro de los intrusos fue Florencia Romero, esposa del presidente de la Asociación de Trabajadores que se formó en esa empresa y su inclusión “estaría en consonancia con la de esposas de sindicalistas anteriores”.

La juez cifra los ingresos recibidos por Lanzas a través de sus empresas intermediarias en 9.867.497 euros, a los que habría que unir los 600.000 euros de beneficios por incluir a sus familiares como intrusos y los tres millones recibidos de la familia Ruiz Mateos por su mediación.”

A todo ésto, Alaya se enfunda su georadar sin encontrar el cofre de tesoro de Juan Lanzas, pues la magistrada está convencida de que los 82.000 euros que detectó el perro Arris en su casa de Albanchez de Mágina son calderilla para lo que tiene que haber en la olla gorda. “El problema es que no los repartió con sus paisanos”, me decían en un bar de Albanchez el otro día. “Si llega a repartir, aquí no entra ni un civil. Y anda que iba a haber periodistas echando fotos por el pueblo”, bromeaban. Eran bromas de los que no pudieron gozar de favores en la corte de Juan Lanzas.

Para leer más:

El truco del almendruco se inventó en Jaén

Los pollos y las casas: todo por la napia

1 Comment

  1. Todo el mundo recuerda la actitud chulesca de Juan Lanzas cuando tramitaba los famoso ERES..su propia conducta ante los medios de comuncación a la puerta de los Juzgados de Sevilla demuestra una vez más la calaña de ciertos sujetos camuflados en sindicatos , partidos políticos y Administraciones. Y es que lo que más indigna al ciudadano sigue siendo la impunidad con la que creen que pueden actuar algunos.ERES falsos, contratos en Administraciones a parientes, amiguetes, amiguitas y amiguitos, en muchos casos completamente analfabetos y sin preparación alguna.Lo último,el caso de la cónyuge de un ex-delegado provincial, apta para ser contratada en cualquier Administración,local, provincial o autonómica,riza el rizo del descaro y de la desvergüenza. Es por esto que el tufo de los ERES y similares no acaba de desaparecer cuando sigue el compadreo instalado en nuestra tierra. Y todo..como no!..a costa de nuestros bolsillos como contribuyentes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *