Ricart solo estuvo en Linares un par de horas

Una cuenta de Twitter a nombre del Sindicato Unificado de Policía en Úbeda (@supubeda) informa hoy sobre los rumores de que Miguel Ricart, asesino de las niñas de Alcasser, había sido visto en esta ciudad. Falso. Ricart no pisó Úbeda en su fugaz paso por Jaén el día 29. También es falso que lo detuviesen por saltarse protocolo alguno, o que estando en la provincia de Jaén se montase en un coche con otras dos personas, o que saliese haciendo ruedas en dirección prohibida, o que pasase por cualquier otra localidad de Jaén o que tenga intención de quedarse por aquí. Ricart estuvo en Linares apenas un par de horas, se fue  a Madrid y no ha vuelto.  Ya lo contamos en la edición impresa de IDEAL del día 30. Pero ante la persistencia de los rumores, ahí van más datos:

Miguel Ricart llegó a la Estación de Linares-Baeza acompañado de varios periodistas y dos policías de paisano que viajaban con él en el tren. Se bajó del vagón y echó  a  correr. Al poco estaba con periodistas del programa Espejo Público que grabaron una entrevista con él. Antes había hablado con periodistas de Las Provincias, que el día 30 ya se apuntaron la primicia de la primera entrevista con el delincuente tras su liberación, publicada en todos los regionales de Vocento.

La Policía Local lo detectó en Linares-Baeza y también advirtió que se estaba formando revuelo porque varias personas lo habían reconocido. De forma voluntaria y para evitar una alteración de orden público se montó en un coche de la Policía Nacional que lo condujo a la Comisaría de Policía de Linares. Allí explicó que  se dirigió a Jaén por ser el destino del primer tren que pasaba, que se bajó en Linares-Baeza porque lo abrumó la presión de los medios y que iban a recogerlo dos personas que lo esperaban en Jaén. Desde la Comisaría se avisó a estas dos personas para que fueran a Linares a por él. Lo recogieron en cuestión de veinte minutos.  Pero Ricart no se montó en el coche con estas dos personas. Subió a un vehículo policial y viajó en él por voluntad propia hasta Puerto Lápice (Ciudad Real), donde se bajó y se montó en el coche de las personas que iban a recogerlo (y que habían echo el camino detrás), al parecer empleadas de una productora que trabaja para Ana Rosa.

Hoy está en una pensión en Madrid. Está alojado en la séptima planta. En la cuarta vive una persona de  Jaén. Y eso es lo que hay.

Actualización: El subdeleado del Gobierno de Córdoba confirma que Ricart tiene intención de irse allí.