El primer soborno de Madeja-Enredadera se pagó en Jaén

Jaén se apunta otro tanto en la vanguardia del I+D+i de la corrupción. La jueza Alaya sigue instruyendo la causa de la Operación Madeja-Enredadera contra los trapicheos en la administración pública. En la redada de noviembre pasado causaron revuelo en Jaén las detenciones del teniente de alcalde de La Carolina Cristóbal Pérez, de un funcionario de la Diputación y de otro del Ministerio de Fomento. Pero hubo más. Los guardias civiles a las órdenes de Instrucción 6 de Sevilla tenían en el punto de mira a varios trabajadores de ADIF en la provincia, en las oficinas de esta empresa en la Estación Linares-Baeza.  Uno de esos trabajadores figura en un documento como perceptor del soborno más antiguo de todos los  documentados a Fitonovo. En una nota manuscrita fechada el 31 de julio de 1997 un tal  J.B. explica que “se sacan 977.270 pesetas de un banco “mediante talón de la caja (…) Estas facturas se pagan por A y se ingresa el importe en la caja B, de donde saldrá de este importe 911.000 pesetas para el pago a J.Jaén”. En el apartado ‘concepto’ se anota ‘Pago comisiones a J.Jaén”. La Guardia Civil identifica a J. Jaén como J.R.C., alto cargo en la provincia. El documento estaba en el disco duro de un ordenador incautado en la sede de Fiverde, filial de Fitonovo.

Los investigadores de la Guardia Civil ponen este soborno como ejemplo de “la amplitud temporal y multitud de funcionarios” a los que tocó Fitonovo  en su trayectoria. Y señala expresamente que de todas las operaciones de pagos detectados “la primera que se ha constatado se remonta a 1997 y se entrega a un funcionario en Jaén”.

En las actuaciones relacionadas con esta operación aparecen funcionarios involucrados de todas las administraciones: un concejal de un pueblo, un funcionario de la Diputación, otro de la administración general del Estado, otros de empresas públicas … ¿Falta alguna administración por tener representantes entre los sobornados en Jaén? La Junta. Aunque en realidad, puede que no tanto. En la lista de personas investigadas estaba J.M.M.G., quien fue funcionario de la Consejería de Obras Públicas hasta hace unos años (ya consta como ex funcionario para los investigadores). Un documento que se encontró a en los archivos de Fitonovo es un recibo que dice: “Por la presente acuso recibo de haber recogido para el pago de la liquidación de expedientes del año 2004 y 2005 J.M.M. (Jaén) el importe de 1.000 euros”. El recibí lo firma una empleada de Fitonovo con la anotacion ‘Pagado caja B” manuscrita al final.

Ya quedó demostrado por la jueza Alaya que en los ERE el truco del almendruco se inventó en Jaén con Molina y Santana. Ahora va a resultar que los sobornos de la  Enredadera corrupta también tuvieron en la provincia el campo de pruebas. Lo dicho. I+D-i en estado puro.

 

Un ex alto cargo de la Junta condenado por obras ilegales en el parque Natural Sierra de Andújar

Rafael H.B., quien fuera en los años 80 delegado de Hacienda de la Junta en Córdoba, volvió a sentarse en un banquillo. Ahora en Jaén. Ha sido condenado a año y medio de cárcel por un supuesto delito contra la ordenación del territrorio del que lo acusaba el Fiscal (le pedía cuatro años de cárcel). Según el Ministerio Público, levantó una valla sin licencia en el corazón del parque natural de la Sierra de Andújar, en zona de linces, lobos, águilas y cigüeñas negras. Él se declara inocente y asegura que todo se hizo con las autorizaciones pertinentes, pues el permiso para la valla en cuestión ya existía desde 1994, antes de que él comprara siquiera la finca, y que se levanta el vallado cada vez que una crecida del río Yeguas se la tira. Tras la sentencia del Penal 3 se da por seguro que habrá recurso ante la Audiencia.

Fue un juicio extraño. El acusado, letrado titulado, ejerció al mismo tiempo de abogado defensor y hasta de testigo. Tres en uno. Él mismo se fue haciendo preguntas y respondiéndoselas. El juicio tuvo fases tensas. La magistrada Erika Ávila, del Penal 3 de Jaén, lo llamó al orden tres veces y le advirtió de que si había una más presentaría una queja en el Colegio de Abogados por el lenguaje usado.

En 1994 Rafael ya fue condenado por la Audiencia Provincial de Córdoba a seis años y un día de prisión y 500.000 pesetas de multa como autor de un delito de falsedad en documento oficial en el conocido caso de las tragaperras. Un turbio asunto de corrupción en la administración andaluza. 

El fantasma de la yihad también ronda por Jaén

Vemos en la tele lejanas noticas de un atentado en Damasco contra un grupo de peregrinos chiíes libaneses y resulta que la noticia no nos es tan ajena: la bomba detonó dentro de un autobús que hace unos años circulaba por las carreteras jienenses, de la empresa alcalaína Contreras. Así es el mercado, la globalización. Lo que no vale en un sitio es aprovechado en otro. Las mercancías, las ideas, el dinero, se mueven rápido por todo el mundo. También el miedo.
Un reportaje de José María Irujo en El País alerta sobre una red de 300 negocios, (locutorios y tiendas de alimentación principalmente) que están contribuyendo a la financiación de la yihad desde España. Dinero que se mueve de forma clandestina, sin dejar rastro en los circuitos financieros tradicionales, y que acaba en la guerra santa. Según el reportaje, que cita fuentes de los servicios de inteligencia españoles, una de esas tiendas o locutorios que forman parte de la red está en Jaén. Vinculado a la comunidad paquistaní. Un negocio que forma parte de una red de transferencias opacas que permite que el dinero llegue desde Occidente hasta los campos de batalla donde los mártires de Alá hacen méritos para holgar con las huríes del Paraíso.
Las fuerzas de seguridad están en máxima alerta aún en ciudades tan tranquilas como Jaén. El fin de semana, saltaron las alarmas tras la detención de un magrebí por un delito común. Un hurto. Se había llevado un queso y unas convervas de un supermercado cuando fue detenido. En los registros policiales su nombre estaba incluido como predicador de la yihad. Tras las comprobaciones oportunas se vio que se trataba de una confusión. En manos del inspector Olivares estamos para esas cosas, que Dios nos coja confesados. Pero es una señal de cómo están la situación. De que las noticias lejanas de atentados no pueden resultarnos ajenas, y de que el miedo y el terror tal vez sea lo único que se mueve más deprisa que el dinero. Ni podemos escondernos de lo uno ni de lo otro.

 

 

image

 

 

Para más información, el reportaje de Irujo http://politica.elpais.com/politica/2015/01/30/actualidad/1422641735_380266.html