Seis años del caso ERE

El 19 de enero de 2011 la jueza Mercedes Alaya abrió las diligencias penales de investigación 174/2011. El caso ERE. El mayor escándalo de corrupción en España, con alrededor de 270 investigados, y dos expresidentes de la Junta de Andalucía esperando fecha para sentarse en un banquillo, con penas de prisión en juego.

Lo que ha dado de sí: las cosas de Juan Lanzas y de Guerrero, el chófer de la coca, que si Alaya era del PP, que si iba a liberar Andalucía del yugo, que si era una diosa, que si era un demonio … Qué tiempos. Cada auto de Alaya era un terremoto. Cada portada de periódico, un pasmo.

Luego estaban las implicaciones de la parte política y cómo el caso fue marcando la agenda de la Junta e incluso del PSOE a nivel nacional. Cabalgando sobre los ERE y la crisis, Javier Arenas estuvo a un suspiro de ser presidente de Andalucía. Esa causa judicial que dejó en los puros huesos al PSOE andaluz no ha desaparecido aún de la agenda. Al menos no del todo.

2017 será el año de los ERE. La Justicia intenta que la pieza política de este procedimiento (con Chaves, Griñán, Zarrías y otros 23 ex altos cargos acusados de prevaricación y malversación) llegue a una sala de vistas durante este año. De momento esta pieza sigue en Instrucción 6 mientras se resuelve una madeja de recursos y peticiones de nulidad de parte de las actuaciones. ¿Podría haber juicio en otoño? Podría ser.

Hay otras dos piezas separadas cuya instrucción ha concluido. Se refieren a ayudas de 2003 y 2005 a dos empresas sevillanas. Acyco y Surcolor. En ambas hay intrusos, y se acusa tanto a políticos como a conseguidores e intermediarios . EN Acyco la Junta de Andalucía pide penas de prisión contra el ex consejero Antonio Fernández.

Sobre otra de las piezas separadas, la de la empresa linarense Azucareras Reunidas de Jaén, se ha dictado auto de archivo. La jueza instructora María Núñez Bolaños entiende que no hay intrusos ni irregularidades específicas en este expediente, más allá de que se concedió de acuerdo a un sistema de ayudas bajo sospecha en su totalidad. La Fiscalía ha recurrido el archivo. Pero podría ser el camino que tomen más de un centenar de ayudas investigadas en las que no hay intrusos.

Hay abiertas actualmente más de medio centenar de piezas separadas aún en instrucción. La más importante es la de las sobrecomisiones, que afecta a una treintena de investigados entre altos cargos de la Junta y comisionistas e intermediarios, los que se lucraron fundamentalmente con los tejemanejes en torno a las ayudas públicas.

Podrían abrirse hasta 150 piezas separadas más (aunque algunas sean para su archivo directo según el criterio de la instructora actual). Para las que sigan adelante aún habría que dictar autos de conversión en PA, auto de apertura de juicio oral, notificarlos, resolver recursos, presentar escritos de acusación y defensa … Un trámite que puede ser de años antes de señalar fecha para una vista oral. Así que hay caso ERE para bastante tiempo. No menos de un lustro. Así que puede que, tras seis años, ahora estemos a mitad de camino. Siendo optimistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *