Gracias, Capitán Fernández

Linarenses. El fernandismo ha muerto. Viva Juan Fernández. El veterano alcalde linarense se vio el domingo solo, sin apoyos para competir por la secretaría general del PSOE con Daniel Campos, que representa la renovación y la vuelta a la ortodoxia y la disciplina. Paco Reyes se apunta otro tanto y se le queda el patio como una balsa de aceite. Ahora solo falta orquestar un traspaso de poderes ordenado para que el secretario general Campos se convierta en el candidato a la alcaldía sin sobresaltos y sin fisuras.  Campos, reclutado para la política por Juan Fernández, ha sido concejal nueve años, está bien visto en Sevilla y tiene el temple y  el carácter necesario para ser un político de largo recorrido. Hay muchas esperanzas puestas en él. A Juan Fernández tal vez le haya faltado entender que ya había pasado su momento y haber liderado él mismo la transición.

No sería justo, sin embargo, despedir a Juan Fernández, sin más. Ha sido un gran alcalde. Así debería ser recordado. En los años de vacas gordas supo aprovechar la ola para reforzar el papel de Linares como capital del Norte de Jaén, abanderó el urbanismo amable, la ciudad comercial y de servicios. Linares era la envidia de la provincia. Cuando llegó el tsunami de la crisis y el cierre de Santana, eligió ponerse del lado de sus vecinos en vez de doblegarse a las directrices del partido. Exigió como el que más, peleó, se encerró y no se calló antes las mentiras y las promesas sin cumplir. Es cierto que también hubo sombras en sus años de alcaldía. Pero ojalá hubiera más alcaldes como él, con la cercanía a los vecinos que siempre ha demostrado, con su sensibilidad, y sobre todo con su valentía para ser díscolo y mosca cojonera en vez de sumiso y estómago agradecido. Así que gracias, Capitán Fernández. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *