El juicio de los ERE (II): “Estamos en cuartos”

griñán

El periodista de ABC Antonio R. Vega tuiteó antes de comenzar el juicio de los ERE que el ex director general Guerrero había entrado en la Audiencia bromeando. “Estamos en cuartos”, dijo camino del banquillo. La frase que resume con precisión el momento procesal de la pieza política de la causa de los ERE. La ‘fase de grupos’, con una instrucción de siete años, ya ha concluido, y la final se va acercando, por seguir con el símil futbolístico.  La broma de Guerrero, junto a la complicidad de Chaves y Griñán, sentados juntos en el banquillo e intercambiando comentarios, fueron lo más destacado de la primera sesión de un juicio que se adivina largo y tortuoso. Eso y la fugaz aparición de Alaya, que no quiso quedarse fuera de la fiesta y se dejó ver arrastrando escolta y trolley.

Alaya

 Había expectación por el paseíllo de los acusados. Por ver cómo entraban, cómo se sentaban. Por ver si Chaves resoplaba, tal y como hizo, cuando le leyeron la acusación del Fiscal. Por si Griñán mantenía cara de póker con la que entró “tranquilo” -al menos eso dijo- toda la mañana. Por los gestos. Zarrías llegó en su coche. Llevaba de pasajera a Magdalena Álvarez. Llegó saludador, con una mochila a la espalda que le acompaña siempre en sus últimas apariciones.  En la Audiencia se han llevado el banquillo. Han puesto cómodas sillas para los acusados. No había asientos asignados. Chaves y Griñán se sentaron en primera fila. Guerrero detrás, así que salía en todos los planos. El resto de consejeros también fue a la primera fila.

Luego el interés devino en ver quién de los veintidós bostezaba primero ante la innecesaria lectura de los escritos de acusación durante tres horas largas. Hubo incluso amago de motín entre los letrados defensores cuando tras repasar los 40 folios de escrito del Fiscal les anunciaron que el castigo continuaba con los tropecientos de la acusación del PP. Pero al final no se atrevieron. Con un juicio que se prevé tan largo (hasta el verano, pronostican en ámbitos judiciales), la chispa saltará en algún momento. Al tiempo.

Queda para la segunda sesión la presentación de las cuestiones previas de las defensas.Pedirán la nulidad de todo o parte de las actuaciones alegando vulneración de derechos fundamentales y que el juez que dictó el auto de apertura de juicio oral no era el adecuado. Reclamarán que se admita como prueba un documento de la Administración General del Estado que reconoce que también adjudicó ERE sin concurso público bajo el amparo de la ley. E intentarán que las declaraciones de los acusados queden para el final de la vista oral, no para el principio como suele ser habitual (el que primero debe declarar es Guerrero, lo que causa no poca inquietud entre el resto de acusados).

Las defensas intentaron coordinarse en la ‘cumbre’ de hace unas semanas. Así que hay poco lugar para las sorpresas. La presentación de las cuestiones previas será un día de obviedades. Como cuando a la entrada a la Audiencia le preguntaron a Guerrero que cómo estaba. “Con frío”, respondió. Ayer hizo un día gélido. Sobre todo para los acusados de los ERE. Por más que  entiendan que el final se acerca, y que ya están en cuartos.

Para entender todos los entresijos del procedimiento, por qué están en el banquillo dos ex presidentes de la Junta de Andalucía, seis ex consejeros catorce ex altos cargos, y por qué hay otras 250 personas esperando juicio por esta macrocausa, todas las claves están en el libro ‘Caso ERE. Las entrañas de la corrupción institucional en Andalucía’

http://www.comunicacionsocial.es/catalogo/colecciones/historia-y-presente/caso-ere–las-entranas-de-la-corrupcion-institucional-en-andalucia

https://www.facebook.com/CASOERE/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *