Chaves y Griñán frente al “gran fraude” de los ERE

Sevilla,13-04-09: Nombramiento por el comite director del PSOE de Griñan como presidente de la Junta. Foto:Paco cazalla

El juicio de los ERE llega a uno de sus momentos estelares con la declaración de Griñán y Chaves. Dos ex presidentes de la Junta de Andalucía y dos ex presidentes del PSOE. Los dos han admitido ya que hubo un gran fraude en torno a las ayudas sociolaborales. Lo que tiene que esclarecer ahora la Audiencia de Sevilla es si ellos cometieron delitos. Está previsto que  primero responda Griñán a las preguntas de las partes. Después irá Chaves.
La posición de Griñán es la más comprometida, pues le piden seis años de cárcel y 30 de inhabilitación por supuestos delitos de prevaricación y malversación. Se le acusa por su etapa de consejero de Hacienda de la Junta. El Fiscal y las acusaciones sostienen que él tuvo que conocer que había irregularidades en la financiación de las ayudas sociolaborales y que no hizo nada por evitarlas: El 25 de julio de 2005 el Interventor General de Andalucía emitió el ‘Informe adicional al informe definitivo de auditoría de cumplimiento del ejercicio 2003”, en el que advertía de “importantes deficiencias”. Este informe adicional le fue notificado al consejero de Innovación, Francisco Vallejo, al de Empleo, Antonio Fernández, y a la viceconsejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo, que lo recibió “para su conocimiento y traslado al consejero” (Griñán), según la notificación que se puso como coletilla al documento.
Este informe firmado por el interventor de la Junta en 2005 es la pieza fundamental para elevar la responsabilidad a las más altas instancias políticas. El juez instructor Álvaro Martín Gómez, que en 2016 acabó dictando auto de procesamiento contra 22 altos cargos de la Junta, aseguró en un escrito que “hasta ese momento todos los implicados en la puesta en marcha y funcionamiento de ese procedimiento específico podrían pretender ampararse en la ignorancia de sus nefastas consecuencias, de modo que si bien incurrían en delito de prevaricación, por ser su conducta del todo contraria a derecho, cabía la posibilidad de que estuvieran haciéndolo por un mal entendido sentido de atención a los intereses colectivos. Sin embargo, a partir de ese informe esa posibilidad queda descartada en modo absoluto”.
Posteriormente el interventor ha ratificado en sede judicial, en el Parlamento andaluz, en medios de comunicación y en el juicio de los ERE que ese aviso fue el primero, pero no el último, pues él firmó a lo largo de los años hasta 15 informes alertando de que se estaban cometiendo irregularidades. Y que nadie hizo nada ante sus advertencias.
Griñán ya respondió a estas acusaciones sosteniendo siempre que el procedimiento es y era perfectamente legal y contaba con el respaldo de cada Ley de Presupuestos. Y ha rebatido al interventor: “Porque lo dijo el Interventor reiteradamente es que ‘Nunca advertimos fraude ni mala utilización de los recursos públicos’. Nunca se advirtieron. Sí decía: ‘El procedimiento de la subvención era manifiestamente mejorable’. Bueno, es posible (…) Partimos de un error, y es que el Interventor detectó irregularidades. El Interventor manifestó su disconformidad con un procedimiento al órgano que gestionaba el gasto. Ese es el objetivo, el objeto de lo que remite a la Consejería de Empleo (…) Nadie sabía en el año 2005, 2006, 2007 y 2008 que se estaban produciendo irregularidades, y nadie las denunció (…) Lo más importante, el procedimiento no causa la infracción; la infracción se produce en el uso del procedimiento”, dijo en la Comisión de Investigación del Parlamento andaluz.
Posteriormente, tras declarar como investigado en el Supremo, declaró a los periodistas: «No creo que hubiera un gran plan, pero sí un gran fraude y eso significa que algunos controles pudieron fallar. Su teoría es que el sistema era legal, pero fallaron los controles para usarlo correctamente.
La acusación contra Chaves, al que se le piden 30 años de inhabilitación por supuesta prevaricación, se basa más en la ‘autoría intelectual’ de los ERE, un sistema con el que según las acusaciones se usó arbitrariamente el dinero público para conseguir la paz social. Chaves ya ha rechazado en declaraciones anteriores, como la que hizo en la comisión de Investigación del Parlamento, la teoría del complot orquestado desde la cúpula de la Junta, y ha defendido la legalidad de su actuación. “Si usted lo que considera es que ha habido varias personas que se han metido en un cuarto oscuro para confabular y hacer toda una operación para delinquir, para ayudar a amigos y para ayudar a gente del Partido Socialista, mire usted, no solamente no puedo estar de acuerdo sino que lo rechazo. Eso es una desmesura”, declaró.
“Actos, cometidos por determinadas personas, presuntamente por determinadas personas, no pueden, desde mi punto de vista, en mi opinión, no pueden menoscabar ni poner en entredicho la honestidad de toda una administración pública como es la Administración andaluza; que no pueden poner en entredicho la honestidad y la honradez de los responsables políticos y de los altos cargos políticos”, dijo en la comisión, ante la que insistió en que “todas las medidas, ayudas, convenios, actos —medidas, en definitiva—, se llevaron a cabo dentro de la más estricta legalidad, con los filtros, con los informes, con los trámites exigidos por la ley (…) Si tengo que pedir disculpas, las pido, lógicamente, por lo ocurrido, porque creo también que fueron hechos aislados y hechos excepcionales que no ponen en cuestión toda una política y toda una gestión. Usted me dice que cómo me he enterado con posterioridad. Pues, mire usted, le puedo decir que la fuente más importante de información que yo tuve fueron los medios de comunicación, fue la prensa”, llegó a decir en sede parlamentaria.
Por el “gran fraude” de los ERE –por usar las palabras de Griñán- los dos ex presidentes han tenido que asumir ya responsabilidades políticas. Los dos dejaron sus actas de parlamentario y entregaron los carnés del PSOE tras dictarse contra ellos auto de apertura de juicio oral. Griñán tuvo que dimitir como presidente de la Junta acorralado por este escándalo en agosto de 2013. Chaves se había ido a Madrid en 2009, en los primeros momentos del escándalo de Mercasevilla (donde por primera vez se detectó a un intruso, germen del caso ERE).

Pie de foto: Sevilla,13-04-09: Nombramiento por el comite director del PSOE de Griñan como presidente de la Junta.
Foto:Paco cazalla. Archivo de IDEAL

Todos los detalles del caso, desde su origen en una fábrica de chorizos de Jaén, están explicados en el libro Caso ERE. Las entrañas de la corrupción institucional en Andalucía

http://www.comunicacionsocial.es/catalogo/colecciones/historia-y-presente/caso-ere–las-entranas-de-la-corrupcion-institucional-en-andalucia

IMG-20170423-WA0001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *