El aceite toca los cielos

DSCF1300

El aceite toca los cielos. Cocineros, periodistas e ‘influencers’ de varios países viajaban en globo por la provincia para admirar el grandioso paisaje del olivar. Una marca de aceite presenta su última cosecha en las galerías altas de la Catedral de Jaén, en la Biblioteca Capitular. Se estrena en el Festival de Cine de San Sebastián un documental sobre el olivar de Jaén. Un cocinero de Jaén consigue la primera estrella Michelín para la provincia. Son acontecimientos que se han sucedido en un corto espacio de tiempo. Y no son eventos menores, ni mucho menos hechos aislados. Forman parte de una nueva forma de contar, de una nueva forma de mostrar al mundo, de nuevas formas de expresar lo que siente Jaén por su aceite.
El viaje en globo por los paisajes del olivar (candidatos a Patrimonio de la Humanidad) fue una iniciativa de la Interprofesional del Aceite. La labor de esta entidad por la promoción del aceite de oliva es encomiable. Con ideas imaginativas, como este vuelo sobre los olivares de Peal de Becerro, que dejó impresionados a una veintena de periodistas, blogueros y cocineros ( el estadounidense Seamus Mullen y el japonés Daisuke Nomura) que pudieron participar no solo en esta experiencia, sino en cenas temáticas sobre el aceite, visitas a almazaras y museos. Gran trabajo del equipo de la Interprofesional, sobre todo en las nuevas formas de contar y enamorar al mundo.

DSCF1304
Para enamorarse del aceite solo hay que oír hablar al cheff Marcos Reguera, de la Academia Andaluza de Gastronomía y uno de los más reputados cocineros de Jaén. En la presentación el jueves de los aceites Supremo impresionó por la forma con la que describe sensaciones y emociones que provocan los buenos aceites. Supremo vio la campanada una vez más en la presentación de su cosecha de este año al celebrar el evento en la Biblioteca Capitular de la Catedral de Jaén (candidata a Patrimonio de la Humanidad). Es la primera vez que el templo catedralicio acoge un evento de estas características. Los aceites de Supremo -un sueño de Alberto Molinero y Andrés García- son de una excelencia constrastada. Pero están destacando realmente por la manera de contar, por la forma de explicar su sueño y cómo están tocando el cielo produciendo aceite de oliva.
Rodeados de estrellas, en el Festival de Cine de San Sebastián, se vieron olivareros y aceiteros, cocineros y gastrónomos, explicando al mundo el mundo del olivar. Técnicamente es una obra cinematográfica notable. Pero emociona porque lleva a una lenguaje nunca antes usado de esa forma los sentimientos y emociones de un cultivo milenario, de sus gentes, de su cultura. Una nueva forma de contar, de transmitir.
También cuentan y transmiten mucho los platos de Pedro Sánchez. Hace años tuvo un sueño, Bagá, que hizo realidad y que se convirtió en lugar de peregrinación para gastrónomos de toda España. Su cocina es emoción, es sentimiento. La provincia de Jaén ha sentido como propia la estrella Michelín que le dieron el miércoles en Lisboa.
Con estos prolegómenos, este fin de semana se celebra en Úbeda (Ciudad Patrimonio de la Humanidad), la V Fiesta del Primera Aceite. Un gran evento que se puede traducir en cifras de empresas, datos de negocio y actividad económica. Pero que también forma parte de ese nuevo ecosistema del mundo aceitero, de esa nueva forma de contar y de sentir que lo están llevando a los cielos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *