Un invierno al raso

image

La noche va cayendo y alguien echa más leña a la hoguera que arde a la entrada del túnel del ferial. Veintiocho personas se preparan para dormir allí, todos inmigrantes africanos según el recuento de un voluntario que se ha acercado para llevar comida caliente y algunas mantas. El túnel es al menos un techo. Pero multiplica los efectos del viento, que en Jaén sopla feroz por las noches. Y con el viento muerde el frío. “Entra por  los pies y se te mete por todo el cuerpo”, aseguran quienes han estado con los inmigrantes. En torno a la hoguera varias personas se arremolinan, intentando entrar en calor. Hay que aprovechar todo el calor. Más en un invierno como éste. Y más aún si se pasa al raso. El del túnel del ferial ya no es desde hace semanas un campamento de jornaleros sin esperanza. Es un asentamiento estable, como varios más que se han ido levantando en Jaén en los últimos meses. Más de medio centenar de personas para el invierno a la intemperie, entre chapas y cartones.
A poca distancia de los 28 del túnel, también en el entorno del Ferial, otras 14 ó 15 personas pasan la noche en chabolas de cartón en el muro a la espalda del albergue de transeúntes. Todos africanos también.
Tanto en el túnel como en el muro del albergue hay gente viviendo desde finales de octubre. Desde que acabó la feria. La aceituna apenas si tiene que ver con su presencia allí. Prácticamente ninguno pudo encontrar trabajo, ni echar un jornal. Tampoco tenían casi esperanzas de conseguirlo: no tienen papeles. Están en Jaén porque es donde ahora van varado sus vidas. No se van porque no están peor que en cualquier otro sitio donde hayan estado en los últimos meses.
¿Por qué hay cada noche gente durmiendo entre cartones cuando a pocos metros hay un albergue municipal casi vacío? Una persona puede dormir e el albergue tres noches. Después no puede volver hasta pasados seis meses. Todos los de las chabolas han agotado ya sus tres noches de cama, comida y ducha caliente.
Desde finales de noviembre y hasta enero estuvieron abiertos los albergues de inmigrantes. 24 centros en 23 localidades de la provincia con 600 camas a disposición de jornaleros en busca de trabajo. Otros años los albergues estaban llenos a reventar. En esta campaña de aceituna la ocupación media no alcanzó el 30%. Sin embargo, el túnel del ferial y el muro tenían una ocupación similar a la que tienen ahora. No son siempre las mismas personas. La calle es el último recurso. Pero todas las noches hay en la zona alrededor de cuarenta personas. Los únicos recursos de los que disponen son los comedores de Cáritas (desayuno en San Ildefonso, cena en San Roque) y la ayuda de voluntarios de organizaciones como Cáritas.
Una persona que sale de voluntario en rondas nocturnas explica que hay otras diez personas localizadas en Jaén que duermen en la calle. En cajeros, en chabolos o en obras. No buscan los campamentos. Prefieren la soledad.
En la carretera de Granada, además, hay otro asentamiento chabolista. Son familias de rumanos que llevan más de un año viviendo en Jaén. Antes se instalaron en el solar del antiguo campo de fútbol de La Victoria, de donde fueron desalojados. Se marcharon fuera del casco urbano, donde levantaron chabolas en un campamento. Por el día están por el centro de la ciudad, pidiendo limosna, o en los polígonos, empujando carritos de supermercado buscando chatarra.

Inmigrantes en la calle, albergues cerrados

Copio aquí el informe de Cáritas sobre la situación de los inmigrantes que duermen en la calle en Jaén estos días.

Vista la situación que estamos viviendo al día de hoy en la provincia con la presencia de los inmigrantes que vienen a la recolección de la aceituna, y la no utilización de los recursos públicos existentes para su acogida, Cáritas está obligada a darla a conocer a los ciudadanos y exigir a las Administraciones Públicas que adopten urgentemente las medidas adecuadas, a fin evitar que varios centenares de personas pernocten en lugares inhumanos, con el riesgo de sufrir alguna consecuencia que todos lamentaríamos después. Todos tenemos conocimiento de las previsiones meteorológicas de estos días y de los que se avecinan.

La información proporcionada por los voluntarios de Cáritas en este fin de semana es la siguiente:
Ciudad de Jaén.-

Noche del viernes 12 al sábado13 de noviembre:

“El equipo de ayer ( Vocalia de Caridad de la Clemencia) me comunica que anoche encontraron a 54 personas durmiendo en la calle repartidas por todos los cajeros de la avenida, en la puerta del albergue, por detrás del mismo y bajo el puente de la explanada. Utilizaron 6 termos y pocos sacos y mantas ( la mayoria ya tienen). el albergue estaba completo y en san roque se dieron 101 cenas”.

Noche del sábado 13 al domingo 14 de noviembre:

“(Equipo de la Parroquia de San Juan Bosco y HOAC) Como veis esta tarde ya está lloviendo, las noches empiezan a ser cada vez más frías y seguimos con los inmigrantes temporeros en la calle. Por lo que nos vamos comunicando los equipos que salimos en los dispositivos hay una media de 40 o 50 personas, al menos. Es muy posible que haya también algún grupo más o menos importante con algún refugio cercano en el campo. Sabemos que el sábado pasado nos hablaron de que había gente por las olivas”

Noche del domingo 14 al lunes 15 de noviembre:

“Desde el dispositivo del domingo 14, con personas de la Institución Teresiana, os comunicamos situación de inmigrantes a día de hoy:
Hoy estaba lloviendo durante casi todo nuestro recorrido: lluvia y frío, que han hecho más penoso nuestro encuentro con los chavales temporeros.
hoy domingo ha sido masiva la llegada de inmigrante. más de 1oo personas han pasado por allí preguntando por alojamiento en el día de hoy. Se ve que al pasar el fin de semana, hay de nuevo llegada de inmigrantes de cara a la semana que comienza.
Hemos pasado a al grupo que hay tras el albergue y estaban esperándonos para tomar un café calentito y galletas Hemos sufrido por verlos en esa situación, lloviendo, cubiertos de plásticos y con la sonrisa en los labios Hemos pasado un buen rato juntos y hemos reído de las cosas que nos decíamos: el frío, la falta de tele allí para ver el partido…ha sido un encuentro con el hermano cargado de ternura.
Porque nos parece que nuestras salidas son lo que son: salir al encuentro del hermano que me acerca a una realidad sufriente y que me impulsa a tomar medidas al respecto a nivel personal y grupal, como comunidad de creyentes en Jesús… como Cáritas.
De allí nos hemos ido al túnel del ferial y… no se mojaban pero con una corriente de aire allí que era casi peor que el agua. También hemos compartido café y galletas y un ratillo más escaso de charla amiga. Habría unas 25 – 30 personas tumbadas en fila apegadas a un lado del túnel…simbólica la expresión…de un túnel.
Luego hemos acogido a un chaval que llegaba en la estación de autobuses y no tenía sitio donde reclinar la cabeza. Lo hemos llevado al pasaje que hay algo más abajo de Casa Paco en el Paseo de la Estación y, como no había cenado, nos hemos quedado un rato con él mientras se tomaba leche y bastantes galletas no traía ropa para dormir y le hemos dejado una manta y a otro chico que estaba allí absolutamente sin nada, le hemos dejado un saco de dormir. Les hemos indicado el recurso de S Ildefonso para el desayuno y duchas.
En varios cajeros hemos repartido sacos y café. Había inmigrantes que estaban recién llegados y no tenían abrigo y sin cenar”.

Otras localidades de la provincia.-

Alcalá la Real: 20 personas durmiendo en la calle. Durante la mañana de hoy, lunes, se ha atendido a más de 50 inmigrantes.

Porcuna: Dado el número de personas, tamaña, día 16, se abre el comedor de Cáritas.

Puente de Génave: Hay unas 10 personas en la calle.

Úbeda: Hay 60 personas durmiendo en la calle, principalmente en la Estación de Autobuses.

Villacarrillo: Hay 20 personas en la calle.

Todos estos datos confirman que en los últimos días se ha incrementado claramente el número de personas, con la seguridad de que así va a suceder en los próximos días.

Cáritas, ante los datos expuestos, y con la firmeza que le proporciona la gran cantidad de voluntarios que están dedicados a servir por amor a las personas más necesitadas, pide que las diversas Administraciones Públicas adopten las medidas que sean necesarias, y que son de su responsabilidad, para que ni un solo día más haya personas viviendo con el cielo como techo y sin alimentación alguna. Estas son necesidades básicas para todo ser humano, que no pueden ser negadas por ningún poder público.

En esta tarea de atención, Cáritas reitera su colaboración incondicional con la Administración para que los recursos disponibles y los que se destinen a tal fin se utilicen del modo más óptimo posible, incluidos los que son titularidad de esta institución