El chófer Trujillo y la nieve: el mundo al revés

Nos hemos pasado el invierno en mangas de camisa y llega la primavera con una alerta por nieve en las sierras de Jaén. Se ve que hoy el protagonismo es de la nieve. No es por nada que hoy vaya a declarar a los juzgados de Sevilla el chófer Trujillo, el de la coca.
A día de hoy, con su ex jefe Guerrero en el trullo, Trujillo es el mejor aliado de la Junta. Los intentos de Guerrero de implicar a la cúpula del ejecutivo en el meollo de los ERE han encontrado un grave obstáculo de credibilidad. Vamos a ver: quién se va a creer lo que diga un tío que se metió por las napias una granja de pollos, una empresa de muebles y no se qué cosas más. Para pasarlos los remojaba con gin-tonic, que también se los metía doblaos. ¿No queda claro que era cosa de cuatro golfos? Ese es el planteamiento que Trujillo le ha puesto en bandeja al PSOE. Así que el chófer que atropelló al socialismo andaluz con sus revelaciones a la Policía de Jaén sobre juergas, copas y farlopa es hoy el último parapeto de los jerifaltes. Con el escándalo que está liando. Tan contradictorio como un inverno en mangas de camisa y la nieve el primer día de primavera. El mundo al revés.

Actualización: Le ha dicho Trujillo a la jueza Alaya que él y Guerrero se metían 25.000 euros de coca al mes. Mucha coca parece esa. Mi amigo Remo (@Remo en twitter, del Blog Salmón), muy aficionado a los números, ha echado cuentas y estima que eso son unos 16 gramos al día, y un día detrás de otro, con lo que en poco tiempo no estarían cobrando subvenciones, sino criando malvas más tiesos que la mojama. Esa cantidad de dinero sólo es ‘justificable’ si incluye en gasto en fulanas y copas, opina Remo. O puede que el chófer vaya de farol, y quiera presumirle de vicioso a doña Mercedes. O simplemente haya pensado que cuanto más dinero cuele con lo de las drogas menos explicaciones tendrá que dar de otras cosas.

610 euros por la jeta

María Capilla de la Calle nos dejó otro día una perla periodística en IDEAL que decía tal que así

En UGT de Jaén están que echan las muelas con la que se montó el sábado en Málaga, en la asamblea de Unicaja. Resulta que en representación del sindicato se presentó allí nada menos que Luis García de los Reyes, que compareciendo en semejante evento se embolsó además una generosa cantidad con la que la caja retribuye a sus compromisarios. García de los Reyes es uno de los implicados en el escándalo de las prejubilaciones fraudulentas de la Junta de Andalucía. Ya dimitió de su cargo en el sindicato, así que se esperaban que se abstuviese de participar en la asamblea de la entidad financiera. García de los Reyes era uno de los representantes del sindicato en la Caja de Jaén, y de ahí le viene la vinculación con la entidad malagueña.

Su mujer, por cierto, no ha podido entrar de momento en los libros de historia como la prejubilada que cobra además una indemnización por despido improcedente. Su póliza de prejubilada en una empresa en la que nunca trabajó sigue siendo investigada por la Justicia dentro del escándalo de los ERE. Pero un juzgado de lo Social de Jaén ha desestimado su petición de despido improcedente de UGT, donde trabajaba.

Me cuentan que García de los Reyes se embolsó por asistir a la asamblea 480 euros de dieta mas el kilometraje a 0,31. Desde Jaen 130 euros a la buchaca. Son brutos, sin retenciones. Que le aprovechen. Pero que con la que está cayendo y con la porquería que personas como él están echando sobre el buen nombre de UGT, tiene narices que se presente en algún sitio en representación del sindicato. Y no es sólo que se presente en nombre de UGT. Es que además cobra. Con un par.

Juan Lanzas sí existe

Ahora resulta que Juan Lanzas sí que existe. Antes parecía que se había convertido en un fantasma. He tenido que ver y tocar las llagas, como Santo Tomás, pero efectivamente constato que no es un ente abstracto, mal que le pese a algunos. También intuyo que aún tiene ánimos y cuerda para lanzear, y que además no quiere tirar de la manta. En la entrevista publicada por IDEAL Lanzas lanza varios mensajes: que no tiene interés de momento en hablar mal de nadie de la Junta, que no quiere involucrar a persona alguna del PSOE, y que sí quiere poner el foco en empresas e intermediarios como Vitalia que revolotean en torno a los ERE y los dineros públicos, a sacar tajada en forma de comisiones. Apunten éstos nombres porque pueden dar mucho que hablar: Grupo Eurobank, Personal Life o Fortia Vida, e incluso Excell Lif y Apra Leven. Lanzas carga ahí la mano. Más señala a este entramado de empresas que a la corrupción en la Junta (que alcanza a un ex director general y a un delegado provincial) y de cargos del PSOE.

Lanzas apechuga con lo suyo, y ya se ha construido una defensa. Él no firmó los papeles. Lo que le pesa es haber metido por medio a su mujer. Lo mismo le pasa a su amigo García de los Reyes con la suya, a cuyo nombre está una prejubilación de Hitemasa de más de 100.000 euros (la misma empresa que en la que constan como prejubilados Lanzas, su cuñada y Braña, entre otros protagonistas del ERE de Molina de 2000, que no salen en los papeles de la Junta para enfado de la jueza Alaya). Curiosamente responde con un regate a una pregunta por la que tenía curiosidad, la que se refiere a su actual condición de parado. Estaba contratado por un despacho sevillano, dirigido por la misma persona que negoció con él, pero en la parte contraria, el ERE de Molina. Tres años después, cuando Lanzas se metió en el negocio de la intermediación ante la Junta, lo contrató. Ahora, con la que está cayendo, lo despide. No vayan a coger chispas también. Morbo puro, según Lanzas.

Algunas urticarias ya han levantado las palabras de Lanzas. Ya me soplan desde el entorno del PP que es normal que se reuniese con dirigentes de este partido hace años, cuando era dirigente sindical, en el ejercicio de su cargo. Y como asesor de empresas en crisis a las que intentaban ayudar. ‘Excusatio non petita…’ en cualquier caso.

Juan Lanzas no existe

-Mira fijamente este péndulo. Respira. Respira hondo. Relaja el cuerpo. Deja la mente en blanco. En blanco. En blanco. Muy bien. Respira. Relaja. Ahora repite conmigo: Juan Lanzas no existe. La Junta colabora con la Justicia. Juan Lanzas no existe. La Junta colabora…

El Régimen ha decidido que Lanzas no existe. Y que colabora. Son ya dogmas de fe. La jueza Ayala, de hecho, es ya medio conversa: ha constatado que Lanzas no existe. Aunque lo de que la Junta colabora no se lo traga todavía, y anda picajosa y con la mosca detrás de la oreja. La jueza Ayala ha desnudado la colaboración de la Junta, y ha dejado a más de uno con las vergüenzas al aire.

La jueza Ayala se estudió los papeles que le dio la Junta, 25.000 folios, ni más ni menos, y no encontró ni una palabra sobre Lanzas, el conseguidor. Por pocas si le da un patatús. En los papeles de la Junta sobre Hitemasa ni lo citan. Ni a él, ni a su mujer ni a su cuñada, pese a que los tres son prejubilados de esta empresa malagueña donde jamás pisaron pero a costa de cuyos parados viven ellos. A ver cómo se come eso. La Junta dice mucho que colabora, pero a la jueza Ayala no le salen las cuentas de los intrusos. Hasta que caiga en la cuenta de que Lanzas no existe. Otra jueza, ésta de Jaén, investiga a Lanzas por desvalijar supuestamente la cooperativa de Albanchez de Mágina. A ver si ahora las dos van a ser cazafantasmas.

La delegada Irene Sabalete se quedó hace dos días al borde del infarto cuando la tropa de Primayor se le presentó a una reunión con Juan Lanzas. Como el dogma es que no existe, debió pensar que estaba viendo a un fantasma, una aparición, un engendro del maligno. Así que suspendió la reunión y se marchó de allí despavorida, no le fueran a echar una foto junto a un ectoplasma.

<img title="fotofamilia por Juan Esteban Poveda, en Flickr" src="fotofamilia” id=img_0 />

Hasta hace cuatro meses Lanzas pisaba rumboso moquetas, susurraba a los oídos, conseguía, medraba, y si le caías en gracia hasta te prejubilaba. Cuentan que en la famosa foto del pleno del Ayuntamiento con el acuerdo de Primayor y Proasegro hasta se requirió expresamente su presencia, junto a su colega Luis García de los Reyes (otro caso fantasmagórico, pues su mujer es la primera prejubilada que reclama por un despido improcedente de la historia de la Seguridad Social española). De aquí a unos años, esa foto estará en el museo de la caras de Belmez, como prueba de la presencia de un fantasma. Y es que realmente Juan Lanzas no existe. Entonces será un fantasma el que desayuna casi a diario en el Batallas. Porque lo cierto es que Juan Lanzas no existe. Y la Junta colabora con la Justicia. Juan Lanzas no existe. La Junta…