La delgada línea

El tranvía de Jaén se da esta mañana sus primeros paseos por la ciudad. Imágenes y sonidos a los que nos iremos acostumbrándonos. El tranvía es una de las obras que se ha quedado sin corte de cinta inaugural por las exigencias de la ley electoral. La artiñama para burlar la ley ha sido organizar viajes con asociaciones de vecinos y colectivos: el primer día, los de la zona Sur de Jaén (Almendral, Tomillo, San Felipe, La Glorieta), barrios excluidos del trazado. Ayer Peñalver también tuvo que pasearse por la delgada línea que marca la ley para visitar el nuevo parque de La Granja, en el Cerro de Los Lirios. El parque, precioso. De verdad. Y la candidata mordiéndose la lengua porque no podía decir, al menos con micrófonos delante, que el parque era obra suya. Tuvo que echar un discurso sobre lo bonita que es Jaén, en línea con el tono meloso del inicio de la campaña. Diciendo sin decir.

Entre los vecinos invitados al acto, división de opiniones. Unos decían que les había convocado allí el Ayuntamiento. “Nos ha llamado una concejal”, decían. Otros indicaban que les había convocado el partido. Una prueba más de que la campaña se desliza por la delgada línea.
Os dejo un vídeo sobre el parque con unas palabras de la candidata que no tienen desperdicio. Y otro vídeo con el paso del tranvía por el Paseo de la Estación.

Frío sobre fondo cálido

Me gusta el tono que Carmen Peñalver le ha dado al inicio de su campaña. En positivo, sin crispación, poniendo el énfasis en los sentimientos. Todavía tiene que afinar, porque le quedó hasta empalagoso. Pero hablar de “pasión por Jaén”, “lazos de amor por Jaén”, “gente que quiere Jaén” resulta novedoso. Buena estrategia de salida. Aguardo ansioso a la primera intervención en campaña de Manuel López. A ver cómo se le dan los requiebros de amor.

Con la forma correcta, el problema del PSOE en campaña está en el fondo. En el mitin de presentación, la palabra “empleo” se pronunció por primera vez tras más de una hora de discursos. Ni Reyes ni Griñán usaron el térnimo. Y Peñalver lo hizo sólo al final para lanzar al PP la puya de Decathlon. En una ciudad con 15.000 parados, hablar de cariños y no de empresas y empleos es cachondeo puro, por más que se luzca el tranvía, los distribuidores, el parque acuático, el Conservatorio del Moneo, 199 calles arregladas o otros logros. Ninguna de esas obras se come. Y hay mucha hambre en Jaén.
El tono del acto de la plaza de toros quiso ser cálido. Pero le pudo el frío. Demasiado frío en la militancia. Casi ambiente de funeral, más que fiesta. En una carpa con 700 almas hubo hasta silencios incómodos donde deberían haber rabiado los aplausos. Los madridistas debieron ayer llegar a casa deprimidos.
Dejo un vídeo que puedes ver pinchando aquí . Dejo claro que los planos están tomados mientras tomaba notas y atendía a los discursos. Así que no es precisamente una maravilla. Lo más interesante es el ambiente que se palpa. Frío sobre fondo cálido. El paseillo inicial (prácticamente si editar, he dejado todo lo que grabé, incluido cuando una señora le dice que Griñán que en la tele sale más joven y más delgado y él le responde que es una “malvada de cojones”) no tiene desperdicio.