¿Qué aceites utilizan los restaurantes de comida rápida en España?

DOCU_GRUPO

La semana pasada publiqué en este mismo espacio, una columna titulada ‘Aceite de oliva virgen y responsabilidad social corporativa de empresas como McDonald’s’. El artículo ha tenido una amplia repercusión hasta tal punto que, la directora de Relaciones Externas de McDonald’s España se puso en contacto conmigo para realizar determinadas aclaraciones sobre este asunto que, con su consentimiento, voy a exponer y, posteriormente, comentar.

Básicamente, en mi artículo reseñaba la composición del aceite donde McDonald’s fríe sus patatas basándome en un documento emitido por la propia empresa y donde se concretaba que era una mezcla de: aceite de colza; aceite de maíz; aceite de soja; aceite de soja hidrogenado al que se le añade Terbutilhidroquinona (TBHQ); ácido cítrico y; dimetilpolisiloxano. Después de constatar que no utilizan aceites de oliva, hacía una sugerencia a favor de la utilización de estos últimos basándome en dos criterios: la responsabilidad social corporativa de esta empresa y, las excelentes características saludables de los aceites de oliva comparados con otros.

Bien, pues como he adelantado anteriormente, McDonald’s España, a través de su directora de Relaciones Externas, me hace las siguientes puntualizaciones que creo deben ser conocidas por los consumidores. Me informa que: (1) el documento que ha servido de base para escribir mi artículo procede de McDonald’s Canadá y no es extrapolable a España; (2) que los restaurantes de McDonald’s España utilizan únicamente aceite de girasol alto oleico para freír patatas, con un máximo de 2% de ácidos grasos trans y 12% de ácidos grasos saturados, así como, la presencia de Dimetilpolisiloxano en un porcentaje mínimo y que tiene como misión evitar las salpicaduras durante la fritura; (3) que las patatas fritas que ofrecen en España no contienen terbutilhidroquinona y, por último; (4) que todos los ingredientes que usan cumplen con la legislación vigente.

A la vista de estos nuevos datos, quiero realizar algunos comentarios aunque, casi toda la base de mi argumentación girará en torno a la siguiente cuestión: ¿tiene el consumidor derecho a saber qué come?

De la información facilitada por McDonald’s España, se desprende que: (1) los ingredientes de los alimentos que ofrecen esta multinacional son diferentes en cada país; (2) el ejercicio de transparencia sobre la composición de sus alimentos es exclusivo de McDonald’s Canadá; (3) los establecimientos de McDonald’s en España no utilizan para freír aceites de oliva, usan aceite de girasol alto oleico al que se le añade Dimetilpolisiloxano para evitar salpicaduras y; (4) aseguran que, todos los ingredientes usados en sus productos cumplen con la legislación vigente.

Mis comentarios los voy a empezar basándome precisamente en este último punto. Tengo que decir que no todo lo que es legal, es saludable. Pondré dos ejemplos que ponen claramente de manifiesto esto: vender y comprar tabaco es legal, no obstante, no es saludable fumar, entre otras patologías, produce cáncer. Por otro lado, en la actualidad, no hay legislación en la Unión Europea que regule las cantidades de ácidos grasos trans en los alimentos, por tanto, sea cual sea la cantidad de éstos en un alimento, aunque sea muy elevada, es legal, no obstante, todas las evidencias científicas nos incitan a evitar el consumo de ácidos grasos trans pues favorecen el riesgo de desarrollar determinadas enfermedades crónicas. Por tanto, no podemos considerar equiparables los conceptos legal y saludable.

En mi exposición de la semana pasada defendía que, todas las evidencias científicas resaltan las características saludables de los aceites de oliva vírgenes, por encima del resto de grasas comestibles. Me ratifico en ello. Defendía también que, en base a la responsabilidad social corporativa, ésta empresa debería utilizar aceites de oliva, de los que España es primer productor mundial. Veamos una comparativa que pueda esclarecer mi petición. Según datos oficiales de esta multinacional, sus establecimiento en Canadá utilizan para freír aceite de colza, aunque mezclado con otros. ¿Sabe usted cuál es el país líder mundial en producción de aceite de colza? ¡Pues es Canadá! Esto me hace pensar que McDonald’s Canadá es sensible a este hecho y, en base a su responsabilidad social corporativa, utiliza aceites de los que su país es líder mundial en producción. En contraposición a esto, es obligado hacerse la siguiente pregunta: ¿qué sucede con los establecimientos en España? Pues, que siendo nuestro país líder mundial en producción de aceites de oliva, McDonald’s España utiliza aceite de girasol. En este caso, no veo la misma sensibilidad, que sí se constata en su homóloga canadiense. Esto me obliga nuevamente a apelar a la responsabilidad social corporativa para que se implique en el desarrollo económico de nuestra región y que, al menos, sus establecimientos en España, utilicen aceites de oliva. Esta idea se refuerza si consideramos las amplias bondades para la salud que han sido descritas por investigadores de todo el mundo. Por poner un solo ejemplo en este sentido, los aceites de oliva vírgenes no tienen más de 0,05% de ácidos grasos trans, mientras que, el aceite utilizado por McDonald’s en España tiene un 2%. Las diferencias son significativas y la repercusión en nuestra salud del consumo de grasas trans, ya las he reseñado anteriormente.

Las políticas de transparencia de las empresas no pueden sustentarse en cumplir escrupulosamente con la legislación vigente, deben ir más allá, mucho más allá. Deben comprometerse en poner a disposición de los consumidores, todos aquellos parámetros y características de los alimentos que ofertan, más allá incluso de lo que obliga la ley. Esto sí sería transparencia, lo otro es simplemente, cumplir con la legislación vigente. A día de hoy, aún no sé la composición exacta del aceite que utiliza esta empresa en España, sé que tiene aceite de girasol y dimetilpolisiloxano pero, no sé si tiene algo más, en todo caso, que yo sepa, esta información no está publicada oficialmente por McDonald’s España.

Hasta ahora, solo he nombrado a una empresa pero, todo lo expuesto, lo hago extensivo a las demás que ofrecen un tipo de menú similar: Burguer King, Foster’s Hollywood, KFC, etc. Que yo sepa, ninguna de ellas, han publicado el tipo de aceite que utilizan para freír los alimentos que venden.

Como consumidor, demando que todas ellas hagan pública la composición del aceite que utilizan. Como profesor e investigador, insto a estas empresas a que utilicen aceites de oliva, por sus propiedades saludables. Como ciudadano, reclamo a todas ellas su compromiso con el desarrollo económico de Andalucía y de España, utilizando los alimentos de calidad que producimos y entre los que destacan los aceites de oliva.