EL ALFEIZAR: Entre duendes y lagartos

Cambio climático

En este Tiempo Ordinario, entre la Navidad y la Cuaresma, el calendario litúrgico invita a la meditación. Y a subir la cuesta de enero como sea, que este año viene más empinada. Nuestros próceres también hacen cuentas, y encuestas, e intentan crear ambiente electoral donde no lo hay. Cuatro años de crispación y bazar, de estatutos, de europeas y de municipales han dejado al electorado frío. Los populares tienen a los suyos movilizados tras su calentamiento global y ahora bajan el termostato para que los votos socialistas se queden en casa, abrigaditos, por lo que ahora es el PSOE el que calienta a los suyos arremetiendo contra el extremismo de Rajoy, Pizarro y cía.

Es el cambio climático.

Eso sí, todos han iniciado el visiteo por asociaciones, colegios profesionales, vías públicas y pantallas de televisión. Y todos prometen en esta cuaresma electoral previa al vía crucis de la campaña ser buenos, no insultar y presentar propuestas. Pero qué poco les dura. Francisco Reyes, cónsul de Chaves en la provincia hasta el último minuto y candidato al Parlamento desde hace ya varias horas, dijo el miércoles respetar las listas del PP, pero que son «una imposición de los sectores más duros».

Cano, el portavoz de IU, dijo el jueves que no se metía en asuntos internos de otro partido, pero que el ex alcalde tiene «tiempo suficiente» para dedicarse al Senado. Ahí lo llevas. Y Puche, el diputado del PP, dijo el viernes que ellos no van a insultar y que a cada descalificación responderán con una propuesta, pero que los socialistas «se arrastran por los tejados de la Catedral para mendigar una foto» y que Zapatero «ha pactado con los terroristas». Angelitos.

Miguel o Miguel

A Puche se le ve con ganas. Dice que la «mejor muestra» del apoyo nacional a la campaña en Jaén –una de las provincias en las que pueden aumentar sus diputados– es que Rajoy y Arenas han apostado porque «sea un jienense (él) quien consiga ese reto». Ahí va.

No sabemos si esa teoría vale también para Sánchez de Alcázar. El ex alcalde luchó hasta última hora por ir de 3 a Sevilla, la niña bonita, pero eso era ya mucho pedir. El presidente provincial va de 1 y, cuanto más lejos, mejor. Al final hubo pacto, o algo así: tú al Senado, que tampoco está mal, y dejas de ser concejal y portavoz para que entre Peragón y hacer catarsis en el Ayuntamiento de cara a 2011. Otra cosa es que Miguel se vaya, o que los suyos le dejen irse. De hecho ya ha dicho que seguirá. Es lo que toca. Ahora hay que salir de senador y se lo han puesto a huevo. La experiencia dice que el que tiene el apellido más arriba, sale seguro (la lista al Congreso es única y por orden alfabético), y junto a Sánchez de Alcázar, Miguel, le han puesto a Saníger, Juan, y a Segovia, Adela María. O sea, Miguel o Miguel. Los socialistas aún recuerdan una vez que a Palacios, Ramón, le pusieron uno delante y llenó los buzones de papeletas con la cruz en su casilla. A punto estuvo de no salir.

El pleno refranero

¿Y quién sustituirá al ex alcalde si se va de portavoz? García Anguita, número 2 del PP, sería el llamado, pero bastante tiene con el partido y la Diputación. Todo indica que está entre Marina Paterna (más experiencia) y Rosa Cárdenas (más universidad), que tuvo su protagonismo, significativo, en el pleno ‘light’ del martes. Exhibió bisoñez pero se fue al meollo: el agravio comparativo que pueden generar las retribuciones de la Policía Local.

El resto de la sesión fue para el pago a los proveedores, más lento y complejo de lo previsto, y en el que el ex alcalde volvió a exponer sus dudas, tal vez con razón contable pero no tanto con razón política. Incomprensible en un ‘zoom politikon’ que ha vuelto a demostrar con las listas del Senado que (casi) siempre cae de pie.

Hasta Cano se sorprendió del tensón imberbe del ex alcalde por enredarse en su intento de defender su gestión, y le recordó la lección que el alcalde Alfonso Sánchez le dio al entonces novato edil de IU: ‘Si al final va a votar ‘sí’ por qué consume tanto tiempo’.

Y es que fue un pleno muy nostálgico. No sólo porque S. de Alcázar recordara la herencia que recibió del PSOE hace ya más de doce años. Cano recordó que su madre decía que para hacer un jersey hay que coger las agujas y devanar la madeja. Y que eso es lo que intentan hacer con la herencia del PP. Y la alcaldesa no iba a ser menos y, molesta por las pegas que el ex alcalde ponía al pago a proveedores, recordó a su abuela: ‘A veces más vale callar que hablar bien’.

Teatralizados

El Ayuntamiento ha registrado la marca de Jaén con el Lagarto, y Montané anuncia la vuelta del Duende al Carnaval. Tiempo Ordinario éste de leyendas y teatros, de lagartos y duendes, entre quienes nos quieren comer y quienes nos quieren divertir, entre la desaceleración económica que nos quiere engullir y las promesas electorales que nos quieren hacer feliz. Y uno sabe si llorar o reír, y se acuerda de aquella pintada: ‘Dios ha muerto, Marx ha muerto y yo me estoy poniendo muy malito’.

Jaén llama de nuevo a la puerta del camerino de Bob Dylan

El Ayuntamiento de la capital vuelve a estudiar la posibilidad de que el cantautor norteamericano Bob Dylan actúe por fin en Jaén. No será fácil. Las arcas municipales están como están y la oposición (PP) ya ha denunciado un gasto excesivo en festejos, pero se quiere aprovechar la gira que el cantante hará durante los meses de junio y julio con motivo de la exposición universal de Zaragoza y que le llevará a más de una decena de ciudades. Además de su coste económico, el equipo de gobierno tampoco querrá que tenga su coste político, pues cuando PSOE e IU estuvieron en la oposición criticaron con fuerza los millonarios y no siempre trasparentes conciertos de Julio Iglesias y Luis Miguel, cuando la situación económica era muy parecida a la actual.

Por entonces también se barajó traer a Bob Dylan. En marzo de 2003 el Consistorio incluso confirmó su contratación. El concierto se fechó para el día 27 de julio de ese año e incluso se eligió como escenario el nuevo estadio de fútbol. Fue poco antes de las elecciones municipales de ese año y el concierto se lo llevó el viento de las urnas. No hubo acuerdo y Bob no vino. Ahora, el Ayuntamiento de Jaén vuelve a llamar a la puerta de su camerino, pero no está claro que le abran (por las elevadas tarifas), o que traspase la puerta si le abren (por la penuria económica). Ganas hay de traer al Premio Príncipe de Asturias de las Artes, especialmente después de que el sonado concierto de Sabina y Serrat ‘Dos pájaros de un tiro’ volase a Úbeda nada más entrar el nuevo equipo de gobierno. Pero tal vez sea demasiado pronto y tal vez sea demasiado dinero para el agujero municipal.

Lo que sí habrá seguro es la compilación en DVD de los espectáculos multimedia de los últimos meses. En concreto, los de Nochevieja y Reyes con la Catedral al fondo y el de inauguración del Nuevo Teatro Infanta Leonor. De momento no se conoce cómo se distribuirá.

Sin título

 
 
 
 
Reyes se equivocó de cabalgata
 
Más que la cabalgata en sí, la aparición de los Reyes Magos a la plaza de Santa María volvió a emocionar a los jienenses, seis días después de que 800.000 andaluces celebraran el año nuevo viendo el 2008 impreso sobre la portada de la Catedral de Jaén.
 
Emocionó el anuncio de la estrella en paramotor por el cielo. Y la estética de las evoluciones rítmicas del ‘ángel’ cosido a la helioesfera de color cambiante. Y la aparición celestial de Sus Majestades en la lenta apertura de la puerta del Perdón, y su elevación mediante una plataforma… Y todo ello contagió a niños y adultos de la magia de Gaspar, Melchor y Baltasar.
 
En ese estado de éxtasis estético chirrió aún más la otra aparición, la de los políticos. Bueno está que la alcaldesa, como representación de la ciudad y de los jienenses, diera la bienvenida a Sus Majestades, pero no como una diva de la canción. Que se acompañase de los dos portavoces del equipo de gobierno pareció excesivo, y que también estuviera el delegado de la Junta (en el centro de la foto) recargó la escena y la sufrida plataforma. Reyes Martínez se equivocó de cabalgata, que era de Reyes, pero Magos. Y se confundió hasta de Gaspar.
 
El espectáculo multimedia fue tan bueno que no llegó a estropearlo tal densidad de políticos por metro cuadrado, pero ¿qué falta hacía? Es cierto que estamos ya inmersos en plena cabalgata electoral, pero mezclarlas queda feo. Nuestros políticos desperdician espléndidas oportunidades de permanecer callados. No sólo de saber estar sino también de saber no estar. Les pasó al anterior gobierno municipal en la pasada Semana Santa, víspera de otra cita electoral y con las listas por cerrar. Faltaron varas en las procesiones.
 
El día de los Reyes Magos, el deán de la Catedral ejecutó la justicia divina y, viendo que nuestros agnósticos políticos estaban tan metidos en su papel, les impuso como penitencia adorar al Niño Jesús con un beso. Y en fila india. Se hizo el distraído el portavoz de IU, pues una cosa es que su aspecto recuerde al abad y otra que de repente se haya caído del caballo.
 
Y…, ite misa est. Pueden ir en paz.
 

Sin título

Colorines en el Castillo
 
 
PUESTOS a criticar, no dejamos títere con cabeza. Será la influencia sociológica del ‘Tomate’ y de ese sarpullido de la prensa, no del corazón sino de la casquería, que lo inunda todo, si bien parece remitir. Pero algunas críticas me da la impresión de que buscan más bien herir y que por eso corren como la pólvora. Porque una cosa es que las luces navideñas del Castillo de Santa Catalina no gusten a todos y otra que las comparen con lo que algunos llaman un ‘puticlub’.
 
El concejal explicó que el alumbrado iba sobre todo dirigido a los más pequeños, que son quienes más disfrutan estos días, para sorprenderles y crearles un mundo mágico allí arriba, en lo alto del Cerro, en el sitio más visible de la ciudad y donde habita el misterio. Es una iluminación temporal, únicamente para esta Navidad, y nada tiene que ver con la iluminación artística que se aplica habitualmente y de forma permanente a los monumentos. En estas fechas, las ciudades ‘visten’ sus monumentos más emblemáticos. Salvando las distancias, y los gustos, y los aciertos y desaciertos, ahí están la Puerta de Alcalá o la Torre Eiffel, por poner dos ejemplos conocidos.
 
Será discutible, no lo voy a negar. Como todo. A mí personalmente me gusta, pero reconozco que me gusta más cuando la fortaleza está de un solo color, monocroma, que cuando tiene muchos colorines. Pero sobre gustos no hay nada escrito. O como se dice ahora: para opiniones, los colores.
 
Pero confundir una decoración pensada sobre todo para hacer volar la fantasía infantil con un ‘puticlub’ me lleva a que hay quien ve unas luces de colores sin más y se acuerda automáticamente de otra ‘Fantasía’, el club de alterne próximo al barrio de Las Infantas que lleva ese nombre, o que lo llevaba, aunque en este caso la fantasía, o lo que sea, es más bien para otras edades.
 
Le he preguntado al concejal al respecto. Reconoce que ha oído ese comentario y lo encaja. “Sé que tiene partidarios y detractores, pero acepto las opiniones, todas”, dice Montané. Y me cuenta que las luces se irán con los Reyes Magos, pero que con los Carnavales vendrán otras. “Y la próxima Navidad, otras distintas, para ir cambiando cada año”, apostilla. Avisados quedamos.