CAMPAÑA Y SE ACABÓ

Vida fuera del plató (27 de febrero)

Bipartidismo. Es tal que el resto de partidos del arco parlamentario parece sólo aspirar a no perder su condición de bisagras. Pero hay además otro bipartidismo, el televisivo, que reduce el interés electoral, no ya a dos partidos sino a dos candidatos, que reciben así todos los focos. El domingo pasado sin ir más lejos los candidatos socialistas jienenses se fueron al mitin de Zapatero y cía en el velódromo Dos Hermanas, un clásico ya.

Pero fuera del plató de Ifema hay otros platós más modestos, con candidatos locales que estos días hacen la carretera. El domingo, por seguir, IU organizó tres actos, y eso que está a la pata coja, y el PP estuvo en nueve sitios, incluido El Fontanar, núcleo de Pozo Alcón a 140 kilómetros de la capital. El escaño es para el que se lo trabaja.

La flota de mitineros fijos en el PP son tres: Fernández de Moya, Puche y García Anguita. El resto son fijos discontinuos, eventuales o contratados por obra y servicios. También hay absentistas, también. Y no esperan la visita de Rajoy y sus focos como en su día se barajó. Según sus estrategas de campaña, Rajoy va allí donde hay un diputado en el aire. Luego el PP no espera recuperar el tercero por Jaén. Ahora tiene dos, por cuatro del PSOE. Rajoy vino en 2003 cuando peligraba la alcaldía de Jaén y la mantuvieron, pero vino en 2007 y la perdieron. Por tanto, a los candidatos locales les toca sudar la camiseta.

Los socialistas locales parecen en esto algo más relajados. Primero, porque les vino su Zapatero a Las Fuentezuelas con la prórroga del Plan Activa enganchada en las cejas, y segundo, porque tienen cargos institucionales de sobra como para ‘pasear’ gestión. Y porque aguardarán al apretón final.

Uno de los males endémicos del sistema son las listas cerradas y la disciplina férrea de partido. En EE UU no sólo hay primarias y un sinfín de debates. A Hillary se la presenta como la senadora por Nueva York y a Obama como el senador por Illinois, mientras que en España eres el senador por el PSOE o el diputado por el PP. Estaría bien que al final de cada legislatura rindieran por Jaén y que se les examinara individualmente por sus programas electorales –más interesantes de lo que pueda parecer, pero poco conocidos– en lugar de depender de la corbata de la suerte de Rajoy o de los hoyuelos de Zapatero.

Fuera del plató de Ifema hay vida (política). Y si está a oscuras, habrá que alumbrarla: ‘Lo global es lo que mueve el mundo; lo local es lo que importa a las personas’. No es mío, es del sociólogo Manuel Castells.


——————————————————————————

Atrapados en el tiempo (26 de febrero)

Primer lunes de campaña. Nuestros candidatos desempolvan el Museo Ibero y el Palacio de Justicia, dos clásicos de la última década. Es como si proyectaran de nuevo ‘Atrapado en el tiempo’. Por cierto, hace unos días fue el Día de la Marmota, no sabemos si para predecir el final del invierno o directamente para saber cuándo llega el verano.

Francisco Reyes, el elegido de los dioses, no dijo ayer cuándo vendrá la primavera sino cuándo llegará el Museo Ibero: la próxima legislatura. ¡Loados sean! Como estamos en campaña, no dijo que lo empezarán sino que lo terminarán, y que la culpa del retraso es del PP. Y para evitar fotos no deseadas, se fue a Baeza, mientras el viceconsejero, lo que son las coincidencias, anunciaba en Jaén su coste, 25 millones, y fin, 2012, que la gente es muy suya y hay quien no se cree, diez años después, que vaya a haber museo.

Su solar fue de los primeros en ‘ocupar’ el PP con su atril de campaña (ayer, el de la Ciudad de la Justicia se lo encontraron cerrado). Tras una década ominosa, ni museo ni cárcel, un monumento al vacío que deja a los distintos gobiernos en paños menores y con sus vergüenzas políticas al aire. Hay jienenses en la ESO que cuando nacieron ya se hablaba de los posibles usos para la vieja cárcel.

Cuentan las crónicas que en 1903, en un debate en el Senado sobre la Corona, uno de los oradores, el conde Esteban Collantes, de la minoría liberal, estaba tan animado en la tribuna que levantó los brazos y se le cayeron los pantalones. El jolgorio fue general. Sin inmutarse, el conde se los subió, se abrochó los tirantes y continuó: «Puestas las cosas en su sitio…»

Reyes, que es los pocos políticos que en alguna ocasión he visto reconocer algún fallo o retraso, haría bien, aunque sea después de las elecciones, en ponerse las cosas en su sitio en un asunto que, se mire como se mire, deja las vergüenzas al aire y, tras el cambio en el Ayuntamiento, sin excusa posible.

Igual que ocurre con el Palacio de Injusticia. La primera en anunciarlo, hace una década, fue la delegada del Gobierno andaluz. María del Mar Moreno se fue a Sevilla, ha vuelto y aún no está puesta la primera piedra. Ahora, es cierto, por la valiosa arqueología de Marroquíes Bajos y, hace poco, por la cesión envenenada del solar municipal. Pero va siendo hora.

Menos hablar y más invertir. Como el AVE a Barcelona. Pues volver a prometer en campaña el Museo Ibero suena a chiste.

————————————————————————————

Hoy, partido de ida (25 de febrero)

Tanta expectación y tanto miedo hay para el debate de esta noche que puede resultar tan aburrido y tan igualado como una final de fútbol. Aunque siempre es posible la sorpresa de un gol tempranero que desbarate las estrategias. Pero, a priori, más que ‘jogo bonito’ parece que lo bonito será el espectáculo que rodea el espectáculo: escenografía, tácticas y detalles, como que debajo de las mesas haya espacio suficiente para las piernas o que la temperatura ambiente no sobrepase los 21 grados, no tanto por lo incómodo del calor sino porque un rostro sudoroso quita votos. Y es que, en la memoria colectiva está el debate que Nixon perdió con Kennedy.

Como en España apenas hay experiencia, a los asesores del PP se les olvidó que en los anteriores debates –¡hace quince años!– se puso como condición que no hubiera planos escucha. La semana pasada, a Pizarro le enfocaron mientras hablaba Solbes y eso no le ayudó mucho.

Tal vez se exagere el valor de los pequeños detalles, pero cuando la cosa está tan igualada y se juegan tanto, ante tanta gente, puede tener su interés. Recuerda la nariz de Cleopatra. Decía Pascal, que si la nariz de la reina de Egipto hubiera sido más pequeña, la historia entera habría cambiado. Vamos, que si Marco Antonio no se hubiera prendado de Cleopatra, la historia del Impero Romano y toda la historia occidental posterior no habría sido igual.

Por eso son tan atractivos estos debates, por tanto como hay alrededor. Así, nada más terminar el de economía, el PP repartió un documento: «Pizarro ganó a Solbes en un debate sin tensión ni drama», «Solbes mintió y se mostró cansado». De libro: si pierdes un debate, lo mejor es negar que hubo debate y cambiar los criterios de derrota de un debate. Como Solbes mintió, Solbes perdió. Y a repetir el argumentario, a ver si la derrota se hace victoria.

Estos encuentros políticos televisados tienen, la verdad, mucho de futbolísticos. De ahí que el repentino interés de cinco millones de españoles por las cifras macroeconómicas no sea tanto por el juego como por ver quién gana.

Y como en fútbol, los estados de ánimo en esta campaña son cambiantes. ZP acude con moral de victoria, lo que entraña sus riesgos. En fútbol, quien no va de favorito soporta menos presión y apela a las remontada épica, tan patria. Además está el partido de vuelta, a pocos días de las urnas y con Rajoy cerrando el debate. Más emoción.

Y es que puede pasar de todo. Ahí están las encuestas, que por primera vez coinciden todas, salvo pequeñas variaciones. Una de dos, o la ciencia prospectiva ha mejorado mucho o los ‘cocineros’ están por el espectáculo. Lo que no cuadra es que el PSOE diga pelear por la mayoría absoluta y que Puche diga que el PP va por delante (y que les interesa que se diga lo contrario). Será que en los derbis puede pasar cualquier cosa.

———————————————————————————————

Ni quito ni pongo rey (24 de febrero)

DÓNDE está ese judío hideputa?». «¡El hideputa seréis vos, pues yo soy hijo legítimo del buen rey Alfonso!». Lo de ‘hideputa’ no es una forma fina de insultarse sino que es la que se empleaba en el siglo XIV. Eso sí, sin tutearse. En esto no ha cambiado mucho. No hay más que ver la que le ha caído a Rajoy por tutear a Zapatero en un mitin. Se pueden decir de todo, pero con respeto. Es una de esas reglas no escritas, incomprensibles para el resto: ‘me puedes acusar de traicionar a los muertos o de instigar a los violentos del campus, pero me hablas de usted, ¿vale?’.

El hijo legítimo era Pedro I de Castilla, más conocido como ‘El Cruel’ porque su padre se echó una amante y se vengó de ella y mató a seis de sus hermanastros. Pero pinchó en hueso con Enrique, el ‘hideputa’. Cuando se encontraron cara a cara en los campos de Montiel, se enzarzaron como es de suyo. ‘El Cruel’ cobró ventaja y estaba a punto de acabar también con el séptimo ‘hideputa’, pero entonces el ayudante de éste, el francés Du Guesclin, lo cogió por el pie y fue Enrique, el ‘hideputa’, el que acabó con el legítimo. «Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor», se justificó por lo visto el francés.

La alcaldesa de Jaén, Carmen Peñalver, repite en los últimos días que «el Ayuntamiento no está en campaña». La primera vez que se lo oí fue en respuesta a su socio IU cuando las desavenencias últimas. Y ayer lo repitió en respuesta al PP, que pide a la Junta Electoral que paralice la presentación a los vecinos de los presupuestos de este año por entender que el PSOE municipal puede aprovechar para hacer electoralismo con los proyectos que incluya.

Y es que el 9-M se pelea voto a voto. El Ayuntamiento no estará en campaña, pero la alcaldesa está muy agradecida, tanto a Chaves como a Zapatero, y no pierde ocasión para recibir, acoger y pasear a todo consejero o ministro (en justicia, son más consejeras y ministras) que se deje caer por Jaén en campaña. Ni quito ni pongo presidente, pero ayudo.

Los socialistas no tienen la patente en esto, pero como el Gobierno andaluz siempre ha estado en sus manos, se les ve ayudar más. Hace cuatro años, los ministros eran del PP y aquí montó su tienda de campaña el de Hacienda. Cristóbal Montoro, diputado por Jaén, se hizo mitinero a su estilo y ayudó lo que pudo. Un año antes, en las municipales, fue la mitad del Gobierno la que ayudó al candidato popular a la alcaldía. Incluida la entonces titular de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, que puso la primera piedra del parque de Las Canteras. Cinco años después (cuatro de ellos con Cristina Narbona), aún no está abierto. De momento, es un parque sólo para que paseen las ministras. Y todavía tienen que venir a inaugurarlo.

——————————————————————————————-

Churchill y el lechero (23 de julio)

Más que comenzar la campaña es que por fin se termina. Con la inauguración oficial de anoche empieza más bien la recta final, tras varios meses de campaña oficiosa, por no hablar de una legislatura con la campaña puesta. Al menos queda el consuelo de que los quince días que quedan serán cuanto menos entretenidos, pues si se miran las encuestas, no hay nada decidido y la recta final puede tener mucho de ‘sprint’ y resolverse en la ‘fotofinish’.

Eso en Madrid, pues en Sevilla parece más claro, para desesperación de PSOE y PP que temen la relajación, sobre todo los primeros, pues los segundos tienen más movilizados a los suyos. De ahí que María del Mar Moreno apelara ayer a la memoria de los votantes para que el giro al centro de los populares de la última semana no haga olvidar el resto de la legislatura, o que Fernández de Moya animara a los a votar el cambio en la Junta.

Los populares saben que no es fácil y que el sueño más realista es lograr que Armijo vuelva al Parlamento, pues equivaldría a subir un escaño, que sumados a los de otras provincias harían perder al PSOE su mayoría absoluta, abriendo así un nuevo escenario que obligaría a los socialistas a pactar. Pero el PSOE dice no asustarles. La reciente oferta del ‘descamisado’ Sánchez Gordillo parece ir en esa dirección, pero tampoco descartan reeditar la absoluta y mantener los siete parlamentarios jaeneros, en detrimento de IU, que perdería el de Cabrero. Por cierto, ¿dónde está?

Los billetes para Madrid están casi todos vendidos. Sólo queda por saber si el del socialista Quirós es para la popular Ager, como daba el pasado fin de semana un periódico de tirada nacional. Un billete que no es baladí. Puche dijo hace unos días que si el PP consigue el empate a tres, era un síntoma inequívoco de que reconquistaban el Gobierno.

Por todo ello, quieran o no quieran, el foco electoral durante estas dos semanas va a estar puesto en Madrid, pero la batalla se va a librar casa por casa, Jaén incluido, en un combate ‘a muerte’. Hasta Harry Potter se ha apuntado a la campaña con su reliquia. Lo mejor es que, para bien o para mal, sólo quedan quince días.

EL ALFEIZAR: Mi reino por un caldito

Cuaresma electoral

Semana de miércoles de ceniza, de preparación para el misterio pascual del 9-M. Zapatero ha quedado con el Nuncio del Vaticano para tomar un caldito y anunciarle que se acabó la sopa boba estatal si sigue de presidente. Eso sí, sin perder el talante, que para eso estamos en cuaresma electoral, y cada uno hace campaña como puede. El PSOE bajo palio, con ministros y consejeros, el PP por esas calles y pueblos (nada que ver con las anteriores elecciones cuando aún gobernaban), los dos sectores de IU reeditando ‘Vidas Paralelas’ de Plutarco, y los andalucistas releyendo ‘La insoportable levedad del ser’.

Una campaña descompensada. Hasta el Ayuntamiento echa una mano, ‘quid pro quo’, hoy por tí ayer por mí, que es de bien nacidos ser agradecidos, a la Junta y al Gobierno. El jueves, nueva visita de ‘Maleni’ Álvarez, esta vez para firmar el protocolo de la estación intermodal, aunque sin números ni plazos. Y el viernes, la consejera de Salud para visitar unos terrenos donde se hará, pero quién sabe si se hará –aún está pendiente del estudio geotécnico, que se ve que no llegaba antes de marzo– la futura Ciudad Sanitaria. Mejor dicho, el Hospital Regional, como lo llama la Junta de Andalucía, que el lenguaje tiene ideología y libra sus batallas.

Dos proyectos más que importantes para Jaén, nadie lo duda, por lo que cualquier visita, apoyo o protocolo son bien recibidos, aunque sean en precampaña.

El PP y las rentas

Tras el Don Carnal y Don Fitur, la alcaldesa recibió a Doña Cuaresma sin la acritud de Gallardón, con regocijo y grandes dosis de caldito en el ‘tet-a-tet’ del lunes vespertino con su socio de gobierno. Mucho psicoanálisis y mucha terapia de grupo, y el acuerdo de reunirse periódicamente y coordinarse más, que en los matrimonios el primer hijo es por amor y el resto de las reconciliaciones, que hasta la ligadura de trompas es reversible y las discusiones de pareja «son normales», repiten. Son normales, pero cuando las divergencias son de fondo, pues a nadie se le escapa que son dos formaciones distintas, en ideología y en cultura política.

El martes fue para el PP municipal, que recuperó la voz, a coro. Tiene mérito. Tienen energía y tienen hasta razón en más de un asunto, como que aún no se haya abierto el ‘parking’ del nuevo teatro. Pero el vínculo de este cuarteto es tan directo con los últimos gobiernos que quedaron en evidencia en otros asuntos. Como decir que el nuevo equipo «sólo vive de las rentas». De las rentas y de las no rentas (deudas). Es cierto que el teatro, El Corte Inglés y el Camarín se hicieron en su mayor parte durante los gobiernos del PP, pero en algunos casos la herencia no fue la mejor y en otros sólo a ellos cabe achacarles que no las inauguraran a tiempo.

Catedral y reacción

Semana también para la Catedral, de nuevo. El teletipo del Ministerio diciendo que no la Unesco no declara Patrimonio de la Humanidad las seos cayó como una hostia. Pero viendo cómo reaccionaron esa misma tarde Ayuntamiento y Junta, y viendo como vi a la alcaldesa y al deán cogidos de la mano por esos tejados de dios, parece que el asunto va en serio y no se va a quedar en incienso de botafumeiro. Más aún, el día 14 llevan a pleno la contratación del experto de la Unesco Francisco López Morales, ‘Pancho’. Y un caldito para el Ministerio.

Zarrías, el bilingüe

Gaspar Zarrías desmintió el miércoles lo que apuntó en el relevo de Francisco Reyes al frente de la Junta, que esté planeando su marcha a medio plazo al frente del PSOE provincial. Pero a pesar de sus esfuerzos, sólo hay indicios de lo contrario. ‘El elegido’ (Reyes) no le gustó del todo, no la decisión sino el momento y la forma, en plena precampaña y cuando el partido tiene la última palabra, y desde entonces anda con desmentidos. Y Zarrías, que es verdad que lo hizo sobre todo para reforzarle pero también para dar primero, una vez logrado el efecto buscado, se sumó a la táctica de Reyes, quien, por cierto, volvió a ser muy aplaudido. Por algo será.

«Me faltará algo de pelo pero no me falta ni un gramo de fuerza para trabajar por el partido y la provincia», dijo Zarrías ante Chaves en la presentación de las candidaturas y con el auditorio lleno. «Algunos –añadió– han interpretado mis palabras de apoyo a Paco Reyes, un tipo cojonudo (más aplausos), como que estoy cansado. No estoy cansado, aunque cuando sales de Sevilla… (y relató lo que puede ser una intensa jornada suya y sus secuelas), aquí te empieza a doler un poco. Pero eso es ley de vida. Te das un masaje o te aguantas». Pues nada.

Y añadió que en los «cenáculos de la derecha» celebraron su marcha y que están haciendo un dosier sobre él para atacarle, que incluye una finca de 30.000 olivas de regadío en su pueblo, Cazalilla. «Yo entiendo que ellos estén cansados de mí. Pero quiero decirles que les queda Zarrías para rato, que tengo ganas e ilusión para trabajar y que es mucho lo que debo a mi partido y a los hombres y mujeres de Jaén…» Y ahí se paró pues dijo que se estaba emocionando, algo que en los últimos tiempos se repite.

A un mes de las urnas, es lo que toca decir. ¡A ganar y a por ellos, oé! Un mensaje hacia fuera y otro hacia dentro, y ya veremos dentro de año o año y medio. Zarrías, bilingüe. «Entiéndame quien pueda, que yo me entiendo», que se dice en ‘El perro del hortelano’… ¡Y para mi un caldito, señor camarero de Arias Cañete!

Zarrías y el dedo

Gaspar Zarrías desmiente (el miércoles por la tarde) que esté planeando su marcha, pero a pesar de sus esfuerzos sólo hay indicios de lo contrario. El día 29 de enero, en el relevo de Francisco Reyes al frente del Gobierno andaluz en Jaén, dijo, a la prensa y de pie, sí, pero luego lo repitió ante el atestado auditorio en el acto oficial, que «ahora le toca (a Reyes), nada más y nada menos, que representar a la provincia de Jaén en el Congreso de los Diputados, en las Cortes, y nada más y nada menos que ser la persona que, si los compañeros quieren, deberá de encargarse de la dirección del Partido Socialista en la provincia de Jaén». En el PSOE, pocos tuvieron dudas de a qué se refería: acababa de ‘designar’ sucesor. No hay más que preguntarles.

Pero al sucesor no le gustó del todo, no la decisión sino el momento y la forma elegidos, en plena precampaña y cuando son los militantes quienes tienen la última palabra, y desde entonces se encarga y hasta encarga los desmentidos. Y Zarrías, que es verdad que lo hizo sobre todo para reforzar a Reyes pero también para dar primero, parece haber percibido la repercusión y de las consecuencias implícitas que tiene tal anuncio, por lo que en la presentación de las candidaturas hizo hueco para alinearse con la estrategia de Reyes, quien, por cierto, volvió a ser muy aplaudido por los suyos.

«Me faltará algo de pelo pero no me falta ni un gramo de fuerza para trabajar por el partido y la provincia –dijo–. Algunos han interpretado, desde el cariño y el afecto, mis palabras de apoyo a Paco Reyes, un tipo cojonudo (más aplausos), como que estoy cansado. No estoy cansado, aunque cuando sales de Sevilla… (relató lo que puede ser una intensa jornada suya), aquí te empieza a doler un poco. Pero eso es ley de vida. Te das un masaje o te aguantas».

Y añadió que en los «cenáculos de la derecha» celebraron su marcha y que están haciendo un dosier sobre él y su familia para atacarle, que incluye entre otras cosas que Zarrías posee 30.000 olivas de regadío en su pueblo, Cazalilla. «Yo entiendo que ellos estén cansados de mí. Pero quiero decirles que les queda Zarrías para rato, que tengo ganas e ilusión para trabajar y que es mucho lo que debo a mi partido y a los hombres y mujeres de Jaén…» Y ahí se paró pues reconoció que estaba emocionándose. «Un paso atrás, ni para coger impulso. Aquí me tenéis para lo que queráis y esta tierra quiera».

Es lo que toca treinta días antes de las elecciones y cuando su marcha no es inmediata. Un mensaje hacia fuera y otro hacia dentro. Y hay quien cuando Zarrías señala la Luna se queda mirando su dedo, tal vez porque no pueden o no les dejan mirar más allá.