La pinza de la pinza

Desde las nueve y media de la mañana están reunidos en la Sala de Tenientes de Alcalde el equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Jaén, o lo que quede de él. Al escribir esto llevan ya cuatro horas y la alcaldesa ha suspendido una reunión con la Asociación de Mujeres Puerta de Martos prevista para la una y cuarto, lo que hace presagiar que la reunión va para largo. ¿Quiere esto indicar que habrá reconciliación? No necesariamente, sólo indica que no se ha roto de entrada.

El único alto que han hecho fue cerca de las once y para que la alcaldesa se tomara un analgésico que le aliviara el dolor de cabeza. ¿Indica esto algo? Tampoco, pero recuerdo que en campaña electoral el candidato de IU y su actual portavoz municipal dijo aquello de que votar a su formación era como recetar paracetamol para Chaves, puesto que le iba a doler la cabeza de las reivindicaciones que iban a hacer para Jaén.


Esta mañana, sin ir más lejos, IU ha acudido a la cita metiendo presión y, hacia las nueve y veinte, ha leído el mandato de la asamblea, que incluye unas condiciones mínimas para aprobar las cuentas que se extendían por siete folios, siete, y con una puesta en escena de sus dirigentes locales, gerentes municipales, militantes, etcétera.


Es cierto que IU ha adoptado una estrategia desacertada y errática, de tira y afloja, de sí pero no, de alargar los presupuestos de este año hasta exasperar al PSOE, pero parece precipitado rescatar ya contra ella la famosa ‘pinza’ de los años noventa entre Arenas y Rejón, que obligó a Chaves a prorrogar los presupuestos y a adelantar las elecciones y que fue tan errónea para IU como para el PP.


Para que haya una ‘pinza’ tiene que haber voluntad manifiesta de ponerse de acuerdo contra un tercero y no sólo la opinión expresada por un militante en una asamblea, por destacado que sea. PSOE y el PP también han coincido a veces, incluso a nivel nacional, y nadie lo ha llamado ‘pinza’. Hasta ahora ha habido más bien coincidencias entre IU, que ha mantenido sus tesis de las últimas semanas, y el PP, que lo ha aprovechado para sumar sus votos a IU y con ello ‘animar’ al PSOE a rescatar lo de la ‘pinza’ para desprestigiar a IU, formación que por méritos en parte propios empieza a sufrir la pinza de la pinza.


Eso sí, tampoco descarto que la pueda haber con el tiempo, pues del amor al odio hay sólo un pequeño paso.

Nadie da el tiro de gracia

‘Simplemente María’, episodio 437… El serial municipal recuerda la radionovela de comienzos de los setenta que narraba las interminables desventuras de la joven María, abocada a dejar su Santander para ir a Madrid a servir. ‘Simplemente Ruptura’, y a estirar la crisis como si de un éxito de audiencia más se tratara, para deleite de unos y hartazgo de otros.


Un gobierno que no se respeta ni en lo personal y que no se habla ni en un pleno municipal está abocado a la ruptura, como María, pero nadie parece dispuesto a darle el tiro de gracia.


IU volvió a trasnochar el jueves para volver al mismo punto de partida: reclamar una nueva etapa de diálogo y rechazar el documento presupuestario. Como novedades introdujo el recordatorio nada gratuito de que Peñalver es alcaldesa gracias al acuerdo de gobierno, y una nueva perla ilustrada, de la mano del poeta alemán Friedrich Hölderlin (1770-1843), como hace unos días ocurriera con el poeta francés René Char, lo que demuestra que los intelectuales también están preocupados por la crisis municipal: «Allí donde nace el peligro nace también la salvación».


El ex alcalde, hombre menos poético, solía decir lo mismo con otras palabras: «A veces hay que poner las cosas muy mal para que se arreglen». Y Sánchez de Alcázar, decidido a meter la cuchara en una crisis tan apetitosa, pidió ayer que dejen de marear la vara de mando y que tomen una decisión definitiva que acabe con la parálisis. PSOE e IU deberían de hacerle caso aunque esté en la oposición, pues el ex regidor sabe lo suyo de crisis internas y de parálisis. Sobre todo de las consecuencias.


También dijo que los ciudadanos están «sorprendidos». Es una forma de llamarlo. Están cabreados, hartos y, la mitad de ellos, decepcionados. Hasta la alcaldesa lo reconoció implícitamente cuando dijo que hay devolver la confianza.


¿Y lo de Zarrías?¿Una invitación a hacer segundas lecturas? Todo es posible en «un lugar del mundo llamado Jaén», como finalizaba el comunicado de IU.

Eros y Tanatos

Eros tiende a unir y Tanatos a deshacer y separar. Son las dos fuerzas cósmicas de Empédocles y las dos pulsiones que dominan el ser humano según Freud. En el gobierno municipal de Jaén, Tanatos anda suelto. El nivel de acusaciones es tal que resulta difícil de entender, primero, cómo han llegado hasta él, y segundo, cómo es que aún siguen juntos.


¿Qué más se tienen que decir? Todo indica que nadie quiere dar ese paso por temor al coste político. El PSOE habla de deslealtad absoluta, estrategia partidista y un borrador presupuestario que ya no se cambia. «Así no se puede trabajar en un equipo», llegó a decir. Pero en vez de anunciar la ruptura sorprendió tendiendo la mano, hasta el punto de anunciar que no pasará nada si IU no aprueba mañana en pleno temas tan importantes como el Área de Reserva, trasladando a IU la decisión de rompe el jueves. La explicación dada es que el mandato electoral fue que gobernaran juntos. Pero no revueltos. No así.


IU replicó con menos virulencia de la prevista: no entró en el espinoso asunto de los ‘e-mail’, reservó munición para hoy y repitió que «el único fin» del PSOE es forzar su salida, por lo que ahora a lo mejor no se van. Tanatos y el esperpento han reservado hotel.

Se les rompió el amor

Llegó el invierno

La alcaldesa y el portavoz de IU fueron la imagen sonriente del pacto y del arranque de un mandato que prometió primavera para Jaén. Pero diez meses después, se les rompió el amor de tanto usarlo. «De tanto loco abrazo sin medida, de darnos por completo a cada paso, se nos quedó en las manos un buen día», parece cantar ella a su Cano, no Ortega sino José Luis. «Las cosas tan hermosas duran poco, jamás duró una flor dos primaveras. Jamás pensamos nunca en el invierno, pero el invierno llega, aunque no quieras. Y una mañana gris al abrazarnos, sentimos un crujido frío y seco, cerramos nuestros ojos y pensamos: se nos rompió el amor de tanto usarlo», cantaba Rocío, ni hecho por encargo.


Unos dicen que es la guerra, la competencia, la que mueve el mundo. Otros que es el amor, entendido en sentido amplio, es decir, la colaboración, la empatía, la ilusión o las ganas que se ponen a la hora de hacer las cosas juntos. ¿Qué tiene que ver el amor con la a veces fría e interesada actividad política?¿Es que los socios de gobierno tienen que quererse para poder trabajar? No, pero por lo menos tienen que soportarse. Y ya no se aguantan. ¿Su responsabilidad no va más allá de sus emociones? Sí, pero hay distintas formas de asumir esa responsabilidad y no se puede obligar a trabajar juntos a quienes han llegado a convencerse, por caminos separados, de que es imposible.


Ahí parece radicar la ruptura definitiva de los socios del efímero gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Jaén: la desconfianza mutua, la pérdida del respeto y de las formas y una falta de esperanza en que se pueda restañar. En diez meses han dilapidado la enorme empatía que existía entre los principales protagonistas. Por eso hay muchos empleados municipales atónitos, que no aciertan a entender dónde está lo insalvable. También concejales, que valoran el trabajo en común de estos meses y que repiten que es mucho más los que les une. Pero algo se ha roto y no se pega con ‘loctite’.


Ahora, unos y otros tendrán la responsabilidad de recoger los pedazos y de ver si en la nueva situación es posible construir algo. Porque las rupturas así no auguran amor, sino guerra.


Que corra la lista


Es cierto que oficialmente el pacto de gobierno aún no está roto. Queda la reunión del equipo de mañana, el pleno del martes y la asamblea del jueves. Pero tras los acontecimientos de ayer, parece precipitarse. Es cierto también que la asamblea de IU es soberana, pero si decide de seguir en el gobierno difícilmente lo hará con José Luis Cano, que en ese caso ya ha propuesto que corra la lista y pase el siguiente.


Tanto se ha tensado la cuerda que al final se ha roto. Y no hay inocentes. Para IU, la causa es que el PSOE no ha entendido lo que es un gobierno plural y ha respondido a su especificidad con deslealtad. Para los socialistas, IU ha sido irresponsable y oposición dentro del gobierno con sus continuos cambios de opinión y las sucesivas trabas publicitadas, primero en la gestión diaria y luego en la exasperante negociación de los presupuestos.


Pero todo eso empieza a ser agua pasada. Los gerentes de los organismos autónomos gestionados por IU se han empezado a despedir (sabían desde el principio que si la formación política decidía salirse, lo hacían el bloque) y la convocatoria urgente del PSOE para hoy presagia un ‘hasta aquí hemos llegado’.


Al tajo


Suenan tambores de guerra para la próxima semana, pero unos y otros tendrán que entender que no están obligados a gobernar juntos, pero sí a propiciar que el Ayuntamiento de Jaén vuelva a tener un gobierno, sea el que sea.


De hecho, hay concejales de uno y otro signo que pese a la situación no han dejado de trabajar estos días, y la alcaldesa, tras su paso por la Sevilla de la investidura de Chaves, parece haber regresado con más bríos. Si hay un compromiso firme, la mayoría de las inversiones de otras administraciones no tienen que peligrar. Será más complejo sin unos presupuestos y con dos grupos en la oposición, pero otros ayuntamientos han prorrogado sus cuentas durante años por diferentes motivos y llegaron a funcionar.


Sea como fuere, el PSOE ha decidido volver al tajo, ha convocado después de cuatro meses pleno ordinario y ayer compareció para avanzar en dos importantes proyectos urbanísticos. Aunque de momento es como el ciclista al que se le sale la cadena en plena cronoescalada y acelera el pedaleo pero la bicicleta no avanza.


GZ, a hombros

Zarrías recomendó no perder de vista el bosque, pero al final los árboles fueron demasiado grandes. A Gaspar le ha coincidido la crisis con la no menos estresante renovación del Gobierno andaluz. No es que fuera a salvar lo que hace tiempo estaba abocado al fracaso, y tampoco ha estado del todo ausente, pero su sitio estaba en Sevilla y ha salido a hombros por la Maestranza. Y con él, María del Mar Moreno y, también, Micaela Navarro y Vallejo.


Tras los nombramientos, ayer fue día de reacciones. En algunas provincias el PP criticó el poco peso que los socialistas locales tenían en el nuevo Ejecutivo. En Jaén tuvieron que cambiar discurso y negar su utilidad. La partida de nacimiento no otorga derechos ni inversiones, pero más vale tenerlas. De momento, el nuevo Gobierno es casi cremallera: uno de Jaén y otro del resto.

Post al poeta post-pacto


Mi navegador y mi deshonesto francés me libraron de recibir el e-mail que ayer llegó a algunas redacciones de este santo y resignado reino, firmado por un tal ‘ignorancia no alimenta a nadie’, que no debe ser nombre de pila: “Como veo que los ‘plumillas’ andáis perdidos (‘plumilla’ es periodista o similar), por si queréis saber de dónde vienen las ‘herramientas nupciales’ de la carta del Consejo Local de IU. el verso/aforismo que citan es e René Char: “Por último, si me destruyes, que sea con herramientas nupciales”.

Añade el e-mail una breve semblanza del autor: ”René Char rechazó el surrealismo y fue ‘poeta partisano’ (el capitán Alexandre) en los bajos Alpes. Personalísimo y original, es uno de los mejores poetas franceses del siglo XX… amigo de Albert Camus, Picasso (que ilustró varios libros de poesía) y gran admirador de Miguel Hernández. Provenzal hasta la médula, vivió y murió (en 1988) en su pueblecito natal de forma humilde y digna” (no se dice en el e-mail que Char luego se apartó del comunismo y en sus últimos años se hizo muy amigo del filósofo Heidegger; aunque eso fue de mayor y la obra está encima de los autores).

El verso figura en el libro ‘Los matinales’. “Ahí va completo, de la edición bilingüe”, y lo envía trozeado en nueve fotos JPEG para que te entretengas.

Se ve que mis pesquisas de la noche anterior (no fui el único, según supe ayer) en torno al poeta post-pacto me evitaron recibir el e-mail de recochineo enviado por ‘ignorancia no alimenta a nadie’, pero me dejaron sin el dichoso poema íntegro, por lo que tuve que pedirlo a los compañeros del Club de Analistas Políticos del Pacto de Gobierno PSOE-IU.

Y de su lectura pude confirmar la tesis: ante la más que probable ruptura, IU en principio no va a hacer la guerra, sino que más bien aboga por una separación amistosa. Defenderá lo suyo, eso seguro, pero sin acritud, con “herramientas nupciales”.

Pero ya puestos, ‘Rubor de matinales’ tiene más versos post-pacto. He aquí algunos:

“Un abrazo para aquel que, emergiendo de su cansancio y de su sudor, se adelante y me diga: ‘He venido a engañarte’”.

“Cuando más arrecia la tormenta hay siempre un pájaro que nos tranquiliza”

“Imita lo menos posible a los hombres en su enigmática enfermedad de hacer nudos”

“Id a lo ensencial”

El enigma de las herramientas nupciales

  1. Tal vez lo más sustancial del denso escrito remitido el miércoles por la dirección de IU a la alcaldesa de Jaén esté en la última línea: «Como decía el poeta, si no queda otra solución que la ruptura, lo haremos con herramientas nupciales». ¿Qué poeta?¿Qué herramientas? Mi navegador no lo ha tenido fácil, pero al final creo haber resuelto el enigma, que puede tener su importancia para el futuro político de la capital.

    René Char
    , el poeta francés surrealista de comienzos del siglo pasado, era persona muy comprometida y decía del acto revolucionario lo siguiente: «Si me destruyes, que sea con las herramientas nupciales». Vale, pero no hallé el poema para ver qué herramientas va a utilizar IU. Así que desempolvé mi francés, el idioma claro, e intenté una nueva búsqueda: ‘mains nuptiales’.


    Encontré un artículo de un tal Mahmoud Darwich (‘La poesía en tiempos de salvajismo’), publicado en un diario árabe que se edita en Londres (‘Al-Quds Al-Arabi’): «Comme dit René Char, si cette fragilité est détruite, c’est par des mains nuptiales, car ces mains utilisent des instruments sensibles et imaginaires qui renvoient à l’enfance». O sea: «Como dice René Char, si esta fragilidad es destruida, es por manos nupciales, porque estas manos utilizan instrumentos sensibles e imaginativos que reenvían la infancia».


    Seguro que el portavoz de IU, José Luis Cano, traductor experto de francés y aún primer teniente de alcalde, me corrige; aunque el escrito enviado a la alcaldesa destila más bien el aroma del ex concejal y actual co-coordinador local Javier Aguilera. O a lo mejor ambos comparten hasta traducción política de la situación actual y no están tan distanciados como se piensa. Pero esa es otra historia.


    Yo, humildemente, lo que traduzco es que la dirección de IU va a proponer la semana que viene a su asamblea abandonar el pacto y, aunque puede pasar cualquier cosa, lo más propable en justa lógica es que se rompa, a pesar de que los socialistas sigan sin verlo y los populares tampoco, por mucho que Sánchez de Alcázar ‘venda’ en Sevilla su posible vuelta a la alcaldía como una de las razones para no abandonar la portavocía. Pero esa también es otra historia.


    Sigo. Los dirigentes de IU quieren el divorcio por incompatibilidad de caracteres, pero no quieren dar un portazo. Ahí está la oferta de volver al origen del pacto, dar una segunda oportunidad y llamar al diálogo, pero sin renunciar a sus posiciones. Más o menos igual que el PSOE, sin mirar más allá del pulso y sus aledaños (militantes), de narices contra el árbol-socio-más cercano e incapaces de ver el bosque (votantes y la ciudad en su conjunto), pese al consejo dado por Zarrías. Ahora les preocupa las formas: ‘Si esto se rompe y tiene un coste político-social, que lo pague el otro, que yo no llevo suelto’.


    Y en este marco se inscribe que IU quiera romper «con herramientas nupciales», es decir, utilizando «instrumentos sensibles e imaginativos». Pues una cosa es que no puedan ser ahora mismo un matrimonio y otra que no puedan quedar para buscar acuerdos que permitan a la izquierda disjunta seguir gobernando. Más traducido: que se quieren separar de manera civilizada y moderna y que no van a dejar que el PP vuelva a gobernar. Luego, el tiempo, los agravios y desamores dirán. No será la primera pareja que se separa amistosamente y luego se autodestruye. Pero eso ya es de otro poeta.

Divorcio exprés

Lo que no pué ser, no pué ser, y además es imposible, que decía ‘El Gallo’. Cuando alguien conocido cae gravemente enfermo, se encargan necrológicas para tenerlas preparadas y publicarlas nada más suceder el óbito. En el PSOE municipal hay aún quien confía en el enfermo. En IU, la mayoría ya le ha administrado el viático y encargado la esquela, después de un breve gobierno a la italiana. La anunciada primavera política municipal se la llevó el reciente temporal y llenó las aceras de tallos tiernos de hojas desamparadas.


Ni Zarrías ni Valderas le insuflan vida, pese a la reciente conversación entre ambos y pese a sus llamadas a la concordia. ¿Las causas? Perdidas en el tiempo andan ya. Para el PSOE, las continuas exigencias de IU. Para Izquierda Unida, la falta de suelo para vivienda y dinero para empleo. Pero la razón de fondo nada tiene que ver con las cuentas, aunque hayan sido el detonante. Es la desconfianza y la falta de amor, y eso tiene difícil arreglo, en política también.


Justo cuando caminaban hacia la reconciliación, IU se topó con unos presupuestos “listos para su tramitación y aprobación” aunque abiertos a “ajustes”. Sólo paró mientes en la primera parte y se sintió cornudo y apaleado otra vez, y abandonó el lecho nupcial con la intención de regresar cada mañana a gestionar las cosas de la casa. Pero el PSOE le dijo que de eso nada, que en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza…, y que si eres gobierno, duermes en casa, y si eres oposición, a la fría calle. Socialistas y comunistas podían escribir al alimón un libro de autoayuda: ‘Cómo acabar con el amor en nueve meses y medio y sin motivo claro’. De autoayuda ‘sado-maso’.

En estos días se han dado una última oportunidad, pero más que nada porque ninguno quiere que le acusen de abandono del hogar. No quieren por cuestión de imagen y de futuro, pues las relaciones entre ambos no se acaban con la ruptura marital. Ambos forman parte de la corporación y tendrá que definir a partir de ahora cómo quieren relacionarse: si son capaces de ponerse de acuerdo sin compartir lecho, como más o menos hicieron en los años noventa, o si por el contrario la ruptura es tan dolorosa que prefieren lanzarse a la cara el desamor y permitir que gobierne el PP, aunque sólo sea por joder(se).

Tensión entre cuatro paredes (PSOE & IU)


El futuro inmediato del Ayuntamiento de Jaén se debate la mitad de los días entre cuatro paredes de una pequeña habitación del Grupo Municipal de Izquierda Unida, ante la atenta mirada del teórico marxista italiano Antonio Gramsci y de la dirigente comunista ‘Pasionaria’, los obreros avanzando desafiantes en ‘El cuarto estado’ de Pellizza da Volpedo y que popularizó Bertolucci en ‘Novecento’ y otros dos carteles que denuncian la precariedad en el trabajo y reclaman más democracia participativa, muy apropiados ante el cariz que han tomado las conversaciones sobre los presupuestos de este año.


Esta escenografía ya estaba allí, no es una estrategia negociadora. Lo que no estaba allí, al principio del mandato, es la tensión actual en el trío dirigente. Algo se ha roto, parece que del todo, y resulta sorprendente que en tan pocos meses la empatía personal haya derivado en tal virulencia.


A Cano, el más tranquilo a priori, se le ve muy tenso en las últimas semanas. Los que le conocen dicen que tiene mucho aguante. Hasta que se cabrea. Y parece que lo está. Luego se arrepiente y, como se conoce, no es raro verlo respirar hondo para no estallar. Pero eso quedó atrás.


El motivo puede ser la rueda de prensa del PSOE de la semana pasada, que él calificó de agresión. En la respuesta que dio ya se le vio sin ejercicios respiratorios. “Me conocen –le dijo a los periodistas–, siempre hemos defendido que hay otra forma de hacer política. No vamos a consentir que se nos acuse de poner condiciones partidistas o caprichosas. Salimos al paso de las acusaciones a los concejales de este grupo de que no hemos hecho los deberes. Que nos miren a la cara y nos digan si no hemos trabajado y no hemos sido leales a la institución. Que digan si hemos pedido algo para mí o para IU. Yo no tengo miedo ni condicionantes», aseveró alzando algo la voz. Luego se apaciguó, dijo que “esta situación tiene remedio” y que no quería echar más leña al fuego.


Ya había estallado el día de antes. “Estas cuatro cositas”, le espetó a la alcaldesa en tono más que desafiante. Y este lunes, a la media hora amagó con levantarse de la reunión, si bien fue el coordinador local, Javier Aguilera (¿papeles cambiados?), el que abogó por continuar las conversaciones. Pero al día siguiente no hubo quien lo sentara, no sólo porque la negociación sobre Somuvisa embarrancó sino porque dicen que le insultaron.


Cano era para los socialistas el hombre clave para que el pacto no naufragase, pero ahora, por motivos propios o ajenos, o ambos a la vez, es el eslabón más presionado. Siente que le han echado encima a la opinión pública y que se está dejando muchos pelos en la gatera, y ha tomado la iniciativa de intentar demostrar que la actividad municipal no está parada ni IU es el problema. Los otros días, militantes y votantes confesos del PSOE, entre los que siempre ha despertado bastante admiración, le pedían en la radio que no rompiera el pacto y aprobara los presupuestos. Una de sus vecinas de El Almendral incluso se dirigió a él y le rogó: “¡Canito! –al parecer así lo conocen en el barrio– ¡Sé tú mismo!»

El PP dispara con pólvora mojada

Lo que el viento se llevó estos días en el PP municipal fue la memoria. Más concretamente a su ‘aún portavoz-anterior alcalde-flamante senador’ y a su ‘viceportavoz-anterior concejal de Presidencia-flamante heredero’. Ante el lamentable espectáculo tanguero-contable que PSOE e IU se marcan, alguien les ha tenido que decir a los populares que dejen el cómodo paraguas y se mojen, pues debían ser los únicos en todo Jaén que no habían criticado el retraso de los presupuestos. Y lo han hecho, vaya si lo han hecho, cantando bajo la lluvia, pero chapoteando en los charcos propios hasta calárseles las canillas.


El ir y venir a la madrileña Plaza de la Marina le ha hecho olvidar al que fuera regidor capitalino hasta hace menos de un año que aprobó los presupuestos también en primavera, y eso que tenía mayoría absoluta, que quiere decir que no necesitaba nada más que a sus concejales para aprobarlos. Y tampoco tenía que ser muy puntilloso, pues bastaba con poner catorce ‘parking’ por aquí y unos cuantos convenios urbanísticos por allí, y las cuentas se cuadraban solas, que el papel es muy sufrido. No hay más que ver lo que se aprobó al final: unos presupuestos “realistas, ambiciosos…”. Y ahí ya pones los adjetivos que quieras, que a la gente los números no les gustan. Es más, incluso les ahorró la liquidación presupuestaria de 2006, pese a ser obligada. Por eso no se entiende que critique al actual gobierno municipal cuando justamente le están copiando.


Tampoco se entiende que, codo con codo y en la misma rueda de prensa, el portavoz defienda a IU en el actual embrollo, y que su viceportavoz ataque a IU. Habría que ponerse de acuerdo. Yo le dejaría la iniciativa al viceportavoz, hombre que siempre sabe dónde le aprieta el zapato al adversario político. No hay más que escucharlo: si IU no rompe el pacto es porque tiene a sus enchufados colocados y porque la división interna en IU les ha restado sueldos. Se ve que el hombre sabe de lo que habla, es indudable, lo dice con tal aplomo que es como si su partido hubiera pasado por ahí. Y eso que algunos de esos que llama enchufados tenían su trabajo antes (responsables de Somuvisa o IMEFE, por ejemplo).


También está seguro de que el portavoz de IU terminará en el PSOE, al igual que la alcaldesa de Córdoba, que votó a una senadora socialista en las elecciones de marzo. Aunque este argumento no lo veo tan sólido, ya que al flamante senador que tiene a su vera hay más de uno en el PP que tampoco le votó, y no son precisamente militantes de base. Por cierto, para alcalde tampoco.

Guía para perplejos

Algo se rompió

Cuenta Luis Carandell que Emilio Castelar y Cristino Martos, que fue ministro en la Primera República, eran muy amigos y coincidían en asuntos políticos, pero que una vez a Castelar le indignó tanto el discurso de Martos que cuando acabó se dirigió a él en los pasillos y le soltó «¡Cristino, no pienso ir a tu entierro!».¨


Desde el principio se vio que el triángulo Peñalver-López-Cano no iba a ser un ‘ménage à trois’ político, a pesar de los lazos afectivos-generacionales de la alcaldesa y los portavoces de PSOE e IU. Desde el principio negociador del pacto municipal se vio que no iba a ser gobernar y cantar. Todos vienen de recientes guerras internas, las más cruentas, y con el ánimo peleón. Y Peñalver y Aguilera, el coordinador local de IU, son viejos conocidos de aquellas maratonianas sesiones de comienzos de los años noventa cuando IU no entró en el gobierno y tenía que pelearse la gestión punto a punto.


Pero se esperaba que la empatía de ese triángulo isósceles pudiera con la geometría desigual en el número de ediles y con la historia local de rivalidad entre PSOE e IU. Pero no ha sido así. Desde el principio llegaron los tropiezos, muchos ya, hasta llegar a la primera crisis seria, escenificada esta semana, para perplejidad de propios y extraños, que no terminan de entender que en sólo un embarazo corra peligro un pacto que nació entre cánticos de unidad en una ciudad a la que, según dijeron, había llegado la primavera.


Pues será la alergia. Será que Jaén es alérgico a un Ayuntamiento tranquilo, pero a los votantes de PSOE e IU les ha costado esta semana digerir tanta perplejidad. Desde esa mujer que confesaba en la radio llevar dos días sin poder dormir, a quienes se sienten defraudados por una disputa cuyas causas son difusas, cambiantes o superables.


Habrá quien piense que nunca ha peligrado en realidad el pacto. Puede que lo piensen los propios protagonistas, acróbatas que arriesgan sabiendo que hay red. Puede que no se hayan roto la crisma pero se ha roto el triángulo, el clima de confianza política, la virginidad inicial. Puede que este matrimonio no fuera por amor sino por poderes y con separación de bienes, pero ya no será lo que fue. Cuando se rompe la cohabitación con derecho a roce no hay ‘superglue’ que lo pegue. De hecho, aunque se hayan dado otra oportunidad, ambos han empezado a asumir que puede que esto no dure cuatro años. Y por ahí se empieza.


Contra el PP, mejor


Más allá de las trincheras en las que parecen instalados y cegados, ha empezado a prender la sensación de que PSOE e IU no están preparados para gobernar, juntos y hasta por separado, y que Jaén necesita políticos de más talla que los actuales, que sólo contra el PP ‘gobernaban’ mejor. Incapaces de mirar más allá de sus trincheras y entornos, se oye el eco creciente que lo de estos días es «una auténtica irresponsabilidad».


Será injusto. Resulta evidente que han trabajado a destajo, que los socialistas han arrancando inversiones, han intentado aliviar la penuria económica y poner las bases para cambiar la ciudad, y que los dos concejales de IU han trabajado la micropolítica y han influido en sus socios. Será injusto, pero es la sensación actual. También es cierto que queda mucho mandato. Aunque no se sabe si para bien o para mal.


La perplejidad es mayor porque no se conoce con exactitud cuál es el problema de fondo. Se han dado tantos. IU alude a los intentos de privatización, al decreto de competencias, al desconocimiento de las cuentas, a la escasez de recursos para vivienda y empleo… El PSOE replica que ha cedido a todo, que está harto de «chinitas» y, acuciado por el paso del tiempo, convierte lo que es una cesión en una presión hacia IU, al que pone plazos con una puesta en escena excesiva. IU siente que le han echado la ciudadanía encima y opta por no ver el folio en blanco y por articular nuevos escollos para no aprobar los presupuestos. Ello provoca las aclaraciones del edil de Hacienda y la posterior respuesta de IU y las amenazas de publicar lo que en vez de ser escrito se debió hablar, etcétera, etcétera.


Agravio sobre agravio, y la bola de nieve que sigue creciendo. Faltó cintura. No es que no la haya, pero falta. Y sobran árboles que impiden ver el bosque, como apuntó Zarrías el viernes, que sabe de gobiernos de coalición.


Con todo, puede que haya un problema de fondo: eso del ‘gobierno plural’. Para IU es fundamental, pero el PSOE dice que cómo se come. Estarían sobre el tapete dos formas de gobernar: un reparto de áreas y cada uno en su casa y dios en la de todos; o todos para una y una para todos. Camas separadas o cama de matrimonio. Sentar a la mesa a IU o ponerla en mesa separada y colmarlo de manjares. Será más abstracto y más complejo, pero a lo mejor tienen que hacerse filósofos. ‘Crisis es que no sepamos lo que nos pasa, y eso es justamente lo que nos pasa’, que decía Ortega y Gasset.


Descarriados


«Prepararos para gobernar», le espetaba estos días un dirigente de IU a uno del PP. Para bromas está el PP. San Clemente aguarda a que Sevilla ordene ejecutar la marcha del ex alcalde para coger la manija y ordenar el patio. Sánchez de Alcázar ya cobra del Senado y repartió su herencia: mitad para Rueda, mitad para Álvarez y la viceportavocía para Segovia, que se ve más cerca de la batuta con Paterna a la baja, Cárdenas al fondo y Peragón en la recámara.


Jaén merece políticos que acierten más. O, en su lugar, que se reparta la ‘Guía de perplejos’ de Maimónides, ese filósofo cordobés que tiene una escultura en una placita de la judería y cuya obra también se conoció como ‘Guía de descarriados’. Pues también.