El equipo de gobierno-oposición

  1. El concejal de Hacienda acudió a Esopo y a la fábula de la zorra y las uvas para contestarle al PP. Pero lo que ayer se vio en el salón de plenos recuerda más a ‘La zorra y el leñador’: una zorra era perseguida por unos cazadores y suplicó a un leñador que la escondiera; llegaron los cazadores y le preguntaron si había visto a la zorra; les dijo que no, pero con su mano disimuladamente señalaba a la cabaña donde estaba escondida, aunque no le entendieron; cuando se fueron, la zorra, que lo había visto todo, salió sin decir nada; el leñador le reprochó por qué a pesar de salvarla no le daba las gracias, a lo que la zorra respondió: ‘Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo’.

    PSOE e IU dicen con la boca que son socios de gobierno, pero ayer se trataron como si fueran oposición. Un gobierno-oposición. Chocaron en todo: el número de mociones, iniciativas en Medio Ambiente sin contar con Hacienda, el número del radiotaxi… Pero sobre todo por el decreto de FCC, ‘casus belli’ que puede terminar de romperlo. Y hasta por los cargos de confianza, para alegría del PP, que dio a IU el abrazo del oso. ¿Se romperá el pacto de gobierno?

Los socios vuelven a las andadas

  1. En la casa del pobre, la alegría dura poco. Tras los primeros efluvios de la reconciliación (pinche para ver), PSOE e IU vuelven a tropezar con la raya de un lápiz. Nada comparable, al menos de momento, con el abismo al que se asomaron en abril en la tensa negociación de los presupuestos, pero la paz firmada hace ahora un mes empieza a resentirse.

    Esta vez a cuenta del decreto de competencias para que el servicio de limpieza lo asumiera la Concejalía de Mantenimiento Urbano (en manos del PSOE) y no la de Medio Ambiente (en manos de IU). El asunto viene de lejos, del mes de marzo, y vino a enconar la negociación presupuestaria. Para el pleno de hoy, 29 de mayo, IU tiene pensado presentar una moción con el fin de dejar sin efecto dicho decreto y que Cano vuelva a ejercer de Míster Proper. Como la apoyará el PP, saldrá adelante, aunque sea a costa de escenificar de nuevo las diferencias entre los socios de gobierno.

    Eso será por la mañana. Por la tarde será el debate presupuestario e IU también presentará varias enmiendas a las cuentas (entre ellas, la plaza de periodista del Patronato de Cultura y algunos flecos que se dejaron sin cerrar) y que también apoyará el PP. Como hizo esta semana en la Comisión de Hacienda y Recursos Humanos votando a favor de la propuesta de IU de dejar la RPT de la plantilla sobre la mesa, en contra del criterio del concejal de Hacienda y Personal, Martínez Plaza (PSOE), que tal vez no debió someterlo a votación, visto como estaban las cosas, salvo que quisiera retratar de nuevo la conexión IU ‘and’ PP.

    ¿Pinza?¿grapa?¿presión entre socios que los populares aprovechan? Al PSOE no le hará mucha gracia que su socio le derrote en las votaciones, y a IU tampoco que su socio no negocie los asuntos y luego le retrate con el PP. No obstante, no se descartan negociaciones de última hora, durante una jornada de doble ración de plenos municipales que puede resultar muy larga. Para unos más que para otros.

El futuro de Zarrías

  1. Es época de congresos, de turismo interior para los principales partidos. En el PSOE también. Por San Isidro inició su periodo congresual, municipio por municipio, para elegir a los compromisarios que acudan en representación de Jaén al XXXVII Congreso Federal. La delegación por la capital la encabezará su secretaria general y alcaldesa, Carmen Peñalver.

    Más interesante a priori parece el congreso provincial del 19 de julio (día del bicentenario de la Batalla de Bailén), pues tiene que renovar la dirección. Para entonces ya se sabrá si Zarrías se presenta a la reelección, cosa que no ha anunciado hasta ahora, alimentando alguna duda. Su ‘sucesor’, Francisco Reyes, número dos del PSOE, tampoco lo despejó del todo hace unos días cuando dijo que Zarrías era “el mejor” y que su opinión era que siguiera.

    De ahí que, por mucho que diga Zarrías que está “mejor que nunca”, volviera a resonar aquella famosa ‘designación’ que hizo a finales de enero, en plena precampaña electoral, de la que luego renegó, pero que no se llevó el viento: «A Francisco Reyes ahora le toca, nada más y nada menos, que ser la persona que, más temprano que tarde, si los compañeros lo quieren así, tendrá que encargarse de la organización del Partido Socialista en la provincia de Jaén».

    Todo indica, no obstante, que Zarrías seguirá. Al menos de momento, hasta que deje enjaretado el Plan Activa Jaén, su última herencia, y hasta que Chaves decida dar el relevo, pues a nadie escapa que ambos van en el lote. Cuando ocurra, la incógnita será qué papel jugará el PSOE de la capital, que en los últimos años ha mantenido una relación dialéctica con el provincial: tesis, antítesis y síntesis, para volver a ser tesis, antítesis y síntesis… (Juan Torres, Antonio Manuel Foche, ¿Carmen Peñalver?).

    Y mientras llegan los viajes congresuales, continúa el goteo desganado de nuevos delegados de la Junta, así como la nutrida delegación jienense en cargos intermedios y las cábalas sobre el inquilino de la Subdelegación del Gobierno. ¿Fernando Calahorro, que hace unos meses se veía fuera, o una mujer?¿Quién? La que más suena es Angustias María Rodríguez, delegada provincial de Educación, aunque también sonó para otros cargos antes y ella repetía que estaba muy a gusto donde estaba, como así fue.

Nuestra María San Gil y el senador

  1. La concejala del PP Inmaculada Solar será la encargada de defender la posición de su grupo en el importante debate de los presupuestos municipales este año, el jueves de la semana que viene. Solar, nuestra aguerrida María San Gil, ‘mutatis mutandi’, es concejala rasa en este mandato, aunque en el anterior fuera portavoz municipal. De ahí la sorpresa un poco.

    Como es sabido, el portavoz es aún el ex alcalde, Miguel Sánchez de Alcázar, mientras que el viceportavoz es el anterior concejal de Presidencia, Miguel Segovia. Pero los dos máximos dirigentes cuando gobernaban han cantado en la oposición eso de ‘aparta de mí este cáliz’. Porque el debate presupuestario es un asunto relevante, pero es un marrón. Sobre todo a los pocos meses de dejar el poder y con la ingeniería contable de los últimos presupuestos aún fresca.

    Por cierto, que será el primer pleno en que el ex alcalde cobre aparte la asistencia al pleno, 120 euros, veinte mil pesetas del ala. Hace poco optó por cobrar del Senado y repartió su dedicación exclusiva entre Antonio Rueda y María del Carmen Álvarez, que tenían media dedicación y ya la tienen completa. Y en el último pleno se vio su petición de compatibilidad, por lo que cobrará las asistencias a plenos y comisiones (que aún no tiene). Se ve que el sueldo de senador no llega.

    ¿Que cuánto cobra un senador? No es fácil saberlo. Como pasa en todas las instituciones, es público pero está escondido y tiene muchos subterfugios. Rastreando en la Red he encontrado esta página de la Asociación de Periodistas Parlamentarios (sólo tenéis que hacer ‘clic’ sobre el nombre). Según una guía que hicieron hace varios años (no tiene fecha pero calculo que puede ser de 2004 ó 2005), cada senador o diputado que no es de Madrid tiene una asignación anual de 35.944 euros brutos. Más 20.968 euros de dietas para los gastos de alojamiento y manutención. Total: 56.912 euros.

    Si además eres presidente de una comisión, 18.030 euros anuales más, y si eres portavoz, 13.222 (recuerdo que son cifras de hace unos años).

    No queda ahí la cosa. Puedes hacer gratis todos los viajes que quieras en medios de transporte colectivo. Eso sí, sólo dentro de España. O en su defecto, tienes derecho a que te paguen los gatos de viaje. Y si no dispones de teléfono oficial, pues 93,15 euros mensuales en concepto de gastos de telefonía. Más 46,58 euros mensuales en concepto de gastos de comunicaciones informáticas. Sin olvidar que tienes inmunidad, salvo que seas detenido en caso de flagrante delito, y que recibes con carácter vitalicio el tratamiento de ‘excelencia’.

Montané y el obispo Teopompo

  1. «Estamos en luna llena», es lo primero que ha dicho nuestro singular concejal de Cultura al llegar a la sala de prensa esta mañana, festividad de San Teopompo, que fue un obispo de los tiempos de Diocleciano al que no había forma de obligarle a que renunciara a su fe, pues lo metieron en un horno encedido y por la noche se le aparececió milagrosamente al gobernador de la época para recordarle las crueldades cometidas.

    Montané, que también ha reaparecido en el retablo político local y que aprovecha siempre que puede para recordarle al PP las ‘crueldades cometidas’ en materia cultural, ha surgido hoy milograsamente convertido en un amante, con cita incluida del ‘Fragmento de un discurso amoroso’, del escritor y semiólogo francés Roland Barthes: «El leguaje es una piel. Yo froto mi lenguaje contra el otro. Mi lenguaje tiembla de deseo».

    ¿Y qué tiene que ver esto con los presupuestos municipales? Poco. O mucho. Ha sido un guiño a los que estábamos allí, a menudo fustigadores y fustigados. Y, como políticos y periodistas estamos condenados a convivir, más vale llevarse bien en la medida de lo posible y frotarse unos con otros. Se entiende que a nivel de lenguaje, de conversación, de diálogo, que a veces falla y propicia desplantes y malos rollos.

    Otras veces me temo que es culpa de la «estrategia del equipo de gobierno de que la información emane del gabinete de comunicación», como ha señalado al hablar de otro asunto. Y es que a todos los equipos de gobierno les da al principio por ponerle puertas al campo, por meter el mar en una piscina aunque sea de dimensiones olímpicas. Porque si al final todo tiene que emanar del gabinete, no tiene sentido celebrar ruedas de prensa para poder preguntar cualquier cosa, como de hecho ocurre. A no ser que se esté pensando en importar la moda de comparecer, soltar lo que uno quiere decir para salir en los medios audiovisuales y luego no permitir preguntas.

La silla eléctrica

  1. Más que un sillón, lo que tiene la alcaldesa es una silla eléctrica. El cielo y la tierra no dan tregua y el suelo municipal se llena de charcos, propios y ajenos. El solaz tras el agotador parto de los montes presupuestario duró poco. Presionada desde fuera por una ofensiva judicial de la oposición que recurre hasta la conexión a Internet (curioso el pacto de silencio de todos tras conocerse que los grupos municipales de Jaén son de los que más gastan del país) y presionada desde dentro por su socio y por el paso del tiempo, Peñalver teme que el primer aniversario le pille con lo puesto.

  2. De ahí su eléctrica agenda de reuniones con el equipo de delegados de la Junta, que mira con un ojo al Ayuntamiento y el otro a Sevilla, a ver si siguen. El colofón para «recuperar el tiempo perdido», como ella misma reconoció, lo puso Chaves el viernes en una inusual comparecencia en la sala de prensa municipal. Plazos y dinero (el tiempo de anunciar proyectos empieza a agotarse y es hora de poner ladrillos). Y que se dejen de puñetas. El mismo mensaje que el último de abril lanzó Chaves oportuno desde Sevilla a IU pero también a los suyos. «Que sea un entendimiento que perdure», dijo como el que teme algo.

  3. Pero el gobierno municipal consigue fuera lo que pierde dentro. La política doméstica da la impresión que cosecha más sobresaltos y deja más ‘heridos’ de los imprescindibles. Y a las primeras de cambio. Decían el viernes los ex alcaldes del PP a propósito del conflicto del taxi que cuando ellos gobernaban tenían «relaciones modélicas» con los distintos colectivos.

  4. En parte es cierto, pero sólo en parte. No es difícil. No aumentas durante años las licencias y tan contentos. Le concedes a la Policía Local todo lo que pide, y tan contentos. No notificas el deslinde en los Puentes, y tan contentos. Y si alguno protesta, se les acusa de hacer política y se le desactiva, como ocurrió en la última etapa, cuando algunos colectivos se empezaron a cansar de la política de «agradador de todos los Seguismundos», como se definía el personaje de ‘La vida es sueño’.

El PP inaugura hasta desde la oposición

  1. La lluvia del jueves fue una ducha escocesa, fría y caliente a la vez, para la concejala de la Policía Local, que justo cuando empieza a ver luz al final del túnel de los taxistas asiste a una especie de ‘motín’ de los policías a cuenta del reparto de unas octavillas. Se equivocó, parece claro. Los agentes no están para eso. Pero de ahí a pedir su cese como hizo el ex alcalde, suena a chiste. Ningún concejal ha dimitido en muchos años, por lo que habría que concluir que el PP no se equivocó en nada. Y doce años son muchos.

  2. Tan fuerte como decir que las octavillas eran para una «campaña de publicidad», porque convocaban a una reunión de la alcaldesa con los comerciantes. A no ser que durante sus ocho años de alcalde entendiera publicitaria cada una de sus reuniones, que no creo. Los mismos ocho años en los que acusó a la oposición de judicializar la vida política y ahora ha sacado un bonobús para la Audiencia Provincial.

  3. Por lo demás, la ‘inauguración’ del PP del parking Avenida estuvo curiosa, con los Tres Migueles como los tres tenores, juntintos y rodeados del resto del grupo municipal, salvo las Tres Marías. Estuvo hasta emotiva cuando a García Anguita casi se le quiebra la voz al recodar lo mal que lo pasó, y hasta simpática cuando Alfonso Sánchez, dicharachero como suele, quiso rememorar sus tiempos de alcalde al improvisar con el plástico de las obras una cinta inaugural.

    Pero García Anguita, que para eso es el número dos del partido, frustó la iniciativa y pidió seriedad. El mismo que hizo mirar a los suyos al cielo cuando dijo que Manolo López, el concejal de Urbanismo, del PSOE, era «un hombre de derechas en un traje de izquierdas», y que para que fuera aceptado por los suyos tenía que insultar y arremeter contra el PP, cuando López «tiene un piso en el centro, un chalé y le gusta la buena vida». En este punto, sus compañeros de derechas ya no sabían dónde mirar.

Negociación 'win-win'

  1. ¿Y quién ganó?

Adiós a las armas, que diría Hemingway. El acuerdo al borde del precipicio llegó con los presupuestos piromusicales del pasado año electoral preparados para su prórroga y con el pacto de gobierno visto para sentencia. El receso a la hora del Ángelus obró milagros. La telefonía móvil, junto con la cruda realidad y la propuesta de Cano (IU) de reunirse a solas con la alcaldesa hicieron el resto. El mismo portavoz que un mes antes le colgó dos veces el teléfono a Peñalver cuando ésta le propuso lo mismo, exigiéndole para sentarse que retirara el documento presupuestario de marras. El mismo documento que luego ha servido de base para la negociación final… Cuánto tiempo, cuántas energías.


Y tras el nuevo aleluya y el nuevo apretón de manos –un ‘flashback’ del de junio–, y a la espera de que pasado mañana nos informen del contenido de lo pactado, la pregunta vocinglera y capciosa que recorre los mentideros y las cañerías de Internet es quién cedió (su variante obscena es ‘¿quién se bajó los pantalones?’). Esa será ahora la batalla, mediática y no, pese a que ceder es a veces lo responsable (otras es no hacerlo), sobre todo cuando se repite que prima el interés de Jaén. Cada uno dirá que defendió lo que pensó era lo mejor, y más de un jaenerito pensará que muy bien, pero que por qué no se llegó antes.


Ahora sólo importa quién ganó, o quién se dejó sodomizar. Como si la política fuera un callejón, o algo peor, y se permitieran golpes bajos con tal de ganar. A lo mejor algunos episodios de la negociación a dado pie a pensar así.

  1. Chaves madrugó

    Tan exultantes estaban que se fueron de cañas. Tal vez no les llegue el eco de la calle. Había, eso sí, motivo para la satisfacción y para el humano alivio. Pero el espectáculo dado a las primeras de cambio y el retraso que acumulan las cuentas no da para mucho más, la verdad. Aunque lo han pasado tal mal que lo celebraron casi como en la noche electoral.

    Los protagonistas fueron locales, pero algo deberán apuntarse Valderas, Zarrías y sobre todo Chaves, quien a primera hora de la mañana dijo algo como para que lo graben en el frontispicio del Ayuntamiento en lo que queda de mandato: «Los dos partidos deben ser responsables y conscientes de no mirarse al ombligo, sino de pensar en la ciudadanía». Amén.

Ambos ganan


El gobierno municipal estaba el miércoles por la mañana muerto, y «lo único que se debe de hacer con él es respetarlo», que decía Silvela de gobiernos como el de Sagasta tras el Desastre de 1898.


¿Cómo se llegó al abismo? Difícil saberlo, pues en teoría estaban condenados a entenderse después de calentar los sillones de la oposición durante doce años de mayoría absoluta del PP, con ‘feeling’ personal entre ellos, el resto de administraciones ‘alineadas’ y Zarrías que aún puede tender puentes de plata entre Jaén y Chaves. En la práctica, sin embargo, a los diez meses dejaron de dirigirse la palabra y estaban dispuestos a romper, nadie entiende bien por qué. Ni Somuvisa ni las sociedad mixtas en ciernes parecen tener entidad para ello.


Al PSOE le interesaba más que a nadie que no se rompiera, y a IU le interesaba menos que a nadie que se rompiera. Por eso tal vez al final no se rompió. Uno es el grupo mayoritario y tiene a la alcaldesa, por lo que si hay inversiones las rentabilizarán. El otro tiene la oportunidad histórica de demostrar que puede gobernar y, si rompe, al ser el pequeño sería acusado de díscolo y exigente.

En teoría de juegos, que se aplica a la psicología y a la economía, cuando los participantes deciden unirse porque ambos saben que salen ganando se hablan de juego ‘win-win’: ganar-ganar.

Con los flecos

Puente festivo intenso, de ir y venir de ambos portavoces para que el concejal contable cuadre de una vez los presupuestos aunque sea a martillazos mientras cruzan los dedos para que no se los machaque. En los entornos de unos y otros hay pánico a que los protagonistas se enreden en los flecos, dada su facilidad para ello.

El martes quiere presentar las cuentas y ahora están a la búsqueda del tiempo y de la confianza perdidos, como insiste en los últimos días la alcaldesa, lo que no es mal principio. No será fácil ni lo uno ni lo otro. El sambenito de mal avenidos ya lo tienen colgado, y la desaceleración económica puede hacer que el grifo de las inversiones baje de presión. Ambos creen que hay margen, que era mejor hacer la crisis al principio y que ahora habrá frutos en un Ayuntamiento más parado que los caballos de Cubero.

Está por ver, las prisas no se lleva bien con el diálogo y existen áreas calientes por la fricción: limpieza, medio ambiente, Somuvisa, Urbanismo, Cultura… Mañana se verán las caras por la tarde, entre la hora nona y la víspera.

Y a la expectativa anda el PP, que siente de golpe que el viento ha cambiado la dirección, y han pasado de atacar a la alcaldesa a atacar a IU. Tal vez ‘pinzó ‘en exceso a IU y ésta salió corriendo.

El ex alcalde se aferra a la portavocía con querellas contra la alcaldesa y reza para que los socios se enreden. San Clemente, en cambio, esperará a que su grupo municipal se despeje y, más adelante, a ver si PSOE e IU le ponen la alcaldía en bandeja Fernández de Moya jugando a perder-perder.

El síndrome post-pacto

  1. El pacto de gobierno municipal se salvó en el último minuto y con fórceps. La alcaldesa y el primer teniente de alcalde estuvieron al fin a la altura política exigible después de doce años de calentar los sillones de la oposición y de sólo diez meses de gobierno conjunto. La altura política de la que unos y otros han carecido durante meses de trincheras y escaramuzas, de titubeos e imposiciones, de comunicados y correos electrónicos, de tácticas y campañas de presión. En definitiva, de deslealtades mutuas (porcentajes al margen).

    Las palabras de ayer de Chaves, aunque pongan como es lógico el acento en IU, se dirigieron también al PSOE, y su llamamiento a no mirarse el ombligo sonó como una variante del consejo dado por Zarrías hace unas semanas de que los árboles no impidieran ver el bosque.

    A la espera de que el lunes, festividad de San Máximo, nos traiga más detalles sobre las razones del acuerdo y los motivos del desacuerdo, a muchos ciudadanos esta movida carece explicación. Y aun si la tiene, no llega a entenderse que PSOE e IU hayan llevado las diferencias tan lejos y, sobre todo, tan pronto.

    Una disputa más en las formas que en el fondo, pues de lo que se conoce, las diferencias políticas o de contenido en torno a los presupuestos no parece que fueran insalvables, como para poner en peligro un gobierno entero. Más bien que se han enredado en los perejiles, y a punto han estado de desatar una guerra por un mísero peñón.

    Unos y otros han llevado el pacto hasta el borde del precipicio y allí se han encomendado a San Hölderlin: “Allí donde nace el peligro, nace también la salvación”. Pero en ese camino se han dejado la confianza entre ellos, la frustración entre los suyos, el regocijo entre el resto y muchas de dudas en todos de si lograrán gobernar en un futuro.

    Y tampoco han estado a la altura en la reconciliación. Humanamente puede entenderse después de meses de desasosiego, reuniones a cara de perro y tensiones varias; pero a los ciudadanos les cuesta digerir que después de lo que se han dicho, de aplazar la entrada en vigor de los presupuestos hasta julio y de casi paralizar la actividad municipal, hubiera motivos para la celebración.

    Será la euforia del síndrome post-pacto, pero es una cuestión estética. Como la aplicada con acierto en la apertura del ‘parking’ Avenida, que finalmente no se inauguró pese a ser el más grande y moderno de la ciudad, ya que “no es para sentirse orgulloso”, como reconoció con coherencia la concejala-heredera tras informar de que costó el doble (4.000 millones de pesetas, que se dice pronto), retrasarse más de un año y registrar todo tipo de incidencias.