Jaime Peñafiel batalla en Bailén

La historia ha marcado a los bailenenses como un pueblo batallador y están peleando lo suyo para que el día 19 acuda a los actos del Bicentenario algún miembro de la Casa Real, como en mayo hicieran los Reyes a Mósteles con motivo del Bicentenario de la Guerra de la Independencia. Hasta se han buscado su particular general Reding, el inefable ex cortesano Jaime Peñafiel, que en la sobremesa de hoy ha salido al campo de batalla para aliarse con las huestes bailenenses y, desde desde el puesto privilegiado del programa de Telecinco ‘Está pasando’, llamar a la rectificación para que alguien de la realeza acuda a los actos de la Batalla.

Claro que Peñafiel es más peligroso que una recepción diplomática con Paqui Peña y el hombre ha venido a negar el principal argumento que estos días esgrime el alcalde, Bartolomé Serrano (AIB), pues Peñafiel está convencido de que la asusencia de la Familia Real no es una decisión política. Aunque eso sí, les ha animado a ir por razones de justicia histórica y para calmar a los bailenenses.

Porque la verdad es que los ánimos están guerreros y el debate está peligroso. ¿Llevará razón el alcalde cuando acusa al PSOE de impedir la presencia real? Muy claro lo tiene que tener, pues la acusación es grave. ¿Habría procurado el Gobierno asegurar dicha presencia si el Ayuntamiento estuviera gobernado por el PSOE? Parece evidente que el resto de administraciones, volcarse, volcarse, no se han volcado con el Bicentenario. ¿Por qué? ¿Puede ser que todos tengan parte de culpa?

Una polémica que seguro trascenderá los actos de este semana. Mientras tanto, aquí cuelgo un breve repotaje de TVE sobre la batalla y otro con la recreación del año pasado.

Días para vomitar

Fin de semana para borrarlo del almanaque. Caronte dando viajes por el Mar de Alborán y el de Motril, cuerpos izados como si fueran sólo carne o los ojos de ese niño que al mirarlos no ves, porque a través de ellos estás viendo a los que tiraron por la borda. El padre de Yecla que planea, escribe y mata a su mujer y a sus dos hijos al alba, con la fresca. La madre que aprovecha el sábado para ir a Granada a buscarle a su hija piso de estudiante y regresa al rato en un ataúd, y eso que ni ha visto desde su tranquilo asiento de copiloto cómo un coche surge de la nada y se va a por ella y a por su hija, así, en lo que dura un pestañeo.

O asuntos más livianos, pero que también duelen. Como el positivo de Manolo Beltrán, que tanto nos ha dolido, por él y por nosotros. Porque con el ‘Triki’ hemos subido los jienenses cada verano al Tourmalet, a L’Angliru, al Col du Galibier, al Alpe d’Huez, empujando desde casa, apretando las piernas como si fuéramos en su sillín, cuesta arriba, orgullosos de un humilde peleón, como nosotros, que se codea con los mejores, como nos gustaría hacer a nosotros. Un ‘gregario de lujo’, como hemos escuchado hasta la saciedad, un jienense al servicio de las estrellas.

Tanta honestidad durante tantos años y tanto esfuerzo tiene que valer de algo. Al menos para mantener la presunción de la inocencia, como el propio Manolo, uno de los nuestros, nos pide. Qué menos.

El sueño de María del Mar

María del Mar Moreno Ruiz acaricia sus sueños, como Eva, la protagonista de su libro. Tres meses escasos ha durado la carolinense al frente de la Consejería de Obras Públicas y Transportes. Zapatero acaba de nombrarla secretaria de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, lo que equivale al número 4 del PSOE, justo detrás de Leire Pajín. Hace tiempo que formaba parte de la dirección federal socialista, pero ahora con cargo de relieve aunque tenga que dejar la consejería.

Ello confirma que Mar Moreno -como la llaman en Sevilla- se mantiene en el núcleo ‘zapaterista’ dirigente, a la vera del secretario general y presidente del Gobierno, sin que su marcha a Madrid tenga que significar necesariamente la renuncia a sus posibilidades cuando se plantee la sucesión de Chaves, sino más bien lo contrario. Es cierto que deja una consejería de mucho peso en tierras andaluzas, pero volverá a tener poder orgánico, ahora desde la capital del Reino, y ya se sabe que los cargos de secretario general y presidente autonómico van de la mano.

De nuevo se volverá a hablar de que es la elegida. Ya se habló de ella en clave sucesoria cuando Chaves la eligió en 2000 número dos del PSOE andaluz, pero los contrapoderes internos y la continuidad de Chaves llevaron a Moreno a la torre de marfil de la presidencia del Parlamento.

Ahora había vuelto a la gestión y se la veía con ganas y energías. Por Jaén vino hace un mes para tomar contacto, pero como era pronto para abordar proyectos, prometió que lo haría unos días después y entonces anunció que todos los distribuidores de la capital para 2010, salvo la nueva Variante Sur. Con su marcha de una consejería tan importante, Jaén pierde aunque sea a corto plazo. Ya sé que el origen de un político no determina las políticas, pero puestos a elegir prefiero, en este y en otros partidos, que sea alguien que conozca de primera mano nuestras muchas necesidades, y posibilidades.

(vídeo de la reciente presentación de su libro ‘El sueño de Eva’)

Y Dylan estuvo en Jaén

Robert Allen Zimmerman estuvo ayer en Jaén, a sus 67 años, con un sombrero de aire ‘cordobés’ y su voz algo cascada de tanta vida y de tanta gira. Pero estuvo en Jaén, cultivando su fama de huraño (me dicen que no aceptó el aceite que le iban a regalar) y exhibiendo sus aire de leyenda viva (no saludó, como es habitual), pero sonando como un auténtico dios. Rodante, pero un dios.

Fue a verlo la gente que se esperaba, poca, y costó lo que costó, mucho. La lástima es que no se promocionara más. O mejor dicho, que entre todos no lograrámos estar a la altura del mito, no consiguiéramos extender esa magia que rodea a los acontecimientos únicos y que arrastran a quienes quieren ser testigos de la historia, aunque sea de la historia de la música o la historia local.

Ahora surgirá el otro debate. ¿Mereció la pena el esfuerzo económico? Es cierto que la mayor parte del dinero la ponen la Junta y la denominaciones de origen del aceite, pero no deja de ser dinero público. ¿Era necesario forzar tanto? ¿En qué quedó la promoción del aceite de oliva?

Pero tiempo habrá de preguntarle a la alcaldesa (se lo perdió, con la ilusión que le hacía, por un pequeño accidente de uno de sus hijos) o a los concejales. Como a ese que ocultó la cámara de fotos en salva sea la parte. Aunque basta que prohíbas algo para que ayer hubiera más cámaras que nunca (lo mismo figura en alguna de las antiguas letras del ídolo)

Ahora, cuando los aplausos aún resuenan en la Institución Ferial, toca hablar del artista (la crónica del concierto aquí y en la edición impresa de IDEAL). Decía Bruce Springsteen que, en la música, Sinatra puso la voz, Elvis el cuerpo y Bob Dylan el cerebro. Y como muestra, un botón. El ‘Like a rolling stone (Como una piedra rodante)’ con el que se despidió, con el público coreando el estribillo y entregado.

La mejor canción de todos los tiempos, según la revista Rolling Stone: “Ninguna otra canción pop ha retado y transformado tan completamente las reglas comerciales y las convenciones artísticas de su época”. (Aunque tampoco está mal ‘Blowin’ In the Wind’, con una versión antigua que inserto al final)

Hubo un tiempo en que vestías tan bien,
lanzabas una moneda a los vagabundos
desde tu pedestal, ¿no?
La gente te avisaba,
“Cuidado nena, te vas a caer”
Pensabas que todos bromeaban.
Te acostumbraste a reírte de
todos los que estaban hundidos,
ahora ya no hablas tan alto,
ahora ya no pareces tan orgullosa
de tener que gorronear
tu próxima comida.

¿Qué se siente,
qué se siente,
al estar sin un hogar
como una completa desconocida
como una piedra rodante?…

La alcaldesa va a clases de recuperación

Por extraño que pueda parecer, el Ayuntamiento de Jaén acaba de empezar el curso. Los presupuestos de 2008 los aprobó hace unos días, por lo que el verano será de clases de recuperación, de ‘permanencias’ como se decía antes. Y es que queda sólo medio año, con agosto de por medio, por culpa de esos cinco meses de negociación y tensión entre los socios de gobierno.

La alcaldesa comentó el miércoles que tras la aprobación inicial de las cuentas aprovechó para acordar con la Junta un plan de trabajo que agilice las inversiones, por lo que el verano se presenta entretenido. Por segundo año se van a quedar sin apenas vacaciones, “diez o doce días”, apuntó Peñalver. Lo peor es que hay concejales que necesitan vacaciones como el comer, por el bien de todos. Otros en cambio no las necesitan tanto.

Y hay morbo por saber si José Luis Cano, el portavoz de Izquierda Unida y, a la sazón, primer teniente de alcalde, sustituirá a la alcaldesa en agosto. Y en ese caso, ¿qué hará? ¿Se devolverá a sí mismo las competencias sobre servicios privatizados como el de la limpieza que le ‘arrebató’ el PSOE y que casi rompe el equipo de gobierno? ¿Dejará sin efecto el dichoso decreto como reclamó el pleno de mayo con los votos de IU y el abrazo del oso del PP? ¿Se fían los socios el uno del otro? (el año pasado, la Alcaldía se repartió entre varios tenientes de alcalde)

Por cierto, el miércoles resultó llamativa la presencia de Cano en la mesa presidencial, a la vera de la ministra Elena Espinosa y del ‘factotum’ Zarrías. Fue en el encuentro de la Red de Gobiernos Locales +Biodiversidad y la explicación es que a la alcaldesa le coincidía con otra cosa. Tuvo que ser algo importante, la verdad.

Y mientras llegan las vacaciones, siguen los adioses. El coordinador de Alcaldía es el último, pero coge fuerza que a final de mes pudiera hacerlo también el concejal de Hacienda y Personal, Martínez Plaza. Y del todo, no sólo de Personal, como se ha barajado en repetidas ocasiones. El hombre ha pasado lo suyo con los presupuestos y la situación económica. Un sinvivir.

Y esta noche, Dylan.

Arenas, el oráculo de Olvera

Javier Arenas tiene de segundo apellido Bocanegra. Mal asunto para un político. Pero el redivivo presidente andaluz del PP y vicesecretario territorial de Rajoy maneja con tal soltura el verbo y acumula tal poder que más bien recuerda al oráculo de Delfos, ese al que acudían los griegos para preguntarle por aquellos asuntos que les preocupaban. El miércoles, sin ir más lejos, le preguntaron en Sevilla por la situación del PP jienense y el oráculo de Olvera (Cádiz) lo bordó. Dijo que su “deseo”, como en todos sitios, es que haya “integración, con amplísimos respaldos provinciales”. De haberse retransmitido en directo, ahí los críticos locales se habrían puesto a dar botes.

Pero fue más allá y añadió que si en el congreso provincial no hay integración y se presenta más de una lista, “ningún dramatismo, ningún poblema y que funcione la democracia”, dijo, para solaz de los partidarios del actual presidente, Fernández de Moya, que acudió al cónclave sevillí y que debió entrar en éxtasis místico cuando su jefe le llamó “brillantísimo parlamentario” y representar una “opción muy sólida en la provincia”.

Ahora viene la exégesis y auguro apologetas para todo. Porque, ¿qué quiere Arenas, que haya integración o que no? A primera vista parece dejarlo en una calculada ambigüedad, aunque, a riesgo de equivocarme -lo asumo-, creo que su razonamiento puede ser éste: mi deseo, como es lógico y ha repetido Rajoy allí por donde ha ido, es que haya integración; puedo quedarme ahí, pero para mi presidente de Jaén puedo quedar como el disimulo de Antequera, con la cabeza tapada y el culo fuera; sin olvidar que le he dado cierta responsabilidad parlamentaria y que ganó el anterior congreso con el 96% de los compromisarios; por lo que añadiré que no pasa nada porque haya más de una lista, y si llega el caso, a votar. Eso es precisamente lo que quiere Fernández de Moya.

¿Implicaciones? Muchas. ¿Interpretaciones? Otras más. Porque Arenas, como todos los políticos con espolones e inteligencia al hablar, me recuerda una cosa que decía Talleyrand: los hombres se sirven de la palabra para ocultar su pensamiento. Para ocultarlo o para decirlo de aquella manera.

Por cierto, que el padre de la nueva secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, es natural de La Puerta de Segura y el miércoles le dijo a la delegación jienense que le tiene mucho cariño a la provincia y que vendrá de vez en cuando.