Rebelión en la granja

BANDERA TORO…..adhesiu-plastic-burro-catala-quatribarrat

Rebelión en la granja nacionalista, la central y la periférica. No me gustan los toros, para qué nos vamos a andar con rodeos ni buscar el burladero. No me gustan como a muchos españoles y no me gusta que me impongan una fiesta nacional. No por los animales, que también, sino por los humanos, por ese espectáculo de sangre, dolor, rejones, muerte, descabellos y amputación de apéndices. Eso no me impide apreciar la composición o la armonía de un buen pase, quizás la parte menos sangrienta de la lidia, o reconocer que nuestro idioma está repleto de términos taurinos e impregnado de conceptos certeros y de metáforas bastante gráficas procedentes de la tauromaquia. Pero no me gustan los toros, a ver.

Tampoco me gusta que se prohiba en exceso. Menos aún cuando es innecesario. En Cataluña sólo funciona la plaza de la Monumental, y si no fuera por José Tomás a estas alturas se acercaría más bien a la Ornamental. El resto de cosos catalanes languideció por falta de afición. No digo que en ese rechazo social no haya un componente político, pero no todos los anti-taurinos son nacionalistas catalanes, como no todos los taurinos son nacionalistas españoles. Hay a quien le gusta los toros y no por razones políticas, como hay a quien no le gusta por razones distintas, aunque en estos días ni unos ni otros parezcan existir.

De árboles

hombre_plantaba_arboles

“Los cazadores, que subían a los páramos siguiendo la pista de las liebres y jabalíes, adviertieron, por supuesto, la repentina aparición de arbolillos, pero la atribuyeron a un capricho natural de la tierra. De ahí que nadie se entrometiera en la labor de Elzéard Bouffier. De haber sido descubierto habría suscitado oposición. Pero pasaba desapercibido”.

Pepiño con las rebajas

jaen-recortes--300x180
(tramo en obras de la futura autovía A-32, entre Linares e Ibros, en una foto del compañero Enrique)

Pepiño Blanco no se anda con chiquitas y lo mismo te privatiza las torres de control aéreo manu militari que te anuncia, a pocos días de agosto, dónde meterá la tijera el Ministerio de Fomento, después de recorrer durante varios meses el solar patrio para visitar a pie de obra aquellas grandes infraestructuras que por obra y gracia suya no iban a sufrir el ‘tijeretazo’. No sabe na este bruxo.

A Jaén le ha tocado la pedrea, cómo no, para fruición electoral de la oposición y para que los socialistas desempolven el argumento la sequía presupuestaria de los tiempos de Aznar: sólo se ralentizan las obras que se empiezan, dirán. El caso es que la A-32, la autovía que conectará con el Levante español, reducirá su velocidad máxima autorizada. Se veía venir, por lo mucho que nuestros gobernantes se empeñaran en desmentirlo, pero sólo me consuela que aquello que se empieza alguna vez, digo yo, se terminará. Porque aquellas que no han empezado, como la autovía por Alcalá o la nueva conexión ferroviaria con Córdoba, largo nos lo van a fiar. Esas sí que no han sufrido ningún parón. Lástima

De erizos

la-elegancia-del-erizo

“Los que saben hacer las cosas, las hacen; los que no saben, enseñan a hacerlas; los que no saben enseñar, enseñan a los que enseñan, y los que no saben enseñar a los que enseñan, se meten en política”. O en un periódico.

Por los cerros de Pizarro

ubeda
(El alcalde ubetense Marcelino Sánchez (PSOE), en el centro, habla con Luisa Leiva (PP), en presencia del ex alcalde popular, Juan Pizarro, a la izquierda, en una foto del compañero Alberto Román)

Curioso lo ocurrido en Úbeda, en donde el PP ha facilitado con su abstención que el PSOE aprobara los presupuestos municipales más restrictivos. Como si la cadena se le hubiese salido en plena ascensión a esos cerros. Mi duda es si el doctor Pizarro ha tenido un arrebato de responsabilidad institucional en tiempos difíciles o le ha podido darle una bofetada a la dirección provincial del PP, a la que disputó el congreso provincial y luego vio cómo le arrebataban hasta el PP ubetense. Tampoco estos ramalazos son nuevos en Pizarro. Recuerdo que cuando fue portavoz en la Diputación votó a favor del presupuesto socialista, algo impensable en estos tiempos de tanto partido y tan poca política.

También resultan llamativas las palabras del edil de Hacienda, Juan Clemente, a la hora de justificar el bajo presupuesto (38 millones). «Por primera vez desde que yo soy concejal, las inversiones no están infladas», dijo. Lo llamativo es que reconozca que las anteriores estaban infladas, porque no conozco concejal de Hacienda alguno que no dijera en los últimos años que sus presupuestos eran ‘realistas’, ahora y antes, en Úbeda o en el llano.

Incendio cajero

bori uni3.jpg

Después de la orgía futbolera, julio nos baja a la cruda realidad. Una veintena de ayuntamientos jienenses paga ya con retraso a sus empleados municipales, varios municipios empiezan a tener problemas en el suminitro de agua con los pantanos llenos, los grandes incendios del país empiezan por la provincia y el Banco de España acaba de prender uno de los grandes fuegos del verano adjudicando CajaSur a BBK.

Atrás quedan los grandilocuentes titulares: El PSOE cree que sería un «desastre» que CajaSur saliese de Andalucía, La Junta espera que el Banco de España sea sensible al consenso andaluz respecto a CajaSur, Partidos e instituciones escenifican su unidad para que CajaSur se quede en Andalucía, La Junta valora que Cajasol y Unicaja estudien su fusión y minimiza la puja separada por CajaSur. El varapalo político para la Junta y el PSOE es para quemarse a lo bonzo. ¿Cómo pudo fracasar la fusión con Unicaja? ¿Cómo Unicaja y CajaSol fracasaron en hacer una oferta conjunta? ¿En qué grado de credibilidad queda ahora la fusión entre ambas? ¿Al final el PP se ha salido con la suya pese a ser cómplice de la mala gestión en CajaSur, primero apartándola de la tutela andaluza y luego impidiendo su fusión con Unicaja?

Nuestros olvidados

FUA1

Uralita tendrá que indemnizar a medio centenar de vecinos de Cerdanyola y Ripollet (Barcelona) por los daños derivados de la exposición al polvo de amianto generado por la fábrica. Y en el país vecino, France Telecom reconoce incluso el suicidio de un trabajador como accidente de trabajo, tras los 58 habidos en los últimos dos años.

En la FUA de Andújar el asunto es más fácil, sólo quieren que les reconozcan la enfermedad laboral después de que haya muerto de cáncer, degeneración ósea o problemas pulmonares y de riñón más de la mitad de sus 126 empleados. Pero llevan veinte años y no hay manera . Y eso que hasta el ministro de Trabajo reconocía en 2006 que los fallecimientos y las enfermedades de estos trabajadores “son consecuencia” de haber estado expuestos a radiaciones ionizantes sin ninguna protección durante los 22 años de actividad de la FUA (1959-1981).

Aún recuerdo a Jesús Caldera y su compromiso en el solemne acto que tuvo lugar en el salón noble de la Subdelegación del Gobierno, con asistencia de algunos de los afectados. Como recuerdo la ‘montaña’ de hormigón con la que Enresa sepultó la FUA entre 1991 y 1994. ¿Si no hay relación causa-efecto, para qué se enterró entera? ¿Si en el caso de Uralita la indemnización llega ya hasta los vecinos y en el caso de France Telecom han logrado demostrar la conexión entre el trabajo y algo tan complejo como el suicidio, qué más tiene que pasar en el caso de la FUA de Andújar?

FABRICA DE URANIO

El cielo íbero

SL375931
Comienzos de julio, las obras del Museo Íbero crecen en el solar de la antigua cárcel.

Se levanta ya la estructura del Museo Íbero de Jaén. Lo que ha costado, más de una década de tiras y aflojas, de titulares de prensa y declaraciones políticas, de concursos de ideas y de ideas para un concurso, de anuncios inminentes y de retrasos históricos. Tanto hemos hablado, escuchado y leído del museo, que verlo ahora crecer hacia el cielo nos parece mentira, convertido como estaba en uno de esos culebrones interminables ‘made in Jaén’ y de cuya realidad hasta se dudaba: “Ya verás cómo a la hora de la verdad no hay dinero”.

Aunque tal vez si la primera piedra se pone este verano, en lugar del anterior, quizás no la vemos poner, ya que hubo varios aplazamientos y las obras comenzaron justo antes de que las arcas públicas cerraran el grifo. Es de suponer, no obstante, que haya dinero también para terminarlo y que dentro de dos años veamos expuestos guerreros, lobos o ajuares, como el del príncipe recién descubierto en Arjona , y que nos sintamos orgullosos de ser los primeros en algo y de que el museo sea una realidad, como pasó con el Nuevo Teatro Infanta Leonor, al margen de las previsibles discusiones sobre si era el lugar más adecuado para un museo, el diseño del edificio o la capacidad de atraer visitantes.