El Centro de Transeúntes sin transeúntes

Este es el reportaje fotográfico durante la visita de la portavoz de Izquierda Unida, Isabel Mateos, acompañada de miembros de HOAC, Foro Social y de la parroquia del Polígono del Valle, al interior del Centro Municipal de Transeúntes, cerrado desde el día 30 de septiembre cuando Cruz Roja dejó de gestionarlo por la deuda acumulada del Consistorio. El gobierno municipal alega que está buscando quién lo gestione y que tiene un informe técnico que obliga a hacer reformas antes de reabrirlo. Ofrece como alternativa el hostal de Renfe, pero apenas acude nadie. Hay ‘sin techo’ durmiendo en la calle, en los portales, en los pasajes comerciales, en los parques cuando hacía buen tiempo, como vemos cada noche. Cáritas, que da de comer cada día a más de cien personas, pide que se reabra cuanto antes.

 

Sesión de retratos

 
Como el hambre, la proximidad de las elecciones agudiza el ingenio. Dos innovaciones con vocación de futuro regaló ayer el gobierno municipal: una buena pantalla de televisión para que los ediles del PP muestren, a través del ‘Ipad’, las fotos del solar «selva» del Bulevar o titulares de prensa escogidos contra la oposición. Todo un avance técnico. El otro es más propio de Demóstenes, el gran orador, una importación parlamentaria inédita por estos lares: los ediles del PP preguntan a su líder. ¿Le ha contestado Griñán? ¿Qué deuda había en 2007? ¿Cómo va la Ciudad de la Justicia? Y el alcalde, que bien podía decir ‘me alegro de que me haga esa pregunta’, se explaya como si lo llevara preparado.

Lo mismo es que no se ven mucho. No por los cargos varios del primer edil, como él mismo le dejó claro a la edil socialista Matilde Cruz, tildada a coro por el PP de meritoria, incluidos los neófitos que hacen méritos también. Porque a Matilde se le vio en ese papel. No se arredró. Se fue al ataque pero midió mal y se metió en algún charco. Como el de los cargos del alcalde, en otro pleno a ratos desabrido a pesar de que el resultado del orden del día se sabía de antemano y sólo importaba la puesta en escena. «Tenga mucho cuidado, que la política es de ida y vuelta. Vaya usted despacio, porque el camino de la política está lleno de minas. Va a tener que dar muchas explicaciones en este mandato», le advirtió a la meritoria el alcalde, quien en la moción del tranvía había pedido a los socialistas que se «retratasen». Pues eso. Que ayer hubo varios retratos.

La Feria en que no vino Zarrías

 La recepción socialista en la Feria de 2009.

 

Líbrenos dios de nuestros amigos, que de nuestros enemigos ya nos cuidaremos nosotros, decía Kant. Acabó la feria de las austeridades y de Fernández de Moya por primera vez en los altares. ¡Cómo cambian las casetas cuando hay poder! ¡Y cuando no! La del PSOE, campo de batalla cainita, recordaba aquello de Bubowski de que lo único malo de una guerra es perderla. Porque los socialistas capitalinos, como esos patricios que se aburren en la paz, han decidido hacer la guerra, por la guerra, y quedarse tuertos con tal de dejar ciego al compañero de partido. El mayor enemigo del ser humano es el vecino, ‘tuiteaba’ hace poco Eduardo Punset.

Imagen desoladora la ofrecida en San Lucas’11, metáfora del sumidero de la historia hacia el que se empeñan en deslizarse, por mucha sonrisa y ‘palecream’ con que quieran endulzarlo. Caseta ocupada-repudiada-profanada-consagrada-y-vacía. Si los contendientes lograran distanciarse lo justo del aire viciado que retroalimenta su pugna puede que llegasen a oír el bufido del jaenerito de a pie, que observa desde fuera la irresponsabilidad y hasta la inmoralidad de quienes, con la que está cayendo, se dedican a sus saneados ombligos.

Y para mayor esperpento, la designación del delegado, ahora delegada, del Gobierno andaluz en la provincia, un sainete de vetos en pleno puente de mando de un partido que está a cinco meses de la mayor de sus derrotas. Y todo por ver quién gana el pulso interno o reescribe su relato para que no parezca que lo ha perdido.

Y mientras siguen de feria en la oposición, haciendo dejación de funciones, supimos que Castillo se carcajeó de la justicia que se lo permitió, y que el billete de su autobús será una de las pocas subidas aprobadas por aquel PP al que abrazó en la noche electoral; y que en cambio bajará el impuesto de vehículos como si al Ayuntamiento le sobraran los euros, como dice sensato y valiente el CES. O vemos cómo el centro de transeúntes sigue cerrado por una chapa y la gente duerme en le calle… Pero los transeúntes no tienen carné.

 

El otro 'Felipe Reyes' (y 2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Porque la hoja de ruta no pasaba por la plaza de las Batallas, sino que devolvía a Felipe López a Madrid, en donde fuera diputado nacional a comienzos de los años noventa del siglo pasado, aquellos marcados por la pugna en el PSOE entre ‘guerristas’ y ‘renovadores’, y que el alcalaíno supo vadear con la etiqueta de ‘integrador’. Al final irá igualmente a la plaza de la Marina, ya que encabeza la lista de su partido al Senado. De hecho, anteayer fue cesado, como el resto de candidatos, por el Consejo de Gobierno de la Junta y hace campaña por la provincia de cara a las elecciones.

La pregunta es ¿cómo un PSOE en horas más que bajas prescinde de uno de sus líderes menos desgastados, según admiten en privado propios y extraños? Porque el Senado, con todos mis respetos, aún está muy lejos de lo que se quiere que sea, aunque haya dado pasos en los últimos años. Sin ir más lejos, el presidente provincial del PP y alcalde Jaén, en horas más que altas, encabeza la lista a la Cámara Alta. Pero a Fernández de Moya le sobra poder y Felipe López ya lo ha perdido. ¿Cómo se explica? Después de darle vueltas, mi impresión es que la cancha socialista la dominará el pívot ‘Felipe Reyes’. O mejor dicho, un doble pivote. El otro Felipe Reyes. Que Felipe López tendrá mucho protagonismo en el PSOE provincial, a la vera de su Paco Reyes. Un tándem para los próximos años, que no se esperan fáciles para los socialistas. De paso, el alcalaíno volverá a la vida parlamentaria, con la que siempre ha disfrutado.

 

El otro 'Felipe Reyes' (1)

 Reyes y Felipe López, en la despedida de éste de la Diputación. /Celia Mondéjar 

No juegan al baloncesto aunque sean pivot de la política, ni son altos aunque se adornen con el aureola del poder y no son Felipe Reyes aunque también hundan sus raíces en Jaén. De hecho son dos, Felipe y Reyes, unidos por el pasado y parece que también por el futuro. Hace unos días asistieron a la última reunión del patronato de la Fundación Estrategias y el actual presidente de la Diputación fue presentado como ‘Felipe Reyes’. ¿Un basket-lapsus? Es probable. Pero también un presagio de la unidad de destino en lo universal de ambos. Ellos mismos comentan que hasta las fiestas de Alcalá la Real y Bedmar, sus pueblos, coinciden en las fechas.

Felipe López, que durante 15 años presidió la Diputación, tuvo de vicepresidente a Francisco Reyes, en lo que fue el comienzo de una gran amistad. Reyes se fue luego a dirigir la Junta en Jaén, aunque el año pasado empezaron a intercambiar sus papeles por razones de agenda interna. Y es que, en marzo de 2010, Griñán es elegido secretario general del PSOE andaluz y, con todo el poder en sus manos, el presidente de la Junta inicia una renovación de cargos. En Jaén le toca el turno a la entonces delegada, Teresa Vega, y se abre el melón de la sucesión. Mar Moreno y Carmen Peñalver, ‘lideresas’ en todo su apogeo, apuestan para poner a su candidata. La operación se la encuentra Reyes madura recién llegado a la secretaría general del PSOE. Sabe que a Griñán todo lo que huela a Zarrías le echa para atrás, así que buscan a alguien como Felipe, bien visto por el propio presidente y de quien se ha hablado más de una vez como posible consejero. En abril de 2010 deja la Diputacion y pasa a la Junta, antes de lo previsto pero desbaratan la operación.

"¡No es esto, no es esto!"

 

Ortega y Gasset lo vio pronto, en septiembre de 1931, que «la República es una cosa, y el radicalismo, otra». Y lo dijo quien había propiciado el advenimiento de un sistema en esencia democrático. Al menos en su forma de democracia representativa, como la actual.

 «Aprenda usted, pollo, que en esa casa los amigos hablan como los ángeles y los enemigos siempre ladran». Fue la primera lección que Antonio Maura recibió al llegar al Congreso de su vecino de escaño, tras quedar deslumbrado con el discurso de un diputado opositor. Estamos acostumbrados, pues, a que en el debate parlamentario haya enfrentamientos partidarios. Pero una cosa es ese juego político y otra la pugna institucional permanente.

Las instituciones son sagradas, pero no por razón divina ni por imperativo legal. Porque representan a todos. También a los adversarios políticos. No voy a descubrir la confusión intencionada entre partido e instituciones que viene practicando en mayor medida quien más poder ha tenido hasta ahora por estos lares, aunque no difiera mucho de otros en otras latitudes. Pero no se entiende la crispación actual, por ejemplo, en plenos municipales cuando precisamente más inane es la oposición.

O con el protocolo del acto de la bandera española. Si alguien tenía que estar en primera fila, con el alcalde, era el subdelegado (y el general). No Calahorro ni Fernández de Moya, sino los máximos representantes de la ciudad y del Gobierno.

Menos se entiende cuando el alcalde lo anunció en septiembre como «un acto de marcado carácter institucional, que pone sobre la mesa la plena y leal colaboración institucional entre el Gobierno de España, el Círculo de Amigos de las FAS (pagó la mayor parte) y el Ayuntamiento de Jaén». La respuesta de los agraviados fue irresponsable por excesiva («repugnante utilización», «cesarista», «cortijo») y el portavoz municipal, igual cuando les dijo que no habían soportado que el alcalde fuera «aclamado». ¿Pero el izado no era de la bandera? ¿Y la bandera no representa a todos? ¿Esto es lo que nos espera para el día de la Constitución o, en sentido ortegiano, no es esto?

Esto empieza a ser preocupante

Estos son dos los teletipos íntegros que acaban de llegar a la redacción, a última hora de la noche, sobre lo ocurrido con el protocolo durante el acto de izado de la bandera española. Que cada uno haga su análisis. El mío, si acaso, lo dejo para un momento más reflexivo.

————————————————-

“Cargos públicos del PSOE abandonan el acto de la bandera por un “ninguneo” al subdelegado del Gobierno

JAEN, 7 (EUROPA PRESS)

Los cargos públicos socialistas de Jaén han abandonado el acto de homenaje a la bandera de España tras “el vergonzoso ninguneo” al subdelegado del Gobierno y la “repugnante utilización de las instituciones del Estado” por parte del alcalde del PP, José Enrique Fernández de Moya.

El equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Jaén, según un comunicado del PSOE, ha vuelto a dejar patente “su absoluta falta de respeto por las instituciones públicas” y las “cada vez más recurrentes tendencias cesaristas” de su alcalde.

En una “patada al más elemental protocolo, se ha arrinconado a los cargos públicos socialistas al extremo del palco, en cuyo centro se situaba Fernández de Moya. Entre el alcalde y el subdelegado del Gobierno, se sucedían militares, jueces, concejales del PP e incluso el director de Onda Jaén, “en una nueva evidencia de que el PP piensa que el Ayuntamiento es su cortijo y que puede utilizar las instituciones a su antojo”.

Por eso, han abandonado el acto el subdelegado del Gobierno, Fernando Calahorro, los delegados de Obras Públicas, Educación e Innovación, Rafael Valdivielso, Angustias Rodríguez y Manuel Gabriel Pérez, respectivamente; el diputado provincial Cristóbal Relaño y la concejal socialista Matilde Cruz. El subdelegado ya ha comunicado la incidencia al delegado del Gobierno en Andalucía y remitirá igualmente un escrito al Ministerio de Defensa para hacer constar lo ocurrido.

El PSOE de Jaén “condena esta prepotencia del PP, que le lleva a violentar las más elementales normas de protocolo y de cortesía institucional, arrinconando al subdelegado del Gobierno únicamente por pertenecer al PSOE y a pesar de la importante participación en el acto del Ministerio de Defensa”.

“Lo que ha ocurrido hoy es un increíble gesto de deslealtad por parte de un alcalde al que sólo le interesan las instituciones como armas arrojadizas al servicio de su partido. El Ayuntamiento de Jaén y los vecinos de la capital no se merecen a estos dirigentes con tan poca altura de miras y con tanta desvergüenza política. Si le queda un mínimo de dignidad, el señor Fernández de Moya debería pedir disculpas públicamente”, concluye el PSOE de Jaén.

————————————–

García Anguita lamenta la “soberbia” de Calahorro y los cargos del PSOE al hacer “un feo” a la ciudadanía 

JAEN, 7 (EUROPA PRESS)

El primer teniente de alcalde y portavoz del Gobierno popular del Ayuntamiento de Jaén, Miguel Angel García Anguita, ha avisado este viernes del “acto de soberbia” protagonizado por el subdelegado del Gobierno central, Fernando Calahorro, y varios cargos públicos del PSOE al abandonar el acto de homenaje a la bandera de España que ha celebrado a la ciudad. García Anguita ha negado que Calahorro haya sido marginado en el acto y señala que los socialistas han intentado “deslucir” el evento con un claro “desprecio” hacia las instituciones y la ciudadanía.

García Anguita ha explicado en declaraciones a Europa Press que Calahorro había sido situado, por lo que al palco se refiere, “justo detrás” de los miembros de la Corporación municipal, dado que se trataba de un acto promovido por el propio Ayuntamiento. En ese sentido, ha negado la tesis de los socialistas en cuanto a que hubiese sido “arrinconado”. “Mienten”, ha dicho en cuanto a los argumentos esgrimidos por el PSOE para abandonar el acto.

Para García Anguita, Calahorro y el resto de cargos socialistas no han podido soportar que la ciudadanía de Jaén se haya “echado a la calle, con más de 30.000 personas” en el acto y el alcalde, el popular José Enrique Fernández de Moya, haya sido “aclamado” por la multitud. Es ese el motivo, según el primer teniente de alcalde, por el que los socialistas han abandonado el acto en un gesto de “soberbia política y desprecio a las instituciones y a la ciudadanía”.

Igualmente, ha lamentado que hasta diez concejales socialistas confirmasen su asistencia al acto y, finalmente, “solo ha venido una edil”. García Anguita, así, ha atribuido a la “mala fe” la incomparecencia de estos concejales del PSOE. Para él, de cualquier forma, los socialistas han incurrido en “una falta de respeto a la ciudadanía y a las instituciones” con el gesto protagonizado por Calahorro.

La alcaldía perjudica seriamente la salud

 Juan Sánchez, a la derecha, alcalde de Vilches. /GARCÍA-MÁRQUEZ

 

Con la crisis hay ayuntamientos que deben hasta el bastón de mando. Con la crisis y con los excesos propios y las competencias impropias. El regidor de Vilches, Juan Sánchez Lorite (IU), lo ha dejado a los tres meses y medio por razones de salud. Sufría episodios de ansiedad a causa de las deudas municipales y las ganas que tiene todo alcalde de mejorar su municipio. Lo raro es que no haya más alcaldes de baja tras su paso por la silla elétrica que ahora mismo es el sillón consistorial. Con la que está cayendo muchos se van a merecer una calle en el pueblo. Y encima tienen que aguantar eso de que todos los políticos son iguales.

El jueves del adiós a Steve Jobs nos ha dejado mucha manzana política por morder. Zarrías, el zorro, ha corrido para anunciar que cede a ‘Concha’ Gutiérrez el número 1 de la candidatura al Congreso. Las mujeres y Alfredo, primero. Y como el resto de sus homólogos en otras circunscripciones se han mostrado renuentes, pues ‘hat trick’ del de Cazalilla. “Yo tengo el ego muy cortito”. ¡Ya!, y la frente muy alta y la lengua muy larga, que canta Sabina. No sabe ‘na’. Como su vicario en la diócesis, Francisco Reyes, que ayer recibía-reunía a los dimisionarios de Peñalver para darles calor, arroparlos, darles las buenas noches y lanzar un mensaje nítido con acuse de recibo: hasta aquí hemos llegado.

Y por Málaga la bella, cantando a coro el alirón con Arenas, Aznar y Rajoy, anduvieron los populares jaeneros, liderados por el alcalde-presidente Fernández de Moya a mí la Legión. Allí reunieron a los cabeza de lista al Congreso, a todos pero sólo a ellos, que hay que dosificar las fotos (el resto de puestos también tendrá su interés). Y allí fue nuestra exministra cunera, Elvira Rodríguez, con la que hablé cuando iba por Córdoba la llana sobre nuestro plateado Jaén. Se la ve inteligente, hábil y dispuesta, incluso a través del teléfono interruptus del AVE. Dará juego, ya lo verán, sobre todo si gobiernan.

Podía haber sido peor


Nasarre, Fernández de Moya, Puche y García Anguita. /IDEAL

 

Cuando Rajoy juró su cargo como ministro de Administraciones Públicas omitió citar el nombre de su ministerio. En la recepción posterior, Aznar se le acercó con intención de quitar hierro al olvido: “Mariano, lo importante es ser ministro, aunque sea de Marina”.

El PP jienense se queda sin Montoro, y Puche se queda sin encabezar la lista al Congreso. Gabino, lo importante es ser diputado… Esta vez será una cunera madrileña, Elvira Rodríguez, nombrada ministra de Medio Ambiente en los estertores del ‘aznarismo’, un año después de afiliarse al PP a instancias de éste. Fue directora general de Presupuestos con Rato y secretaria de Estado de lo mismo con Montoro, por lo que forma parte de su equipo económico y si gobiernan puede aspirar a todo (ministerio, Banco de España, secretaría de estado), además de tener la bendición de Rajoy, que la ha puesto de número uno por Jaén, y un perfil adecuado al momento para preservar las arcas estatales, acorde a la etimología de su nombre de pila, ‘noble guardiana’.


Elvira Rodríguez, con el exalcalde y Montoro, en el Cerro de las Canteras. /IDEAL

 

Podía haber sido peor, la verdad, por no mencionar al diputado Eugenio Nasarre, hombre preparado y con experiencia pero que, como aquellos hacendados madrileños de antaño, sólo ha venido a Jaén a liquidar la aceituna. En otras palabras, cuando Rajoy visitaba esta bendita tierra y había que dejarse ver.

“El partido tiene sus estrategias”, dijo el lunes Fernández de Moya, cuando se conoció que Montoro iría por Sevilla, disimulando el malestar aunque asomara cuando nos recordó que el exministro ya no fue por Jaén en 2008. Montoro no fue como ministro don José de Prado y Palacio, es cierto. Tampoco los tiempos son iguales, pero algo hizo por Jaén: Urban, Catedral, Ciudad de los Niños. Por lo menos  algo más que los prseupuestos de su Gobierno.

Y para que al menos la lista del Senado sea “total y netamente jienense”, como ayer dijo Fernández de Moya con tono de alivio compensatorio, la encabezará el propio alcalde-presidente-parlamentario autonómico-y-futuro senador, que de paso desplaza al exalcalde y otrora rival Miguel Sánchez de Alcázar. Aquello de ‘una persona, un cargo’ que decían Arenas y Rajoy en 2004 se ve que no va con la crisis. Hay que ahorrar en sueldos y, como diría Aznar, José Enrique, lo importante es estar en Madrid, aunque sea en la Plaza de la Marina (sede de la Cámara Alta).