Las lentejas de Rubalcaba

 

La casualidad quiso que Rubalcaba volviera a Jaén el día de Francisco de Sales, patrón de los periodistas, y que estuviera a éstos esperando un buen rato, como hiciera en noviembre durante la campaña electoral durante aquel ‘almuerzo express’ entre Almería, Granada y Málaga. Jaén, parada y fonda, tierra de almuerzo. Aquella vez Alfredo comió poco. Esta vez se ha resarcido con un buen plato de lentejas con pulpo, ‘lens culinaris’ pasadas por los fogones de La Toja, a razón de 20 euros el cubierto, que los alcaldes y dirigentes del partido en la provincia, y hasta los delegados del 38 congreso federal, tuvieron que pagar a escote o corbata, que esto son lentejas y el que no quiera, que se vaya a la ‘neutralidad activa’, que es la forma en que los ‘rubalcabistas’ se refieren a los dubitativos interesados o ‘griñanistas’, que esperarán hasta el último minuto para decidir su voto, y si sale con barba será San Antón, y si no, la Purísima Concepción.

Pues eso, que llegó Rubalcaba a la Casería de las Palmeras pasadas las dos y media de la tarde y, para disimular, saludó la “mañana”. Llegó con la mujer de rojo, Elena Valenciano, y nada más cruzar la verja, el líder socialista patrio, Paco Reyes, le abrazó como Clark Gable a Vivian Leight en ‘ Lo que el viento se llevó’. Si te abrazo más fuerte nos vamos a dar la espalda. Y Alfredo, una vez desembarazado, con las manos en los bolsillos, sin corbata y con el garbo de Humphrey Bogart al caminar, se dirigió hacia donde le esperaba la prensa, una zona de umbría que le permitió, por el frío, aligerar la comparecencia.

Entonces se dirigió al restaurante del brazo de Micaela Navarro y acompañado de Concha Gutiérrez y Reyes, con Zarrías en un segundo plano como corresponde al fontanero mayor del reino. “En la sala de máquinas”, como él mismo comentaba. “Pero gane quien gane, al día siguiente todos estaremos en el mismo barco”, le dijo un exdirigente socialista. “Ya, pero unos en los camarotes próximos al puente de mando y otros remando en galeras”, replicó Gaspar, que de navegaciones y naufragios sabe lo suyo.

 

Y entraron en el salón de bodas entre aplausos y música para Rubalcaba y palabras de bienvenida de Reyes, gracias por estar aquí, vuestro impulso nos hará seres eléctricos… “Jaén es una provincia socialista porque ha sufrido mucho los ataques de la derecha”, afirmó el dirigente socialista a puerta cerrada y que, ante los pocos ‘chaconistas’, al menos declarados, pidió el apoyo para Alfredo, quien entre cucharada y cucharada contestó a las preguntas de los presentes, que agradecieron su cercanía… “Yo he repetido con frecuencia que la mejor manera de predicar a los herejes es el amor”, que dijo Francisco de Sales, conocido también como el Santo de la Amabilidad. Prueba de ello, según la wikipedia, son las 33 piedras que hallaron en su vesícula biliar el día de su muerte, “signo de los constantes esfuerzos por mitigar los corajes que hacía”. Como para no ser santo (y periodista).

Lean mis labios

 

 

Lean mis labios: no más impuestos. La frase, no vayan a creer, tiene 24 años. Es de Bush padre. A veces los políticos tienen tales problemas de credibilidad que tienen que acudir al lenguaje corporal, como si los labios fueran por libre y no engañaran. En el PSOE se habla de unidad y luego está la realidad. A un mes del congreso federal, no hay caballo, ni yegua, ganador. Si sale con barbas, San Antón y si no, la Purísima Concepción. La tormenta perfecta les persigue. Ahora andan de ‘congresillos’, lo llaman, como si alguien hubiera querido quitarle importancia para distraer, cuando en la elección de compromisarios se reparte el pastel. En Jaén, San Antón. Mañana viene el eremita cántabro. Salvo en la capital, donde la cosa está más igualada y donde las batallas vienen en muñeca rusa. Si gana Carme y en marzo gana Griñán, gana María del Mar… y los que se oponen a la provincial.

Lean mis labios: no tengo liquidez. Pero tengo dinero. ¿Una contradicción? Bah, el fin justifica los medios de transporte. El Ayuntamiento me afloja el cinturón de austeridad y pago por adelantado a mis 80 trabajadores, aunque sea con retraso, que hasta San Sebastián, pascuas son. Liquidez tienes, que para eso cobras el billete y eres el último de España en utilizar el torno ‘ganadero’ y tercermundista, pero te busco medio millón y tú tranquilo, que el tranvía viene despacio. ¿Una contradicción? Lo mismo hay que acudir a la amenaza de huelga para justificar que paguemos millonadas a las empresas concesionarias en lugar de pagar a los pequeños proveedores. 

Pero lean en mis labios: a partir de ahora voy a controlar a Castillo y a FCC, anuncia el alcalde. ¿Como Montoro con las comunidades autónomas? Os ayudamos a pagar, pero a partir de ahora, a la cárcel con el que despilfarre. Y que lo pague de su bolsillo, añade Basagoiti. Bueno, bueno, ¿lo dejamos en inhabilitación?, suaviza Soraya. Sinceramente, creo que Fernández de Moya es más serio que todo esto, aunque la empresa no será fácil.

Se acabó la fiesta

La frase de comienzos de la crisis y grito de guerra político cuando se llama a la austeridad. En 2006, Richard Heinberg escribió ‘Se acabó la fiesta. Guerra y colapso económico en el umbral del fin de la era del petróleo’. Desconozco si fue este libro el que inspiró tanto artículo periodístico con el mismo título. Se acabó la fiesta, repetían después los políticos que ganaron o querían ganar unas elecciones para anunciar medidas de ajuste, a la vez que criticar el alegre gasto de sus antecesores.

Se acabó la fiesta, proclamó ayer el alcalde de Jaén en la presentación de sus primeros presupuestos. Cuatro años de crisis nos habían borrado la sensación de fiesta, pero el regidor rescató la proclama para anunciar el mayor recorte en las cuentas de la historia moderna, que retrotrae el presupuesto del Consistorio a los años previos al estallido de la alegre burbuja inmobiliaria.

Pero Fernández de Moya la rescató también porque sabe que el viento sopla a favor de las medidas de ajuste, pues los ciudadanos albergan la esperanza de que el sacrificio merezca la pena.

Con esos mimbres, Fernández de Moya ha sido el primero en pinchar la burbuja municipal, la que llevaba a cuadrar los presupuestos, año tras año, a base de martillazos contables, pese a las prédicas en el desierto del CES, incrementando la deuda hasta hacerla insostenible. Lleva razón el alcalde en que el anterior mandato, pese a que se tomaron algunas medidas, no acabó con la fiesta presupuestaria. Y eso que estaban los planes E. Pero olvida que la fiesta viene de lejos. Hasta 21 ‘parking’ se programaron en el mandato 2003-2007 para obtener ingresos de las concesiones: 9 en 2005 (20 millones de ingresos previstos), 6 en 2006 (33 millones)y otros 6 en 2007 (48 millones). Al final, ni uno. Por no hablar de que en el mandato anterior se ‘vendió’ hasta el usufructo del Castillo, del estadio de fútbol o la estación de autobuses.

Con todo, lo sustancial es que el Ayuntamiento tiene los primeros presupuestos realistas en muchos años. Y que parece que la fiesta presupuestaria se ha acabado.

Mucho que quemar

 

«Me dijiste que entrara, que estabas sola, y estaba allí tu madre, la picarona». Los melenchones volverán esta noche con sus letras de amoríos en torno a las lumbres y las rosetas: «Con este novio, que tengo ahora, le doy la lata al otro, y el tonto llora».

Las hogueras se prenden por todas partes (Cazorla, Baeza, Torreperogil, Torres, Arquillos, Cárchel…). Y todo porque un 17 de enero trasladaron las reliquias de San Antón, o San Antonio Abad, un ermitaño egipcio (251-356, ¡105 años!), hombre tan austero como los tiempos que corren.

¿Y cuál es la relación del santo con el fuego? No está clara. Unos dicen que se remonta a la anterior celebración del solsticio de invierno (desde hace unos días, el sol gana a la noche). Otros, a la necesidad de espantar los malos espíritus cuando el frío aprieta. Y otros a la culebrina o culebrilla. Resulta que al ermitaño se le acercaban los animales para que los curara. Su orden monástica se dedicó, de hecho, a sanar de enfermedades contagiosas. Como el ergotismo (una de cuyas variantes es la popular culebrina), que entonces causaba hasta la muerte y que, por su terrible escozor, se le apodó ‘la fiebre de San Antón’ o ‘el fuego de San Antón’…

Sea como fuere, el caso es que por San Antón hacemos fuego, que falta hace. Quemamos lo viejo y purificamos lo que podemos. En España lo hicimos el pasado 20-N. Necesidad de peleles que tenemos. Pero la crisis sigue, y los recortes y la subida de impuestos. Así que este año nos contentaremos con quemar otras cosas.

Al fuego por ejemplo con los chóferes de camellos, con los directores generales del Trapicheo, con los que miraron para otro lado y no asumen su parte, y también con los que dosifican por interés a riesgo de enfangarlo todo, los que ven la raya en ojo ajeno y no el alijo en el propio… Al fuego con el politiqueo (no la política), con el miedo, con las empresas concesionarias que utilizan a sus empleados para cobrar… «El melenchón ni se estila, ni se deja de estilar, que lo que se estila ahora, viva, viva el carnaval».

Garzón

 

La plataforma de apoyo al juez jienense Baltasar Garzón ha presentado hoy  en Madrid la campaña ‘Solidarios con Garzón. Contra la impunidad de los crímenes del franquismo’, ante la próxima celebración de varios juicios al juez de Torres (los días 17, 24 y 31 de este mes).

Para mañana sábado, día 14, la plataforma ha programado un acto en el Auditorio Marcelino Camacho, de Madrid, en el que está previsto que intervengan el historiador Julio Aróstegui, el fiscal Carlos Jiménez Villarejo, la jurista Araceli Manjón, el primer firmante de la denuncia por los crímenes del franquismo, el jurista argentino Carlos Slepoy, un representante de la Asociación de Expresos, el poeta Luis García Montero y otros representantes de la cultura y de las asociaciones que conforman dicha plataforma.

La corrupción lo vomita todo

    Hay muchísima gente buena en el mundo, pese a todo. Quizá refunfuñes cuando lees el periódico por la mañana y le des patadas en las espinillas al tipo en la butaca de al lado en el cine y te sientas mezquino y desalentado y desprecies a los políticos, pero de todos modos hay mucha gente buena en el mundo. Piensa, sin ir más lejos, en la persona que dejó esa botella de whisky medio llena. Tenía un corazón tan grande como una de las caderas de Mae West.

    La agarré con las dos manos -todavía insensibles a medias- y me la llevé a la boca, sudando como si levantara un extremo del Golden Gate… El whisky tenía un sabor curioso. Mientras me daba cuenta de que tenía un sabor curioso vi un lavabo encastrado en una esquina. Conseguí llegar. Por los pelos. Vomité. El mejor jugador de béisbol del mundo no ha arrojado nunca con más entusiasmo… (el detective Philip Marlowe en ‘Adiós Muñeca’, con la que ahora me duermo).

 

Queridos Reyes Magos:

No os extrañe que os escriba ahora, pues como este año no me he portado del todo bien, no quise pediros nada en su momento. Además, bastante tenéis con lo vuestro y con tantos problemas, que si pagar los caramelos de años anteriores, que si juntar para la cabalgata de éste, que si la mala conciencia por el coste de vuestros trajes después de que airearan las facturas, que por otros trajes hay un presidente en el banquillo y no por haber llevado su comunidad autónoma a la ruina… Y luego están las bromas a vuestra costa: «¿Te han echado los Reyes?», «Sí», contesta Iñaki.

Pues eso, que este año no os he escrito antes por no haceros la pascua y porque no quiero pediros nada. Este año se lo voy a pedir a unos magos de andar por casa, y además voy a pedir por ellos, para que les vaya bien, a ver si nos arreglan el año. Por ejemplo, a Gaspar Zarrías le voy a pedir que si quiere que gane Rubalcaba que haga campaña a favor de Chacón, ya que hasta ahora ha perdido todas las primarias (Almunia-Borrell, Marcos Gutiérrez-Juan Torres y Bono-Zapatero).

A Arenas Bocanegra, que por el segundo apellido podría ser Baltasar, le pido que se anticipe, que vaya diciendo que Andalucía está en quiebra y, de esta forma, sea verdad o no, tendrá manos libres si gobierna, incluso para subir los impuestos, con perdón. Y a Pepe Griñán, con su barba blanca, le voy a pedir que no se decante y que lo que digan sus secretarios provinciales. Y creo que va por el buen camino con el reparto de papeles y apoyos del pasado fin de semana entre Mar Moreno y Micaela Navarro. Que si gana Rubalcaba, que viva Alfredo, que es de Cádiz. Y que si es Chacón, que viva Carmen, que es de Almería. Más que nada porque al mes siguiente va a estar en manos de quien gane y no creo que quiera pasar a la historia como el presidente que perdió unas elecciones sin haberlas ganado nunca. Paz y amor.

Carmen Lomana, jefa de la oposición

 

¡Ancha es Castilla!, proclama el nuevo Gobierno, después de que saliera indemne de la experiencia piloto de Cospedal. Sin actividad parlamentaria, con el PSOE en sus cosas y con Izquierda Unida digiriendo el roscón de los recortes, al Ejecutivo de Rajoy, o de Soraya, se le ve desenvuelto y sin apenas oposición. No había más que escuchar a Arenas cuando, ayer en Jaén, decía que la gente entiende los recortes y que “lo único que no hubieran perdonado nunca los andaluces y españoles es que no se hubieran tomado decisiones”.

Vamos, que las palabras más duras hasta el momento provienen del twitter de María del Carmen Fernández de Lomana Gutiérrez, más conocida como Carmen Lomana, que la sofisticada estrella televisiva no se iba a poner Carmen Fernández ni Gutiérrez.  

“Alguien me explica como se puede ser tan irresponsable para decir que no subirá los impuestos y hacerlo nada mas empezar la legislatura??”, escribió el martes, tras tachar la subida de “burrada”.  Y, ojo: ¡Cuidado con la Lomana!, que no es enemigo pequeño. En primer lugar, porque es fuego amigo, ya que en la campaña electoral dejó claro su apoyo al candidato del PP, aunque fuera sin mucha pasión (“Rajoy no es Tom Cruise pero Rubalcaba me da un bajonazo”, dijo). Y también porque ha llamado a la “desobediencia civil tributaria” (toma ya) de sus seguidores (ella los llama, lógicamente, ‘followers’) en dicha red social. ¡Y son más de 42.000! “A las barricadas” dice en otro tuit, la reina del glamour ‘super, super, super, pijo’. Así empieza el declive de un Gobierno. Avisados quedan.

 

Réquiem por el 'sms'

No sabe uno si felicitar el año nuevo o dar el pésame. O felicitar directamente el 2013, si no fuera porque puede que para entonces todo siga igual o peor. Aunque Arenas, que consulta mucho la bola de cristal para este 2012, ya ha visto brotes verdes a final de año, lo mismo que el nuevo ministro de Economía, Luis de Guindos, de quien me fío más aunque sólo sea por su arbóreo apellido.

El caso es que este 2012, bonito de estampa, es un año poco felicitado. Las tarjetas navideñas pasaron a mejor vida (ecológica) y con ellas toda una rica cultura. El daño que hizo en 1997 ‘hola, soy Edu, feliz Navidad’ con su móvil fue irreparable. Luego llegaron los avisos rutilantes de los baratos ‘sms’ y se extendieron los ‘email’ navideños, más baratos aún, aunque menos a mano. Y ésta iba a ser la primera navidad del ‘whatsapp’, es decir, mensajería instantánea en el móvil. Vamos, un ‘sms’ gratis en plena crisis… Pero, sorpresa: ni ‘sms’ ni ‘na’. ¿Qué ha pasado?

 
Mi impresión es que no estamos para muchas felicitaciones y que, entre resfriado y resfriado, la recaída económica y el Consejo de Ministros de final de año, a ver cómo deseas feliz año sin que te revienten el ‘whatsapp’.

Creo que Rajoy había dejado el mal trago para marzo, cerca de las urnas andaluzas en flor. De hecho, el martes pasado apuntó que el ajuste fuerte llegaría con los presupuestos. Pero los mercados, y la prima, le estaban esperando. Ya lo dijo ayer De Guindos: si no se tomaban medidas, luego te las imponían. Un consuelo. Te tomas el jarabe de ricino tú solo o te lo doy yo. Las diferencias en política económica entre los dos grandes partidos han quedado reducidas a la hora en que nos dan el jarabe.

La subida de impuestos vía IRPF es más justa que vía IVA. Si no hay dinero para los servicios básicos, que pague el que más tenga. Lo único es que han demonizado tanto los impuestos que ahora tienen dificultades para explicar el cambio de leitmotiv electoral. Por cierto: las cuentas de Jaén estarán en unos días. ¿Cambiamos de leitmotiv o seguimos con la herencia?

Amigos de carne, hueso y cine

“Me dice que tiene mil quinientos amigos en Facebook. So gilipollas, tú lo que tienes es ninguno”, me contaba esta Navidad un amigo de carne y hueso en una cafetería real de esas con el suelo lleno de servilletas de papel y el desesperado grito de la leche al calentarla. Estamos tan tontos con las redes sociales que no nos queda tiempo para hablar con alguno de nuestros mil quinientos ‘amigos’. A los periodistas, como a los políticos, no nos pilla por sorpresa. Ya antes, por nuestra actividad, conocíamos a tanta gente que apenas concíamos a nadie. Pero ahora, si además de periodista, o de político, tienes perfil o cuenta en alguna o varias de las redes sociales, despídete de tus amistades y queda directamente para cuado te jubiles, o te jubilen.

Esta superficialidad en las relaciones la sobrellevamos el resto del año como podemos, pero en navidad y con el año nuevo se hace más dura, la verdad. El síndrome lo llevo ya incluso al cine. ¿Habré visto, oído y leído sobre Deborah Kerr? Pues nada, resulta que anoche, viendo la magnífica ‘Tú y yo’, me preguntaba quién demonios era esa que besaba a Cary Grant en el trasatlántico, esa que llenaba toda la pantalla sin despeinarse, que le aguantaba la mirada y los requiebros al irresistible galán del hoyuelo. Decía Hitchcok que si ataba a la vía del tren a una estrella, el público se agitaría en sus butacas, pero que si lo hacía con Grant, querría entrar en la pantalla para desatarle. Puede ser. A mí lo que me pasa es que estoy mediatizado y cuando lo veo en la pantalla no puedo evitar ver también al que fuera concejal de Consumo en el Ayuntamiento de Jaén, Fernando Zaldúa.

Decididamente, esto de andar tanto tiempo con políticos no es nada bueno.

 …………………………………………………..