Jaula de oro

    Puede que ya la hayan visto, en la plaza de San Francisco, a espaldas del Sagrario de la Catedral de Jaén. Es una de las denominadas ‘intervenciones urbanas’, en el marco de Artjaén 2012, una feria milagro de arte contemporáneo, que sobrevive en el erial patrio. Ésta en cuestión se denomina ‘Felizmente me columpio’ y es obra de la granadina Úrsula Tutosaus. Con el Día de la Mujer a la vuelta del mes, ya podían dejarla hasta entonces (la feria concluye el día 29) como alegoría de la jaula de oro.

Tutosaus le da un significado más amplio. Esto es lo que escribe: “La sociedad pende de la jaula de oro de la globalización y el capitalismo. Esto no es ninguna novedad, aunque sí es un tema que nuevamente preside la mesa a la hora de comer y ocupa casi la totalidad del periódico, evidenciando que la crisis es la principal preocupación social. Es ahora cuando los políticos cumplen las órdenes de la ley de la oferta y la demanda que emanan de los grandes templos de los siglos XX y XXI: Los bancos… Pero nada importa, porque todo es por ‘nuestro bien’ para seguir alimentando nuestros “gobiernos musculosos” y poder tener a la plebe contenta dentro de su rutina de necesidades ficticias compatibles con el puesto social que ocupan previamente decidido por la nómina”.

El PSOE se lanza indirectas

Después del terremoto llegan las réplicas, la fase de acople de las placas tectónicas. De momento, en forma de indirectas. Contaba Gila cómo detuvo a Jack ‘El Destripador’. «Me enteré donde vivía, me instalé en el mismo hotel y como no me gusta la violencia, le detuve con indirectas. Nos cruzábamos por el pasillo y decía yo: «Alguien ha matado a alguien… y no me gusta señalar…». Al día siguiente nos volvíamos a encontrar y le decía: «Alguien es un asesino… y no quiero decir quien…»

Después del 38º Congreso Federal, y del seísmo que ha supuesto para el PSOE andaluz, toca elaborar las listas para las elecciones del 25-M. El mismo lunes, Susana Díaz, mano derecha de Griñán y declarada ‘chaconista’, lanzó el órdago de que la última palabra la tendrá Sevilla y no Madrid. El martes habló, aunque fue casi más importante lo que no dijo, Gaspar Zarrías, hombre de confianza de Rubalcaba y flamante responsable federal de Ciudades y Política Municipal. En una entrevista en Canal Sur Televisión y preguntado sobre si la consejera de Presidencia, Mar Moreno, que apoyó a Chacón, volverá a estar en la lista de Jaén, Zarrías auguró que seguirá siendo parlamentaria, pero no dijo por dónde. Para encabezar la lista jienense tiene todas las papeletas otra consejera, Micaela Navarro, que apoyó a Rubalcaba y que tiene todas las bendiciones del aparato provincial, y hasta de Griñán.

Moreno fue cabeza de lista en 2008. Había sido número dos del PSOE andaluz con Chaves y, de forma oficiosa, su sucesora con el beneplácito de Zapatero. Griñán esta hoja de ruta al nombrarla consejera de Presidencia, pero desde entonces han llovido mucho en ese partido y ahora está en expectativa de destino.

Mar Moreno ha hablado también después del congreso, pero poco. Dijo que, como siempre, estará a disposición de su partido y que no tenía más que decir. Poco después, destacados dirigentes y militantes ‘rubalcabistas’ de la provincia difundían en Twitter la etiqueta (‘hashtag’) ‘yotambiénestoyadisposicióndelpartido’: «No hace falta tener ni pedir ningún cargo para exclamar #yotambiénestoyadisposicióndelpartido. Lo estamos todos. Queremos a nuestro partido», decía uno de ellos. Toda una indirecta.

Escombrera política

Si durante la jornada de reflexión pudieran los jienenses subir en tropel al Cerro de las Canteras, al día siguiente no votaba ni el Tato. Farolas decapitadas, árboles secos, agujeros de registro sin tapadera, todo el cobre robado, la pista de petanca para hacer hoguera donde quemar los troncos del vallado, los sanitarios hechos añicos… Tres millones de euros, tres. Y años de pelea política y de montones de fotos de todos los colores y todas las sonrisas. Nueve. Desde aquel primer arbolito que plantó hace nueve años una ministra y que ya tiene que estar crecido, hasta el muro de las lamentaciones en que se convirtió la verja cerrada para la oposición de turno, por no hablar de la foto sonriente de otra ministra sentada en los bancos.

Un cerro escombrera como el que menciona Cervantes en ‘El licenciado vidriera’ .«¿Que me queréis, muchachos porfiados como moscas, sucios como chinches, atrevidos como pulgas? ¿Soy yo por ventura el Monte Testaccio de Roma, para que me tiréis tantos tiestos y tejas?». Un monte formado por 26 millones de ánforas de aceite, arrojadas una vez vacías y procedentes en su mayor parte de la Bética, de Andalucía, de Jaén. Los ‘camiones cisterna’ de la época.

Una escombrera hecha cerro. Como el de las Canteras. Hasta que al Ayuntamiento de Jaén se le ocurrió la feliz idea de convertir su fealdad en enorme parque con las mejores vistas de Jaén, Jabalcuz, el Castillo… Y pidió ayuda al Gobierno, que lo hizo a través de la CHG, que ya me dirán la relación, pero que ahí está. La política, arte de lo posible. Pero, ahí se quedó. Seis años. La política, arte de lo imposible, de lo mejor y de lo peor.

Hace unos días comenzaron las obras para llevar el agua y repararlo entero. Y lo presentaron políticos de distinto signo en amor, compaña y colaboración (en la foto). Todo un ejemplo. Lo normal convertido en anormal. Tal vez porque estaban lejos de la ciudad y se olvidaron un rato de las elecciones…

Testaccio, escenario en la Edad Media del carnaval romano. Y del vía crucis, por su parecido con el monte Calvario.