Tocapelotas profesionales

 

 

 

Tan malo es olvidarse como acordarse de todo. Somos nuestra biografía, pero si no olvidáramos parte de ella, adiós muy buenas. Hay por ahí una serie de televisión sobre ese horror. ‘Imborrable’. Y el padecimiento tiene su nombre: hipertimesia. Sergio Ramos dice que no olvidará su penalti ‘a-lo-ramos’ y que se lo contará a sus hijos. Por suerte, no tendrá tan vivo el recuerdo del que envió a la Estación Espacial Internacional. Ventajas de olvidar.

 Hay políticos como Poppy Montgomery (Carrie Wells en la serie) que no olvidan nada. Sobre todo del adversario. Son un disco duro andante que almacena todos los agravios del otro, los reales y los imaginados, y a cada crítica que reciben actualizan su base de datos y siempre tienen presto aquel que le hicieron, tal año, en tal institución, venga o no al caso. Es el espíritu tocapelotas ‘a-lo-coentrao’, deportista portugués o lo que sea. Es el desprecio del otro. Y sin capacidad de olvidar, con hipertimesia, no hay política con mayúsculas sino el ‘tú-más’ de este politiqueo que nos asfixia.

 No me extraña, como arrojan algunas encuestas, que los españoles piensen que hay demasiados políticos, que la fiesta también se ha acabado para ellos y que a recortar escaños. Pero lo que falta son precisamente políticos, que además del interés de su partido busquen, o más, el interés general, sobre todo en épocas difíciles como la actual, y no tanto tocapelotas profesional.

Con la cabeza tapada y el culo fuera

 

Con el solsticio de verano vivimos los días más largos. Que se lo digan a nuestros próceres, con dificultades para recordar lo que dijeron a primera hora de la mañana, en este país de dijediego, de hablar en borrador y de cierre usted esa puerta, que me distrae. Los días son más largos que un día sin pan en el Ibex, y la prima es mobile, qual piuma al vento.

Después de varios años de recortar, ya no hay más tela. Ahora toca lo intocable. El alcalde de Jaén ya lo dijo, ante el creciente malestar de los empleados municipales: «Va a ser un año lleno de conflictos; aquí y en el resto de España».

El que más y el que menos ya lo sabe. La foto del momento histórico la ofrece la Junta. El PP critica en Sevilla lo que hace en Madrid, el PSOE culpa al Gobierno de unos ajustes continuidad de los suyos, e IU hace de tripas corazón y se deja jirones a las primeras de cambio, solicitando la absolución porque ha minimizado el daño (la foto de Valderas y Gordillo con el ‘dedo acusador’ es de 2001).

El debate ya no son las tijeras sino su tamaño, dirección y discreción. Los que quieren hacer con el Welfare State un traje de baño proclaman que todos recortan por igual, y los que quieren un patrón social con más hechuras cantan que no es lo mismo, ser justo que ¡qué justo te va!.. y que vale, que a lo mejor me lo merezco…

El buen paño, en el arca ya no se vende. Y ahí el PP gana a lo España-Irlanda, curtido en el desahucio de ZP de la Moncloa. La capacidad de sus ideólogos para colocar el argumentario, de innovar la lengua y de traducir los dictados de Merkel en entusiasmo mariovaquerizo es digna de encomio. Un parquecito junto a La Salobreja se convierte así en parque de atracciones, y un real decreto del Gobierno para facilitar la apertura de negocios, en decisión propia de cada consistorio.

Las elecciones están lejos, pero hay quien vive en campaña permanente. La culpa de lo malo es siempre del otro. La inmolación de ZP («me cueste lo que me cueste») resulta hoy romanticismo torpe y trasnochado, pues vivimos en el disimulo de Antequera: con la cabeza tapada y el culo fuera.

Teólogos de salón (de plenos)

Los plenos del Ayuntamiento de Jaén nunca han sido tan divinos. En el anterior mandato hubo alguna señal, como cuando José Luis Cano acusó de fariseos a quienes se abrazaban a los árboles del tranvía. Pero en éste, rara es la sesión en que no se invoca el nombre de dios, a menudo en vano y para los asuntos más terrenales. En la última, por ejemplo, salió a relucir por la moción de Izquierda Unida para que la Iglesia pague el IBI, como todo cristiano.

El PSOE le puso una vela a dios y otra al diablo, aunque por lo visto en el próximo pleno tendrá que definirse. Y el ungido gobierno municipal, del PP, rechazó la medida por antisocial, dada la labor humanitaria que realiza la Iglesia. Y, por añadidura, acusó a la portavoz de IU de realizar un ataque «anticlerical», llevada por la «obsesión» que tienen los «comunistas» contra la religión. A lo que Isabel Mateos, desde la soledad eremita de su escaño, contestó que ni lo uno ni lo otro: o sea, que es cristiana, pero de base, y que no está afiliada al PCE, pero que se lo está pensando con tanto martirilogio.

Pero la inspiración divina es como al rayo que no cesa y el pasado martes, a propósito del balance del primer año de gobierno, fue Mateos la que echó mano del devocionario para lamentar que al equipo de gobierno le gusten tanto los homenajes a la Virgen pero no tome nota del ‘El Magnificat’, que el cántico u oración que dijo María cuando se encontró con su prima Isabel, embarazada de Juan el Bautista, y ésta alegó que quién era ella para que la madre del Señor la visitara. A lo que la Virgen contestó: «Mi alma canta la grandeza del Señor que… desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de sus tronos, y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías» (toma ya), recitó la portavoz en mitad de la rueda de prensa.

 Y es que, los caminos de la política, como los de la ministra Báñez y su rogativa a la Virgen del Rocío para que acabe con la crisis, son inescrutables.

Operación Zoido (I)

Mi banco me alegra el día. A primera hora de la mañana me llama por teléfono y me anuncia que ingresarán en mi cuenta, “automáticamente”, 30.000 euros…, si sufro un infarto, una insuficiencia renal o un cáncer. Eso sí, todo no va a ser bueno: tengo que contratar un seguro médico, pero “por solo 29 euros”, poniéndo énfasis en el adverbio. ¡Cómo está la banca, madre mía! Dice el paisano Montoro que a España no vendrán los “señores de negro”. Pues yo empiezo a verlos.

Otra buena mala noticia. Marzo de 2012: Arenas gana a la cuarta las elecciones en Andalucía, pero no gobernará. “Hasta aquí hemos llegado”, proclamó de forma lapidaria en la memorable escena de balcón sevillano en la que celebró su amarga victoria. En Jaén utilizamos una frase más expresiva: “Aquí muere mi caballo”.

Al vencedor se le veía desde aquella noche como un personaje de Edward Hopper: solitario y con la mirada perdida. Estaba claro que eso de ‘no hay quinto malo’ está bien para el refranero. Pero todos daban por hecho que pilotaría la transición desde la presidencia del PP andaluz, para intentar que otro rematara, sobre sus hombros, la faena que a él se le escapó en el último minuto. Pensando además que eso puede ser más pronto que tarde, por mor de los ERE y de las diferencias que con el tiempo suelen surgir en toda coalicion.

Pero la sorpresa saltó el lunes, conmemoración del Descendimiento de la Virgen de la Capilla, patrona de Jaén. De hecho, al alcalde Fernández de Moya le pilló con el móvil apagado en la misa de los cabildos. Desde entonces, el PP andaluz no ha dejado de cabildear, que según el diccionario es ‘gestionar con actividad y maña para ganar voluntades en su cuerpo colegiado o corporacion’. El propio don Javier, en el vídeo ‘juan palomo’ con el que evitó las incomodidades de la canalla, daba pie a ello cuando proclamó que no habría tutelas y que por tanto la sucesión está abierta.

Aunque luego pareza más bien que se lo deja todo atado, eligiendo el ‘efecto Zoido’ de albacea hasta el congreso. Juan Ignacio vuela solo desde su aplastante victoria sevillí y no está para tutelas ni tutías, como dijera Fraga cuandio dio el relevo a Aznar. Tal por eso Arenas lo deja todo y antes de tiempo y los ‘populares’ también celebren su cónclave en julio, en Andalucía, tierra de congresos…

 

Blanco y en tetrabrick

    Un martes más sin delegados provinciales de la Junta de Andalucía. Ya puestos, lo mismo lo dejan para el mes de julio, como la comparecencia de Rajoy, y esperan a despejar la era con el congreso de PSOE andaluz. Eso sí, el día nos dejó una pléyade de directores generales. Cinco de ellos de Jaén y con amplia experiencia técnica o política, como la exparlamentaria cazorleña Rosa Ríos Martínez (a la derecha en la foto), flamante directora general de Desarrollo Territorial, en la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente. En cambio, sale Teresa Vega (a la izquierda en la foto), la exdelegada del Gobierno andaluz en la provincia y que en los últimos años ha sido directora general de Infancia y Familia, con Micaela Navarro en la Consejería de Igualdad y Bienestar Social. Blanco y en tetrabrick.

Los otros cuatro ‘dirgen’ de la tierra son la jienense Concepción Cobo González, que pasó por el consejo regulador de la Denominación de Origen Sierra de Cazorla y que ahora será la nueva directora general de Fondos Agrarios; la alcalaína Rosario Gómez García, que estuvo en la sociedad rectora del Mercado de Futuros del Aceite de Oliva y que ahora es directora general de Financiación, Tributos y Juego; el carolinense Pedro Eugenio Gracia Vitoria, exdirector gerente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y ahora director general de Calidad de los Servicios y Programas para el Empleo, y el ubetense Juan José Pineda Gámez, que llevará Formacion Profesional Inicial y Educación Permanente y que hasta ahora era profesor en La Carolina.

Qué curioso, la mayoría es de La Carolina y Alcalá la Real, patrias chicas de los consejeros jienenses que nos han quedado tras la sonada salida de la andujareña Micaela Navarro. Casualidades de la vida, política.

 

Estampas para una crisis: médicos de artistas


Los Morancos y Risoterapia

La empresa organizadora del espectáculo ‘Risoterapia’ “informa por teléfono que por motivos de enfermedad de uno de sus artistas queda anulada la atuación de Los Morancos”. Así dice el comunicado oficial, que no habla de aplazamiento. Curioso. Con esta son ya seis los conciertos y espectáculos anulados en los últimos meses en Jaén y por los mismos motivos, por lo que se empieza a hablar de una epidemia artística. Los médicos que atiende al gremio son los que menos sufren el paro en difíciles momentos. Lo peor, aparte del trastorno y las frustración entre quienes querían ver la actuación y compraron la entrada (a 35 euros, más gastos de distribución) es que terminaremos sin creernos los partes médicos y, cuando la dolencia sea verdad, como le ocurrió a Manolo García con su apendicitis, paguen justos por pecadores.

Todo esto viene porque se acabó aquello de movida promovida por el Ayuntamiento de la cada vez más lejana década de los ochenta y ahora los artistas vienen a taquilla. Es decir, que si venden un mínimo de entradas hay actuación y si no, se ponen malitos ante la visión del patio de butacas vacío y llaman al médico. Qué pena, con la falta que nos hace en estos tiempos su terapia

La aldea gala de Reyex

 

Hasta en Cádiz han perdido los críticos. Griñán, el único candidato socialista que ha perdido las elecciones en Andalucía, no para de ganar; mientras que el ganó se diluye en la nada mirando a Madrid. Cada día que pasa es más fuerte,  con permiso de eres, alayas y diegos.

El momento decisivo, a mi entender, fue cuando purgó a Micaela Navarro. Pero el PSOE federal optó nor no hacer la guerra, ni el amor, en uno de los pocos feudos que retienen tras la debacle del 20-N. Y sin argamasa, la contestación, que sigue ahí, pierde ante el poder, en esta caso orgánico. Como decía un dirigente jienense, ‘Griñán es nuestro líder, no tenemos otro’.

Griñán ha movido sus peones y sus hilos en el partido, aún a riesgo de paralizar la Junta de Andalucía, y está de ‘congresillos’, un diminutivo que podía aceptarse como animal de compañía cuando no había nada en juego y los delegados se elegían por aclamación. Esta vez no. Está vez está en juego el control del partido y la instauración, o no, de la línea dinástica griñanista.

En todas las provincias menos en Jaén, donde los críticos son los oficialistas y viceversa. Los griñanistas o morenistas o lo que sea, caben en un microbús. “El partido en Jaén es así”, me decía uno de los delegados en los pasillos del congreso, el sábado pasado. No decía cómo era el partido pero vino a decir que era como Reyes. Y barrió. 92%. Y Jaén convertida en la aldea gala de Reyex, con sus Obelix, sus Panoramix, sus Amnesix, sus Asuracentúrix y su Falbala. El último reducto de los críticos, que disfrutaron casi de forma libidinosa con algunas intervenciones. “Había que haberlas grabado”, me confesaba otro. Hasta 19 peticiones de palabra. Desde las 10 de la mañana a las 3 de la tarde. Tenían ganas de hablar y además había quien transmitiría el mensaje. Así que, terapia completa.

El mejor resumen se lo escuché decir uno a otro, aludiendo a la conocida Epístola satírica y censoria contra las costumbres presentes de los castellanos, escrita al Conde Duque de Olivares por Quevedo, que en los pasillos de los congresos  ‘hay gente pa to’, como exclamó Rafael Gómez Ortega ‘El Gallo’ cuando le presentaron a Ortega y Gasset y al torero le dijeron que el filósofo se dedicaba a pensar:
 
“No he de callar, por más que con el dedo,
ya tocando la boca, o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo.

¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?”

Pues eso, que los socialistas jienenses, la aldea gala de Reyex, hablaron y dijeron lo que sentían. Vaya que si lo dijeron.

José Luis Cano, cerca del Ayuntamiento

 

No tranquilos, José Luis Cano ‘Canito’ no regresa a la política. Al menos de momento. Volvió a la enseñanza y esta mañana se le ha visto con sus pequeños alumnos en la plaza de Santa María, a la sombra de la Catedral y frente al Palacio Municipal, en el que tanto protagonismo tuvo y tanta guerra dio, hasta hace menos de un año, como primer teniente de alcalde. Las vueltas que da la vida. Si desde el salón de plenos más de uno se asomara al balcón y viera su futuro, o su pasado, lo mismo le cambiaba la perspectiva y, con permiso de la disciplina y de las consignas de partido, lo mismo encontraban con más facilidad los acuerdos, y hasta los desacuerdos constructivos.

Momento punk: 'No future'


No me fío de la prima, no es de fiar. Cuando subió a 164 puntos y la Bolsa andaba por los 9.000, ZP sacó las tijeras y cavó su tumba. Ahora anda por encima de los 500 y el IBEX en torno a los 6.000 y aquí hacemos la ‘semana caribeña’: tres días de trabajo y cuatro en Marbella. El verano pasado se nos cortó la digestión porque rozó los 400. Decían que por encima de ese umbral no había vida. Pues 500. Y a vivir. ¿Para qué tantos recortes y tantas reformas? ¿De no haberlos hecho, estaríamos peor? Difícil.
    A mí la única que me asusta es Tita Thyssen. Y no por su hidratado rostro sino porque está tiesa. Ha puesto a la venta una de sus joyas pictóricas, ‘La Esclusa’, de Constable. Si la baronesa necesita liquidez, ‘cash’ que diría la otra Carmen, Lomana, es porque la cosa está grave de verdad. Y lo peor es que ya no sabemos qué hacer. Si recortamos, lo que se corta es el crecimiento. Si no recortamos, los mercados cortan el grifo. Como canta Drexler. ‘No me sigas, yo también estoy perdido’.

    El Ayuntamiento de Jaén ha dejado a su plantilla sin cláusulas sociales dos años, y luego ya veremos, que hay momento punk. ‘No future’. Con tanto paro y precariedad resulta fácil explicar que dejemos de pagar 658 euros por cada prótesis dental ó 132 para las gafas del chiquillo. No digo que no esté bien ni que otros colectivos no lo tengan, pero el Consistorio está como está. Y los satanizados sindicatos han hecho un ejercicio de responsabilidad, para que no se eche a nadie y cargarse de razón.

    ¿Pero quién se lo garantiza? 8,3 millones de euros hay que reducir al año en personal. Ni con el ahorro en gafas ni con las jubilaciones alcanza. «Muy bien, tenemos que dar ejemplo», le dijo Montoro al alcalde. Enigmático. ¿Y por qué tenemos que pagar de golpe más de 100 millones a las grandes empresas? Aquí todos ganan: los proveedores cobran y los bancos prestan al 7%, con el Estado de avalista. ¿Y los ayuntamientos? Cada día tengo más claro que el Plan de Ajuste es un plan para ajustar las plantillas en los ayuntamientos.