Vuelta al cole… de la polémica

 

¡Cómo está el patio! El moreno se nos ha ido de sopetón con tanta polémica. Y eso que por aquí abajo no tenemos elecciones a la vista, salvo que el rescate de la Junta conlleve despidos de empleados públicos e IU rompa la baraja antes del paso del ecuador.

La hemos bautizado ‘la vuelta al cole de los recortes’. O la vuelta al instituto. El del casco histórico, ejemplo paradigmático de la torpeza juntera de antaño y de la artrosis en la respuesta de hogaño. Y de que el PP le echará una mano a PSOE e IU para que rompan ramales cuanto antes, en el caso de que ellos solos no se basten.

Dice el nuevo delegado de Educación que él viene de un pueblo – fue alcalde de Siles – y que cuando tenía un problema con la administración que fuera pues se hablaba y colaboraban. Angelico, José Ángel Cifuentes, no sabe dónde se ha metido. «Menudo recibimiento me ha hecho el alcalde de Jaén (y presidente del PP, abajo en la foto, denunciando que la Junta había renunciado a la licencia del IES)».

Así están las cosas. La crisis ha cambiando, como tantas otras, hasta el uso de las tijeras. Antes se daban tortas por cogerlas y cortar bonitas cintas inaugurales, y ahora se dan patadas en culo huyendo de sus recortes. Como si les quemaran en las manos. Tú la llevas. Pues tú recortas más. Pues anda que tú…

La calle Álamos es otro símbolo del nuevo tiempo. Pequeñas obras y grandes problemas para acabarla. Apenas 50 metros y tres concejales para reabrirla. A 16,6 metros el edil. Eso sí, kilómetros de polémica.

La crisis es tal que no hay dinero ni para emborracharse y olvidar la crisis. Vino a decirlo el otro día el presidente de la Federación España de Bebidas Espirituosas (qué elegancia de nombre): descenso de las ventas, a diferencia de lo que ocurría en crisis anteriores en que aumentaba. Dato elocuente para medir la hondura de esta crisis. España, rehabilitada a la fuerza.

Mi tocayo Antonio Liébana lleva media vida ayudando a desengancharse de la que posiblemente sea la droga que más estragos ocasiona. Pero ahora, su asociación Volver a Nacer está a punto de Morir, porque no llega la subvención de la Junta para el alquiler… Qué cruz.