Reyes y Fernández de Moya, unidos por una rubia

 

Ya es Navidad en Jaén, ring, ring. Aquí la anuncia la cerveza de La Imora, cual supernova espumosa de Oriente. No sé lo que dirá Ratzinger y la teología al respecto, pero aquí reina la fe del carbonero, y es ahora cuando vemos los primeros adornos, compramos las primeras hojaldrinas, empezamos a hacer planes de si en tu casa o en la mía… y el espíritu navideño se nos empieza a colar y hacer de las suyas y logra, por ejemplo, que los policías locales de la capital aplacen su malestar para la cuesta de enero, que esta vez puede ser la subida a la Pandera, como dijo el otro día Reyes, a la derecha en esta magnífica foto de Francis J. Cano, todo un editorial que logró reunir en un mismo encuadre al presidente de la Diputacón, al alcalde de la capital y al subdelegado del Gobierno, sin olvidar que los dos primeros son además los máximos dirigentes en la provincia del PSOE y PP. Mucho poder en tan poco ‘roal’.

El alcalde, que va vestido de alcalde, luce corte de pelo impecable, canas prematuras, semblante distendido y rubor de cara, acorde con el ‘photocall’ y coherente con la copa casi vacía. Nada que ver con el gesto entre desafiante y de ‘cuántas-peonadas-dices-para-el-subsidio’ de un presidente de la Diputación descorbatado, jacobino, bedmareño, ojeroso y pelo prieto. Y como testigo mudo, la mirada del subdelegado hacia jefe de partido, entre rendida y preocupada, y parapetada tras su poblada barba. ¿De qué hablarían, hasta el punto de olvidarse del fotógrafo? ¿Por qué no beberán más cerveza en lugar de tanta trifulca? ¿Por qué no se lo juegan a los chinos?

‘In vino veritas’. Y en la cebada.

Beben tres del millón de botellas fabricadas por Heineken para estas fechas y fue en la tradicional presentación de la Cruzcampo de Navidad, una rubia tipo ‘pilsen’, cien por cien malta y con cuerpo, amargor y aroma propios, un contenido alcohólico y carbónico moderados y su característico color ámbar dorado. Ya está a la venta y quien la quiera gratis, que siempre sabe mejor, en Facebook lo puede intentar, si es que no se ha acabado ya.

Los misterios de Fátima (Báñez)

La sin par ministra de Empleo ha visitado esta mañana la cooperativa de San Juan y ha inaugurado el nuevo edificio de la Seguridad Social en Jaén. No ha hablado del 40% de paro que hay en la provincia ni ha encomedado esta vez a la Virgen del Rocío tamaña empresa. De lo que más ha hablado, como el resto de ministros un 20-N, ha sido del primer año mariano de la era Toca Hacer Más con Menos, con guión en atril, lanza en astillero y profusión de millones invertidos. Tantos que en plena multiplicación de los panes y los peces ha hecho hincapié en los ‘millones de millones’ destinados a las pensiones en Jaén. Y también, de un plumazo, ha creado dos nuevos municipios de la nada, ‘ex novo’, y la provincia tiene desde hoy 99 localidades. Misterios de Fátima.

Báñez ha atribuido por otra parte la solicitud de reducir los jornales para el subsidio directemente al alcalde de Jaén. Bueno, también se lo ha atribuido a la delegada del Gobierno en Andalucía, al subdelegado… y al presidente de la Diputación, que pasaba por allí. Y como ha hablado tanto, y tan bien, se ha quedado sin cinco minutos para atender a la prensa, como se había anunciado, y como suelen hacer los ministros cuando van a provincias. Y se ha ido escaleras arriba para reunirse con Reyes, que el hombre se lo había pedido por carta, como debe ser, aunque al final su vis a vis se haya convertido en un ‘menage a cinq’.

Y después de tanta reunión, tanta inauguración y tanto balance, pues tampoco estaba la mujer para atender a la prensa, que esperó fuera, dispuesta a recibirla a puerta gayola. En su nombre envió a la delegada del Gobierno y al alcalde de Jaén, algo contrariado el hombre por haber anunciado que hablaría la ministra y porque él siempre, y doy fe, da la cara. Y también porque se hartó de criticar, y con razón, que el ministro ‘Pepiño’ Blanco hiciera lo mismo en la estación de Renfe, cuando vino a anunciar no sé qué de un soterramiento y se fue que corría más que el tío de la lista. 

Eso sí, la nueva sede de la Seguridad Social quedó inaugurada. Bueno, la ministra, se reservó otro lapsus para el final y dio el edificio por “clausurado”. Como comentase el compañero Ginés Donaire, es el edificio más efímero de la Historia. Son, en fin, los misterios de Fátima.

Una comida alambicada

Una chilindrina. La sorpresa que se tuvo que llevar el mandamás de los socialistas en la provincia, Paco Reyes, cuando ayer domingo, de vuelta de Martos del congreso de las Juventudes Socialistas, paró a comer con unos compañeros y sin embargo amigos en un conocido restaurante a las afueras de la capital y, cuando abrió la puerta, vio que allí había. En una mesa, Mar Moreno (consejera de Educación), Carmen Peñalver (exalcaldesa de Jaén), Manuel López (exportavoz municipal socialista), Concha Rojas (exdelegado de la Junta) y Miguel Sola (exgerente de Urbanismo), que al parecer celebraban el nombramiento de éste último como gerente provincial del Ente Público Andaluz de Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE).

Pero es que en otra mesa comían Antonio Manuel Foche, que fue mandamás del PSOE en la capital, con su esposa, la exsenadora Lola Pérez. Quién se lo iba a decir, a unos y otros, cuando en 2008 Peñalver y López desbancaron a Foche y sus seguidores de la dirección del partido tras una cruenta batalla interna, sin olvidar que Reyes apoyó a su vez a quienes en julio pasado desbancaron a Peñalver y sus partidarios, o las pullas que éste lanzó a la consejera en el reciente congreso provincial socialista, etcétera, etcétera.

Pues allí estaban todos, ea, tan bonicos, por azar del destino y como si no hubiera más sitios donde comer, que como cantaba Miliki, no hay nada más lido que la familia unida. Eso sí, juntos pero no revueltos. Aunque me cuentan que no corrió la sangre, que en barriga llena no hay pena, y que incluso Mar Moreno se acercó a saludar a su secretario general. Como dice el refrán, sin yantar y sin amar, nadie puede pasar.

                                       (Mar Moreno, con Francisco Reyes y Felipe López, en 2010)

Una ofensa a todos los jienenses

 

Úbeda y Baeza han vuelto a ser rechazadas por la Asociación Nacional de Ciudades Patrimonio de la Humanidad. Las ciudades jienenses lo intentan desde 2003, en que fueron declaradas por la Unesco, pero no hay manera. El sábado se reunió de nuevo el elitista club y tampoco aceptaron. El peregrino argumento es que dos ciudades de una declaración conjunta no pueden entrar. Y que lo dicen sus estatutos. He mirado el artículo 9, que regula quiénes pueden formar parte, y no se dice nada de eso. Y si viene en otra norma, pues cámbiese. Así de sencillo.
Podrá aducirse que una asociación privada admite a quien le dé la gana. Vale. Pero es que la mitad de su financiación es estatal. PÚBLICA. Así figura en su web, por ejemplo, cuando en julio aprobaron su presupuesto para 2012: un total de 1.330.000 euros, “de los que los ayuntamientos aportan 650.000 a través de su cuota, 380.000 corresponden a una subvención del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y 300.000 provienen de la cantidad que destina TURESPAÑA para la promoción turística de las ciudades”.
Y si no quieren que entren nuevas ciudades porque así tocarían a menos, pues que las Administración subvencione al resto de ciudades Patrimonio de la Humanidad para mantener el principio de equidad y de justicia. La propia asociación dice en su presentación que se creó para defender su patrimonio y promocionarlo, ante “las grandes dificultades que supone conservar estos valores y del esfuerzo económico que exige”. ¿Qué pasa, que el resto de ciudades nada en la abundancia?

Esta discriminación mantenida en el tiempo constituye tota una ofensa, que no atañe sólo a las dos ciudades y que las administraciones jienenses deberían intentar poner fin de una vez. ¿Por qué Úbeda y Baeza, y el resto de la provincia, tienen que renunciar a que su patrimonio se proteja y promocione y beneficiarse de paso de un mayor número de visitantes, en las mismas condiciones que lo hacen otras?

(La foto es de la compañera Maribel Sánchez Concha y muestra la Puerta de Úbeda, en Baeza, apuntalada hace unos años)

El pluviómetro del Ojo del Buey

Leyendas de Jaén

“Cuentan que un tesoro se encontraba oculto en un lugar indeterminado del paraje de Jaén conocido como ‘Ojo del Buey’, oquedad natural en la roca del cerro de la Fuente de la Peña por la que salía agua en épocas de abundante lluvia.

Eran muchos los que, teniéndolo por cierto, cavaban sin descanso a los pies, enfrente y aún más allá, esperando poder hallar el deseado botín, pero en vano.

Uno tan sólo, más perpicaz que los otros, fue capaz de encontrarlo excavando directamente por encima del ojo, en lo que sería la frente o testuz del imaginario animal (en frente del toro)”.

José Gilabert Carrillo, a partir de relatos orales.

La autovía es mía, sólo mía

 

 “Tápame, tápame, tápame…
tápame, tápame
que tengo frío… Cantaba la gran Sara Montiel. Y ahí los tienen, tirando de la manta inaugural, el pasado lunes, con Canena y su castillo al fondo, en una de las pocas inauguraciones que vamos a ver por estos lares con la dichosa crisis, o lo que sea. Tal vez por eso tiran con tanto ahínco. ¿Qué buscará el subdelegado Lillo? ¿Qué esconderá la delegada del gobierno Crespo? ¿Ah?

Los que tiran son del PP y los que miran son del PSOE. Así es la vida, no la he inventado yo. Ahí está el ‘ministro’ Robles, que mira que tira, hecho un pincel y que hizo un marcaje a la ministra Pastor, siempre tan comedida y capaz ella, que ni Kevin Costner en el ‘Guadalespaldas’.

Dice el gran timonel Reyes que todas las autovías jienenses “tienen la marca del PSOE”. Ya. Pero quien las inaugura es el PP. Como pasó en 1997 con Arias Salgado en  la que va a Granada (A-44). Que la herencia vale sólo para las facturas y entonces no tiras del trapo. Ahí están, sin ir más lejos, el alcalde ibreño o la delegada juntera Gálvez o la vice de la Dipu Parra, mirando con cara de melancolía. Si no gobiernas, no tiras. ‘Y cuando no hay pa tos, hay patás’, que decía el malvado Arfonso, a quien se le atribuye también aquello de que en la oposición hace mucho frío.

Tápame, tápame, tápeme, que tengo frío, si tu quieres que te tape, ven a mí cariño mío…

Más frío tienen que pasar los expropiados por las obras, hace ya 7 años. Ni olivas ni dinero. “A un lado, los políticos; y al otro, el pueblo”, me comentó al día siguiente el parlamentario Serrano, exalcalde comunista de Canena. Y al otro lado, la Guardia Civil, un tercer estado a juzgar por su número. Al menos la ministra tuvo el detalle de acercarse y hablar con ello. No les garantizó todo, pero tampoco los engañó, cosa que se agradece en un político.

Y frío tuvo que quedarse el subdelegado Lillo cuando, en un descuido del ‘ministro’ Robles, logró acercarse y proponerle a la ministra conocer sobre el terreno la marcha paralítica del tramo Ibros-Linares, su pueblo. Pero al final, Ana se fue por los aires, como Mary Poppins, en helicópetero… Otra vez será, que con tanta austeridad y tanto ajuste presupuestario, hace mucho pero mucho frío. Y más que va a hacer.

Don Juan y Doña Inés (duelo político-literario)

 

 Así da gusto. El alcalde de Jaén deja a la Junta a la altura de Michael Myers e, inspirado en la crítica por el espíritu de Halloween, dice que los presupuestos andaluces para el año que viene son “los del truco y el trato, del truco porque son un engaño y del trato porque han llegado a un acuerdo con su socio comunista”. Y la consejera de Educación, además de mostrar su sorpresa por lo que considera una inspiración muy poco española del regidor, opta por el más castizo Tenorio: “Llamé a Rajoy y no me oyó, y pues sus puertas cierra a financiar esta tierra, que responda Rajoy y no yo”, en referencia a los límites presupuestarios puestos por el Gobierno central a las autonomías.

¡Albricias! Por fin algo de creatividad. Y adiós al  ‘cuán gritan esos malditos’ de tanta polémica estéril. Batalla de ingenio y rima. Que cunda el ejemplo y propongo duelos en directo, improvisados, sin argumentarios, para decirse las cosas en ripios. Como en las competiciones de poesía dialogada de los trovos alpujarreños. O como las ‘batallas de gallos’ a lo Eminem en ‘8 Millas’. O una final de ‘slam’ organizada por el amigo Ethan Spooner y que el público soberano, electorado cada cuatro años, vote y decida quién tiene más luces o quién le inspira más confianza, en vivo y en directo, sin trampa ni cortón, y también con más opciones políticas.

Y que al final, el ganador hiciera de Don Juan, o de Doña Inés, y que unieran fuerzas en algo, aunque fuera aquello de ‘No es verdad, ángel de amor…’, que en esta apartada villa, más pura la democracia brilla y nos llevamos mejor.