Ni quito ni pongo rey

DOCU_IDEAL

Un mercenario cambió la Historia de España. Bertrand du Guesclin, francés por más señas y al servicio de Enrique de Trastámara, quien, como buen hermanastro bastardo, hizo la guerra a Pedro I ‘El Cruel’, o ‘El Justiciero’, según quien escribiera la historia. Era 1366 y el mercenario logró sitiar a Pedro I. Es más, lo engañó para que saliera del castillo de Montiel y fuera a negociar con su medio hermano. Pero como se tenían ganas, se enzarzaron y, en la pelea, Du Guesclin aprovechó para matar a ‘El Justiciero’, o ‘El Cruel’. Enrique se hizo con el trono de Castilla, instaurando la dinastía de los Trastámara hasta, ya saben, Juana ‘La Loca’. «Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor», y que dijo el muy bretón.

Pasó el Miércoles de Ceniza y la cosecha, y miles de jornaleros andan como puta en Cuaresma, mendigando, o comprando, peonadas. Al socialista Reyes Midas, ‘El Justiciero’ o ‘El Cruel’, según se mire, se las han puesto en los pueblos como se las ponían a Fernando VII. Y sus alcaldes, que ni quitan ni ponen Reyes, ayudan a su señor.

Días de caras. De vérselas a cuenta de los presupuestos viagra de la capital, tardíos y de efecto pasajero con el anuncio de que se modificarán en breve. Tú la tienes más dura (la cara) que las del Museo de Bélmez, proclama crecida la oposición. Pues tu cara me suena, canta el equipo de gobierno a lo Roko en televisión, tirando de hemeroteca.

Rebelión en el movimiento vecinal. La salida de Loma del Royo, condicionada a la renovación en OCO huele a nuevo pulso en la federación, con los partidos políticos otra vez en la tramoya. Ni quito ni pongo presidente, pero ayudo a mi alcalde. Y a la asociación que se mueva, caza de brujas como la emprendida por el senador, McCarthy.

Hasta los terremotos empiezan a estar politizados. Una vez que la inquietud ha trascendido, la pugna es quién dice que hace más. Y sus respectivos asesores, ni quitan ni ponen, pero ayudan para la ocasión.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *