Maniobras orquestales

DOCU_IDEAL

La cosa está más caliente que el caballo sobón de Angelina Jolie. O que las elecciones en la federación vecinal OCO. Todo ello, eso sí, disimulado, soterrado, en las cañerías de los partidos y bajo las faldillas de la mesa camilla del día a día político. En este interregno sin mítines parece que los jinetes del apocalipsis electoral están más parados que los caballos de Cubero adornando la calle Virgen de la Capilla. Eppur si muove! , que diría Galileo Galilei. Y vayan que si se mueven. Como esos esprínter que, lejos aún de la meta, la divisan y toman posiciones, a veces a golpe de pedal y otras a golpe de codo. Son los candidatos a alcalde y ahora mismo son maniobras orquestales en la oscuridad (OMD).

Donde más movimiento hay en la capital es en el PSOE. A su nuevo secretario general, Manuel Fernández, no le pone la silla eléctrica de la alcaldía, que conoció cuando era concejal Sin Hacienda. O puede que su reino sea de otro mundo, más de la Plaza de San Francisco que de Santa María. Más franciscano que mariano. En todo caso, eso abre el abanico. Y el primero en saltar al ruedo, el primero en usar la sala de prensa de la sede provincial, todo un gesto, tras la mudanza obligada de la Casa a la Habitación del Pueblo, fue el exdelegado de la Junta Rafael Valdivielso (en la foto de arriba). Y desde su plataforma como coordinador de Ciudadanía y Barrios toma posiciones y, llegado el caso, podría contar con el aliento de la provincial, aunque sin decirlo, que los socialistas capitalinos son muy suyos.

DOCU_IDEAL

El segundo en liza es el exsubdelegado del Gobierno, Fernando Calahorro (en la foto, con el actual alcalde en la alcaldía). En su día se apartó de la carrera cuando Zarrías diseñó la operación Peñalver, pero esta vez, recién jubilado y libre de ataduras, no dejará pasar el tren y, llegado el caso, se medirá incluso en primarias, aunque vaya de ‘freelance’. Y tampoco descarten nuevos valores, jóvenes emergentes. O hasta el propio Manuel Fernández, si hay sangre y si deja su ‘movilidad exterior’, como dice Báñez (que ya podía toda para ella).

Las otras violencias

Imesapi

San Cristóbal, que ayudaba a los viajeros a atravesar sitios peligrosos llevándolos sobre los hombros, ruega por nosotros pecadores…. Montoro, nuestro sancristóbal, «jienense de pro»…, santificado sea tu nombre, venga a nostros tu reino y hágase tu voluntad. Y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y ayuda al Ayuntamiento, ahora y en la hora de su muerte, amén.

Se acerca la hora de la verdad, anuncian. ¿Habrá intervención? Vade retro satanás. ¿ERE municipal? Vade retro y tu más…. Ruega por nosotros pecadores, y que las medidas de ajuste tengan compasión. O que se noten poco, que ya nos encargaremos de desvestir las palabras.

El tranvía, satanás de satanás, no circula pero hay que ver lo útil que es. Va a servir hasta para hacer el parking si por desgracia nos encontramos restos arqueológicos. Y mientras, sus conductores emigran. ‘No nos vamos, nos echan’, gritan con la torre Eiffel al fondo.

‘El PSOE y el PP abren las negociaciones para alcanzar el pacto’, leo en la edición de Granada. ‘Agentes políticos y sociales se reúnen para abordar la segunda sesión del pacto’, leo en la edición de Almería. Jaén ‘is different’. Y después del encuentro exprés en el solar del antiguo convento de San Francisco, está más claro: el Pacto por Jaén, ni está ni se le espera.

La Catedral, última bandera. Y a ver lo que dura. A la puerta, un extrabajador de Imesapi aguanta estoico tres horas a que acabe el acto en la sacristía, para que no se les olvide que quieren trabajar como se les dijo (arriba, en la foto). El alcalde dice que tiene la conciencia tranquila. Es verdad, la culpa es de la empresa, pero quien no duerme son quienes no tienen trabajo. O casa. Aunque ahora lo que nos preocupa son las protestas ante la casa de los políticos. Ahora, a 300 metros. Qué rápido legislan cuando es para ellos.

Pero algo hemos avanzado: la violencia ya no es solo la física. Hay otras. Efectivamente. Había otras. Como dejar a la gente sin trabajo y en la puta calle.

‘Manca finezza’ a la jaenera

DOCU_IDEAL

Ten cuidado con lo que deseas porque se te puede cumplir. Después de un año de sequía y de una cosecha de a un quinto que lastra, aún más, la economía y la creación de empleo, rogamos señor con tanta fuerza que lloviera, hasta que San Juan bajara el dedo, que ahí sigue el Bautista. Ni salir pudo a la calle. No querías agua, pues toma veinte pantanos llenos. Hasta ‘El Abuelo’ se vio envuelto en la polémica y el impermeable con tanta humedad.
También es famoso por su dedo el valenciano San Vicente Ferrer, ‘Sant Vicent el del ditet’, que lograba milagros con solo levantar el índice. A él se han encomendado el alcalde capitalino y el presidente provincial, a la sazón hermanos mayores de socialistas y populares, y han quedado en verse las caras mañana, festividad del dominico, apodado ‘El ángel del Apocalipsis’, por sus repetidos anuncios de la llegada del Anticristo y el fin del mundo.
Y para festejar tan feliz desencuentro, el lunes de Pascua se dedicaron a eso, a hacerse la pascua, a modo de entrenamiento: los parques de bomberos, la recaudación de las multas, los dineros. Nos sobran los motivos, cantan. Y para que sus mayores lo sepan, ha emprendido una competencia epistolar con Griñán y Rajoy, que el cartero siempre llama dos veces, y tres…
El miércoles pasado ensayaron el papel institucional. El alcalde, con su propuesta de liquidez, mordiéndose la lengua como pudo. Y el jefe socialista capitalino, abogando por planes de consenso y de empleo. Pero cuando los puentes se han incendiado solo queda gritarse desde las orillas. Y lanzar propuestas envenenadas, cuando la urdimbre de los acuerdos no quiere focos. ‘Manca finezza’, que dijo el escurridizo Andreotti tras conocer a un joven y montaraz Felipe González. Falta finura. No elegancia, sino habilidad para negociar y acordar. Cintura política.
Pero lo mismo es un defecto jaenero, o español, y por eso los italianos vendenn mejor nuestro aceite y se quedan con el valor añadido. ¡Porca miseria!