Ora et labora

juanma

Antes de ser nombrado ya empieza a estar desgastado. Carrera meteórica la del futuro presidente del PP andaluz, ungido por la gracia del índice terrenal, parsimonioso, turco, otomano, de otra mano, de Mariano. Llegado desde la plácida retaguardia de los madriles, ya está en el paredón de los acribillados por los currículum y los sueldos. ¿Fuego enemigo?¿Fuego amigo? En la política hay, como dijo el taimado Giulio Andreotti, adversarios, enemigos y compañeros de partido. Si querían darlo a conocer rápido, lo están consiguiendo. Y con las encuestas el Egopa aún calentitas que, sin ser buenas para el PP, no son malas: el PSOE no sube, el PP no baja a pesar del enredo sucesorio, por lo que puede que haya tocado suelo y al nuevo líder le toque remontar.

Con este escenario llega hoy a Jaén Juan Manuel Moreno Bonilla, ‘Juanma’, y febrerillo el loco ha hecho que coincida con la presidenta. Lo que habría disfrutado Plutarco, ampliando su ‘Vidas paralelas’: Teseo y Rómulo, Licurgo y Numa Pompillo, Moreno y Díaz…

TFGP.

En su curso acelerado por platós y provincias, el nuevo líder del PP pondrá a aprueba hoy su licenciatura en Protocolo y Organización de Eventos. Ahí es nada. Viene al santo reino de Fernández de Moya, José Enrique, el que estaba llamado a ocupar un puesto de relevancia en el equipo andaluz del ‘descandidato’ José Luis Sanz. Un encuentro por tanto con morbo. Y con mucho lenguaje verbal, y no verbal. En condiciones normales, después del cambio sorpresivo de ‘su’ candidato, lo lógico es que el alcalde siguiera como alcalde. Pero la voluntad, como la fe, mueve montañas. «La vida es un anhelo opaco y un tormento», que decía Schopenhauer, el gran teórico de la voluntad.

Y en ese interregno, Fernández de Moya anda ‘ora et labora’, con su agenda de ciclogénesis explosiva, entre Sevilla, Madrid y Jaén, entre San Fernando, San Clemente y el Senado. ‘Ora et labora’. No podrá decirse del alcalde-presidente-senador que no labora. Y que no ora. Todo dependerá de lo que su también «amigo» ‘Juanma’ le ofrezca. Si no es un puesto de consolación, entregará las llaves de la ciudad, aparta de mí este cáliz. Y si lo es, seguiremos como estamos. A estas horas, nadie sabe lo que pasará. Con Sanz no pasaba esto. Ahora son muchos los llamados y pocos los elegidos. ‘Ora et labora’. Dios mío, dios mío, por qué me has abandonado.

 

El futuro no escrito del alcalde de Jaén

secretario-estado

Mami, nos podemos ir ya a casa, le dijo Shirley Temple a su madre nada más dar las gracias por recibir el óscar juvenil, concedido en 1935 a la niña actriz hoy fallecida. La decisión de Rajoy sobre el futuro del PP andaluz deja a más de uno con el mismo deseo.  Queda aún por conocer, hasta que mañana a la hora de la siesta se cierre el plazo, si habrá más de un candidato a dirigir el partido, como ha dejado caer Zoido esta mañana, aunque sin mucha convicción. La idiosincrasia del partido y la salida en tromba de algunos líderes para apoyar al secretario de Estado de Asuntos Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno Bonilla, deja poca chance para el tres veces negado, como Jesús por Pedro, por el ‘dedo divino’, secretario general de los ‘populares’ andaluces, José Luis Sanz.

Rajoy sabía las enormes consecuencias de su decisión, porque se puede decir de ella todo menos que no fuera meditada. El aleteo de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo, dice un proverbio chino. El presidente dio alas a su candidato, dejó que la teoría del ‘efecto mariposa‘ haga el resto y se fue a tierras turcas dejando atrás grandes pasiones. La principal, la sensación de derrota interna de la desautorizada Cospedal, ligada al futuro político del redivivo Arenas, ahora que la probable marcha del Ministro Arias Cañete a Bruselas obligue a hacer cambios en el Gobierno. Por no hablar del futuro de Sanz y de su principal valedor, Juan Ignacio Zoido, utilizado en su día como recambio y maltratado ahora con una crueldad que se antoja excesiva y gratuita, no tanto por la designación sino por la gestión de un proceso de relevo enredado hasta el infinito y más allá, además de que lo deja tocado para su gran pasión, el Ayuntamiento de Sevilla.

fernandez-moya

En cuanto al futuro del alcalde de Jaén, sigue sin escribirse, aunque la decisión de Rajoy la haya complicado. Moreno Bonilla es también su amigo, como declaró el propio Fernández de Moya en diciembre de 2012 cuando el secretario de Estado visitó el Ayuntamiento de Jaén (en la foto primera) para anunciar una subvención destinada a la sede de Aspramif en el Bulevar. Incluso está prevista una nueva y próxima visita para un asunto similar. Ambos forman parte de ese grupo de jóvenes veteranos que se forjaron y conocieron en Nuevas Generaciones y que tienen la tarea histórica, encomendada por la dirección nacional, para hacer el relevo generacional del PP en Andalucía. Moreno Bonilla da además un perfil moderado y centrista, que parece ser el patrón buscado. Por tanto, puede que al final Fernández de Moya también termine dando el salto a Sevilla, pero la realidad es que esperaba hacerlo con Sanz y que el compromiso era sobre todo con él, como se ha visto en su intervención menos explícita de hoy junto al alcalde de Córdoba. Y si por contra es ‘castigado’ por todo ello o no entra en el equipo andaluz, su posición además como alcalde y presidente del PP jienense quedará un tanto debilitada.