El rapto de Europa

En Jaén hay quien añora los tiempos de misa de doce obligada, de catequesis a la fuerza y de comulgar con ruedas de molino. Políticos de sacristía y palio que hacen decir a la Constitución lo contrario de lo que dice, en una labor de exégesis que ya la quisiera Nicolás de Lira. Cruzados que ensartan a quien les tosa, ‘iluminati’ que fulminan con la mirada y predicadores desde el púlpito de lo público que por esencia es, o dijeron que que sería, representación de todos, sin menoscabo por supuesto de nada ni de nadie. ‘Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios’ (Mateo 22:21). Paparruchas.

¿Y por qué en Jaén? Porque en Jaén da votos. Ahí está, sin ir más lejos, los nuevos nombres de calles, que si no las arreglan, al menos quedará el consuelo de rogar para que intercedan por ellas. O la respuesta municipal a la oposición sobre el monolito de la Virgen de la Cabeza que se colocará junto al complejo deportivo de La Salobreja. Respuesta aplazada una semana para hacerla coincidir con la romería. Ya me dirán qué hace la ‘Morenita’ en medio de la trifulca política, como si las creencias de cada uno no fueran asunto serio e íntimo como pocos.

1

Es tiempo electoral, de blanquear las fachadas en los pueblos y de poner flores en las ciudades. Días bucólicos de todo va bien, de ya salimos, de somos ejemplo para el mundo. Días de cartón piedra sobre el escenario de la campaña electoral. Ya llegarán junio con la rebaja.

Días de atajar críticas y protestas, aunque al final el agua se escape de las manos por mucho que se junten los dedos y se prometa congelar los impuestos y tasas. Días en la Junta de juntar los meses que lleva ‘investigando’ el reparto de los cursos de formación, en lugar de cortar por lo sano ante tanta evidencia.

Arias Cañete, ministro hasta hace un cuarto de ahora, pisó esta semana con garbo Jaén. Los mejores asesores en comunicación son sin duda los del PP. Tanto escondieron el nombre del candidato que al final solo se hablaba de él. Y en política, si logras que te conozcan, medio has ganado ya.

¿Y Europa? Bien, gracias. Raptada en los cuadros de Tiziano, de Rubens, de Rembrant, de Boucher, de Picasso. La hija de Agénor, rey de Tiro, secuestrada por Zeus, convertido en un toro. Blanco. Bello. Pero un toro. Y ahí sigue. Raptada.

11