Mou, nuestro héroe

mou

Si usted, esforzado lector, aún no ha sido imputado en el caso de los ERE fraudulentos o no figura en el listado epistolar del sobrecogedor Bárcenas, tiene motivos para empezar a preocuparse. Va camino de convertirse en un bicho raro, en un inadaptado social, una persona de los que ya no se lleva. Ahora, lo que se lleva es hacer trampa, pensar la treta, buscar el agujero por el que escapar, escurrir el bulto. Si es un asesino y hasta confesó su crimen en primera instancia, tratará de darle la vuelta en el juicio como sea. Si ha matado a su mujer, aquella a la que un día prometió amor eterno, tratará de buscar la eximente con sea. Incluso si es juez, planificará todas las argucias para que no lo juzguen. O el poder utilizará todas las artimañas posibles para condenarle, aunque usted sea un magistrado, eso sí, con la condición de que sea molesto con los que mandan.

Trasladado al fútbol es lo mismo.  Los que triunfan son los marrulleros, los que aprovechan el reglamento para retorcerlo y jugar al límite o más allá y encima acusarte de todo si protestas. Es la esencia y la herencia del ‘mouriñismo’, ganar como sea y encima decir que eres el mejor y echarle la culpa al árbitro. ¿Y por qué había antes más ‘mouriñistas’ que ahora? Pues porque ahora no está.  Cuando estaba, había una legión que lo sacaba a hombros y justificaba todo. Ahora ya es otra cosa, aunque sea el mismo.

TFGP.

En política también crecen los ‘mouriñistas’, sobre todo conforme se acerca el periodo electoral. El ejemplo más sangrante es el ocurrido con la Dependencia en Jaén. Poco ha importado, hasta que asomaron las urnas, las 200 trabajadoras de sueldos raquíticos y, en muchos casos, sus únicos ingresos, ni las más de 400personas
dependientes que necesitan la ayuda a domicilio.Todo con tal de no dar el brazo a torcer, retorciendo eso sí los autos judiciales, en el caso del Ayuntamiento, o mirando para otro lado, en el caso de la Junta, cada uno en su responsabilidad y en distinto grado, pero con su responsabilidad.

El problema de fondo es que las instituciones oficiales que antes nos representaban a TODOS, dejaron hace tiempo de hacerlo. Ahora las gobiernan los partidos. Otro ejemplo:  ¿Qué habría dicho el Ayuntamiento de Jaén si en La Guardia estuviera gobernando otro partido y sale ahora con otro centro comercial a pocos kilómetros?. Y otro: ¿Cuánto habría tardado la Junta de Andalucía en resolver el embrollo infumable, marrullero y cansino del IES del casco histórico si en Jaén gobernara la misma coalición que en Sevilla? Es el signo de los tiempos, el todo vale. Y mientras haya legiones de ‘mouriñistas’, es lo que hay.

Surfinias politik

2014-04-06 17.51.27

Contra los catalanes vivimos mejor. Para qué queremos campaña al Parlamento europeo, basta con abrir el tarro de las esencias patrias. Los nacionalismos se necesitan, se refuerzan, se retroalimentan. El central y los periféricos. El nacionalismo lo limpia todo. Como Cillit Bang, que con un bang acaba con todo. Con las protestas por los recortes, con la ejecución de desahucios, con las colas del paro, con la GürtelERE, con el despilfarro del AVE andaluz. En un bang, adiós a la suciedad.

Nacionalismos también locales, de dehesa y campanario. De la capital frente a la provincia o frente a Linares, y viceversa. El último desencuentro es por la gestión de las multas. El penúltimo fue quién quiere más a la Catedral. El antepenúltimo, la Dependencia para ti. Para qué queremos soluciones si tenemos conflictos.

El nacionalista necesita enemigos externos para acabar con los internos. Exclusión y pastoreo. Prietas las filas, recias marciales. Porque de puertas adentro toca contentar a todos. Más que escuchar a los vecinos, les damos directamente lo que piden. O se lo prometemos.

Es primavera. Época de encalar los desconchones, de pintar lo gris, de blanquear los sepulcros, de embellecer los pueblos, que por la calle de Alcalá con la falda almidoná y los nardos apoyaos en la cadera, la florista viene y va. En Jaén, con surfinias (arriba, en la foto), la planta de moda, un híbrido de las petunias que da más flores y más aroma pero que no da semillas y por tanto su efecto no perdura en el tiempo. Se desvanece antes. Mil macetas, promovidas por el Ayuntamiento. Algunas tan grandes que casi tapan la parada del tranvía. ¿Qué tranvía?

Y luego están las flores metafóricas. La Diputación reparte remanentes. El Castillo de Santa Catalina abre gratis. Petición a Montoro, al estilo ‘me gusta que me haga esa pregunta’, de un ‘relaxing cup’ en los préstamos del pago a proveedores, cuando llevan negociando desde el verano anterior y hay quien dice que ya están aprobados. Oferta al movimiento vecinal para que diga qué calles quiere asfaltar, como llevaban años que pedían las asociaciones. Autobús para el interior del polígono de Los Olivares como pedían los empresarios. Arreglo de la red de saneamiento en el casco histórico como pedían los vecinos… Y aparcar lo que moleste y las decisiones de riesgo… Y jazmines en el pelo y rosas en la cara, caminaba la flor de la canela, por estas elecciones en primavera.