Miguel Contreras, ¿alcalde de Jaén?

TFGP.

En los mentideros políticos de la capital jienense vuelve a hablarse de la posible marcha del actual alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), aunque con diferentes plazos. El primer escenario es de aquellos que piensan que aprovechará las vacaciones de agosto para iniciar el curso en septiembre en otra ‘universidad’. La pregunta en este caso es cuál, con el PSOE gobernando en Andalucía y la resistencia de Rajoy a hacer cambios en Madrid. Aunque ya dijo el regidor hace unos días que si no repite como candidato a la alcaldía el año que viene, estará «a disposición» de su partido por si este considera que es «útil» en otro lugar, y que si no, que volverá «a la Universidad con toda la tranquilidad del mundo». Lo que dio pábulo a pesar que se irá, sí o sí, ya que, como le gusta decir, tiene su vida resuelta en lo profesional.

El segundo escenario, más verosímil, es que aguante hasta el final del mandato, al que ya quedan solo once meses, como recordaron varios miembros del equipo de gobierno en el pleno del pasado viernes. Once meses y un día, les faltó decir, por lo que pueda tener de condena (económica) este mandato. Y el tercer escenario es que vuelva a repetir como candidato, voluntariamente o no, para amarrar una mayoría absoluta que según los resultados de las europeas (poco extrapolables pero indiciarios) puede estar en el alero.

TFGP.

En los tres casos, la pregunta es siempre la misma: ¿Quién le sucederá? Del cuarteto que conforma el actual poder municipal, al que más ganas se le ve en estos momentos es al concejal de Hacienda y Comunicación, Miguel Contreras López (Bailén, 1972), que acompaña a Fernández de Moya desde la etapa de las Nuevas Generaciones. No es la primera vez que suena el nombre del ‘delfín‘. Hace dos años ya lo apuntamos aquí, cuando empezó a despuntar. Ahora está en todas las salsas y la radiotelevisión municipal le dedica bastantes minutos, a lo que contribuye que es parlamentario autonómico, concejal de Hacienda sin hacienda y responsable de comunicación, sin olvidar que es el jefe de Onda Jaén (presidente del consejo de administración de Somucisa). De hecho, va a por todas y contesta a la oposición por tierra, mar y aire, desde los comunicados de prensa a las redes sociales, y tampoco pasa desapercibido su creciente protagonismo en los plenos municipales. ¿Chi lo sa?

(En primera foto, de izquierda a derecha, Fernández de Moya, Juanma Moreno, García Anguita y Miguel Conteras. En la segunda, Fernández de Moya, García Anguita y, de pie, Miguel Contreras, en un pleno del Ayuntamiento)

Jaén tiene la negra

TFGP.

‘En los mapas del cielo el sol siempre es amarillo’, que cantaba el brasileño Toquinho, ahora que todo suena a samba. Para la veraniega jornada de ayer, los meteorólogos de La 1 llenaron el mapa de ‘huevos fritos’ de Madrid para abajo, salvo una solitaria nube justo encima de la provincia de Jaén. Recordaba a esas viñetas en las que al apesadumbrado protagonista le pintan una nube negra encima allá por donde va. Tan negra como esa nube a la que canta Sabina para ahuyentar la depresión.

Y veo a Jaén, a la capital en especial, con esa nube en lo alto ahora mismo, persiguiéndole por donde va en los últimos meses, con el mazazo del informe del ‘icomoshecho’ catedralicio o la decepción aún en carne viva del descenso al pozo de la B del nuevo ‘pupas’. O la deuda récord municipal, o esa ciudad a dos velas, medio a oscuras con las nuevas y ahorradoras farolas.

Una mala racha, una nube negra, la tiene cualquiera. Lo peor es esa indolencia estoica, esa resignación entre agraria y funcionarial de sea lo que los cielos quieran, o lo que a los gobernantes de turno les venga en gana. Pase lo que pase, aquí no pasa nada. No hay nada que hacer. Ni que analizar. Buscamos una cabeza de turco y a otra cosa. Que si los técnicos de Icomos confunden Renacimiento y Barroco, pues se van a enterar. Que si Manolo Herreros coge y se va, pues ya está. Y, por supuesto, la ruina del Ayuntamiento siempre es del otro, y en exclusiva, que yo pasaba por allí. Aquí por lo visto la Catedral está impecable y ojito con criticar. Y lo del Real Jaén, pues como ya se veía venir desde la Ponferradina, pues a tomar viento.

Aquí nadie hace autocrítica porque todos quieren seguir en la poltrona. Aquí nadie se acuerda de que el RJ ha estado fuera de peligro hasta casi el final y algo habrá fallado, que no se sube tan fácil. Aquí vemos las fachadas catedralicia sucias y la techumbre con goteras y un entorno del que solo nos hemos preocupado en los últimos tiempos, pero solo miramos a los archivos. No pasa nada.

Pero sin crítica es difícil avanzar. Salvo que los cielos nos hagan el trabajo. Hoy debatirán en el Ayuntamiento el estado de la ciudad y ya verán el estado. Hoy, festividad de San Antonio de Padua, patrón de las cosas perdidas, comprobarán lo poco que nos vamos a encontrar: un catálogo de reproches, la lista de los reyes godos de las herencias mutuas y la de los reyes magos para pedir al resto de administraciones. Así nos va.

bipartidismo vecinal

 

A villargordo pp-psoe

¿Se llevarán bien? ¿Pondrán la música alta? ¿Limpiará cada uno su trozo de acera? ¿Hablarán las paredes? ¿Pondrán la oreja para escuchar? ¿Escucharán lo que ha dicho una parte importante del electorado el pasado 25-M o pagarán a medias el recibo de la comunidad?

En mi modesta opinión no son lo mismo, aunque en más de una cosa relevante hayan coincidido en los últimos años. Y creo que en el futuro van a procurar no parecerse tanto, porque les irá mucho en ello. Pero allá cada cual. La foto la tomé hace poco en Villatorres, municipio jienense gobernado por IU. Me llamó la atención esta vecindad y no vi la ‘casta‘, tal vez porque era domingo o porque no la había. Pienso en los alcaldes y concejales de cualquier pequeño pueblo y me imagino lo que pensarán cuando oigan decir que son la ‘casta’.