Exceso medieval

TFGP.

El capitán del Costa Concordia da lecciones sobre gestión del pánico. El mismo que después de estrellar el crucero salió huyendo mientras el guardacostas le gritaba «¡Vuelva a bordo, maldita sea! ¡Haré que pague por esto!». Desde entonces, Schettino se admite como sinónimo de cretino, pero no solo no pagó sino que cobra, de un máster de Criminología de la Facultad de Medicina de la Sapienza de Roma.

¡Cómo está la formación, ‘gensanta’! No me extraña que la Junta haya decidido cambiar entero el modelo para evitar más fraudes. El Gobierno andaluz regó de subvenciones a las empresas del exconsejero Ojeda. Exconsejero de Hacienda, para más inri. El caso persiguió ayer al portavoz parlamentario socialista, Mario cazorlensis, y desde el Alto Guadalquivir disparó río abajo: Gürtel, reforma electoral y hasta la Zona Franca de Cádiz. De costa a costa. Le contestó el PP. Más de lo mismo. «¡Que inventen ellos!».

También nos visitó Valderas de vicepresidente, quien en Expohuelma elogió los avances tecnológicos en la agricultura. Porque avances en esta provincia hay, y en todos los ámbitos, aunque a veces sean tan lentos como ver crecer la hierba. Y también hay un exceso medieval, de mercadillos, fiestas y atracciones turísticas, a menudo subvencionado por Europa o más cerca. Es necesario mirar hacia atrás, mantener y recuperar el patrimonio como ayer pidió la plataforma con el Palacio de los Vizcondes de los Villares, pero lo mismo hay que mirar algo más hacia adelante, al futuro, a las nuevas tecnologías, al I+D+i, para que no nos pase como a la mujer de Lot.

Excelentísimo FCC

TFGP.

Nueve meses para las elecciones. Preñez de mareos, vómitos y promesas de futuro. En otros tiempos el verano previo era de alquitrán y rosas. Ahora lo son de betún y vaselina. «Tan pobre estoy que hasta de dar las gracias estoy escaso», se lamenta Hamlet.

Los partidos preparan sus estrategias y escaramuzas bajo la sombrilla y el gazpacho. En Jaén capital, por ejemplo, ponen fecha a los huertos urbanos, loado sea el señor, anuncian arreglos sin fin en parques y columpios o bonifican a los propietarios de viviendas ilegales, y eso que es para su regularización. ¡Que me lo quitan de las manos!
El resto de ayuntamientos no le irá la zaga. Ahora se reunirán con todo el mundo, sacarán dinero de debajo de las piedras y prometerán la luna. ¡Vamos, que nos vamos!

Los problemas dirán que son coyunturales, las deficiencias dirán que son subsanables y las críticas dirán que son interesadas. Tendrán más salidas que el Auditorio (antes de que lo enrejaran). Serán más cumplidos que Tacones e irán tirando como sea hasta mayo de 2015.

Será clave para ello evitar grandes protestas. O sea, que procurarán que los servicios básicos funcionen sin sobresaltos. Es decir, que harán lo posible para que las empresas concesionarias estén contentas. En otras palabras, que pagarán lo que les pidan, dame pan y dime… qué te hago. Y para que el mensaje llegue a todos los votantes, se han inventado las cartas del agua, algo así como las cartas nigerianas de la política. De Aqualia o de Linaqua, que son los mismo, FCC, la multinacional municipal. En Jaén, en Linares y en media España. Hasta que han empezado a echar marcha atrás, por si acaso la ley, o la sanción es gorda.

Ya era difícil de entender que una empresa de agua me hable de escuelas deportivas o del trajín de la Dependencia. Y si no quiero, le tenía que comunicar mi negativa y en 45 días. Como si no hubiera otra cosa que hacer. Y en verano. Y encima le vende o pasa nuestros datos a otra empresa de reparaciones, seguros o de pompas fúnebres.
¿Qué será lo siguiente? El Gobierno prepara una reforma electoral. Pues que lo diga claro. «Más sustancia y menos retórica», que le ataja la madre de Hamlet a Polonio, el lord chambelán. Que lo digan de una vez: «Vota FCC».

Así no vendemos la burra

TFGP.

Mal día el de ayer, festividad de San Expedito y Jornada Mundial de la Asistencia Humanitaria. Un accidente de tráfico, otro este verano, segó dos vidas jóvenes en Pozo Alcón, así, sin más. Y en el municipio de Castellar crece el clima de tensión y reclama alguna iniciativa antes de que sea tarde.

En ámbitos menos dramáticos, en Jaén capital estamos con la ‘guerra de los vertederos’, que es una guerra de mierda a ver quién la tiene más grande, la escombrera. La Junta ha elaborado un informe con fotos de 32 puntos de vertidos ilegales, a las afueras y en parajes tan queridos por los jienenses como Los Cañones o la Cañada de las Hazadillas. Puede argumentarse que si el gobierno municipal no fuera de signo político contrario, ese informe no habría visto la luz o incluso puede que no se hubiera hecho jamás, pero eso no quita que la realidad sea la que es, tozuda y llena de montoncitos, que todos hemos visto proliferar, por la crisis o por lo que sea, y que ahí están, enhiestos, emergiendo como el ahogado puente Ariza de las aguas del Giribaile para decir ‘aquí estoy’.

TFGP.

No conozco a ningún gobierno que le guste que le digan lo que está mal. Recuerdo a un concejal que ante las críticas sobre el mal estado del casco histórico espetaba aquello de ‘así no vendemos la burra’. Tampoco he visto manifestaciones para exigir parques acuáticos y de aventuras. Los jienenses saben que la cosa está mal, pero no creo que entiendan que no se vigile y multe más a quien tira escombros donde le dé la real gana, o que no se limpie más con lo que le hemos pagado a la empresa. Así lo mismo no vendemos la burra, pero es que la burra está regular.

(arriba, escombros en el Parque Empresarial Nuevo Jaén. Abajo, el Puente Ariza en 2012, atribuido a Vandelvira, construido entre Úbeda y Arquillos y anegado por las aguas del pantano del Giribaile)

No se fueron por los cerros

A7

Comparado con el puente festivo, el día de ayer fue en Jaén como una víspera de Reyes con rebajas. Las calles de Jaén se llenaron a primera hora de nubes y coches . Una actividad inusitada, de algunos que ya están de vuelta, de muchos que no se fueron y de otros que salieron de la piscina para rellenar la nevera.

Camino de Baeza por esa autovía hecha a ratos, hasta las obras parecen contagiadas por el frenesí y los ‘muñecos paleta’ me saludan al pasar desde las cunetas. Incluso vi agitarse las piedras del antiguo seminario conciliar de San Felipe Neri y del Palacio de Jabalquinto.

autovia 7
Después de varios años sin acudir a la Sede Antonio Machado me encontré que hasta le han cambiado el nombre. Ahora es Campus, aunque sigue siendo la UNIA, que ya ha cumplido veinte años, que no son nada, que febril la mirada. Recuerdo cuando el rector por entonces, el exconsejero Martín Delgado, ahora de actualidad por otros quehaceres, nos pedía que no bautizáramos la Universidad Internacional de Andalucía como UIA, que era lo lógico, pues ya tenía cogidas las siglas una asociación de arquitectos.

A lo que iba. Que me encontré la sede baezana, bella como siempre e interesante esta vez por obra y gracia del verbo de Benítez Reyes, sorprendentemente agitada por unas declaraciones del nuevo rector que no sentaron bien. El alcalde, que dejó dicho que para Baeza significa mucho la UNIA, apenas habló. Supongo que sabía que el director general de Universidades lo iba a decir todo. Y así fue. Defensa cerrada de la UNIA. Clarito, clarito. Nada de irse por los Cerros de Úbeda. Habrá que agradecerle no obstante al rector que nos haya dado la oportunidad de defender lo que a veces creemos que no podemos perder.

Más oscuro que Jaén de noche

junta

Dejamos atrás por fin el agujero negro que es el puente de la Virgen en Jaén capital, cerrada por vacaciones, a diferencia del bullicio en los pueblos. El fin de semana incluyó la presentación del nuevo Real Jaén con una afluencia de aficionados más bien baja, para ver a un equipo que sueña con la ‘operación retorno’ pero que dejó más sombras que la nueva iluminación de Jaén ‘la nuit’. Sin contar los intermitentes apagones de estos días, incomprensibles cuando media ciudad está fuera y la otra mitad está tiritando y no de frío.

Y eso que aún no funcionan los prometidos centros comerciales y de ocio, el Parque de Aventuras o la catenaria del tranvía. Por cierto que la Junta ha vuelto a ofrecer diálogo a ver si los trenes corren algo más puntuales que los autobuses de exincastillo. El Ayuntamiento le ha contestado que por qué no vino a la reunión que convocó por su cuenta el año pasado. También le ha ofrecido colaborar entre todos, y la única respuesta ha sido ‘ves como tenía razón’, en vez de tomarle la palabra y buscar fecha a la vuelta de las vacaciones para ver si es verdad que la oferta de la Junta es seria o es un brindis al sol. Lo que no ‘pué sé no pué sé y además es imposible, como diría El Gallo.

Pero para sombría la inclusión de cuatro exconsejeros jienenses en el caso de los ERE fraudulentos. Un triste póquer que requiere explicaciones, de los implicados y del PSOE jienense, más allá de culpar a la juez Alaya y su ‘trolley’. Y que el Supremo investigue, impute si llega el caso, se devuelva el dinero de tan vomitivo asunto y que al final se haga la luz, entre tanta sombra.

 

Estamos como el obispo insepulto

Lucky

La crisis nos mata. La crisis, los recortes y el mayor coste de las medicinas porque en algunos casos dejamos de comprarlas o las compramos menos, por ejemplo para atajar el colesterol alto, la hipertensión o las enfermedades crónicas, muy costosas. En los últimos años han aumentado las consultas para la depresión y la ansiedad, y la falta de sueño y los agobios nos han dado más cefaleas y migrañas que antes, sin olvidar los vértigos causados por el estrés, las enfermedades cardiovasculares, las respiratorias por la factura de la calefacción y hasta las faringitis y bronquitis porque nos han bajado las defensas. Y de tanto rechinar de dientes padecemos bruxismo, enfermedad que aprendí que existía cuando en 2001 enterramos de una vez al ‘Obispo insepulto’, don Alonso Suárez de la Fuente del Sauce, que en paz descanse cinco siglos después y tras recorrer cajoneras y pleitos por las naves de la Catedral. Al final se buscó una decisión de empate: la mitad el cuerpo dentro de la capilla del Santo Rostro y la otra fuera. Y que viva Salomón. Al acta de exhumación previa acudió el doctor Diego Jerez Justicia, quien me contó por entonces que tuvo la oportunidad de analizar el cuerpo momificado del inquieto prelado y que era «persona nerviosa y preocupada» por su dentadura muy desgastada – y eso que no sabía lo que le esperaba – y que el bruxismo provoca «fuertes dolores en las mandíbula».

Menos mal que en agosto está de guardia Lucky, ‘El sonrisista’, como le gusta que le llamen, y cada mañana me lo encuentro cerca del hospital repartiendo caramelos y alegría y colgando con celo en la esquina de la calle Luzón mensajes de paz en hebreo y árabe.

Erótica del poder

raphael

Ahora que la política está mal vista no hay políticos guapos. Los hay feos y muy feos. No obstante, el más deseado para tener una aventura erótica es el nuevo líder socialista, según la encuesta que ha hecho entre sus usuarias la web de citas extramatrimoniales que me escribe. Pedro Sánchez logra el 63% de los votos – ya los quisiera en las elecciones – y el segundo es Pablo Iglesias (15%) demostrando que el paisaje es un estado de ánimo del que mira. Le sigue Albert Rivera (9%), Rajoy (5%) y Cayo Lara (2%). Hay mujeres ‘pa tó’. Y preguntadas por las razones, la mayoría dice que le atrae ‘el poder’, seguido de ‘la simpatía’, el ‘misterio’ y ‘la capacidad de mentir sin inmutarse’. Que si quieres arroz, Catalina.

¿Y aquí, en la política jaenera, tenemos algún Sánchez en el PSOE, un Floriano en el PP o un Alberto Garzón en IU? Alguno hay, pero poco. Aquí, con la situación que tenemos de paro, crisis y corrupción, más que políticos que rompan la pana nos tememos que les partan la cara. Y si te vas al ayuntamiento de la capital, al próximo inquilino de la silla eléctrica de la alcaldía más que darle la enhorabuena le doy ya las condolencias. Aquí, el único que ha hecho un pacto con el diablo a lo Dorian Gray es nuestro Raphael, ahora reconvertido en ‘indie’. Los demás, nos confundimos con el paisaje.

Estamos que lo tiramos

mireia-belmonte--644x362

A lo tonto a lo tonto, entre una corrupción y otra, entre una estrella de Hollywood que nos dice adiós y otra, entre fichaje y fichaje, entre Cristina Pedroche y el ocurrente Sergio Ramos y entre Mila Ximénez y Rosa Benito, pues que hemos llegado a mitad de agosto, y sin enterarnos. El mes más vacacional avanza, para desazón de los que se fueron y alivio de los que nos quedamos de guardia.

Y en el día de ayer, San Eusebio, jornada de avituallamiento general para encarar el puente festivo, se adelantaron los festejos de ExpoHuelma y su hijo atleta Sebas Martos hizo una gran carrera en los 3.000 obstáculos del Europeo, y nuestra sirena huelmense por línea materna Mireia Belmonte se colgó la primera medalla, esta vez atreviéndose en aguas abiertas. Y es que, para saltar obstáculos y nadar contracorriente somos únicos.

Y para medallas importantes, aunque brillen menos, la conseguida en Estados Unidos y Japón, donde por primera vez en la historia nuestro país se ha convertido en el principal exportador de aceite de oliva, desbancando a los italianos, campeones mundiales en la modalidad. Y por si fuera poco, el aceite ‘Supremo’ logra la medalla de oro en el Great Taste London; Olive Oil Biotech, de Geolit, innova moliendo aceitunas y nueces, y hasta los precios del aceite han subido un poco para hacerlo rentable. ¿Qué más se puede pedir? Bueno, sí, muchas cosas. Pero, como oí ayer en la radio – creo que era al seleccionador de baloncesto –, «si ahora estuviera todo perfecto, iríamos mal de ‘time’». Toma ya, van Gaal. Eso es optimismo, sí señor. Así que, un poco de alegría, que en la casa del pobre ya se sabe y hoy es fiesta.

Maestros canteros

Sabes que conmigo no tienes que fingir, Steve, no tienes que decir nada y no tienes que hacer nada, nada en absoluto o tal vez solo silbar. Sabes como hacerlo, ¿verdad, Steve? Tienes que juntar los labios y silbar (‘Tener o no tener’)». Se nos fue La Flaca pero nos dejó sus personajes.

Las que no están para silbar son las obras del Ayuntamiento y la Junta en Jaén. Después de tanta crisis y recorte, las pocas que hay las cuidan como si les fueran las urnas en ello. Están como muy malitas y necesitan que las arropen y les den mimitos. Anteayer fue la visita a las viviendas que construye Somuvisa junto a la fuente de los Caños, tres semanas después de hacerlo el alcalde titular y con motivo de haber alcanzado el segundo forjado. Y ayer fue el parque de La Alameda, veintiún días después y con el argumento de que lo visitaba el presidente del Plan Urban. ¿Quien será?, pensarán. Pues el primer teniente de alcalde, que dejó dicho que lo mismo las visitan todas las semanas porque es «un proyecto emblemático». Pues nada, ya puestos que con cada visita hagan marcas de cantería como en las catedrales antiguas al estilo ‘este forjado se acabó siendo alcalde en funciones tal y tal’.

El centro de salud del Bulevar es menos visitado. Para no molestar a los futuros pacientes los obreros no hacen ruido. Dice la Junta que las obras están en marcha pero no se ve a nadie. El otro día vi a un vigilante en la puerta. Pues nada, que se recupere, que todo tiene arreglo.

Vivian (Lauren Bacall): Te olvidas de una cosa: de mí.
Marlowe (Humphrey Bogart): ¿Qué ocurre contigo?
Vivian: Nada que tú no puedas arreglar.

Gracias capitán, oh capitán

La muerte de Robin Williams ha sorprendido tanto como la reacción planetaria a su muerte. Tres millones de ‘tuits’ se escribieron en solo dos horas. El banco del parque de Boston donde se rondó una de sus películas se llenó de gente y condolencias. Obama, el comandante en jefe planetario, emitió un comunicado a quien tocó «cada elemento del espíritu humano». ¿Por qué gustó tanto?

El Mediterráneo, el Mare Nostrum, el ‘nuestro’, la costa jienense a la misma distancia más o menos que ‘nuestro’ aeropuerto, se llena estos días de gente. El Gobierno dice que la llegada de inmigrantes es por el buen tiempo. La Junta dice que no han podido ampliar el colegio Almadén en vacaciones por falta de tiempo. El Ayuntamiento de Jaén dice que con el tiempo tendrá en cuenta a los 2.800 inscritos en el Registro de Demandantes de Vivienda. Y unos y otros hacen política a costa de asustarnos con que se nos caerán las grúas encima. Política de otro tiempo.

¿Qué tienen en común el profesor John Keating (‘El club de los poetas muertos’), el terapeuta Sean Maguire (‘El indomable Will Hunting’) o el doctor Malcolm Sayer (‘Despertares’)? Que luchan contra el poder y las ideas establecidas. Y eso gusta hasta a los poderosos y establecidos. Sus personajes crearon una conciencia ética nueva entre jóvenes y no tan jóvenes, similar a la creada en los últimos años por los indignados en casi todas las capas sociales. Y ahora el debate no son las viejas formas, ni la conciencia puede ser Manos Limpias. El debate será el de siempre: pragmatismo o idealismo. El de siempre porque con los dos se ha avanzado siempre.