‘Manolo time’

tres

Lunes electoral. Toreo de salón en la sala Guadalquivir de Ifeja, adonde llega, río arriba y con parada en Castellar, la presidenta andaluza, la lideresa Susana, ‘lirio blanco’ en hebreo, inmaculada aún, la mujer más abrazada en Jaén (tanto como Arias Cañete en su día), que vino a lanzar a la arena municipal al alcaldable Manuel, ‘el que está en compañía de dios’, Fernández Palomino, ‘Manolo’, el aventurero al asalto de la mayoría absoluta del PP en la capital, acompañado también del ‘pater comunitatis’ local, ‘Paco’, Francisco Reyes, susanista confeso, el rey midas de la Diputación, al que quiso agradecer en público su apoyo, en lo que puede ser el final de la maldición cainita del PSOE local y provincial, ahora que además el padre cobija al hijo en su casa, del pueblo.

Todo para ‘Manolo’, el líder inesperado, tejedor de afectos y surgido de la cantera de los servicios sociales provinciales frente al poder ‘peñalveriano’, ese invento ‘zarrista’ en origen para desbancar de la alcaldía a Sánchez de Alcázar y que luego voló solo y controló todo el aparato para, solo tres años después, desaparecer en combate y no dejar rastro el lunes en Ifeja y ante Susana Díaz, su valedora inicial, corroborando que el PSOE capitalino devora como Saturno a sus hijos.

Pero ahora es el tiempo de ‘Manolo’, que ha venido para quedarse, les dijo a quienes piensan, o esperan, que sea también flor de un día, si no llega a la alcaldía, aunque Susana Díaz, pitonisa, arúspice, vaticinó que no será así. Ilusionada o ilusa, en seis meses se sabrá.

Hasta el mandamás Reyes ejerció de telonero, a mamporros con su par, Fernández de Moya, ‘el alcalde que no quería serlo’, lo llamó, y al que culpó hasta del cierre de Pioneros y El Pósito, que ya es decir. El presidente del PP no le va a la zaga y lanza cada vez que puede sus torpedos calle Campanas abajo, hacia la Diputación, incluso cuando condenan al Ayuntamiento a pagar a los bomberos, que ya es decir.

Enemigos íntimos, acabarán el mandato municipal sin que Reyes visite el Consistorio y con el rescate municipal en puertas de la gestión de las multas, aunque sea para dárselo a una empresa privada. Han dinamitado los pocos puentes que quedaban y no hay vuelta atrás. Es un cisma que marcará una época, perjudicial para Jaén y cada vez con más voces críticas, pero que solo resolverán ya las urnas. Las primeras, las municipales.

La ley y la trampa

Reyes Midas no gana para sustos. El paraíso interior del palacio de la Diputación amanece estos días para coger la excedencia e irse a India con el flamante viceministro de yoga, lejos de Alaya y otras mercedes. «Hay mañanas que nacen de noches distintas», dice el protagonista de ‘El atentado’ (Yasmina Khadra). La renuncia ‘fast food’ de Marcelino Sánchez parece inaugurar algo. El otrora alcalde ubetense dimitió del cargo y del PSOE de una tacada y sin anestesia. En el trono provincial está nada menos que el patrón socialista, y con los códigos éticos, los ‘pedros sánchez’ y la madre del cordero, no hay imputado que se resista, a seis meses de las urnas y con podemos-podía-¿podrá? deshilachando el partido centenario. Pablo Iglesias contra Pablo Iglesias, sorpresas te da la vida, ay dios.

En el nuevo tiempo manda la mujer del césar. Y eso da alas al adversario, sea el que sea. Robles, el actual alcalde ubedí, niega que denunciara a alguien. Dice que solo puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía. Qué riqueza de idioma tenemos. Y también da más poder a los jueces, que no tardarán en tener más control político. Porque quien hace la ley hace la trampa.

El Tribunal de Cuentas va a fiscalizar la construcción del tranvía. ‘Fiat lux’. Alguno quiere hacernos ver que el presidente del TC se levantó un día, abrió la ventana de la sede en Fuencarral y gritó: ¡Algo huele a podrido en Jaén! Ese tribunal, lleno de familiares de políticos, que lleva años sin acabar el informe de financiación de los partidos y seis investigando la Gürtel, se ha acordado de que en Jaén hay un tranvía y que, por ello, ya está «bajo sospecha», dice el Ayuntamiento. No dice que fue su partido el que aprobó en las Cortes la investigación ni que rechazó investigar otros tranvías ni tampoco que el TC está obligado a hacerlo, como órgano de las Cortes que es. Y cuando lo estudie verá si hay o no irregularidad o delito. Pero algunos ya han hecho la investigación. Aunque parecen buscar otra cosa: se mezcla ‘tribunal’, ‘fiscalización’ y ‘tranvía’, se agita fuerte a seis meses de las urnas y ahí tienes, el tranvía de nuevo ‘circulando’, raca-raca. Nos toman por tontos. Y al Tribunal de Cuentas, por su sacristán.

Sócrates aceptó su condena a muerte y bebió la cicuta aun sabiendo que el tribunal no llevaba razón. Lo hizo por respeto a la ley. Ahora, habría vendido hasta el veneno.

Culto al líder

2

Fernández de Moya sigue. Y puede que por más tiempo del que pensaba. Con permiso de las urnas, claro, y aunque ya hubo quien lo pusiera en Sevilla, hace mucho. Con su alusión a que apoyará a su sucesor en Jaén «en las próximas o en las siguientes», pareció decir que no se ha puesto fecha de caducidad en la alcaldía, salvo que el electorado le dé la espalda o le llamen a participar en el rescate de algún naufragio. Y la decisión no ha sido fácil. Ni rápida. De hecho, la tomó la semana pasada. Pero una vez tomada, parece haber cruzado el Rubicón, animado por las encuestas y la unidad del partido en torno a su líder. Las encuestas encargadas por el partido le dan una distancia abismal sobre el resto de posibles candidatos en el PP. Y a ello se une que la intención de voto, al menos en esa encuesta, que como toda interna hay que leer con precaución, le da los 14 concejales de la mayoría absoluta y acariciando el 15. De ahí, por ejemplo, que el vicesecretario de Organización, Miguel Contreras, cuestionara ayer en Twitter que el desplome del PP en Andalucía incluya a Jaén.

IMG_1575

También ha influido en la decisión de Fernández de Moya la paz que ahora vive el partido en Jaén, escenificada en el ‘todos a una’ con los exalcaldes, así como en los 2.527 avales recogidos fuera cual fuera el candidato, pues de hecho su nombre está escrito después a mano en los pliegos de firmas, una especie de cheque en blanco al líder del partido. De ahí que, tras las dudas mantenidas hasta hace poco, proclamara de forma expresiva que está «como una moto», pues una vez tomada la decisión, toca acelerar, a solo «seis meses y ocho días» de las urnas, como él mismo apuntó.

Y con esa ‘moto’ de sondeos y unidad que conduce quiere doblar a sus perseguidores, no ganar solo. Ahora que las encuestas regionales y nacionales dan a su partido una victoria en la ‘foto finish’ en el mejor de los casos, quiere vencer en Jaén con varias vueltas de ventaja, por si en el futuro da el salto a categorías de mayor cilindrada. Y mientras eso llega, o no, parece claro que si Fernández de Moya quiere seguir en política, ahora que pintan bastos en Madrid y Sevilla, tendrá que seguir en Jaén y apechugar con la ruina municipal.

¿Somos corruptos por naturaleza?

pintura-bertani

“El ser humano se halla a medio camino entres los dioses y las bestias”, decía el filósofo clásico Plotino. Hoy reflexionamos sobre la definición de corrupción, tan de moda, de las causas y de las posibles medidas. ¿Hay más corrupción ahora que antes? ¿Por qué mangan a veces quienes más tienen? Decía Giordano Bruno que los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza como por el afán de riqueza. De eso hablamos el sábado en Radio Jaén. Dejó aquí el podcast para quien deseo oírlo y escucharlo:

http://www.ivoox.com/que-es-corrupcion-tanto-audios-mp3_rf_…

filsofia 2
(la imagen primera es de una obra del artista argentino Ernesto Bertani)

Cumpleaños de la radio


radio

 

Hoy se cumplen 90 años de la radio en España, con las primeras emisiones de la EAJ-1 de Radio Barcelona. En Jaén ha cumplido 80 años, desde aquella rudimentaria emisora que pusiera en marcha Juan Delgado Anguita en la calle Berberiscos, junto a una calderería. “Aquí, Radio Caldera”, sonaba desde 1934. Seis meses después, como le quitaba mucho tiempo, cedió la concesión a Francisco González Quero y Luis María Peláez. Radio Jaén pasó por diferentes manos y desde 1995 la gestiona una cooperativa integrada por los propios trabajadores.

Esta foto del archivo de IDEAL es de comienzos de años setenta y retrata uno de los programas de más éxito de la emisora, ‘El Gran Show’. Se hacía en el mítico estudio 5 que era “algo especial y único en una emisora de provincias”, recuerda Mari Carmen de la Torre, con 200 butacas y mucho dinamismo desde que Radio Jaén se trasladó desde La Carrera a la calle Obispo Aguilar, pocos años antes. “Allí se hacían concursos de saetas, que tenían una concurrencia de participantes increíble, de toda la provincia y de Córdoba, o desfiles de modelos que comenzó a promover Galerías Preciados”, recuerda De la Torre, y que alguno presentó siendo muy joven.

Por aquella época llegó de director el locutor Lorenzo Molina, “gran estrella de concursos provinciales, que llenaban el espacio que la tele aún no tenía, como los que patrocinaba el detergente ‘Saquito’, “que lava y blanquea cada día más”, o los concursos ‘El Gran Show’, de los que era especial artífice Tomás Araque”, en el centro de la imagen.

A la izquierda está Ángel del Arco (colaborador de IDEAL), “que hizo de todo, muchas entrevistas a cantantes famosos, y su inolvidable ‘Sol y Sombra’”, que recuerda Mari Carmen de la Torre que estuvo en antena más de treinta años. A la derecha de la foto está Mari Castellano y un joven Indalecio Morales, otro de los históricos y que en 2010 publicó el libro ‘La radio en Jaén. Una aproximación histórica’.

Y recuerda también que ese estudio 5 albergó algunas fases de concursos nacionales, y por él pasaron voces conocidas y personales de la talla de Joaquín Prat y José Luis Pécker. O Miguel de la Cuadra Salcedo, “toda una estrella en la televisión de entonces”.

 

La corrupción crea cultura

DOCU_GRUPO OPERACIÓN "ENREDADERA"

La Benemérita eleva el nivel cultural de los españoles mientras llena las prisiones de listos. Nombrar es existir. Todo un arte el bautizar las operaciones sin prejuzgarlas, género literario nuevo y fuente inagotable de inspiración: ‘Nécora’, para el narcotráfico en Galicia; ‘Malaya’, como la gota eterna que es capaz de horadar la Roca; ‘Gürtel’, traducción alemana de Correa; ‘Yogui’, como el oso de los dibujos animados que ‘distraía’ comida como los comisionistas del AVE; ‘Pokemon’, para los ‘frikies’ de los contratos amañados gallegos; ‘Heracles’, para los esforzados ERE fraudulentos andaluces; ‘Abanico’, porque uno fue miembro de Locomía, o ‘Púnica’, por el exsecretario general del PP madrileño, Granados de apellido, en latín ‘púnica granatum’. Hasta la Policía Nacional decía el lunes que había sorprendido en Bailén cazando fringílidas, toma ya, en vez de jilgueros, nuestros colorines de toda la vida.

El último hallazgo delictivo-semántico ha sido la operación de esta semana con origen en el ‘caso Mercasevilla’ y que la juez Alaya tiró del hilo hasta derivar en ‘Madeja’ y, como la cosa se extendió, acabó en ‘Enredadera’. Menudo martes lluvioso pasaron algunos, con el agua al cuello mientras los agentes revolvían ayuntamientos y diputaciones. Virgencita, virgencita, rezaban hasta los gnósticos. Y como el ‘premio’ estuvo muy repartido, enmudecieron las troneras de los partidos. Aunque duró poco. En el PSOE vieron que la cosa no iba a más en la Diputación y el PSOE disparó contra el PP, a cuentas del teniente de alcalde carolinense. La respuesta ‘popular’ no se hizo esperar.

¿Y cómo llamar al duelo por la alcaldía de Jaén, con permiso de Podemos y cía? ¿Fernández y Fernández? ¿O Romero y Palomino? ¿Operación ‘Rosmarinus officinalis’ y ‘Columba liviamino’? Porque al final Fernández de Moya se presenta, aunque la reflexión haya durado un año. Y lo anunciará en casa, que para eso es el presidente del PP. Y con más avales que el socialista, porque hay que ganar hasta de salida. Y es que el alcalde parece jugar a doble o nada, por si Juanma Moreno no dura mucho y el sillón eléctrico del Ayuntamiento resulta insoportable. A Montoro ha ido, con flores a María, y con la quiebra técnica recién ‘estrená’, en busca de árnica, de liquidez para acabar el mandato como sea. ‘Deuda viva’, ‘déficit estructural’, ‘remanente neto de tesorería’… ¡Y lo que estamos aprendiendo con la ruina municipal!

Foto: La Guardia Civil, en el Ayuntamiento de La Carolina, el día 11 de noviembre. José Manuel Pedrosa/EFE

¡Milana bonita!

ministro

Igual que una golondrina no hace verano, pero lo anuncia, la visita de un ministro por estos pagos presagia urnas. La del lunes en la antigua flamante Escuela de Magisterio fue una visita inaugural, antes de que la ley electoral y la de la decencia prohiban descorrer placas, cortar cintas y poner primeras piedras, como en los años del ‘boom’ del pedrisco. Dentro de unos meses volverán, sus nidos a colgar, ya en traje de campaña, tú a Jaén, tú a Soria y tú a Teruel, que también existen, por estas fechas.

Hay otras categorías. Están por ejemplo los políticos zapadores y los políticos dinamiteros. Los que construyen puentes y los que los revientan. Al menos esta semana hemos apuntalado algún pilar, aunque el de Mostar aún nos quede lejos. Me refiero a la visita del ministro de Economía, con asistencia de todas las autoridades («Hoy estamos todos», dijo una) y al anuncio de la Diputación de arreglar los cuarteles de la Guardia Civil, en ambos casos con presencia del subdelegado del Gobierno, un político-puente.

La llegada de Luis de Guindos, en medio de un despliegue policial propio de un ministro, y más de Economía en estos tiempos, desafió las leyes de la partitocracia y del no me pises que llevo chanclas. Como piojos en costura en el ‘hall’. Juntos, pero no revueltos. Aunque corteses, que no es poco. En especial el ministro, si uno olvida la crisis, los recortes y los ajustes, que ya es mucho olvidar. Cordial e inteligente. No estaba previsto que hablara como buen ministro llegado de la corte a provincias (¡con lo que criticaron y con razón a Pepiño, ay, cuando vino a vendernos el soterramiento de las vías antes de que la historia los soterrara a ellos!). Pero el hombre aceptó, colocó a la prensa su mensaje de la recuperación económica y quedó como un señor.

milana

Menos elegante son los circos que algunos, de uno y otro partido, han montado en teatros y salones para que les agradezcan los contratillos de los planes de empleo. Los alcaldes no son los mayores culpables de la enorme tragedia del paro, pero sus partidos y gobiernos sí. Y con el reparto de estas migajas recuerdan a aquellos señoritos, dueños de vidas y haciendas, que repartían las papeletas del voto. Y que nadie se queje, ni les tosa. «Descendía Paco, el Bajo, de una gigantesca encina, le falló la pierna dormida y cayó, despatarrado, como un fardo, dos metros por delante del señorito Iván, y el señorito Iván, alarmado, pegó un respingo. ¡Serás maricón, a poco me aplastas!».

Podemos lo mismo puede

podemos
El tablero político surgido en la Transición se tambalea. Así lo apuntan el  sondeo que acaba de publicar El País y quizá también la próxima encuesta del CIS sobre intención de voto de cara a las elecciones municipales, dentro de seis meses, pero también una sensación generalizada en la calle. Decía Concha Caballero, a propósito de la debacle de Zapatero, que el primer síntoma de que un gobierno va a perder en las urnas se percibe en las cafeterías y bares. La mayor sorpresa es que quien está agitando el tablero es un partido aún está formándose y que aparece por delante en intención directa y estimación de voto (sin cocina y con cocina). Es verdad que son encuestas, sondeos y apreciaciones, pero las ondas expansivas del seísmo político ya están en camino. Y la segunda gran sorpresa, ocultada en parte por la primera, es el descenso del PP, rompiendo un suelo electoral que hasta ahora se daba como sólido e inamovible.

Parece evidente además que las buenas perspectivas de Podemos son casi más ‘mérito’ ajeno que propio, que también. Han conseguido convertirse en expresión política del descontento y encauzar el malestar sociológico de los indignados contra las consecuencias de la crisis o estafa. Este último fue un fenómeno en cierta medida transversal, fórmula que también la está aplicando ahora con calculada habilidad política (defienden que no son de derechas ni de izquierdas), sin olvidar su demostrada eficiencia en los medios de comunicación y ayudados también por la eclosión de las redes sociales. Pero, a la par, es innegable que el bipartidismo se lo está poniendo fácil, con los casos de corrupción, sistémica o no, y también con un funcionamiento interno de estructuras anquilosadas, de malas prácticas y de maquinarias que a menudo dan la sensación de estar orientadas solo a ganar elecciones. En definitiva, eso a lo que han puesto el sambenito de ‘casta‘, con notable éxito en comunicación política aunque más allá de las élites políticas suene en injusto en la mayoría de los casos.

Una especie de política antipolítica, de oposición al orden establecido, al ‘establisment’ que ha gestionado la crisis y los años previos a la crisis, y que también está salpicando a casi todas las demás fuerzas, no tanto por su identificación con esa ‘casta’ sino porque su forma de hacer política no es tan rupturista. Es el caso de UPyD, que hasta hace nada era la alternativa centrista al bipartidismo pero al que le perjudica que ya lleva unos años y que su principal bastión, Rosa Díez, es también su talón de Aquiles por su veteranía en cargos políticos; y algo parecido ocurre en el caso de IU, emergente durante toda la crisis y, de golpe, el mayor damnificado por la irrupción de Podemos, hasta el punto de idear como posible solución su inclusión en una plataforma más amplia, Ganemos, con Equo y a la espera de que Podemos busque un acercamiento para integrarse, a la vez que intenta marcar diferencias para no ser engullida, como ha hecho hace poco Cayo Lara, y como hizo antes el PSOE de Pedro Sánchez, en una línea argumental muy parecida.

TFGP.

Y esa es actualmente la principal incógnita: ¿Se presentará Podemos a las municipales? La propuesta del núcleo de Pablo Iglesias, reforzado líder tras su primera victoria interna, era reservar la marca para las generales, dentro de un año, que es donde más fácil lo tendría, y no concurrir en mayo próximo. Pero con la expectativas creadas será difícil que pueda inhibirse, y de presentarse tendrá que pensar la fórmula: solos o acompañados con Ganemos (IU y Equo), o dejando que su círculo en cada municipio decida. Sea cual sea, no será fácil y es previsible que crezcan las diferencias internas conforme pase a una fase más propositiva, elija candidatos o decida su política de alianzas. Como se dijo de Obama cuando llegó a la Casa Blanca, que había creado tantas expectativas que a partir de entonces no podía hacer más que defraudarlas. Aunque Podemos ha demostrado conocimientos políticos y habilidad mediática suficientes y puede que su desgaste no sea excesivo antes de las generales.

Está claro que para el resto de partidos el calendario electoral es el menos malo posible y que confiarán en que el nuevo partido, que a falta de una mayor definición es ahora mismo más un síntoma y un estado de ánimo colectivo, invierta su tendencia y entre en fase de desgaste. Se desconoce si esto finalmente ocurrirá y en qué grado, puesto que el bipartidismo parece empeñado en hacerse el haraquiri. Más innegable es que Podemos ha llegado para quedarse, tras la sorpresa que supuso en las europeas. Y también que, en mayor o menor grado, está revolucionando el panorama político surgido en la Transición.