El Jaén ‘susanista’

cesar

Zarrías descendió como don Pelayo de las montañas de Cazorla, Segura y Las Villas, a cuya junta rectora había sido desterrado tras perder la Consejería de Presidencia de la Junta cuando ‘Arfonso’ Guerra se cargó a ‘Pepote’ Rodríguez de la Borbolla, y en un pispás reconquistó el potente partido socialista de la provincia, ante un sorprendido Cristóbal López Carvajal. Era 1994. Con él, y a la vera de Chaves, los socialistas jaenitas, prietas las filas, ampliaron su poderío como tierra de promisión del puño y la rosa, dentro y fuera del partido. Hasta que en 2009 llegó Griñán, el otro vicepresidente en el canto del cisne del ‘chavismo’, y mandó parar. El PSOE jienense, más empujado que por decisión propia, se hizo crítico, un papel que nunca le ha gustado, y se las tuvo que ver con la heredera. Pero, hete aquí que, en el calor de julio de 2013, en una jugada de estrategia negociadora ‘win-win’ (‘todos ganan’) de esas que enseñan en las escuelas de negocios, Reyes y Micaela Navarro aparecen en una foto entrelazando sus brazos con Susana Díaz – con la actual alcaldesa ubetense como anfitriona – durante las primarias del socialismo andaluz y se convirtieron con la fe del converso a la causa ‘susanista’.

Cómo será la cosa que acaba de anunciarse que ‘la esperanza de Triana’ para una parte del socialismo patrio hará su puesta de largo, su primera etapa en la carrera hacia Ferraz, en lo que había sido territorio hostil, y del brazo del expresidente Zapatero (en la foto de EFE, de un desayuno en Madrid el año pasado, parece decirle a un ‘sonrisa helada’ César Luena, entonces poderoso secretario de Organización ‘sanchista’, un ‘este está conmigo’). Será el viernes 16 de diciembre, festividad de Santa Adela, que fue emperatriz en Italia y que suele representarse ofreciendo consuelo y alimento a los pobres, a menudo junto a un barco.

aceite

Pero que no menosprecien a Pedro Sánchez y su ‘blablacar’, convertido por azares del destino en heraldo de la izquierda en el PSOE y estandarte de una parte importante de la militancia. No sería la primera vez que el ‘aparato’, ahora capitidisminuido en gestora, pierde unas primarias. Le pasó a Almunia con Borrell allá por 1998 y a Bono con Zapatero unos años después. Y en la reciente constitución de la plataforma de los críticos en la provincia, reunieron a unos cuantos, para una provincia tan ‘susanista’.

Una vez me contó Zarrías que en la Segunda República el sindicato anarquista CNT llegó a tener un millón de afiliados, con la mitad de población que ahora en España, y que muchos de sus hijos y nietos estaban en el PSOE. Así que, cuando se abren las urnas, nunca están seguros sus dirigentes de qué ocurrirá. No les crean si escuchan lo contrario. Lo único claro a estas alturas, 29 de noviembre, víspera de San Andrés, es que como mínimo será dos, si no tres. Y que la carrera va a estar muy divertida. ¡Ah! También tengo claro que este año la ejecutiva provincial socialista no le va a regalar a Sánchez aceite extra temprano de la nueva cosecha como hace ahora doce meses. Eso seguro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *