¡Guerra, guerra!

ITALY LA SCALA

 

Eso canta el coro egipcio al final del primer acto de ‘Aída’. «¡Guerra, guerra! ¡Exterminio al invasor! ¡Vamos, Radamés, regresa vencedor!». Eso le piden a Pedro Sánchez los suyos, y a Susana Díaz los otros, en un partido muy partido. Los egipcios despiden a sus tropas que marchan sobre los etíopes, después de que la diosa eligiera al capitán para guiarlas en el campo de batalla. «¡Ritorna vincitor!». Pero los estatutos del PSOE, que son como los designios de Isis en versión administrativa, no aclaran quién debe ser su Radamés. Por lo que ayer quedó planteada una pugna tan cruenta como larga, una guerra civil en toda regla. ¡Guerra, guerra!

Guerra también a este lado del Guadalbullón entre administraciones gobernadas por ‘populares’ y socialistas, una vez que parece superado el beatífico efecto de la toma de posesión de Javier Márquez como alcalde jienense, que puede quedar en un espejismo. Agosto y sobre todo septiembre han roto muchos puentes.

La ruptura de las hostilidades, para regocijo de los ‘hooligans’, tuvo como detonante los distintos procesos judiciales de las últimas semanas. Casos como ‘Paraíso’, ‘Permuta’, la legionela en las fuentes o los contratos con Matinsreg, y agravados por sus distintos tratamientos policiales, para malestar socialista, que ve el sello de Fernández de Moya y que ha pasado de no hacer sangre por la imputación del concejal de Personal a sacar los cañones como anteayer hizo Reyes, hablando de gestión municipal «muy turbia» del exalcalde, quien la semana pasada salió en tromba anunciando que el PP se personará como acusación particular en el caso del delegado de Empleo y que pedirá una comisión de investigación en la Diputación, poniendo también en duda la la limpieza de la gestión de esta.

DOCU_GRUPO COMIENZA A CIRCULAR EN PRUEBAS EL TRANVÍA DE JAÉN TRAS 13 MESES PARALIZADO

Y si el clima de entendimiento instaurado hace diez meses tuvo como símbolos la presencia del presidente de la Diputación en el Ayuntamiento o la visita a este de Susana Díaz, negadas a su antecesor, el símbolo de la actual fase bélica es el cruce de acusaciones del alcalde y el delegado de Fomento, amigos como todo el mundo sabe, a cuenta del tranvía. El regidor, partidario de ponerlo en marcha e incluso de una segunda línea, pudo esgrimir sin más la evidente ruina municipal. En su lugar, echó mano de los argumentos de Fernández de Moya, y Valdivielso tampoco se quedó corto cuando le dijo que había sido abducido por el espíritu de este.

Las palomas abducidas por los halcones. A río revuelto, ganancia de ‘hooligans’. Y la casa sin barrer. Es la guerra. ¡Guerra, guerra!

 

(FOTOS: Arriba, representación de la ópera ‘Aída’ en la Scala, en Milán, en 2006. Abajo, el tranvía de Jaén en pruebas, en 2012)

‘Mica’, de casco azul

IF0BNK01 (d

Trajín de vida. La andujareña, que ya sufrió lo suyo cuando Griñán la acusó de moverle la silla con el respaldo del poderoso PSOE jienense, y que fue apartada del Gobierno andaluz para agravio local, logró la absolución de la ‘griñanista’ Susana Díaz, las vueltas que da la vida, una vez que Paco Reyes pasó de enemigo íntimo a compadre en el bautizo sevillano. Y al cielo con ella. Micaela Navarro Garzón fue nombrada presidenta del PSOE andaluz en el congreso de finales de 2013, entre lágrimas de gratitud y aplausos justicieros de los suyos. Y, ocho meses después, presidenta del PSOE federal, hasta el punto de tener que dejar la presidencia del PSOE jienense, que sigue vacante por cierto, porque tripresidenta parecía ya excesivo.

Y ahí está desde entonces la diputada jienense, en el puente aéreo entre Sevilla y Madrid, a la vera de Susana y de Pedro. Cuando ambos se llevaban bien pues, las vueltas que da la vida, no hace mucho la trianera hizo campaña a favor de el del barrio de Tetúan, todo iba sobre ruedas, ‘trolley’ para arriba y para abajo. Luego vino la guerra fría y a Micaela le preguntábamos si le habían encargado que mediara y tendiera puentes. La de Andújar, todo prudencia, lo negaba como podía, asegurando que ellos eran mayores y que se hablaban. Y ahora que la guerra interna es ya de todo menos fría, Micaela está atrapada entre ‘los hunos y los otros’, como decía Unamuno, y, aunque seguro que tendrá su corazón en algún sitio, intenta al menos que no se note mucho y que la sangre no llegue al río, mediando de casco azul en la batalla desatada, junto a los pocos dirigentes que aún no están en una u otra trinchera.

Por eso, que lo que diga Micaela en estos días es mirado con lupa y ella intenta huir de cámaras y micros. Ayer, los compañeros de la prensa le preguntaron a la carrera si conocía el caso de algún secretario general que hubiera dimitido de perder una votación interna. Y esto fue lo que dijo, de forma un tanto atropellada:“Mire yo no me acuerdo de todos los secretarios generales de la historia del país en este momento pero… a lo… probablemente a lo mejor ha perdido se lo digo así, no quiero que alguien diga después ni te lo sabes, no, es que no me acuerdo ahora de memoria si ha habido algún secretario general que haya perdido una votación…”

De ahí extrajo Europa Press Madrid el siguiente titular: ‘La presidenta del PSOE dice que Sánchez “probablemente” debería dimitir si el Comité Federal ‘tumba’ su propuesta’. Y a volar. La noticia corrió como la pólvora y llenó boletines informativos de las radios, telediarios y ediciones digitales, la mayoría sin intencionalidad al reproducir sin más el teletipo y otros con ella pues tenían la grabación completa. A primera hora de la tarde vino el desmentí de la propia Navarro en la misma agencia, negando que hubiera pedido la dimisión de Sánchez, a la vez que reclamaba a los suyos mesura, sobre todo en las redes sociales. Pero ¿quién escucha a un casco azul ya abollado desde por la mañana, con lo emocionante y divertidos que están los ‘tronistas‘ de este mujeres y hombres y viceversa?

(La foto es de noviembre pasado, en la precampaña de las generales, en un acto en Jaén)

‘Cuqui’ resiste (de momento)

alcalde EP

Convocatoria urgente de Javier Márquez, a las 7:44 de la mañana. “Nos hemos quedado como las peladillas”, resume expresivo el burgomaestre jienense, quien desde que llegó a la silla eléctrica de la alcadía, no hace ni un año, larguísimo año, vive tan pelado como las arcas municipales, más solo que un náufrago sin Wilson, con un Gobierno central en funciones, o no, que diría Rajoy, y con la Junta que no le da “ni agua”, dice ‘Cuqui’. Y lo que no dice, por no echarse más piedras contra su ya precario tejado, como que tiene un equipo de gobierno que él no eligió, un partido que no le arropa como se esperaba, una mayoría que no es absoluta y una oposición que tiene cada vez más enfrente. ¡A mí la legión! Y se fue a Ceuta, y logró el compromiso de que el Tercio Duque de Alba 2º acompañe al Cristo de la Buena Muerte en la próxima Semana Santa, que menos da una piedra.

Mientras llegan tambores y cornetas, el alcalde ha salido con urgencia a la palestra, sobre todo para tranquilizar a las masas, como la que forman los más de 1.400 empleados municipales (sin contar las plantillas de los servicios privatizados), confirmando que al final han juntado dinero para pagar septiembre y que seguirán pagando las siguientes nóminas. Y es que la preocupación había cundido en la casa de los vacíos desde que la semana pasada anunció que no llegaban a final de mes. Y segundo, para tranquilizar sobre su continuidad al frente del Ayuntamiento, en entredicho ante tantos obstáculos, los ya sabidos y los sobrevenidos, y ante los mensajes nada alentadores que transmitía su soledad, con algunos correligionarios ya postulándose entre bambalinas como posibles sucesores.

“Personalmente lo estoy pasando muy mal”, ha dicho esta mañana, con adverbio incluido, que luego ha repetido. “La situación es muy ruinosa”. Más aún, Márquez ha dicho vivir “con el corazón encogido”, en especial por la falta de liquidez, hasta el punto de plantearse si la alcaldía “compensa o no compensa”. Pero aunque no le compensase, no va a tirar la toalla. Y eso también lo ha querido dejar claro en su urgente comparecencia de este martes. Primero, porque el alcalde sabía donde se metía, como ha reconocido, aunque nunca pensara que le tocara vivir “los peores momentos” del Ayuntamiento, con permiso de Edward A. Murphy y sus famosas leyes. Y segundo, porque ‘Cuqui’, aunque viva en el alambre y con las arcas como las peladillas, es un optimista antropológico (que no patológico). No hay más que ver su saluda de Feria: “Desde el Ayuntamiento de Jaén sólo buscamos luz, aire fresco y color en vuestras vidas”. Casi nada.

Referéndum para la San Antón

ja-san-anton--490x578

Ya que, sin querer queriendo, copiamos tanto de Sevilla que ni nos damos cuenta – como por ejemplo en la Semana Santa, para desesperación de los capillitas más esencialistas – podíamos hacerlo también con la reciente consulta popular que han hecho para ver si amplían la Feria de Abril, cómo no, que es asunto de vital importancia y lo demás son tonterías. Pero por algo se empieza. Además, este caso resulta que es al revés, que han sido los sevillanos los que nos han copiado, sin saberlo, pues aquí hace ya años que alargamos la Feria de San Lucas, por aclamación o imposición, y ya vamos por los once días, que se dice pronto.

Pues bien. Si hay un asunto que divide en los últimos meses a la sociedad jienense es qué pasa con la fecha de San Antón, con las lumbres y con la carrera urbana. Y esto tiene incluso más enjundia que la feria, con todos mis respetos sevillanos, pues estamos hablando de una tradición que se remonta en la noche de los tiempos como es la de purificar con el fuego todo lo malo, quemar aquello que nos impide ser felices y reunirnos en torno a las lumbres para comer rosetas, cantar y bailar melenchones, beber lo que haya y calentarnos de los fríos de enero en santa compaña, que eso une.

san-antn-jan-1--644x362

Y luego está la carrera de San Antón, la actividad que más hace por el deporte y por la salud de los jienenses, que desde mucho antes de Navidad toman las calles para entrenar, de todas las edades y condiciones físicas, sociales y económicas. Una carrera democrática, de atletas profesionales también, y de otros amateur pero que se lo toman igualmente en serio, y luego está es legión de valientes que a lo mejor es el único deporte que practican en todo el año.

La noche de San Antón es todo eso. Purificación del alma y entreno del cuerpo. ‘Mens sana in corpore sano’, a luz de las antorchas.

Y luego está el debate de las fechas, legítimo. Las sociedades contemporáneas son así, diversas, con prismas o intereses distintos. Las asociaciones de vecinos prefieren la noche del 16 por la tradición y los hosteleros y comerciantes, el fin de semana. Pues nada, voto a través de la web municipal como en Sevilla, pero en Jaén.

Esposas que interrogan

 ¿Eran necesarias las esposas a los detenidos en la ‘operación paraíso’ cuando ayer la policía los puso a disposición judicial? ¿Se trataba de criminales peligrosos y había riesgo de huida? ¿Deben unos acusados de un presunto fraude administrativo recibir el mismo trato que por ejemplo alguien que haya asesinado? ¿Cuántos grandes acusados de corrupción se recuerdan que hayan sido esposados por la policía? ¿Y el principio de proporcionalidad en la administración de justicia, un principio de rango constitucional al que puede apelarse por ejemplo en un recurso de amparo? ¿Es imprescindible que los detenidos pasen una noche en la comisaría para no ponerlos a disposición judicial hasta el día siguiente como está ocurriendo en este y en otros casos recientes o se busca la ‘pena de calabozo’? ¿Por qué algunos imputados (ahora investigados) recientes que en cambio sí han sido citados a declarar por el juez no han sido detenidos ni esposados? ¿Por qué unos sí y otros no? ¿Quién toma la decisión cuando no son los jueces?

¿Puede por casualidad haber un político, aunque sea uno solo, que no sea corrupto, o un empresario, o incluso un sindicalista, o los condenamos a todos antes de juzgarlos para conseguir el aplauso fácil? ¿Es que no ha habido en los últimos tiempos algunos imputados y detenidos en la provincia que luego han sido absueltos como para andarse con cuidado? ¿Quién repara luego el posible daño?  ¿Vale todo, incluso cargarse principios jurídicos básicos, para acabar con la corrupción, pequeña o grande, y los abusos de poder que sin duda aún hay? ¿Es que el fin justifica los medios? Y, al margen del delito, que tendrá que juzgar el juez con todas las consecuencias como es obvio, ¿el paseíllo esposados no los ha juzgado ya y hasta condenado?

‘Quis custodiet ipsos custodes?’, se preguntaba el poeta romano Juvenal en sus ‘Sátiras’. ¿Quién guardará a los guardianes?’. ‘¿Quién vigilará a los vigilantes?’, se preguntó también Platón en la ‘República’. El filósofo griego creía a ciegas en la responsabilidad de estos y le bastaba su vocación de servicio público y su aversión al poder y las ambiciones.

Las democracias modernas son menos ingenuas y confían más en la separación de poderes. En que, por ejemplo, el poder ejecutivo, que es el que dirige las fuerzas y cuerpos de seguridad, no haga funciones que corresponden al poder judicial.

Porque, allí donde no hay separación de poderes, la democracia queda detenida, esposada y con muchos interrogantes.

 

Marhuenda, Inda y Jose

ellos

Debut estelar del presidente del PP jienense y diputado nacional, José Enrique Fernández de Moya, en la tertulia de La Sexta, allí donde se han fraguado liderazgos de nuevo cuño y se han curtido tertulianos de tronío más políticos que otra cosa. Pues bien, en veinte segundos, nuestro exalcalde ya había hecho saltar al del PSOE, a Bescansa y hasta Villacís de Ciudadanos, que puso cara de ‘¿y este, dónde va, que en Madrid estamos con el PP?’. “¡Eso no es verdad!”, dijo el primero. “¡Hay que tener la cara dura!”, le espetó la segunda. “Eso es falso”, dijo la tercera con carita aún incrédula. Y eso, nada más abrir la boca y empezar a repartir, pim-pam-pum, lo cual cotiza al laza en la bolsa de los aguerridos portavoces, ahora con el diputado almeriense Rafael Hernando en lo más alto del ibex.

José Enrique sabía a lo que iba, se lo llevó estudiado de casa como suele y aprovechó bien sus minutos de gloria, como esos futbolistas que aspiran a ser titulares y salen del banquillo ya calentados de tanto estirar la hemeroteca en la banda. Fernández de Moya en estado puro, oiga. Y sin complicarse la vida, pasando de puntillas, o del todo, por las espinas de los casos Rita y Soria, que para eso estaban Paco y Eduardo, que él fue a hablar de su libro, de los socialistas y comunistas, de la Asamblea Legislativa de Venezuela, del pacto andaluz de PSOE y C’s, de la coca del chófer de los ERE, que pareció que todo el mundo esnifaba, y del “régimen socialista”, remedo nada gratuito de aquel ‘Régimen’ con el que de forma eufemística se aludía a la dictadura franquista, con perdón.

Y en el súmmum de la excelencia defendió al ministro De Guindos, este así, que es de Economía, su especialidad, y aún no es ex; y me cuentan que nuestro líder provincial tiene aspiraciones ministeriales y, para eso, qué mejor escaparate que una tele estatal, a la que los suyos ya le han enviado, conocedores de sus cualidades, además de un trampolín.

Aprobado y con nota, pues, el bautismo de fuego del profesor Fernández de Moya, curtido en mil debates de ‘tú más’ y en las pantallas del Gato al Agua. Se puede decir sin ambages que ha nacido una nueva estrella en el firmamento nacional, si no un tridente demoledor. Marhuenda, Inda y Jose, como le llamó el presentador. La ‘eme-i-jota’ (MIJ), que tantas noches de gloria nos puede dar.

http://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/noticias/carolina-bescansa-a-fernandez-de-moya-no-se-le-puede-tomar-tanto-el-pelo-a-la-gente_2016091857dde2fd0cf2f66f47e69970.html

Jaén, ciudad en funciones

feria deslizador (Copiar)

La vida en Jaén es un deslizador acuático, como ese que ha recorrido este verano con éxito los pueblos de la provincia. Crees que te lleva a algún sitio y lo que haces es volver a subir para tirarte de nuevo y entretener el hastío del estío. El mito del eterno retorno, desde los estoicos a Nietzsche, pasando por Mircea Eliade hasta llegar a nuestros días, se disfraza a menudo de historia lineal, de concepción del tiempo como un ir a alguna parte, como si hubiera una línea con un antes y un después.
Regresó septiembre a Jaén con su ajetreo, su congestión de tráfico, sus vías del tranvía llenas de coches de quienes corren de papeleos, a llenar la nevera o a comprar el material escolar. Regresaron las protestas por los recortes que la Junta niega, los lamentos por la Lomce y la reválida del Gobierno en funciones, las quejas por las obras con zanja en la escuela municipal Cervantes, el serial vergonzoso del APA III, los olvidos escondidos en el Raudal de la Magdalena o en las catas arqueológicas para hacer una pequeña calle, de nombre Cataluña, que impide abrir el centro de salud del Bulevar por culpa de un mísero colector que tenía que estar hecho desde hace más de una década, como lo están de hecho las calles de alrededor.
Regresaron las cifras del paro a donde solían tras el espejismo del sol y servicios, y siguió la sequía en el olivar restando cosecha, y llegaron las primeras gotas y hasta la manga larga aunque sea por unos días. Y el balón volvió a rodar, y el ‘nuevo’ Real Jaén, una de cal y otra de arena, y el Linares Deportivo, una de arena y otra de cal, con la novedad del Atlético Mancha Real.
Y volvió la penuria municipal, el viaje del alcalde a Madrid en busca de auxilio, el contrato de la basura, las nóminas… Dice el gobierno municipal que la oposición bloquea; y dice la oposición que el PP no sabe dialogar. Copian hasta los argumentos nacionales. Y vuelta a empezar. Es lo nuevo viejo. Una ciudad, una provincia, también en funciones.

La felicitación de Merkel

TFGP.

Imagino a la canciller alemana con el ‘christma’ escrito y con la mirada en el vacío a la hora de poner el destinatario. Siempre se ha dicho que la historia la escriben los vencedores. Ahora también los perdedores, más que nada porque quieren ganar en la próxima. Así que, una vez más, todos dicen haber ganado, en especial al cierre de las urnas, cuando la noche les confunde, como ‘dinios’ bajo los focos. Unos, porque han sacado más votos; otros, porque han perdido menos de lo esperado; los nuevos, porque parten de cero, y los últimos en votos, porque no han desaparecido. Todos ganan, aunque en realidad ninguno ha vencido, si ganar significa gobernar, como apunta la pragmática Merkel, que al día siguiente no sabía a quién felicitar.

Y de Despeñaperros para abajo, igual. El PSOE de Susana Díaz proclama la victoria, comprensible en un mapa nacional pintado de azul, pero en su mensaje con acuse de recibo a propios y extraños olvida que ganó casi por los pelos (2,4% de votos y un diputado), lo que animó al PP de Juanma Moreno, que a su vez olvida que perdió donde en 2011 Arenas ganó.

Lo dijo anteayer la dos del PSOE jaenero, Ángeles Férriz, que ya preparan las próximas elecciones. Así que, a poner el foco en que el PSOE de Reyes ganó en la provincia, además con el mayor porcentaje del país, aunque fuera el más bajo de su historia y sin que Pedro Sánchez ganara, que de eso se trata en unas generales. Y el PP de Fernández de Moya lo pone allí donde puede, en la capital, y habla de un resultado extraordinario en la provincia pese a perder el primer puesto de hace cuatro años. Y Podemos, el vencedor de los nuevos, pierde aunque sea por el pelo de una gorra el escaño jienense. Y Ciudadanos irrumpe también con fuerza, pero menos de lo esperado.

Las adversativas son la gramática del nuevo tiempo. Victorias del ‘sí, pero’, ‘aunque’, ‘sin embargo’, ‘salvo’.

Además de elecciones y villancicos, los días nos dejan la pugna por escribir el relato histórico del tranvía tras el informe del CES, como si lo único importante fuera quién tiene razón y no la solución. Y el primer cara a cara del nuevo alcalde es con el presidente del Real Jaén, una sociedad anónima que quiere ser una sociedad municipal. Y seguimos sin saber si hubo sanción al edil de Policía, camino de convertirse en otro enigma parecido a dónde votó la portavoz de C’s. La Subdelegación envió notificación, pero no hubo acuse de recibo. O sea, que no fue una felicitación.

Por cierto, feliz Navidad.

(En la foto, Higinio Vilches, Fernández de Moya, Rafael Teruel y Javier Márquez, tras la firma en 2011 del convenio para la explotación del estadio por parte del club. Eran otros tiempos)

 

Por qué ganará el PP las elecciones

3331674

El Partido Popular de Rajoy está en condiciones de repetir victoria este domingo, según todas las encuestas. Y ello pese al importante desgaste sufrido en este legislatura, en la que se agravaron las consecuencias de la crisis y la corrupción, lo que se tradujo en protestas y desafección, también por la adopción de medidas impopulares y el incumplimiento de compromisos electorales, que llevaron a amplios sectores de la sociedad y de su electorado a retirarle su apoyo. Esta es mi reflexión sobre las posibles razones por las que el PP ha invertido esta tendencia:

  • El final de la legislatura ha coincidido con una mejoría de los principales indicadores económicos, ampliamente difundidos: crecimiento del PIB, reducción del paro, menor prima de riesgo…
  • Silencio en todo aquello que cuestione esta incipiente recuperación. Por ejemplo, las nuevas exigencias europeas (‘La UE impone más recortes en España tras el 20-D. España no cumplirá este año el objetivo de déficit comprometido. El nuevo Gobierno tendrá que subir impuestos o reducir el gasto en más de 10.000 millones de euros’) o, por ejemplo, el diagnóstico del influyente instituto económico alemán IFO, que avisó hace unos día de que el proclamado crecimiento del 3,3% del PIB se basa en el “dopaje” de la economía española, debido a un endeudamiento público que no ha parado de crecer hasta alcanzar el 100% del PIB, y lo comparaba con un deportista que dopa y logra un crecimiento artificial a última hora gracias a un mayor gasto y deuda.
  • Silencio también en factores internacionales que ayudan a la economía española: menor factura energética por el abaratamiento del petróleo, los más bajos tipos de interés, inyección del Banco Central Europeo, récord en turismo por la inseguridad en destinos competidores…
  • El mayor apoyo mediático de la historia democrática, tanto público como privado.
  • Una exitosa estrategia política de largo recorrido, diseñada por Arriola-Moragas, de exponer poco a Rajoy en la fase peor de la crisis y de hacerlo al final, con el viento ya algo a favor y en formatos más adecuados a su personalidad y carácter. Así como la aceptación incondicional de Rajoy de las líneas fijadas por los estrategas del partido, que ha hecho más fácil que el resto de dirigentes las asuman con casi marcialidad a través de los famosos argumentarios internos.
  • Una precampaña con casi todo a favor
    • El pulso independentista catalán, que le reporta escasos apoyos en Cataluña pero muchos en el resto del país.
    • El pacto anti-yihadista y el apoyo a Francia contra el terrorismo, pero aplazando las medidas impopulares contra el Daesh.
    • Viraje en la política sobre refugiados cuando la opinión pública quedó impactada por el drama, sabiendo además que su llegada a España sería escasa y que hay otros países que se oponen tajantemente al reparto.
    • Apoyo de líderes europeos correligionarios, en especial de Merkel.
    • Elecciones en diciembre, al calor de una reducción del paro por la campaña navideña.
  • Una campaña sin arriesgar, marcada con el viento favorable de la encuesta del CIS justo al inicio y que ha obligado al resto a remar contracorriente y a arriesgar más. Y contrarrestando allí donde perdía, como cuando quedó desarbolado por el discurso de Pedro Sánchez en el cara y cara y logró que se hablara más del tono empleado por el candidato del PSOE, apareciendo como víctima, al igual que en la agresión sufrida, quitando hierro y templando gaitas, en una campaña que no le interesaba tensar.
  • La división de la izquierda: la pugna antes era cosa de dos, más IU. Ahora el PSOE tiene a su izquierda a un actor potente, Podemos, más IU-UP, y a su derecha, aunque en menor medida, a Ciudadanos. Cuatro en total pescando en el mismo caladero, aunque desde distintas posiciones y alcances.
  • El PP sólo tiene competencia por el centro-derecha, fuerte pero que le permite aún abarcar en solitario amplias zonas del espectro y aparecer cómo única opción para la derecha tradicional, parte de ella cabreada durante el resto de la legislatura.
  • Demonización de Podemos en un primer momento para movilizar a las bases del PP y a los decepcionados y para dificultar los pactos del partido de Iglesias con el PSOE; y cese de los ataques en la recta final para favorecer que Podemos erosionara al PSOE.
  • Un líder socialista que pese a sus esfuerzos, renovación e imagen no termina de eclosionar, falto del bagaje suficiente, que genera dudas internas y al que la herencia de ZP propagada por el PP aún le alcanza.
  • Gestión hábil de los símbolos: unidad de España, moderación, orden, la economía como valor principal…
  • La corrupción ha hecho daño al PP pero no tanto. En parte de su electorado es vista como un mal menor.
  • Supresión al final de medidas impopulares y relevo de ministros que provocaban fuerte rechazo: Wert, Gallardon, Ana Mato.
  • Desaparición de la escena pública de los damnificados de la crisis: parados, desahuciados, jóvenes emigrados, comedores sociales…

El PP ganará este domingo, según todas las encuestas, aunque ahora ya no sea suficiente para gobernar. En eso también ha cogido la delantera y en los últimos días prepara el terreno insistiendo en lemas que calan como ‘que gobierne la lista más votada’ o abogando por que haya ‘una cierta estabilidad’. Fin de la cita.

Altura de miras

nyt-agresion-rajoy

Impresionado aún por brutalidad de la agresión a Rajoy y por la facilidad con la que se produjo, son momentos no de hacer cálculo electoral de sus consecuencia, que las tendrá, sino más bien de evitar una espiral de incierto y peligroso recorrido, a cuatro días de las urnas, con lo que está en juego y con la tensión acumulada en las últimas jornadas con insultos cruzados, en un campaña que se prometía más tranquila a la luz de las encuestas y con el cansancio de un largo ciclo electoral. Es momento de no echar más leña al fuego, de echarle «luz, más luz», que dijo Goethe, y observo con satisfacción, al margen de algún que otro francotirador que siempre habrá, que los principales líderes de este país, con su presidente al frente, están sabiendo estar a la altura.

Antes de la agresión, la campaña nos dejó un enconado debate cara a cara, el más desequilibrado de los siete habidos en democracia, con un candidato del PP, diestro en la esgrime parlamentaria, incomprensiblemente desarbolado. Y si uno lo perdió con claridad, el otro no lo ganó con la misma, más allá de animar a los suyos y de aparecer en el escenario de la tele como alternativa, lo cual no es poco, tal y como está de abierto el partido. Sánchez jugó al ataque pero defendió mal y no termina de entusiasmar. Como Iglesias y Rivera, que encandilan con su oratoria y audacia, pero que se les ve como que no le quitan el ojo al marcador, a la calculadora de los votos. Así que los partidarios de unos y otros votarán la marca, el espíritu que cada formación representa o los valores de partido. Los del PP, por ejemplo, saben por lo general que no tienen al mejor líder ni al más locuaz ni al más guapo, pero en estos tiempos prácticos no parece importar tanto el color del gato como que cace ratones.

Y a este lado del Guadalbullón, el nuevo alcalde, con la ayuda de la Federación Andaluza de Fútbol, se apunta un tanto de chilena con el arreglo del vergonzante Sebastián Barajas. Y seguimos sin saber si el concejal de Policía ha sido sancionado o no por el calentón de Feria con los policías nacionales. El subdelegado dice que firmó sin mirar, lo cual no sabe qué es peor, y el interesado dice que no ha recibido nada, dejando en entredicho al máximo representante del Gobierno en Jaén. Y luego está el debate sobre el alumbrado navideño, de si los comerciantes tienen que pagar la escasez municipal y por qué hay para fuegos artificiales, aunque todo sea necesario. Un debate al que habrá que echarle también más luz.