La vida te da sorpresas

FdM porcuna

Mucho parece haber llovido, o no, desde que el actual presidente provincial del PP jienense, José Enrique Fernández de Moya, escribió este ‘tuit’: ‘Magnífico alcalde el de Porcuna’, decía, con foto incluida del regidor al volante de un coche municipal. Puede que incluso lo siga pensando, aunque puede también que matizara lo que escribió a continuación: ‘Miguel Moreno, todo un ejemplo de buen hacer’. Y más después de criticar sus “prisas” en la rebelión que este le ha montado para el próximo congreso provincial. Pero entonces era 2015 y el primer edil había revalidado su mayoría absoluta en Porcuna y con uno de los porcentajes más altos del país en municipios de más de 5.000 habitantes: por encima del 63%.

Llegue hasta donde llegue esta revuelta interna frente a la cúpula del PP jienense que dirige el también secretario de Estado de Hacienda, está claro por las reacciones de unos y otros que se trata de una tentativa “seria”, como dice el propio alcalde, que anunció su intenciones el pasado día 21 acompañado de otros 12 alcaldes y que afirma tener el respaldo de otra media docena, del total del 25 que tiene el PP en la provincia. Tanto es así que el perfil de Miguel Moreno en Facebook ha llegado a su tope de 5.000 seguidores y no puede recibir más solicitudes, aunque tiene un ‘blog personal’ en la misma red social y con el mismo nombre.

Fernández de Moya tiene en su perfil sin limitación 9.000 seguidores. Él y su equipo siempre han estado muy activos en las redes sociales y dan cuenta de su intensa agenda, con todo tipo de actividad a nivel nacional, regional y de Jaén capital, y desde hace una semana, Jaén provincia también.

con soroya

Otra curiosidad del perfil de Miguel Moreno es que tiene colgados dos fotos del último congreso nacional del PP, una con un dirigente emergente como Pablo Casado y la otra con la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, por si alguno tenía dudas de dónde situarlo.

Carmelitas descalzos en el PP

san-juan-de-la-cruz-bn1

“¡ Oh llama de amor viva..!”. Revolución sanjuanista en el PP. El alcalde de Porcuna cita al místico de Ávila para definir su sorpresiva y beatífica rebelión de «mano blanda y toque delicado» (…‘que a vida eterna sabe / y toda deuda paga; / matando, muerte en vida la has trocado’). Revolución carmelita descalza, reforma frente a los frailes del Carmelo calzados. Los que tenían el poder, frente a los despojados. Hermanados y sin embargo enfrentados.

‘¡Oh, llama de amor viva, que tiernamente hieres!’ Revuelta pacífica, lejos al menos en sus inicios de las cruentas guerras del PP de comienzos de siglo entre Sánchez de Alcázar y Fernández de Moya, cuando rompieron su tándem en San Clemente y acabaron perdiendo la alcaldía de Jaén en 2007.

alcaldes PP

Revuelta de pétalos de rosa, sin dejar de reconocer la valía del presidente provincial, pero dejando dicho que hay distancia, desequilibrio, desapego, desatención, desamparo en los pueblos.

Revuelta rural y de los Morenos. Porque, ¿habría sido tal sin Juanma? ¿Habría obtenido Miguel Moreno el apoyo de tanto alcalde, que hasta cinco minutos antes iba del brazo del poder, sin el deseo del líder del PP andaluz de renovar provincias o sin su falta de cariño con FdM? ¿Se habrían movido tantos a la vez en un partido en el que parece que nunca pasa nada, donde las votaciones se atan con hilo bramante y terminan en aclamaciones con porcentajes del noventa y tantos, y las voces críticas y los alcaldes apeados del sillón son acomodados en cómodos cargos?

Y todo ello cuando FdM levitaba como Miquel Roca con la absolución de la infanta, ya sin el potro de tortura de la alcaldía de Jaén, con la secretaría de Estado de Hacienda aún reciente y con su principal valedora, pluriCospedal, bendecida en el congreso nacional aunque fuera a regañadientes.

Y todo ello con un Podemos estrábico en Vistalegre y con secuelas en Úbeda. Con Ciudadanos anaranjado tirando a sonrojo con el ‘sálvame deluxe’ de sus ex en el Ayuntamiento de Jaén. Con los sanchistas del ‘no es no’ en Linares mientras el PSOE del monarca Reyes afila las bayonetas.

2017, año de congresos en los partidos. Descalzos contra calzados. Hagan apuestas. ‘Rien ne va plus’.

‘Manolo time’

tres

Lunes electoral. Toreo de salón en la sala Guadalquivir de Ifeja, adonde llega, río arriba y con parada en Castellar, la presidenta andaluza, la lideresa Susana, ‘lirio blanco’ en hebreo, inmaculada aún, la mujer más abrazada en Jaén (tanto como Arias Cañete en su día), que vino a lanzar a la arena municipal al alcaldable Manuel, ‘el que está en compañía de dios’, Fernández Palomino, ‘Manolo’, el aventurero al asalto de la mayoría absoluta del PP en la capital, acompañado también del ‘pater comunitatis’ local, ‘Paco’, Francisco Reyes, susanista confeso, el rey midas de la Diputación, al que quiso agradecer en público su apoyo, en lo que puede ser el final de la maldición cainita del PSOE local y provincial, ahora que además el padre cobija al hijo en su casa, del pueblo.

Todo para ‘Manolo’, el líder inesperado, tejedor de afectos y surgido de la cantera de los servicios sociales provinciales frente al poder ‘peñalveriano’, ese invento ‘zarrista’ en origen para desbancar de la alcaldía a Sánchez de Alcázar y que luego voló solo y controló todo el aparato para, solo tres años después, desaparecer en combate y no dejar rastro el lunes en Ifeja y ante Susana Díaz, su valedora inicial, corroborando que el PSOE capitalino devora como Saturno a sus hijos.

Pero ahora es el tiempo de ‘Manolo’, que ha venido para quedarse, les dijo a quienes piensan, o esperan, que sea también flor de un día, si no llega a la alcaldía, aunque Susana Díaz, pitonisa, arúspice, vaticinó que no será así. Ilusionada o ilusa, en seis meses se sabrá.

Hasta el mandamás Reyes ejerció de telonero, a mamporros con su par, Fernández de Moya, ‘el alcalde que no quería serlo’, lo llamó, y al que culpó hasta del cierre de Pioneros y El Pósito, que ya es decir. El presidente del PP no le va a la zaga y lanza cada vez que puede sus torpedos calle Campanas abajo, hacia la Diputación, incluso cuando condenan al Ayuntamiento a pagar a los bomberos, que ya es decir.

Enemigos íntimos, acabarán el mandato municipal sin que Reyes visite el Consistorio y con el rescate municipal en puertas de la gestión de las multas, aunque sea para dárselo a una empresa privada. Han dinamitado los pocos puentes que quedaban y no hay vuelta atrás. Es un cisma que marcará una época, perjudicial para Jaén y cada vez con más voces críticas, pero que solo resolverán ya las urnas. Las primeras, las municipales.

Culto al líder

2

Fernández de Moya sigue. Y puede que por más tiempo del que pensaba. Con permiso de las urnas, claro, y aunque ya hubo quien lo pusiera en Sevilla, hace mucho. Con su alusión a que apoyará a su sucesor en Jaén «en las próximas o en las siguientes», pareció decir que no se ha puesto fecha de caducidad en la alcaldía, salvo que el electorado le dé la espalda o le llamen a participar en el rescate de algún naufragio. Y la decisión no ha sido fácil. Ni rápida. De hecho, la tomó la semana pasada. Pero una vez tomada, parece haber cruzado el Rubicón, animado por las encuestas y la unidad del partido en torno a su líder. Las encuestas encargadas por el partido le dan una distancia abismal sobre el resto de posibles candidatos en el PP. Y a ello se une que la intención de voto, al menos en esa encuesta, que como toda interna hay que leer con precaución, le da los 14 concejales de la mayoría absoluta y acariciando el 15. De ahí, por ejemplo, que el vicesecretario de Organización, Miguel Contreras, cuestionara ayer en Twitter que el desplome del PP en Andalucía incluya a Jaén.

IMG_1575

También ha influido en la decisión de Fernández de Moya la paz que ahora vive el partido en Jaén, escenificada en el ‘todos a una’ con los exalcaldes, así como en los 2.527 avales recogidos fuera cual fuera el candidato, pues de hecho su nombre está escrito después a mano en los pliegos de firmas, una especie de cheque en blanco al líder del partido. De ahí que, tras las dudas mantenidas hasta hace poco, proclamara de forma expresiva que está «como una moto», pues una vez tomada la decisión, toca acelerar, a solo «seis meses y ocho días» de las urnas, como él mismo apuntó.

Y con esa ‘moto’ de sondeos y unidad que conduce quiere doblar a sus perseguidores, no ganar solo. Ahora que las encuestas regionales y nacionales dan a su partido una victoria en la ‘foto finish’ en el mejor de los casos, quiere vencer en Jaén con varias vueltas de ventaja, por si en el futuro da el salto a categorías de mayor cilindrada. Y mientras eso llega, o no, parece claro que si Fernández de Moya quiere seguir en política, ahora que pintan bastos en Madrid y Sevilla, tendrá que seguir en Jaén y apechugar con la ruina municipal.

Miguel Contreras, ¿alcalde de Jaén?

TFGP.

En los mentideros políticos de la capital jienense vuelve a hablarse de la posible marcha del actual alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), aunque con diferentes plazos. El primer escenario es de aquellos que piensan que aprovechará las vacaciones de agosto para iniciar el curso en septiembre en otra ‘universidad’. La pregunta en este caso es cuál, con el PSOE gobernando en Andalucía y la resistencia de Rajoy a hacer cambios en Madrid. Aunque ya dijo el regidor hace unos días que si no repite como candidato a la alcaldía el año que viene, estará «a disposición» de su partido por si este considera que es «útil» en otro lugar, y que si no, que volverá «a la Universidad con toda la tranquilidad del mundo». Lo que dio pábulo a pesar que se irá, sí o sí, ya que, como le gusta decir, tiene su vida resuelta en lo profesional.

El segundo escenario, más verosímil, es que aguante hasta el final del mandato, al que ya quedan solo once meses, como recordaron varios miembros del equipo de gobierno en el pleno del pasado viernes. Once meses y un día, les faltó decir, por lo que pueda tener de condena (económica) este mandato. Y el tercer escenario es que vuelva a repetir como candidato, voluntariamente o no, para amarrar una mayoría absoluta que según los resultados de las europeas (poco extrapolables pero indiciarios) puede estar en el alero.

TFGP.

En los tres casos, la pregunta es siempre la misma: ¿Quién le sucederá? Del cuarteto que conforma el actual poder municipal, al que más ganas se le ve en estos momentos es al concejal de Hacienda y Comunicación, Miguel Contreras López (Bailén, 1972), que acompaña a Fernández de Moya desde la etapa de las Nuevas Generaciones. No es la primera vez que suena el nombre del ‘delfín‘. Hace dos años ya lo apuntamos aquí, cuando empezó a despuntar. Ahora está en todas las salsas y la radiotelevisión municipal le dedica bastantes minutos, a lo que contribuye que es parlamentario autonómico, concejal de Hacienda sin hacienda y responsable de comunicación, sin olvidar que es el jefe de Onda Jaén (presidente del consejo de administración de Somucisa). De hecho, va a por todas y contesta a la oposición por tierra, mar y aire, desde los comunicados de prensa a las redes sociales, y tampoco pasa desapercibido su creciente protagonismo en los plenos municipales. ¿Chi lo sa?

(En primera foto, de izquierda a derecha, Fernández de Moya, Juanma Moreno, García Anguita y Miguel Conteras. En la segunda, Fernández de Moya, García Anguita y, de pie, Miguel Contreras, en un pleno del Ayuntamiento)

Ora et labora

juanma

Antes de ser nombrado ya empieza a estar desgastado. Carrera meteórica la del futuro presidente del PP andaluz, ungido por la gracia del índice terrenal, parsimonioso, turco, otomano, de otra mano, de Mariano. Llegado desde la plácida retaguardia de los madriles, ya está en el paredón de los acribillados por los currículum y los sueldos. ¿Fuego enemigo?¿Fuego amigo? En la política hay, como dijo el taimado Giulio Andreotti, adversarios, enemigos y compañeros de partido. Si querían darlo a conocer rápido, lo están consiguiendo. Y con las encuestas el Egopa aún calentitas que, sin ser buenas para el PP, no son malas: el PSOE no sube, el PP no baja a pesar del enredo sucesorio, por lo que puede que haya tocado suelo y al nuevo líder le toque remontar.

Con este escenario llega hoy a Jaén Juan Manuel Moreno Bonilla, ‘Juanma’, y febrerillo el loco ha hecho que coincida con la presidenta. Lo que habría disfrutado Plutarco, ampliando su ‘Vidas paralelas’: Teseo y Rómulo, Licurgo y Numa Pompillo, Moreno y Díaz…

TFGP.

En su curso acelerado por platós y provincias, el nuevo líder del PP pondrá a aprueba hoy su licenciatura en Protocolo y Organización de Eventos. Ahí es nada. Viene al santo reino de Fernández de Moya, José Enrique, el que estaba llamado a ocupar un puesto de relevancia en el equipo andaluz del ‘descandidato’ José Luis Sanz. Un encuentro por tanto con morbo. Y con mucho lenguaje verbal, y no verbal. En condiciones normales, después del cambio sorpresivo de ‘su’ candidato, lo lógico es que el alcalde siguiera como alcalde. Pero la voluntad, como la fe, mueve montañas. «La vida es un anhelo opaco y un tormento», que decía Schopenhauer, el gran teórico de la voluntad.

Y en ese interregno, Fernández de Moya anda ‘ora et labora’, con su agenda de ciclogénesis explosiva, entre Sevilla, Madrid y Jaén, entre San Fernando, San Clemente y el Senado. ‘Ora et labora’. No podrá decirse del alcalde-presidente-senador que no labora. Y que no ora. Todo dependerá de lo que su también «amigo» ‘Juanma’ le ofrezca. Si no es un puesto de consolación, entregará las llaves de la ciudad, aparta de mí este cáliz. Y si lo es, seguiremos como estamos. A estas horas, nadie sabe lo que pasará. Con Sanz no pasaba esto. Ahora son muchos los llamados y pocos los elegidos. ‘Ora et labora’. Dios mío, dios mío, por qué me has abandonado.

 

El futuro no escrito del alcalde de Jaén

secretario-estado

Mami, nos podemos ir ya a casa, le dijo Shirley Temple a su madre nada más dar las gracias por recibir el óscar juvenil, concedido en 1935 a la niña actriz hoy fallecida. La decisión de Rajoy sobre el futuro del PP andaluz deja a más de uno con el mismo deseo.  Queda aún por conocer, hasta que mañana a la hora de la siesta se cierre el plazo, si habrá más de un candidato a dirigir el partido, como ha dejado caer Zoido esta mañana, aunque sin mucha convicción. La idiosincrasia del partido y la salida en tromba de algunos líderes para apoyar al secretario de Estado de Asuntos Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno Bonilla, deja poca chance para el tres veces negado, como Jesús por Pedro, por el ‘dedo divino’, secretario general de los ‘populares’ andaluces, José Luis Sanz.

Rajoy sabía las enormes consecuencias de su decisión, porque se puede decir de ella todo menos que no fuera meditada. El aleteo de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo, dice un proverbio chino. El presidente dio alas a su candidato, dejó que la teoría del ‘efecto mariposa‘ haga el resto y se fue a tierras turcas dejando atrás grandes pasiones. La principal, la sensación de derrota interna de la desautorizada Cospedal, ligada al futuro político del redivivo Arenas, ahora que la probable marcha del Ministro Arias Cañete a Bruselas obligue a hacer cambios en el Gobierno. Por no hablar del futuro de Sanz y de su principal valedor, Juan Ignacio Zoido, utilizado en su día como recambio y maltratado ahora con una crueldad que se antoja excesiva y gratuita, no tanto por la designación sino por la gestión de un proceso de relevo enredado hasta el infinito y más allá, además de que lo deja tocado para su gran pasión, el Ayuntamiento de Sevilla.

fernandez-moya

En cuanto al futuro del alcalde de Jaén, sigue sin escribirse, aunque la decisión de Rajoy la haya complicado. Moreno Bonilla es también su amigo, como declaró el propio Fernández de Moya en diciembre de 2012 cuando el secretario de Estado visitó el Ayuntamiento de Jaén (en la foto primera) para anunciar una subvención destinada a la sede de Aspramif en el Bulevar. Incluso está prevista una nueva y próxima visita para un asunto similar. Ambos forman parte de ese grupo de jóvenes veteranos que se forjaron y conocieron en Nuevas Generaciones y que tienen la tarea histórica, encomendada por la dirección nacional, para hacer el relevo generacional del PP en Andalucía. Moreno Bonilla da además un perfil moderado y centrista, que parece ser el patrón buscado. Por tanto, puede que al final Fernández de Moya también termine dando el salto a Sevilla, pero la realidad es que esperaba hacerlo con Sanz y que el compromiso era sobre todo con él, como se ha visto en su intervención menos explícita de hoy junto al alcalde de Córdoba. Y si por contra es ‘castigado’ por todo ello o no entra en el equipo andaluz, su posición además como alcalde y presidente del PP jienense quedará un tanto debilitada.

Márquez, alcalde in péctore

DOCU_IDEAL

La marcha de José Enrique Fernández de Moya de la alcaldía de Jaén aún no está cerrada. Entre otras cosas porque no depende de él, ni tampoco del número dos del PP andaluz, José Luis Sanz, ni siquiera del número uno, Juan Ignacio Zoido, presidente regional del partido. Depende de Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, para desespero de los anteriores, aunque como es lógico la decisión se tomará con su anuencia.

Esto es lo que hemos publicado hoy, 23 de enero, en la edición impresa de IDEAL:

“Si el lote Sanz-Fernández de Moya obtiene la bendición de Madrid, casi con toda seguridad será nuevo alcalde de Jaén el concejal de Urbanismo, Javier Márquez, la sonrisa del régimen, cuyas recientes decisiones en la Gerencia de Urbanismo y su creciente presencia indican que ya ha deshojado la margarita”.

Y así ha sido. Hace dos semanas que Fernández de Moya le propuso como sucesor y durante este tiempo se lo ha pensado. Hasta ayer, día 21 de enero. Pero todo ello condicionado a la marcha del alcalde. Por lo que Javier Márquéz, a día de hoy, sigue siendo concejal de Urbanismo y teniente de alcalde. Pero no alcalde. Como mucho, alcalde in péctore.

Un alcalde en su encrucijada

DOCU_IDEAL

El alcalde está en capilla, cofrade de la encrucijada. Él mismo lo anunció en la despedida del año: «Estoy hablando con mi partido y con mi familia. En ese momento me encuentro». Fue la respuesta a si repetirá como cabeza de lista del PP en las elecciones municipales, dentro de solo dieciséis meses. Dueño de sus conocidos silencios, cultivados con celo monacal cuando toca hablar de la vida interna del partido, y curtido en mil ruedas de prensa a lo largo de sus veinticinco años de militancia y cargos, José Enrique Fernández de Moya Romero (Jaén, 1969) habla más por lo que no dice.

Sabedor de la creciente rumorología que hay en la ciudad sobre su posible marcha antes de acabar el mandato, la pasada semana, cuando la prensa le preguntó por posibles cambios en el año nuevo, el regidor dejó pasar la oportunidad de acallar comentarios y de afirmar con rotundidad que agotará el cuatrienio. Y no haciéndolo aumentó las cábalas.

Y pareció hablar en pasado cuando hizo balance de su dilatada vida política, en la que ha sido «de todo», y cuando dijo que su pasión «era» trabajar por Jaén en una situación tremendamente difícil, con la peor herencia, y que ya es «un logro» que dos años y medio después el Ayuntamiento siga funcionando.

Más adelante matizó que «siempre hay algo nuevo en el partido» por hacer ¿Qué no ha sido? El comentario más extendido es que podría acompañar al actual secretario general del PP andaluz, José Luis Sanz, en la nueva dirección regional, en su puesto o similar. No es fácil buscarle un sitio a quien ha sido diputado provincial, parlamentario, portavoz de economía en la cámara andaluza y ahora senador y presidente provincial del PP. Y más cuando Fernández de Moya aúna la experiencia que da un cuarto de siglo en política con su juventud en estas lides – con el de Córdoba es el alcalde de capital más joven -, cuando además el relevo generacional que llama a las puertas de la sede sevillana de San Fernando es de su ‘quinta’, como se encargó de poner de relieve el pasado lunes al mencionar los posibles nombres que suenan para suceder a Zoido.

Eso sí, los elogios fueron superlativos en el caso de Sanz, del que dijo que es su «amigo íntimo y un magnífico dirigente» del PP andaluz y que «conoce bien la estructura del partido» como secretario general. Lo que además adornó con un detalle revelador de biografía política al recordar que el primer mitin de Sanz fue en Jaén, en Jimena, en el año 1995, cuando ambos eran dirigentes de Nuevas Generaciones.

De hecho, el tique Sanz-Fernández de Moya en Sevilla podría tal vez haberse consumado si el presidente nacional, Mariano Rajoy, no detiene en noviembre la operación cantada de relevo de Zoido por su secretario general, hasta «después del turrón». Ahora habrá que esperar si hasta San Antón pascuas son, o se acercan hasta Semana de Pasión. La fecha límite la anunció el propio presidente del PP jienense cuando dijo que en junio estarán elegidos los cabeza de lista de los 97 municipios de la provincia de cara a las elecciones municipales.

Un cargo en el PP andaluz tiene por otra parte la virtualidad de que su fecha de caducidad no está marcada necesariamente por los resultados electorales. Todos estos factores hacen que las miradas estén ahora más dirigidas hacia Sevilla que hacia Madrid, donde Fernández de Moya tiene hilo directo con los ministros andaluces, Fátima Báñez y Arias Cañete, y sobre todo con Cristóbal Montoro, jienense de nacimiento y que cerró la candidatura de Jaén en las municipales.

Relevo

Ahora falta que Rajoy y Cospedal den el relevo en el PP andaluz. Puede que el frenazo a Sanz quiera decir que no será el elegido, pero sería un castigo excesivo para Zoido, su principal valedor, cuando ambos obligaron al alcalde de Sevilla a hacerse con las riendas del partido tras la marcha de Arenas. Y si es Sanz, puede que Fernández de Moya no agote su primer mandato. ¿Cómo justificarlo? La ruina de las arcas municipales y las crecientes protestas dan argumentos, pues convierten el sillón de la alcaldía en una silla eléctrica, que quema aún más cuando te ofrecen otras sillas, como puede ocurrirle al alcalde, que puede pensar que hay trenes que solo pasan una vez.

DOCU_IDEAL

Y si Fernández de Moya se va en primavera o si no repite como alcaldable o si lo hace y luego lo deja, ¿quien recoge el bastón de mando? Según la LOREG, en caso de vacante, «el siguiente de la lista, a no ser que renuncie a la candidatura». En Jaén, el siguiente de la lista es el portavoz del equipo de gobierno, Miguel Ángel García Anguita, de dilatada vida política. Más jóvenes, el tercero es el concejal de Urbanismo, Javier Márquez, y la cuarta, Rosa Cárdenas, de Somuvisa. Uno de los nombres que más suena, el concejal de Hacienda, Miguel Contreras, ocupa el undécimo lugar. Por lo que tendrían que renunciar todos los que le anteceden.

Pero eso en el caso de que Fernández de Moya no agote el mandato. Lo que a su vez depende de otros factores que, eso sí, tendrán que dilucidarse antes de junio. Será entonces cuando el alcalde decida qué camino sigue en su actual encrucijada.

Túneles verdes

DOCU_IDEAL

Hemos cruzado el Rubicón, el ecuador del mandato municipal, y vamos cuesta abajo, hacia la lucha final, agrupémonos todos. Inauguramos el tercer año, el de elegir candidatos a alcalde, algo clave en las urnas locales, para en el cuarto pasearlo bajo palio y que difunda su mensaje entre platós y barrios.

En el PP, el magistrado Zoido tiene el encanto del político recién llegado, de hombre serio y ecuánime, pero su bisoñez le juega malas pasadas, como su confesión de que prefiere el sillón hispalense al asalto a San Telmo. Duda sobre duda. Cospedal bajó y puso orden. Juan Ignacio, tu nombre me sabe a gloria. Y el sábado, recaló en Jaén ungido. Salve César, el PP de Jaén te saluda. Y Zoido, agradecido, elogió lo divinas que estaban las calles para la Catequesis Pública (pues nada, una todos los meses), y ensalzó la inversión estatal en la Catedral aún pendiente, y no actualizó que Griñán ya recibió al alcalde… Pero por lo demás, Zoido, eres nuestro líder. Por ahora.

PASO A DOS

En el PSOE sus adversarios han hecho alcaldable a Calahorro, al que se le entiende todo y dejó caer que en política nada es casual y que pelea porque haya primarias. Blanco y en tetrabrik. Tan elocuente como las presencias, y ausencias, de quienes acudieron a apoyarle ante el ataque que le brindó el PP.

Y mientras la alargada sombra de los sobresueldos y los ERE amenaza con llevarse al camposanto político a más de un ciprés, se cuelan mensajes optimistas, ahora que las urnas asoman. Rajoy, ferroviario, ve cada vez más cerca la luz al final del túnel (qué largo), pero nada de brotes verdes, ¡caca!, en todo caso túneles verdes: «España está en el prólogo de la recuperación». Algunos están ya en el epitafio. Y nuestro alcalde no se quedó atrás: «Jaén es hoy un hervidero económico, religioso y musical. No hay plazas hoteleras… Y esta noche: Sara Baras. Jaén se mueve, genera empleo y la gente consume». Toma ya.