La vida te da sorpresas

FdM porcuna

Mucho parece haber llovido, o no, desde que el actual presidente provincial del PP jienense, José Enrique Fernández de Moya, escribió este ‘tuit’: ‘Magnífico alcalde el de Porcuna’, decía, con foto incluida del regidor al volante de un coche municipal. Puede que incluso lo siga pensando, aunque puede también que matizara lo que escribió a continuación: ‘Miguel Moreno, todo un ejemplo de buen hacer’. Y más después de criticar sus “prisas” en la rebelión que este le ha montado para el próximo congreso provincial. Pero entonces era 2015 y el primer edil había revalidado su mayoría absoluta en Porcuna y con uno de los porcentajes más altos del país en municipios de más de 5.000 habitantes: por encima del 63%.

Llegue hasta donde llegue esta revuelta interna frente a la cúpula del PP jienense que dirige el también secretario de Estado de Hacienda, está claro por las reacciones de unos y otros que se trata de una tentativa “seria”, como dice el propio alcalde, que anunció su intenciones el pasado día 21 acompañado de otros 12 alcaldes y que afirma tener el respaldo de otra media docena, del total del 25 que tiene el PP en la provincia. Tanto es así que el perfil de Miguel Moreno en Facebook ha llegado a su tope de 5.000 seguidores y no puede recibir más solicitudes, aunque tiene un ‘blog personal’ en la misma red social y con el mismo nombre.

Fernández de Moya tiene en su perfil sin limitación 9.000 seguidores. Él y su equipo siempre han estado muy activos en las redes sociales y dan cuenta de su intensa agenda, con todo tipo de actividad a nivel nacional, regional y de Jaén capital, y desde hace una semana, Jaén provincia también.

con soroya

Otra curiosidad del perfil de Miguel Moreno es que tiene colgados dos fotos del último congreso nacional del PP, una con un dirigente emergente como Pablo Casado y la otra con la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, por si alguno tenía dudas de dónde situarlo.

Carmelitas descalzos en el PP

san-juan-de-la-cruz-bn1

“¡ Oh llama de amor viva..!”. Revolución sanjuanista en el PP. El alcalde de Porcuna cita al místico de Ávila para definir su sorpresiva y beatífica rebelión de «mano blanda y toque delicado» (…‘que a vida eterna sabe / y toda deuda paga; / matando, muerte en vida la has trocado’). Revolución carmelita descalza, reforma frente a los frailes del Carmelo calzados. Los que tenían el poder, frente a los despojados. Hermanados y sin embargo enfrentados.

‘¡Oh, llama de amor viva, que tiernamente hieres!’ Revuelta pacífica, lejos al menos en sus inicios de las cruentas guerras del PP de comienzos de siglo entre Sánchez de Alcázar y Fernández de Moya, cuando rompieron su tándem en San Clemente y acabaron perdiendo la alcaldía de Jaén en 2007.

alcaldes PP

Revuelta de pétalos de rosa, sin dejar de reconocer la valía del presidente provincial, pero dejando dicho que hay distancia, desequilibrio, desapego, desatención, desamparo en los pueblos.

Revuelta rural y de los Morenos. Porque, ¿habría sido tal sin Juanma? ¿Habría obtenido Miguel Moreno el apoyo de tanto alcalde, que hasta cinco minutos antes iba del brazo del poder, sin el deseo del líder del PP andaluz de renovar provincias o sin su falta de cariño con FdM? ¿Se habrían movido tantos a la vez en un partido en el que parece que nunca pasa nada, donde las votaciones se atan con hilo bramante y terminan en aclamaciones con porcentajes del noventa y tantos, y las voces críticas y los alcaldes apeados del sillón son acomodados en cómodos cargos?

Y todo ello cuando FdM levitaba como Miquel Roca con la absolución de la infanta, ya sin el potro de tortura de la alcaldía de Jaén, con la secretaría de Estado de Hacienda aún reciente y con su principal valedora, pluriCospedal, bendecida en el congreso nacional aunque fuera a regañadientes.

Y todo ello con un Podemos estrábico en Vistalegre y con secuelas en Úbeda. Con Ciudadanos anaranjado tirando a sonrojo con el ‘sálvame deluxe’ de sus ex en el Ayuntamiento de Jaén. Con los sanchistas del ‘no es no’ en Linares mientras el PSOE del monarca Reyes afila las bayonetas.

2017, año de congresos en los partidos. Descalzos contra calzados. Hagan apuestas. ‘Rien ne va plus’.

‘No’ es ‘no’

 

 

ci
El fin del bipartidismo dejó a cuatro grandes actores en la escena nacional. “Es el tiempo del diálogo y el acuerdo”, decían todos, políticos y no políticos. Pero no es cierto. “No es no”. Y no sólo en el PSOE. “¡Al enemigo, ni agua!”. “¡Dales caña!”. “¡A por ellos, oéee!”. ‘Vetos cruzados’ lo llaman. Por distintas razones, PP y PSOE sólo han podido entenderse con Ciudadanos, pero sin mayoría absoluta. Y como el centroderecha no suma lo suficiente y el centroizquierda tampoco, pues no puede ser y además es imposible.

Criticamos a los políticos por no ponerse de acuerdo, proponemos que no cobren hasta entonces, les exigimos que pacten, pero que los nuestros no cedan. No hemos entendido el nuevo tiempo, o nos cuesta desprendernos del viejo. La costumbre es una segunda naturaleza, que decía Aristóteles.

Los discursos políticos siguen siendo igual de previsibles que un día sin lluvia. Nadie reconoce algo bueno en el adversario. Los ataques, por ejemplo, a la nueva plaza de Santa María persisten – más allá de la razonable discrepancia estética o por alguna chapuza en la ejecución – incluso por quienes más la usan como gran espacio ceremonial bajo el impresionante y ahora diáfano ‘retablo’ de la fachada de la Catedral. “¡Al enemigo, ni agua!”

¿Abstención o ‘no’? se desangra el PSOE, incapaz por otro lado de entenderse con Podemos (y viceversa), como han hecho en comunidades autónomas y ayuntamientos. Si lo va a decidir la militancia, que se ahorren el viaje. Igual que si en primavera hubieran preguntado a los militantes del PP. O al resto. Algunos han pasado del ninguneo a la militancia a su deificación. ¿Qué hacer entonces? Como decía Pascal, no me sigas, que yo también estoy perdido. Sólo tengo preguntas. ¿Los partidos son sólo de los militantes, como las calles lo son sólo de sus vecinos, o el resto del barrio o de la ciudad también tiene algo que decir?

Las consultas son democracia, está claro. Hace poco, sin ir más lejos, propuse una para la carrera de San Antón. Pero tienen sus límites. Por ejemplo, los derechos humanos. Escribe en Facebook la exportavoz de IU, Isabel Mateos, sobre la reciente consulta en Hungría: “Decidir en referéndum qué se va a hacer con los refugiados me recuerda el primer referéndum de la historia: ‘¡Crucifícale, crucifícale!’… y Jesús fue crucificado, democráticamente’.

A estas alturas, mi única certeza es que el infierno son los otros, que decía Sartre. El ‘otro’, la otredad, en este caso política o ideológica. Y así es imposible un ‘nosotros’.

El dúo dinámico

DOCU_IDEAL

Movimiento de peones sobre el tablero político patrio. Colocadas las piezas principales, toca sacar alfiles y caballos y a la abnegada infantería para intentar dominar el centro, que es donde se ganan o se pierden las batallas. Y hasta puede que descolle algún peón aguerrido y logre coronar. Es el tiempo de los delfines, de leer los designios inescrutables del líder, que juega esta vez con dos barajas y ha tenido que actuar, circense apresurado, en dos pistas a la vez, más difícil todavía.

En el PP, la marcha Guadalquivir abajo de García Anguita no es poca cosa. Lugarteniente de Fernández de Moya en la Diputación y el Ayuntamiento (que dejará también) así como en el partido (que ya se verá), deja un hueco nada fácil de llenar. Miguel Contreras tiene todas las papeletas para la Dipu y en clave orgánica. ¿Y el Ayuntamiento? Pues depende. ¿De qué? De si Javier Márquez decide o no seguir. ¿Y seguirá? Pues depende. ¿De qué? De él, de que sigan gobernando y de los planes del alcalde: de si este aguanta otro cuatrienio de cilicio municipal o le cede la vara de mando como ya planeó. Es más, puede que el adelanto electoral haya frustrado este relevo en primera instancia. En todo caso, la lista del PP se hará pública después de las autonómicas (el jefe no quiere que ningún concejal se distraiga a última hora, aunque alguno ya lo está) y entonces se conocerán todas estas claves.

El PSOE madrugó. Para el Ayuntamiento destaca ese autodenominado ‘tridente’ de Manuel Fernández con Mercedes Gámez de cerebro a la sombra y Julio Millán, el deseado, y el convencido, su esperanza blanca municipal a medio plazo si no fuera porque ha probado las mieles de la Junta y su sintonía biográfica con Susana Díaz es tal que se le hace chico calentar el sillón de la oposición si el PP no pierde la alcaldía. Por lo que también se ha colado en los puestos de salida al Parlamento andaluz. Ya salió su nombre hace unos meses cuando Reyes y Fernández intentaron convencer a Calahorro de la necesidad de savia nueva municipal.

Y mientras, se reedita el dúo ‘Sánchez & Sánchez’ del edil de Urbanismo, Javier Márquez, y del delegado de Fomento, Rafael Valdivielso. Se entienden con la mirada y pese a sus diferencias ideológicas, comparten pragmatismo y vocación de desfacer entuertos artificiales. Léase IES del APA III o suelo del Conservatorio. Y en tiempo récord. Un dúo dinámico contra el reloj electoral. Aunque lo mismo se siguen viendo después.

La ley y la trampa

Reyes Midas no gana para sustos. El paraíso interior del palacio de la Diputación amanece estos días para coger la excedencia e irse a India con el flamante viceministro de yoga, lejos de Alaya y otras mercedes. «Hay mañanas que nacen de noches distintas», dice el protagonista de ‘El atentado’ (Yasmina Khadra). La renuncia ‘fast food’ de Marcelino Sánchez parece inaugurar algo. El otrora alcalde ubetense dimitió del cargo y del PSOE de una tacada y sin anestesia. En el trono provincial está nada menos que el patrón socialista, y con los códigos éticos, los ‘pedros sánchez’ y la madre del cordero, no hay imputado que se resista, a seis meses de las urnas y con podemos-podía-¿podrá? deshilachando el partido centenario. Pablo Iglesias contra Pablo Iglesias, sorpresas te da la vida, ay dios.

En el nuevo tiempo manda la mujer del césar. Y eso da alas al adversario, sea el que sea. Robles, el actual alcalde ubedí, niega que denunciara a alguien. Dice que solo puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía. Qué riqueza de idioma tenemos. Y también da más poder a los jueces, que no tardarán en tener más control político. Porque quien hace la ley hace la trampa.

El Tribunal de Cuentas va a fiscalizar la construcción del tranvía. ‘Fiat lux’. Alguno quiere hacernos ver que el presidente del TC se levantó un día, abrió la ventana de la sede en Fuencarral y gritó: ¡Algo huele a podrido en Jaén! Ese tribunal, lleno de familiares de políticos, que lleva años sin acabar el informe de financiación de los partidos y seis investigando la Gürtel, se ha acordado de que en Jaén hay un tranvía y que, por ello, ya está «bajo sospecha», dice el Ayuntamiento. No dice que fue su partido el que aprobó en las Cortes la investigación ni que rechazó investigar otros tranvías ni tampoco que el TC está obligado a hacerlo, como órgano de las Cortes que es. Y cuando lo estudie verá si hay o no irregularidad o delito. Pero algunos ya han hecho la investigación. Aunque parecen buscar otra cosa: se mezcla ‘tribunal’, ‘fiscalización’ y ‘tranvía’, se agita fuerte a seis meses de las urnas y ahí tienes, el tranvía de nuevo ‘circulando’, raca-raca. Nos toman por tontos. Y al Tribunal de Cuentas, por su sacristán.

Sócrates aceptó su condena a muerte y bebió la cicuta aun sabiendo que el tribunal no llevaba razón. Lo hizo por respeto a la ley. Ahora, habría vendido hasta el veneno.

Culto al líder

2

Fernández de Moya sigue. Y puede que por más tiempo del que pensaba. Con permiso de las urnas, claro, y aunque ya hubo quien lo pusiera en Sevilla, hace mucho. Con su alusión a que apoyará a su sucesor en Jaén «en las próximas o en las siguientes», pareció decir que no se ha puesto fecha de caducidad en la alcaldía, salvo que el electorado le dé la espalda o le llamen a participar en el rescate de algún naufragio. Y la decisión no ha sido fácil. Ni rápida. De hecho, la tomó la semana pasada. Pero una vez tomada, parece haber cruzado el Rubicón, animado por las encuestas y la unidad del partido en torno a su líder. Las encuestas encargadas por el partido le dan una distancia abismal sobre el resto de posibles candidatos en el PP. Y a ello se une que la intención de voto, al menos en esa encuesta, que como toda interna hay que leer con precaución, le da los 14 concejales de la mayoría absoluta y acariciando el 15. De ahí, por ejemplo, que el vicesecretario de Organización, Miguel Contreras, cuestionara ayer en Twitter que el desplome del PP en Andalucía incluya a Jaén.

IMG_1575

También ha influido en la decisión de Fernández de Moya la paz que ahora vive el partido en Jaén, escenificada en el ‘todos a una’ con los exalcaldes, así como en los 2.527 avales recogidos fuera cual fuera el candidato, pues de hecho su nombre está escrito después a mano en los pliegos de firmas, una especie de cheque en blanco al líder del partido. De ahí que, tras las dudas mantenidas hasta hace poco, proclamara de forma expresiva que está «como una moto», pues una vez tomada la decisión, toca acelerar, a solo «seis meses y ocho días» de las urnas, como él mismo apuntó.

Y con esa ‘moto’ de sondeos y unidad que conduce quiere doblar a sus perseguidores, no ganar solo. Ahora que las encuestas regionales y nacionales dan a su partido una victoria en la ‘foto finish’ en el mejor de los casos, quiere vencer en Jaén con varias vueltas de ventaja, por si en el futuro da el salto a categorías de mayor cilindrada. Y mientras eso llega, o no, parece claro que si Fernández de Moya quiere seguir en política, ahora que pintan bastos en Madrid y Sevilla, tendrá que seguir en Jaén y apechugar con la ruina municipal.

La corrupción crea cultura

DOCU_GRUPO OPERACIÓN "ENREDADERA"

La Benemérita eleva el nivel cultural de los españoles mientras llena las prisiones de listos. Nombrar es existir. Todo un arte el bautizar las operaciones sin prejuzgarlas, género literario nuevo y fuente inagotable de inspiración: ‘Nécora’, para el narcotráfico en Galicia; ‘Malaya’, como la gota eterna que es capaz de horadar la Roca; ‘Gürtel’, traducción alemana de Correa; ‘Yogui’, como el oso de los dibujos animados que ‘distraía’ comida como los comisionistas del AVE; ‘Pokemon’, para los ‘frikies’ de los contratos amañados gallegos; ‘Heracles’, para los esforzados ERE fraudulentos andaluces; ‘Abanico’, porque uno fue miembro de Locomía, o ‘Púnica’, por el exsecretario general del PP madrileño, Granados de apellido, en latín ‘púnica granatum’. Hasta la Policía Nacional decía el lunes que había sorprendido en Bailén cazando fringílidas, toma ya, en vez de jilgueros, nuestros colorines de toda la vida.

El último hallazgo delictivo-semántico ha sido la operación de esta semana con origen en el ‘caso Mercasevilla’ y que la juez Alaya tiró del hilo hasta derivar en ‘Madeja’ y, como la cosa se extendió, acabó en ‘Enredadera’. Menudo martes lluvioso pasaron algunos, con el agua al cuello mientras los agentes revolvían ayuntamientos y diputaciones. Virgencita, virgencita, rezaban hasta los gnósticos. Y como el ‘premio’ estuvo muy repartido, enmudecieron las troneras de los partidos. Aunque duró poco. En el PSOE vieron que la cosa no iba a más en la Diputación y el PSOE disparó contra el PP, a cuentas del teniente de alcalde carolinense. La respuesta ‘popular’ no se hizo esperar.

¿Y cómo llamar al duelo por la alcaldía de Jaén, con permiso de Podemos y cía? ¿Fernández y Fernández? ¿O Romero y Palomino? ¿Operación ‘Rosmarinus officinalis’ y ‘Columba liviamino’? Porque al final Fernández de Moya se presenta, aunque la reflexión haya durado un año. Y lo anunciará en casa, que para eso es el presidente del PP. Y con más avales que el socialista, porque hay que ganar hasta de salida. Y es que el alcalde parece jugar a doble o nada, por si Juanma Moreno no dura mucho y el sillón eléctrico del Ayuntamiento resulta insoportable. A Montoro ha ido, con flores a María, y con la quiebra técnica recién ‘estrená’, en busca de árnica, de liquidez para acabar el mandato como sea. ‘Deuda viva’, ‘déficit estructural’, ‘remanente neto de tesorería’… ¡Y lo que estamos aprendiendo con la ruina municipal!

Foto: La Guardia Civil, en el Ayuntamiento de La Carolina, el día 11 de noviembre. José Manuel Pedrosa/EFE

Podemos lo mismo puede

podemos
El tablero político surgido en la Transición se tambalea. Así lo apuntan el  sondeo que acaba de publicar El País y quizá también la próxima encuesta del CIS sobre intención de voto de cara a las elecciones municipales, dentro de seis meses, pero también una sensación generalizada en la calle. Decía Concha Caballero, a propósito de la debacle de Zapatero, que el primer síntoma de que un gobierno va a perder en las urnas se percibe en las cafeterías y bares. La mayor sorpresa es que quien está agitando el tablero es un partido aún está formándose y que aparece por delante en intención directa y estimación de voto (sin cocina y con cocina). Es verdad que son encuestas, sondeos y apreciaciones, pero las ondas expansivas del seísmo político ya están en camino. Y la segunda gran sorpresa, ocultada en parte por la primera, es el descenso del PP, rompiendo un suelo electoral que hasta ahora se daba como sólido e inamovible.

Parece evidente además que las buenas perspectivas de Podemos son casi más ‘mérito’ ajeno que propio, que también. Han conseguido convertirse en expresión política del descontento y encauzar el malestar sociológico de los indignados contra las consecuencias de la crisis o estafa. Este último fue un fenómeno en cierta medida transversal, fórmula que también la está aplicando ahora con calculada habilidad política (defienden que no son de derechas ni de izquierdas), sin olvidar su demostrada eficiencia en los medios de comunicación y ayudados también por la eclosión de las redes sociales. Pero, a la par, es innegable que el bipartidismo se lo está poniendo fácil, con los casos de corrupción, sistémica o no, y también con un funcionamiento interno de estructuras anquilosadas, de malas prácticas y de maquinarias que a menudo dan la sensación de estar orientadas solo a ganar elecciones. En definitiva, eso a lo que han puesto el sambenito de ‘casta‘, con notable éxito en comunicación política aunque más allá de las élites políticas suene en injusto en la mayoría de los casos.

Una especie de política antipolítica, de oposición al orden establecido, al ‘establisment’ que ha gestionado la crisis y los años previos a la crisis, y que también está salpicando a casi todas las demás fuerzas, no tanto por su identificación con esa ‘casta’ sino porque su forma de hacer política no es tan rupturista. Es el caso de UPyD, que hasta hace nada era la alternativa centrista al bipartidismo pero al que le perjudica que ya lleva unos años y que su principal bastión, Rosa Díez, es también su talón de Aquiles por su veteranía en cargos políticos; y algo parecido ocurre en el caso de IU, emergente durante toda la crisis y, de golpe, el mayor damnificado por la irrupción de Podemos, hasta el punto de idear como posible solución su inclusión en una plataforma más amplia, Ganemos, con Equo y a la espera de que Podemos busque un acercamiento para integrarse, a la vez que intenta marcar diferencias para no ser engullida, como ha hecho hace poco Cayo Lara, y como hizo antes el PSOE de Pedro Sánchez, en una línea argumental muy parecida.

TFGP.

Y esa es actualmente la principal incógnita: ¿Se presentará Podemos a las municipales? La propuesta del núcleo de Pablo Iglesias, reforzado líder tras su primera victoria interna, era reservar la marca para las generales, dentro de un año, que es donde más fácil lo tendría, y no concurrir en mayo próximo. Pero con la expectativas creadas será difícil que pueda inhibirse, y de presentarse tendrá que pensar la fórmula: solos o acompañados con Ganemos (IU y Equo), o dejando que su círculo en cada municipio decida. Sea cual sea, no será fácil y es previsible que crezcan las diferencias internas conforme pase a una fase más propositiva, elija candidatos o decida su política de alianzas. Como se dijo de Obama cuando llegó a la Casa Blanca, que había creado tantas expectativas que a partir de entonces no podía hacer más que defraudarlas. Aunque Podemos ha demostrado conocimientos políticos y habilidad mediática suficientes y puede que su desgaste no sea excesivo antes de las generales.

Está claro que para el resto de partidos el calendario electoral es el menos malo posible y que confiarán en que el nuevo partido, que a falta de una mayor definición es ahora mismo más un síntoma y un estado de ánimo colectivo, invierta su tendencia y entre en fase de desgaste. Se desconoce si esto finalmente ocurrirá y en qué grado, puesto que el bipartidismo parece empeñado en hacerse el haraquiri. Más innegable es que Podemos ha llegado para quedarse, tras la sorpresa que supuso en las europeas. Y también que, en mayor o menor grado, está revolucionando el panorama político surgido en la Transición.

 

¡Mangando! ¡Mangando!

unnamed

http://youtu.be/HJWcTlzZcOA

El de la coleta se puede hacer un ‘rajoy’, ponerse de perfil y esperar a que sigan cayendo los votos, mientras PP y PSOE se desangran conforme emergen por los sumideros las miserias del poder, una especie de virus ‘eh voilá’, dónde está la pelotita, de pasaje del terror en dirección a los juzgados, en vísperas de un jálogüin cañí y maloliente a cuenta del maltrecho erario público.

La democracia dio el poder a los grandes partidos porque habían estado prohibidos y por la sopa de siglas que brotó de la Transición. Pero se quedaron con todo. Hasta con las tarjetas. Han tenido más avisos que Curro Romero, pero como cuando no había tanta crisis el electorado no los castigaba, y si castigaba a uno era para echarse en brazos del otro, han seguido, como cantan Los Morancos, «¡mangando! ¡mangando! nosotros jodíos, mientras que esos tíos se siguen forrando», en lo que es ya el himno oficioso de estos años de corrupción y crisis

A los ‘pablos iglesias’ del contrapoder se lo están poniendo a huevo. Le están haciendo el trabajo y gratis. Hasta alguno ya prevé algún sorpresón en la próxima encuesta del CIS. Solo así se explica que el presidente del Gobierno, tan partidario de que los problemas se resuelvan con el tiempo, haya pedido perdón y en sede parlamentaria. Y es que las elecciones se acercan, la recuperación languidece y la desafección no deja de aumentar.

PSOE e IU, deprimidos como están por el boquete electoral, se dejan de trifulcas y se agarran como pueden al Gobierno andaluz, al banco público y a obras como la Autovía del Olivar, el centro de salud del Bulevar y el Museo Íbero, ahora en la fórmula «muy próximamente».

Y en el PP está hecho que el candidato será el alcalde, pero no está dicho. Dicho por Cospedal. Sevilla puede decir misa. Como el lunes hizo la dirección regional, la misma que le dejó en Jaén. Desaires a distancia.

Pero está hecho. No hay más que ver su omnipresencia fotográfica de las últimas semanas. Fotos hasta en la rampa del colegio San José Calasanz, días después de que una madre resultara herida pese a los avisos ante la dejadez municipal. Da igual. Capa de hormigón y foto que tapan todo. Prueba evidente de hasta dónde hemos llegado pero también de cómo es de relativa la mayoría absoluta de la encuesta que el PP vende estos días. Aunque hace tiempo que la pregunta es otra: si vuelve a conseguir la alcaldía, ¿aguantará otros cuatro años de austericidio y deuda?

Miguel Contreras, ¿alcalde de Jaén?

TFGP.

En los mentideros políticos de la capital jienense vuelve a hablarse de la posible marcha del actual alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), aunque con diferentes plazos. El primer escenario es de aquellos que piensan que aprovechará las vacaciones de agosto para iniciar el curso en septiembre en otra ‘universidad’. La pregunta en este caso es cuál, con el PSOE gobernando en Andalucía y la resistencia de Rajoy a hacer cambios en Madrid. Aunque ya dijo el regidor hace unos días que si no repite como candidato a la alcaldía el año que viene, estará «a disposición» de su partido por si este considera que es «útil» en otro lugar, y que si no, que volverá «a la Universidad con toda la tranquilidad del mundo». Lo que dio pábulo a pesar que se irá, sí o sí, ya que, como le gusta decir, tiene su vida resuelta en lo profesional.

El segundo escenario, más verosímil, es que aguante hasta el final del mandato, al que ya quedan solo once meses, como recordaron varios miembros del equipo de gobierno en el pleno del pasado viernes. Once meses y un día, les faltó decir, por lo que pueda tener de condena (económica) este mandato. Y el tercer escenario es que vuelva a repetir como candidato, voluntariamente o no, para amarrar una mayoría absoluta que según los resultados de las europeas (poco extrapolables pero indiciarios) puede estar en el alero.

TFGP.

En los tres casos, la pregunta es siempre la misma: ¿Quién le sucederá? Del cuarteto que conforma el actual poder municipal, al que más ganas se le ve en estos momentos es al concejal de Hacienda y Comunicación, Miguel Contreras López (Bailén, 1972), que acompaña a Fernández de Moya desde la etapa de las Nuevas Generaciones. No es la primera vez que suena el nombre del ‘delfín‘. Hace dos años ya lo apuntamos aquí, cuando empezó a despuntar. Ahora está en todas las salsas y la radiotelevisión municipal le dedica bastantes minutos, a lo que contribuye que es parlamentario autonómico, concejal de Hacienda sin hacienda y responsable de comunicación, sin olvidar que es el jefe de Onda Jaén (presidente del consejo de administración de Somucisa). De hecho, va a por todas y contesta a la oposición por tierra, mar y aire, desde los comunicados de prensa a las redes sociales, y tampoco pasa desapercibido su creciente protagonismo en los plenos municipales. ¿Chi lo sa?

(En primera foto, de izquierda a derecha, Fernández de Moya, Juanma Moreno, García Anguita y Miguel Conteras. En la segunda, Fernández de Moya, García Anguita y, de pie, Miguel Contreras, en un pleno del Ayuntamiento)