La EPA de la ‘recuperación’

Para valorar los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondientes al cuarto trimestre del año pasado y publicados ayer por el InstitutoNacional de Estadística, conviene hacer un ejercicio de imaginación. Esta EPA permite hacer una radiografía del mercado laboral en pasado, pero el presente se está escribiendo ahora mismo en las catorce oficinas del Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE). La EPA dice que entre octubre y diciembre la tasa de desempleo bajó cuatro puntos y medio respecto al periodo comprendido entre julio y septiembre, pasando del 35,38% al 30,84%. Perfecto. Pero la semana que viene el SEPE divulgará sus estadísticas referentes a enero y, desgraciadamente, Jaén saldrá en los papeles como la provincia donde más sube el paro registrado en España. Dos realidades distintas con un nexo en común: la cosecha de la aceituna, la temporada agrícola que demanda una mayor cantidad de mano de obra en menor intervalo de tiempo. La EPA, que ha coincidido en gran medida con la campaña oleícola, pinta un panorama y el SEPE reflejará otro escenario bien distinto –y lamentablemente mucho más desfavorable–.

En cualquier caso, conviene hacer un análisis más dinámico de la coyuntura, comparando cómo estábamos hace un año y cómo estamos ahora –siempre según la EPA–. Hace doce meses estaban sin empleo el 33,33% de los jienenses en edad de tenerlo. Ahora, el 30,84%, el cuarto índice más alto de España después de Cádiz, Huelva y Melilla. Algo menos de tres puntos de diferencia que deberían evidenciar, en teoría, una mejora de la economía y una mayor creación de puestos de trabajo. Pero aquí entra nuevamente en liza el ‘factor aceituna’. La producción se ha multiplicado por dos y la oferta de jornales ha crecido un 111%. Trabajo que entonces no hubo, que ahora sí ha habido y que lógicamente queda perfectamente reflejado en la EPA que hemos conocido este jueves. La estacionalidad y la agricultura son claves en Jaén. Eso sí, este 30,84% de ahora es el mejor porcentaje en el último trimestre desde 2011. Igual esto podría entenderse por ‘recuperación’ –se podrían realizar muchas acotaciones–.

Jaén ha bajado nuevamente de la barrera psicológica de los cien mil parados. Estamos exactamente en 93.400 –frente a los 99.900 de un año atrás–. De todos ellos, 42.400 son hombres y 51.000, mujeres. Lo más importante es que hay más gente trabajando. Hemos pasado de 199.700 ocupados a 209.300 –casi diez mil más–. El número de empleos ha aumentado 8.300 en el campo (hasta 38.200) y también ha subido 700 en la industria (hasta 21.800) y 900 en la construcción (hasta 9.500). Sin embargo, ha bajado 300 en los servicios (hasta 139.900). Parece que los sectores productivos van remontando el vuelo poco a poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *