No hay besos por San Valentín

Ni siquiera por San Valentín. Los besos en esta tierra cuestan caros, y sino que se lo digan a Colegas (el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero), que esta tarde, con motivo de la celebración de San Valentín había organizado un encuentro en la plaza de las Batallas para todos los que quisieran darse besos y abrazos, lo que se llama un ‘kiss-in’, pero no han conseguido grandes resultados. La idea era demostrar que el colectivo gay también se enamora y mantiene relaciones estables y serias. Dicen los organizadores que habían convocado por las redes sociales y que más de un centenar de personas les habían confirmado su asistencia, pero del dicho al hecho… Aqui os dejo un par de muestras de los pocos, muy pocos, que se animaron a darse un beso. La primera es una pareja ‘hetero’ que pasaba por allí y se animó a darse un beso o “morreo” como ellos mismos lo calificaron, y la segunda, los organizadores del encuentro.

¿Quien dijo que Blas no daba premios?

Este es sólo un anónimo a medias. En el centro de Jaén y en las tascas del casco antiguo es bien conocido y desde hoy lo será también en el resto de la ciudad. Se llama Blas Castilla y es el vendedor de la ONCE que ha repartido 1,7 millones de euros. Aunque es un profesional, y no se le escapa un nombre, sabe perfectamente cada uno de los clientes entre los que ha repartido suerte. No es para menos, lleva 12 años vendiendo en la misma zona, charlando con los mismos y aguantando las mismas bromas. Una de ellas, la más oída, es que no había dado nunca un premio. “Blas, que no te compro, que tu no has dado un premio en tu vida”, le decían en muchos sitios medio en broma medio en serio. Pero se ve que la suerte de Blas estaba esperando su momento y ha llegado hoy. El hombre no cabía en sí de alegría y eso que no le ha tocado ni un euro, pero por lo menos sabe que nunca más se van a cachondear.

La foto está tomada en la taberna Alcocer. Pedro, el dueño, está comprándole un cupón, porque aunque ayer ya le compró uno, como casi todos los días, no era el número agraciado. Otra vez será Pedro.

¿A cuántos políticos tocan por niño?

Faltan poco más de tres meses para las elecciones municipales y la campaña ya ha comenzado. Es tiempo de dedicarse en cuerpo y alma a ganar las elecciones y para eso no hay nada como una inauguración o como una foto con niños y si se mezclan las dos cosas eso es ya el no va más. Hoy, primer domingo soleado del mes de febrero, ha sido el día elegido para inaugurar un parque infantil en el Bulevar. Parque que ha financiado la Delegación de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, pero que ha contado con el absoluto respaldo de todas administraciones y todas las áreas posibles. Al acto de inauguración acudieron exactamente ocho concejales socialistas del equipo de Gobierno, además de la alcaldesa,  y tres delegados de la Junta. Entre los concejales, el de Urbanismo, la de Tráfico, Deportes, Apoyo a la Familia, Hacienda, Asuntos Sociales, Mantenimiento Urbano y Turismo. Entre los delegados: Obras Públicas, Educación y Economía. Casi nada. En la foto os dejo una pequeña muestra, los que cabían en la imagen.

EL tranvía llega con retraso

Luego dirán que los periodistas nos quejamos. Hoy no hemos abierto la boca y eso que el tranvía ha llegado con un retraso de casi hora media respecto a la hora prevista. A las 12 de la mañana estábamos citados junto al aparcamiento disuasorio y allí estaba el tranvía, en mitad de los raíles, pero completamente parado. Ha habido que esperar a que la electricidad le llegara a través de las catenarias y a que echará a andar por primera vez. Puede que por eso no nos hayamos quejado (y eso que ni con el sol se calentaban los cinco grados que había esta mañana) porque la prensa ha seguido todo el proceso desde que se planteó por primera vez la idea del tranvía hasta las obras, los cambios de tráfico, los enfrentamientos políticos…. Total, que había expectación. Hora y media de espera que ha dado para sus chascarrillos. “¡El primero y viene con retraso!”, le ha dicho un compañero al delegado de Obras Públicas. “Tranquilo que te devuelven el dinero del billete”, le ha contestado éste, que ha pasado la espera sentado en el banco de la parada de Vaciacostales con la alcaldesa, la concejal de Tráfico y el concejal de Urbanismo. Y es que las obras nuevas, las inauguraciones, son como los hijos, alegran la vida y olvidan los malos ratos. Hoy no había sillas que retirar ni ganas ni tiempo de pensar en ellas.