Despeñaperros: historia negra, historia friki

 

Quizás suene friki. Incluso un poco frívolo, teniendo en cuenta la cantidad de gente que ha perdido su vida en el paso de Despeñaperros, uno de los tramos de carretera más peligrosos de cuantos quedan en España, pero a mi me gustaría dedicar una nostalgia a esos 15 o 20 kilómetros de carretera que están a punto de pasar a la historia. La historia más negra de esta provincia, pero al mismo tiempo la más friki y, si me apuran, la más personal de mis historias. Resulta que desde el lunes se va a cruzar Despeñaperros en siete minutos para ir hacia Madrid. Uno de los sentidos del nuevo trazado se abrirá ese día y el otro lo hará en unos meses. Cuando todo este terminado se nos olvidarán en muy poco tiempo las interminables curvas que tantas veces han obligado a mi padre y a mi abuelo, como a muchos padres y a muchos abuelos, a parar en el primer hueco de arcén para que alguno de los que íbamos atrás no mancháramos el coche. Se nos olvidarán los puestos en los que se venden melones de La Mancha, tomates, miel y hasta artesanía. Dejaremos de ver al pasar las banderas de España de Casa Pepe, que son como un ataque a la vista en mitad del paisaje de un Parque Natural, pero que llevan tantos años, que al final han acabado formando parte del cuadro y sobre todo, dejaremos de tener acceso directo al ‘Mirador de Joselito’. No se llama así exactamente, aunque en la zona todo el mundo lo conoce por ese nombre porque los más mayores aún recuerdan cuando Joselito grabó allí ‘El pequeño ruiseñor’.

Quizás ustedes no lo sepan, sobre todo porque está feo decirlo, pero durante muchos años, cuando los camiones volcaban en Despeñaperros, algo que antes, cuando la conciencia conductora no estaba tan trabajada, ocurría casi a diario, los vecinos de los pueblos más cercanos se acercaban hasta la zona y recogían lo que fuera que se hubiese desparramado por la calzada. A veces eran naranjas y a veces hasta cajas de ropa interior femenina, con la que se presentaban en casa y obsequiaban a sus mujeres. No es broma. Doy fe de que ese último episodio ha ocurrido. Ahora ya no habrá ‘frikadas’, todo será moderno y poco auténtico, pero es el precio que hay que pagar por la seguridad.

P. D. Os dejo un video para crear ambiente.   http://youtu.be/hfzrw_m-7ek