El PP, su líder, y el ‘alma colectiva’ de Le Bon

Decía el sociólogo Gustav Le Bon que existe un ‘alma colectiva’, que a veces ocurre, que cuando una multitud se junta,  la mente de los individuos se fusiona en una sola, y que para que eso ocurra, los sentimientos y los pensamientos de los individuos tienen que dirigirse a una misma dirección. Es entonces cuando la masa se queda así como ‘hipnotizada’, las personas se desindividualizan y pueden llegar a rozar lo irracional.

Estoy convencida de que algo parecido a la teoría de Le Bon es lo que ocurre en los mítines políticos.  Al fin y al cabo es juntar a miles de personas, bajo un mismo techo, con las mismas ideas, y ponerlos a escuchar a un lider que sabe cómo reforzar esas creencias.  Y si uno se para a analizar, tampoco es tan difícil conseguir a un ‘alma colectiva’ entregada. Para empezar, partimos de que el público, en un mitin, es fácil, va a dar el aplauso incluso si el líder le hace escuchar 30 minutos de discurso en un tono neutro, pero si lo que uno quiere es que la masa se venga arriba, sólo hay que sacar de la manga unos cuantos trucos.

En el mitin de hoy en Andújar, el PP ha sabido hacerlo. Cuando Rajoy, acompañado de Arenas, Fernández de Moya, Catalina García, Jesús Estrella… y un largo etcétera, han entrado en el pabellón deportivo del pueblo, la gente ya estaba calentita. Llevaban cerca de una hora de concierto a base de rumbas. Tal cual, el PP ha puesto un cantante sobre el escenario para que fuera dando ritmo al asunto, y lo que es todavía mejor, se ha inventado una ‘coplilla’ de estas pegadizas, tipo verano, que dice algo así como: “Es Andalucía la que me ha visto crecer/ Es Andalucía mi tierra, la que sueño para mi/ Siente el cambio de Andalucía/ Javier Arenas y Andalucía…”.

Tras la música, la siguiente clave es reforzar el liderazgo. Que todo el que se suba al escenario repita el nombre del líder y recuerde sus virtudes, aunque siempre manteniendo un punto humilde. La arrogancia ya no se lleva, el líder debe parecer el vecino de en frente, sólo que mejor vestido y con más pose. Y cada vez que se le nombre, primer plano ante las cámaras. Pero no se equivoquen, el líder hoy en Andújar no ha sido Mariano Rajoy, ha sido Javier Arenas, y con diferencia.  Hecho esto y arrancados aplausos, gritos y piropos, es la hora de que el líder hable y Arenas sabe cómo manejarse.

“Las cosas que salen del corazón son las que se dicen: “Viva la Virgen de la Cabeza”. Así empezó su discurso el candidato a presidir la Junta y el polideportivo de Andújar casi se viene abajo. La masa ya estaba hipnotizada hasta el punto de que cerca de dos mil personas llegaron a cantarle al mismo tiempo: “Tu si que vales, Arenas, tu si que vales”. Objetivo cumplido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *